Ahora, dizque respirar engorda

Si por respirar engordáramos, no cabríamos en este mundo, pero una nueva hipótesis sugiere que sí: que respirar aire contaminado engorda.

Un grupo de investigadores daneses cree el incremento de los niveles de dióxido de carbono (CO2) en el aire tornan nuestra sangre más ácida, reduciendo los niveles de pH. Cuando esto sucede, las células del cerebro, las neuronas orexina que regulan el apetito y son muy sensibles a la acidez de la sangre, aumentan su actividad y hacen que la persona coma más.

La hipótesis explicaría porqué muchos animales también han aumentado de peso en el último medio siglo. Citan el caso de ocho especies de animales, incluso de laboratorio, que han venido ganando peso en los últimos 50 años, cuando también han subido los niveles de CO2.

Los datos, según Devanjan Sikder, del Sanford-Burnham Medical Research Institute en Orlando, consultado por LiveScience, no apoyan tan aventurada hipótesis. Los médicos no han reportado un cambio en el pH sanguíneo, dijo. El cuerpo necesita mantener un pH sanguíneo de 7,35 a 7,45 para entregar la adecuada cantidad de oxígeno a los tejidos.

El cambio en el pH sugerido por los daneses no convence tampoco a David Katz, director del Prevention Research Center en Yale University School of Medicine. Un cambio de la magnitud sugerida por daneses, de alrededor de 0,1 no se daría en una persona con unos riñones y pulmones en buen funcionamiento.

Curioso, por lo menos.

Me interesa y me gusta divulgar temas científicos y medioambientales como una forma de acrecentar el interés por estas temáticas. Espero hacerlo bien cada día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>