Una extraña alineación de agujeros negros

La alineación de agujeros. Imagen profesor Russ Taylor

La alineación de agujeros. Imagen profesor Russ Taylor

No, no se trata de una predicción de brujos del pasado ni implicará nada especial para la Tierra y sus habitantes: imágenes de radio revelaron que los agujeros negros supermasivos en una región del universo distante está alineados, emitiendo sus chorros de radio en la misma dirección.

Lo más probable es que se deba a fluctuaciones de masa en el universo primigenio.

El estudio apareció en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

El artículo descubre pro vez primera, según los autores, una alineación de los chorros emitidos por galaxias en una gran cantidad de espacio, lo que fue posible gracias a un sondeo con imágenes de ondas de radio durante 3 años, de una región llamada Elais-N1.

Los chorros son producidos por agujeros negros supermasivos en el centro de esas galaxias y ña única forma de que exista esa alineación es si los agujeros están girando todos en la misma dirección, explicó Andrew Russ Taylor, principal autor.

Como esos agujeros no ‘conocen’ la existencia del otro ni tiene modo de intercambiar información o estar influyendo unos sobre otros en esas vastas escalas de espacio, la alineación del giro debe haber ocurrido durante la formación de las galaxias en la infancia del universo.

La presencia de alineaciones y ciertas orientaciones preferidas pueden aportar al conocimiento en la evolución de las galaxias en relación con estructuras a gran escala, así como al movimiento en ñas fluctuaciones primordiales de la materia que dieron paso a la estructura del universo.

Una distribución de los giros de las galaxias a gran escala no ha sido predicha por las teorías y un fenómeno desconocido como este es un reto que deben responder las teorías sobre los orígenes del universo.

Una oportunidad para averiguar más sobre cómo funciona el cosmos.

El acetaminofén distrae a las personas

Foto Wikipedia Commons

Foto Wikipedia Commons

Muy útil para eliminar o reducir el dolor, pero el acetaminofén estaría haciendo algo más que eso: haría a las personas más susceptibles de… cometer errores.

El dolor físico y el rechazo social comparten un proceso que se experimenta como malestar y se encuentran en la misma parte del cerebro.

Estudios recientes han mostrado cómo el acetaminofén inhibe el dolor, a la vez que estudios comportamentales sugieren que también inhibe respuestas evaluadas. Estudios anteriores de Dan Randles, cabeza de la investigación, han encontrado que las personas reaccionan menos ante determinadas situaciones bajo el efecto del acetaminofén.

La idea central del nuevo estudio, dijo, es que “no entendemos bien cómo afecta el cerebro. Mientras ha habido investigación reciente sobre los efectos en la conducta, queríamos ver qué pasa neurológicamente”.

Dl estudio con dos tipos de personas se desprende que parece que ese medicamento hace difícil que las personas reconozcan un error, lo que puede tener implicaciones para el control cognitivo en la vida diaria dijo el autor.

Ese control es una función neurológica importante dado que todo el tiempo la gente está en tareas cognitivas que fluyen de manera automática al leer, caminar o conversar. Estas tareas requieren poco control cognitivo porque son procesos neurológicos bien establecidos.

Algunas veces usted necesita interrumpir los procesos normales o le llevarán a un error, como cuando usted está hablando con un amigo mientras cruza una calle, debería estar atento para reaccionar ante un conductor equivocado”.

Eso necesita control cognitivo porque se necesita interrumpir el proceso.

El estudio indicaría que quienes toman acetaminofén cometen más esos errores sin saberlo.

Por eso se analizará más si ese compuesto está haciendo que la gente ‘se eleve’ mentalmente y se distraiga.

El estudio fue publicado en Social Cognitive and Affetctive Neuroscience.

Las 10 noticias científicas de la semana

Nuevo estado de la materia. Foto Genevieve Martin, Oak Ridge National Laboratory

Nuevo estado de la materia. Foto Genevieve Martin, Oak Ridge National Laboratory

 

1. Electrones despedazados

Científicos encontraron evidencias de un misterioso nuevo estado de la materia, predicho hace 40 años, hallada ahora en un material real. Ese estado es el líquido cuántico de espines provoca que los electrones, los bloques indivisibles de la materia, se rompan en pedazos, llamados fermiones de Majorama y que podrían ser muy útiles para desarrollar computadoras cuánticas más rápidas que las actuales. El sorprendente hallazgo apareció en Nature Materials.

2. La adición al azúcar

¿Le gusta el azúcar? ¿Exagera comiéndolo a veces? Un estudio en Plos One sugiere que las drogas que han sido usadas para tratar la adicción a la nicotina podrían ser empeladas para la del azúcar, según estudio en animales. Esa investigación coincidió con otra de los mismos autores en Frontiers in Behavioral Neuroscience que demuestra que la ingestión crónica de azúcar puede provocar trastornos en la alimentación y… en el comportamiento.

3. Fatal cambio de sexo

Sustancias hormonales activas pueden estar contribuyendo de manera insospechada a la reportada desaparición de anfibios. Un estudio en 3 especies encontró que el estrógeno etinilestradiol (usado en pastillas anticonceptivas), al que pueden estar expuestos en sus hábitats, conduce a la completa feminización de los machos. No todas las especies tienen el mismo grado de afectación según los investigadores. El estudio apareció en Scientific Reports. Y es grave.

4. Robots excitantes

Un estudio revelado por la Universidad Stanford mostró que las personas pueden experimentar excitación fisiológica al tocar las partes ‘íntimas’ de robots humanizados. Los robots fueron programados para pedir a voluntarios tocar 13 partes de su cuerpo. Se excitaron más emocionalmente cuando tocaron la ‘nalgas del robot o los ojos que las manos y el cuello. Y además dudaron más en tocar aquellas zonas. Eso sugiere que los humanos pueden responder a los robots en una forma primitiva y social también.

5. Bañados por la supernova

Un grupo de científicos reportó el hallazgo de trazas de hierro-60 en distintos sitios del planeta, isótopo con una antigüedad de 1.500 millones de años, lo que sugiere que la Tierra recibió ese material de explosiones de supernova que ocurrieron a menos de 300 años luz. Porque no fue una sola fueron varias, pues hay registros de otras épocas, como hace 8 millones de años. No se cree sin embargo, que hayan incidido en modificaciones genéticas de la incipiente vida. El estudio apareció en Science.

6. Ahora somos nueve

Las pesquisas siguen. Astrónomos de la Universidad de Berna modelaron la evolución del posible planeta 9 del Sistema Solar, sugerido hace poco por reconocidos astrónomos, y estiman que mide 3,7 radios terrestres y su temperatura es de +226 grados centígrados. Sería una versión pequeña de Neptuno y Urano, un pequeño gigante de hielo envuelto en hidrógeno y helio. El estudio apareció en Astronomy & Astrophysics.

7. Eso sí es un monstruo

Astrónomos hallaron un agujero negro supermasivo en la galaxia NGC 1600, con una masa de, atérrense, 17.000 millones de soles. Y aunque no es el más grande (la marca lo ostenta uno con 21.000 millones de masas solares en el cúmulo coma) su hallazgo sugiere que estos monstruos pueden ser más comunes de lo creído. Estos gigantes, contrario a lo que se creía, no se halan solo en galaxias muy masivas. El reporte se hizo en Nature.

8. Hacia la desaparición

Un reporte de Wildlife Conservation Society y Flora & Fauna International reveló el lamentable estado del mayor de los grandes simios, el gorila de Grauer, que llega a pesar 400 kilos, subespecie restringida a la República Democrática del Congo. Ha decrecido 77% el número de individuos, de 17.000 a solo 3.800 debido a la caza ilegal, la guerra civil y la pérdida de hábitat. Este hallazgo indica que debe pasar a la categoría críticamente amenazado en la lista d ella Unión Internacional para la Conservación de la naturaleza.

9. Libre, joven y brillante

A solo 95 años luz se encuentra un planeta enorme, mucho mayor que Júpiter que flota libre, no está atado a ninguna estrella y es un jovencito: 10 millones de años. No solo es el más joven ‘cerca’ al Sol sino el más brillante de los planetas de su clase según el artículo que será publicado en The Astrophysical Journal Letters. El planeta tiene entre 4 y 10 veces la masa de Júpiter pero es menor que una enana marrón.

10. Extraña pérdida

Si bien se sabe a partir de estudios de los últimos 3 a 4 años que los humanos comparten parte de los genes de los Neandertal, con los cuales se aparearon nuestros antecesores, una nueva investigación reveló que por una causa no conocida los genes del cromosoma Y de los Neandertal desapareció del genoma humano hace tiempo. ¿Por qué? No sabe según el artículo en The American Journal of Human Genetics.

Supernovas bombardearon la Tierra

Foto de Casiopea A, un remanente de supernova. Foto Nasa/JPL

Foto de Casiopea A, un remanente de supernova. Foto Nasa/JPL

 

De las explosiones más poderosas, las supernovas, ese grito de muerte de las estrellas grandes que eyectan sus componentes al espacio, creyéndose que objketos cercanos podrían sufrir las consecuencias.

Pero la Tierra podría haberse beneficiado. Científicos describieron en Science un sorprendente hallazgo: señas de que el planeta fue bombardeado por supernovas cercanas, al encontrar rastros de hierro 60 radiactivo en la corteza terrestres en muestras tomadas en los océanos Atlántico, Índico y Pacífico.

Ese isótopo se halla concentrado en un periodo entre hace 3.200 y 1.700 millones de años, muy reciente en términos astronómicos, recordó Anton Wallner de The Australian National University (ANU), cabeza de la investigación.

Eso solo sugiere que hubo una serie de supernovas, no se trató de un solo evento. Los restos están bien diseminados en un periodo de 1.500 millones de años.

Wallner resaltó una coincidencia: corresponde con la edad en la que la Tierra se enfrió y pasó del Plioceno al Pleistoceno.

El grupo de científicos, de varios países e instituciones, también encontraron evidencias de hierro 60 de otra supernova hace cerca de 8 millones de años, coincidiendo con cambios en la fauna en el Mioceno tardío.

Algunas teorías sugieren que los rayos cósmicos de las supernovas podrían haber aumentado la cobertura de nubes.

Para los investigadores, la supernova en este caso se dio hace menos de 300 años luz, suficiente para ser visible durante el día y comparable con el brillo de la Luna. Obvio, no había mucha vida en la Tierra entonces.

Pero aunque el planeta hubiera estado expuesto a un bombardeo alto de rayos, la radiación habría sido débil para causar un daño biológico directo o generar extinciones masivas.

En estas explosiones se crean elementos pesados e isótopos pesados, enviados al vecindario. Uno es el hierro 60, que decae en una vida media de 2.600 millones de años, a diferencia de su primo el hierro 56.

Para su detección se requieren técnicas muy sensible que identifiquen los átomos de hierro interestelares.

El hierro 60 del espacio es cientos de millones de veces menos abundante que el que existe naturalmente en la Tierra.

Un posible origen de las supernovas es un cúmulo estelar que se ha ido alejando de la Tierra según un otro estudio. No le quedan grandes estrellas sugiriendo que explotaron como supernovas enviando ondas de componentes.

Un enorme y brillante planeta libre

El planeta en TW Hidrae. Foto Carnegie Institution for Science

El planeta en TW Hidrae. Foto Carnegie Institution for Science

Es brillante, mucho. Y mucho más grande que Júpiter. Y también ‘flota’ libre en el espacio. También está algo cerca a nosotros.

Astrónomos hallaron un gran planeta, algo menor que una enana marrón, que es hasta ahora el más brillante y joven entre los planetas que andan sin estrella por el medio interestelar.

El estudio aparecerá en The Astrophysical Journal Letters.

Se trata de 2MASS J1119-1137, que tiene entre 4 y 9 veces la masa de Júpiter, detectado con el explorador Wise de Nasa y otros telescopios en la superficie, se pudo ‘ver’ por su brillo mediante una combinación de imágenes ópticas y en infrarrojo.

Su huella lumínica es bien particular, según Kendra Kellogg, cabeza del estudio: emite más luz en el infrarrojo que lo que se esperaría si fuese viejo y se hubiese enfriado.

Se podría confundir por ejemplo con la infinidad de distantes enanas rojas que pueblan la galaxia que exhiben características semejantes a las cercanos objetos tipo planetas, en palabras de Jacqueline Faherty, otra investigadora.

Los astrónomos desecharon esa situación mediante el espectrógrafo del telescopio Gemini en Chile, confirmando que era un objeto de baja masa cercano y no distante.

Luego confirmaron la edad. Gemini solo les sugirió que tenía menos de 200 millones de años, pero con otro telescopio descubrieron que pertenece al grpo de estrellas más jóvenes en el vecindario de nuestro Sol, cerca de 2 docenas de estrellas de 10 millones de años, moviéndose juntas por el espacio, conocidas como la asociación TW Hidrae.

A solo 95 años luz, este gran planeta solo pierde el primer lugar como el más brillante planeta libre, que posee otro objeto, PSO J318.5-22, con 23 millones de años, más masivo que aquel.

El hallazgo de esta clase de planetas es una oportunidad para estudiar la naturaleza de planetas fuera del Sistema Solar: son más fáciles de observar que los que giran alrededor de estrellas cuyo brillo dificulta los análisis.

¿Generan infertilidad los protectores solares?

Los espermatozoides sufren en su motilidad. Foto Wikipedia commons

Los espermatozoides sufren en su motilidad. Foto Wikipedia commons

Aunque es popular el dicho de algo tenemos que morir, a veces es bueno saber qué nos enferma o… afecta.

Bueno, un estudio danés reveló que varios químicos que filtran los rayos ultravioletas en los protectores solares interfieren con la función de los espermatozoides y algunos imitan la hormona femenina progesterona.

El estudio fue presentado en el congreso de la Sociedad Endocrina.

Estos resultados son preocupante y podrían explicar en parte porqué es tan prevalente la infertilidad no explicada”, dijo el autor senior, Niels Skakkebaek, MD, DMSc, profesor de la Universidad de Copenhague.

Aunque el propósito de los filtros químicos UV es reducir la cantidad de rayos solares UV que pasan a través de la piel, algunos filtros son absorbidos con rapidez por la piel. Con frecuencia hay reportes de haber sido halados en muestras de sangre y en 95% de las muestras de orina en Estados Unidos, Dinamarca y otros países.

Los investigadores examinaron 29 de los 31 filtros autorizados en protectores en Estados Unidos o la Unión Europea en espermatozoides sanos de muestras frescas de semen de varios donantes saludables. Fueron examinados en condiciones que imitaban las condiciones en las trompas de Falopio en las mujeres.

Se evaluó la señalización del calcio en la que inciden los iones de calcio, que juegan papel primordial en el funcionamiento de los espermatozoides.

Se encontró que 13 o sea 45% de los 29 filtros examinados influyeron en los iones de calcio, interfiriendo con el funcionamiento normal de los espermatozoides. “Este efecto comenzó a muy bajas dosis de químicos, por debajo de los niveles de los filtros hallados en personas tras aplicarse los protectores”, dijo Skakkebaek.

Y 9 de los 13 filtros actuaban imitando el efecto de la progesterona, lo que sugiere que esos filtros son interruptores endocrinos. Además varios filtros afectaron otras funciones como la motilidad de los espermatozoides.

Si estos cambios provocados por los protectores solares afectan la fertilidad debe ser tema de otros estudios. Pero también las autoridades que aprueban esos productos deberían analizar más las posibles afectaciones en la fertilidad masculina.

Un arácnido de hace 305 millones de años

La araña vista con la tomografía. Foto cortesía Garwood et al 2016 / Museum National d’Histoire Naturelle, Paris

La araña vista con la tomografía. Foto cortesía Garwood et al 2016 / Museum National d’Histoire Naturelle, Paris

Llegó del pasado a contar su historia, pero no de cualquier forma. Científicos descubrieron un arácnido de hace 305 millones de años que ayudará a entender la evolución de las arañas de hoy.

Llamada Idmonarachne brasieri por el profesor Martin Brasier, de la Universidad de Oxford, que falleció en 2014, fue hallado en Montceau-les-Mines, Francia.

La fotografía de los orígenes de las arañas siguen inciertos y faltan muchos detalles sobre la adquisición de determinados rasgos y su evolución. El fósil quedó preservado en 3D, lo que ayudará al conocimiento.

Desde hace 2008 se conoce que un grupo, uraraneidas, era ‘hermana’ de las arañas: podían fabricr seda pero posiblemente en capas no como las modernas. Tenían también una estructura tipo cola rematada en el flagelo. Vivieron hace cerca de 385 millones de años.

Este ejemplar, más reciente, debió surgir de una división en algún momento dado.

El análisis de Idmonarachne brasieri sugiere que a medida que evolucionaron, esos animales perdieron esa especie de cola y desarrollaron un tipo de extremidades. Y aunque podrían hacer la seda, carecían de la capacidad de hilar mediante el uso de apéndices especializados, las espirinetas. Estas son los rasgos que definen las verdaderas arañas y les dan más control sobre el uso y distribución de la seda.

Poseía además un abdomen segmentado, diferente al de las modernas arañas.

Para el investigador líder de este estudio, Russell Garwood, de la Universidad de Manchester “nuestro fósil ocupa una posición clave en la evolución de las arañas. No es una araña verdadera, pero nos ha dado información sobre el orden en el que aparecieron rasgos de la anatomía asociados con las arañas a medida que el grupo evolucionaba.

Los arácnidos son un grupo muy diverso que ha sido difícil de ordenar. Por eso estos hallazgos tienen importancia para los estudiosos.

Este ejemplar mide unos 10 milímetros y fue descubierto hace varias décadas, pero no se había podido investigar por tener parte de su cuerpo en roca. Ahora con tomografía computarizada se resolvió el problema, pudiendo observar la parte delantera enclavada.

El estudio apareció en Proceedings of the Royal Society B.

Nuevos hallazgos sobre pesticidas

Foto Wikipedia

Foto Wikipedia

No solo sería quienes los usan, también podría ser quienes consumen los productos con residuos, si es que los hubiere: científicos encontraron una clase de fungicidas de uso común que provocan cambios en la expresión de genes similar a los que tienen personas con autismo y enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer y Huntington.

El estudio en Nature Communications describe una nueva manera como actúan químicos que tienen el potencial de afectar algunas funciones del cerebro.

Mark Zylka, profesor de UNC y su grupo expusieron neuronas de ratón a 300 químicos distintos. Luego secuenciaron ARN de esas neuronas para hallar los genes afectados al comparar con neuronas no tratadas. El estudio generó cientos de datos de expresión de genes y los investigadores usaron programas de computador para deducir cuáles químicos causaron los cambios en la expresión de genes.

Con base en eso describieron 6 grupos de químicos, dijo Zylka. Uno de ellos alteró los niveles de varios de los mismos genes que aparecen alterados en el cerebro de personas con autismo y Alzheimer, por ejemplo.

Entre los químicos del grupo se encuentran los pesticidas rotenona, piridaben y fenpyroximate y una nueva clase de fungicidas que incluyen pyraclostrobin, trifloxystrobin, fenamidone, y famoxadona. Azoxystrobin, fluoxastrobin y kresoxim-methyl están también en esta clase.

No podemos afirmar que estos químicos causan esas condiciones en la gente. Necesitamos más estudios para determinar si alguno de ellos representan un riesgo real para el cerebro humano”, dijo Zylka.

El grupo halló que esos químicos reducían la expresión de genes involucrados en la transmisión sináptica, las conexiones importantes para la comunicación entre neuronas. Si esos genes no se expresan bien nuestros cerebros no pueden funcionar bien.

Los químicos también provocaron una expresión alta de genes asociada con la inflamación del sistema nervioso, una neuroinflamación común en problemas como el autismo y las neurodegenerativas.

Hubo además un aumento en la producción de radicales libres, que pueden afectar las células y han sido asociados a varias enfermedades del cerebro.

Un tema preocupante para profundizar.

Hielo del Ártico alcanzó mínimo histórico

Extensión de hielo en el Ártico. Foto Nasa

Extensión de hielo en el Ártico. Foto Nasa

Otra marca que impone el calor: el hielo del Ártico alcanzó su mínimo histórico por segundo año consecutivo, revelan los datos de la Nasa.

Cada año, la capa de agua congelada que flota sobre el océano Ártico y los mares adyacentes se derrite en la primavera y el verano y crece en el otoño y el invierno en el Hemisferio Norte, alcanzando el máximo entre febrero y abril.

Al 24 de marzo, el hielo se extendía por 14,52 millones de kilómetros cuadrados, una nueva marca de mínima extensión según el registro satelital que comenzó en 1979.

Es solo un poco menos que los 14,54 millones de 2015, pero hay un dato poco alentador: los 13 registros más bajos han sucedido en los últimos 13 años.

La nueva marca se da tras los calurosos meses de diciembre, enero y febrero alrededor del planeta, lo que pudo contribuir a la menor formación de hielo, según Walt Meier, científico del Centro Goddard de la Nasa.

El patrón de vientos en enero y febrero tampoco favoreció la formación de hielo porque trajo aire caliente del sur. Pero en definitiva el factor que tendrá un papel más importante en el futuro del hielo del Ártico es el calentamiento de las aguas del océano dijo Meier.

Es probable que vayamos a tener máximos más pequeños en el futuro porque adicional a una atmósfera más caliente el océano también se ha calentado. Eso impedirá que el borde del hielo se expanda al sur como era usual”.

Y aunque “la máxima extensión puede variar cada año dependiendo de las condiciones en el invierno, estamos viendo una tendencia significativa hacia abajo y eso está relacionado con el calentamiento de la atmósfera y los océanos.

Es que desde 1979 esa tendencia ha llevado a una pérdida de casi 1 millón de kilómetros cuadrados de cobertura de hielo, casi el territorio de Colombia.

El mar Ártico juega un papel importante en la regulación de la temperatura del planeta: su superficie refleja la energía solar que de otra forma absorbería el océano, un efecto más relevante en el verano, cuando el Sol está alto, directo sobre la región. En el invierno el Sol no sale durante varios meses en el círculo polar Ártico y el impacto se siente en la temperatura de la atmósfera.

La malaria tiene 100 millones de años, ¿a quién mataba entonces?

Anopheles stephensi. Foto Wilipedia commons

Anopheles stephensi. Foto Wilipedia commons

La malaria no es nueva, es más vieja de lo que pudiéramos imaginar aunque en esos tiempos ¿a quién enfermaría o… mataría?

El primer caso documentado de malaria en personas data del 2700 antes de nuestra era y se cree que contribuyó a la caída del imperio romano enfermando los soldados.

Se pensaba que el parásito que la transmite había surgido hace 15.000 años o, yendo muy lejos, hace 8 millones de años.

Pero no. Un nuevo estudio dice que evolucionó en insectos hace más de 100 millones de años y tal vez los primeros vertebrados hospederos fueron reptiles, entre ellos los dinosaurios.

La malaria se debe a un protozoario, Plasmodium y hoy es transmitida por los mosquitos Anopheles. Pero en el pasado las formas ancestrales usaron otros vectores y diferentes cepas de malaria y pueden haber ayudado a modelar la supervivencia animal y la evolución en el planeta, dice George Poinar, Jr., investigador del College of Science en Oregon State University.

En el journal American Entomologist sugiere que los orígenes de sta mortal enfermedad que infecta desde humanos a otros mamíferos, aves y reptiles, puede haber comenzado hace más de 100 millones de años.

Los científicos han argumentado y no estado de acuerdo por mucho tiempo sobre cómo evolucionó la malaria y cuál es su edad”, dijo Poinar. “Pienso que la evidencia fósil revela que la malaria moderna inoculada por mosquitos tiene al menos 20 millones de años. Y que formas más tempranas tienen al menos 100 millones de años o más”.

Dado que la etapa de reproducción sexual de la malaria solo se da en insectos, en su estudio Poinar dice que deben ser la fuente primaria de la enfermedad, no los vertebrados que ellos infectan. Y agrega que la evidencia señala a los Gregarinidos como el grupo protozoario que pudo ser el progenitor de la malaria, dado que hoy también infectan los insectos que transmiten la enfermedad.

Evidencias de malaria se han hallado en insectos preservados en pedazos de ámbar. Poinar es experto en formas animales y vegetales preservadas en ese material semiprecioso. Y fue el primero en descubrir un tipo de malaria en un fósil de hace 15 a 20 millones de años en lo que hoy es República Dominicana. Fue el primer registro fósil del Plasmodium que mata al menos 400.000 personas cada año.

Para este experto, que trabaja el tema junto a su esposa Roberta, la malaria también contribuyó a la extinción de los dinosaurios, según un libro sobre insectos, enfermedad y muerte en el Cretáceo.