¿Estamos parados sobre toneladas de diamantes?

Mina de diamantes Karowe en Botswana, número 20 en las productoras de diamantes. Foto Lucara

Mina de diamantes Karowe en Botswana, número 20 en las productoras de diamantes. Foto Lucara

Son objeto del deseo y de la codicia humana, prueba de amor y conflicto. Sí, son los diamantes.

Tienen un alto valor y son extraídos de minas en países como Botswana, Rusia, Canadá, Namibia, Angola y Sudáfrica, que dominan la producción mundial tasada el año pasado en US$15.700 millones.

Pero este preciado mineral podría ser más común de lo que se piensa: un nuevo estudio sugiere que el interior de la Tierra está lleno con cuatrillones de toneladas de diamantes. Un cuatrillón es un millón de trillones.

Allí habría 1.000 veces más diamantes de lo que se creía antes, según un estudio en el journal Geochemistry, Geophysics, Geosystems.

Ahora, el asunto es que su extracción no es fácil. Son inalcanzables, pues están a entre 145 y 240 kilómetros bajo la superficie según el estudio, en las raíces de los cratones, grandes secciones inalteradas de rocas debajo de las placas tectónicas continentales que poco se han movido desde los tiempos más remotos, según un comunicado del MIT.

Los científicos de varias universidades basan su descubrimiento en las ondas sísmicas debajo de la Tierra. Como esas vibraciones pueden cambiar por la composición, temperatura y densidad de varias rocas que golpean, se pueden usar esos registros para construir una imagen del inalcanzable interior del planeta.

Así, hallaron que las vibraciones subterráneas producidas por procesos naturales como temblores y tsunamis, tienden a acelerarse al pasar a través de las raíces cratónicas, una aceleración mayor a que se esperaría si los cratones fueran más fríos y menos densos que las estructuras que los rodean.

Con datos de actividad sísmica de agencias gubernamentales, los investigadores crearon un modelo tridimensional de las velocidades de las ondas sísmicas desplazándose por lo cratones más grandes. Luego crearon rocas virtuales de varias combinaciones de minerales y calcularon cuán rápido las ondas viajarían a través de ellos.

Determinaron que la mejor explicación para la aceleración que observan subterráneamente frente a las que su modelo predice era que del 1 al 2 % de las raíces de los cratones son de diamante, mientras el resto está compuesto por peridotita, el principal tipo de roca del manto superior de la Tierra, y un poco de rocas de eclogita de la corteza oceánica.

Joshua Garber, de la Universidad de California en Santa Bárbara, director del estudio, dijo que los datos se explican mejor con los diamantes pero “no podemos darlo por seguro”. Como es difícil tomar una muestra de esas regiones, aunque no imposible porque algunas veces partes de esas raíces son llevadas a la superficie por magma en erupción, esa es la mejor explicación a los modelos.

Los diamantes, una forma del carbono, tienen la más alta dureza y conductividad térmica de todos los materiales conocidos. Y la mayoría se forma por condiciones extremas de temperatura y presión.

Así que podríamos estar parados sobre diamantes… pero vaya sáquelos.

Me interesa y me gusta divulgar temas científicos y medioambientales como una forma de acrecentar el interés por estas temáticas. Espero hacerlo bien cada día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>