De la gonorrea y otras resistencias

Mucha gonorrea. Además de ser un verdadero problema para quien la padece, las noticias no son buenas: cada vez se hace más resistente a las medicinas para tratarla.

Investigadores comenzaron a ver casos de resistencia a un grupo de drogas, cefalosporinas, hoy la última línea de defensa contra esta infección en particular. ¿Qué pasa si se generaliza la falla?

El asunto, revelado en la edición de ayer del New England Journal of Medicine, enfatiza una problemática que cada vez inquieta más: la resistencia de las bacterias a los antibióticos.

En enero, por ejemplo, se encontró en la Antártida una cepa de E. coli con genes peligrosamente resistentes a las medicinas, como dice Scientific American. Esta bacteria es habitante del intestino humano.

En la India se reportaron casos de un tipo de tuberculosis que no responde a ningún medicamento.

Y en los hospitales de Nueva York comienzan a luchar contra una forma mortal de neumonía que resiste los poderosos carbapenémicos de última generación, al punto que la Academia de Ciencias de esa ciudad ha convocado a un seminario sobre el tema.

¿Qué sucede? La respuesta no proviene de una sola dirección, pues en la difícil situación inciden desde el abuso con los antibióticos en animales cercanos a los humanos, hasta el que han hecho las mismas personas, pasando por las nuevas condiciones ambientales del planeta mismo.

Me interesa y me gusta divulgar temas científicos y medioambientales como una forma de acrecentar el interés por estas temáticas. Espero hacerlo bien cada día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>