Las 10 noticias científicas de la semana

1. Bacteria comeplásticos

Un grave problema: la disposición del plástico. Foto Wikipedia

Un grave problema: la disposición del plástico. Foto Wikipedia

En un hallazgo sorprendente, científicos encontraron una bacteria que se alimenta de plástico, sí PET y otros, lo que podría ser en el futuro un arma contra este útil producto que tanto contamina. Se trata de Ideonella sakaiensis, dice el informe en Science. El problema es que come muy despacio, algo que se podría obviar con modificación genética dijeron otros investigadores.

 

2. Cuestionan al buen colesterol

Hace décadas se determinó que existen dos tipos de colesterol, el LDL, malo para la salud, y el HDL, el bueno de la película con un efecto protector. Pero un estudio en Sciece dice que no es tan sencillo y que tener altos niveles del bueno no concede ninguna protección contra las enfermedades del corazón.

 

3. Volvió a ver

Científicos mostraron un método para generar varias clases de tejido ocular a partir de células madre. Cuando se hizo el trasplante a un modelo animal (conejo) con ceguera por la córnea, el animal recuperó la visión, lo cual alienta los ensayos en humanos para recuperar la pérdida total o parcial de la visión. El estudio apareció en Nature.

 

4. Eso es mucho veneno

Mucho se ha hablado de la extinción de las abejas. Estos polinizadores están amenazados en distintas partes del planeta. Un estudio en el Journal of  Chromatography reveló que las abejas están siendo envenenadas con 57 pesticidas diferentes, que fueron encontrados en estos insectos sociales, lo cual podría conducir a medidas para protegerlos.

 

5. Calor nocturno

Desde hace varias décadas se observa un fenómeno: las noches se han estado calentando mucho más rápido que los días, una tendencia que a pesar de todo… continuará. La principal fuerza actuante es el sistema climático. En las noches la capa de aire más cercana al suelo es de solo cientos de metros, en el día de varios kilómetros. Esa variación hace que las noches sean más calientes según el estudio en el International Journal of Climatology.

 

 

6. Estatura, obesidad y… destino cruel

Una investigación en el BMJ asoció a los hombres cortos de estatura y a las mujeres obesas con menores oportunidades en la vida en temas como educación, ocupación e ingresos. Eso indica que las mujeres con sobrepeso tienen desventaja socioeconómcia y que los hombres altos tienen ventaja sobre los que no. El estudio tomó datos de 119.000 individuos de 40 a 70 años de edad.

 

7. Un extraño material

Parece mágico: científicos de Harvard un material que se puede doblar y es tan versátil que puede cambiar de tamaño, volumen y forma, según necesidad. Podría aplanarse conteniendo el peso de un elefante, por ejemplo, y luego volver a su forma original para ser usado en otra forma. La estructura fue inspirada por una técnica del origami. Su descripción apareció en Nature Communications.

 

8. ¿Quién habla allá afuera?

Astrónomos detectaron la fuente de las más débiles ondas milimétricas de objetos tenues a través del universo. Esos objetos son responsables del enigmática luz infrarroja de fondo que llena el universo. El 60% corresponde a galaxias débiles, mientras el resto aún tiene origen desconocido. El artículo apareció en The Astrophysical Journal Supplement Series. ¿De dónde vendrán?

 

9. No, no era el paraíso

Científicos reunieron todas las evidencias para ver cómo era la vida en Olduvai Gorge (Garganta de Olduvai), Tanzania actual, hace 1,8 millones de años. Es un sitio fosilífero por excelencia. Encontraron que esos homíninos de rasgos primitivos aún tenían acceso a alimentos y al agua, así como dónde cobijarse. Pero la vida no era fácil: debían competir por la comida con los grandes carnívoros de entonces. El estudio apareció en Proceedings of the National Academy of Sciences.

 

10. Sí se puede

Un reporte concluyó que hoy existen las herramientas para vincular fenómenos climáticos extremos como inundaciones y olas de calor al cambio climático de origen antropogénico, algo sobre lo cual los científicos siempre han guardado prudencia afirmando que era difícil atribuir un evento a ese cambio y que solo se podía hablar de tendencia. Las sequías y las lluvias extremas aún son difíciles de vincular con el cambio climático según el reporte preparado por científicos de Penn State.

 

 

CO2 aumenta a ritmo no visto en 17.000 años

Instalaciones del laboratorio de Mauna Loa donde se mide el CO2. Foto NOAA

Instalaciones del laboratorio de Mauna Loa donde se mide el CO2. Foto NOAA

No es una buena noticia. Es muy mala. La tasa de crecimiento anual de la concentración de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera subió 3,05 partes por millón en 2015, el más alto incremento en 56 años de investigación.
La concentración de ese gas de incide en el efecto invernadero y el cambio climático.
El dato lo presentó el Observatorio de Mauna Loa en Hawai, donde se mide la presencia de CO2 en la atmósfera.
También en 2015 fue la cuarta vez consecutiva que el CO2 creció más de 2 ppm, dijo Pieter Tans,cabeza de la red Global Greenhouse Gas Reference Network.
La alerta es clara. “Los niveles de dióxido de carbono están aumentando más rápido de lo que lo hicieron en cientos de miles de años. Es explosivo comparado con profesos naturales”.
En febrero de 2016, el promedio global de CO2 estuvo en 402,59 ppm. Antes de 1800 era en promedio de unas 280 ppm.
La última vez que la Tierra experimentó un crecimiento sostenido de CO2 de esta naturaleza fue entre hace 17.000 y 11.000 años, cuando los niveles se incrementaron 80 ppm. Hoy la tasa es 200 veces más rápida dijo Tans.
El gran salto en los niveles se debe en parte a los patrones del tiempo de El Niño, ante la respuesta de los bosques, las plantas y otros sistemas terrestres a los cambios en el tiempo, la precipitación y la sequía. El mayor aumento previo ocurrió en 1998, también en un El Niño fuerte.
Las altas emisiones continuas por el consumo de combustibles fósiles responden por el crecimiento en los años pasados.

 

Hay mucha bulla a 11.000 metros de profundidad

Sitio del estudio. Cortesía NOAA

Sitio del estudio. Cortesía NOAA

¿Qué podría escucharse a 11.000 metros en el fondo del mar? Nada, ¿cierto? ¡Mentiras! Es un sitio muy ruidoso.

Eso lo demostró un estudio que grabó durante 3 semanas el sonido en esa inhóspita región del planeta, en la Fosa de las Marianas.

Investigadores de la NOAA, la Universidad de Oregon y la guardia costera de Estados Unidos sumergieron un equipo especial para grabar los sonidos con miras a conocer si el sitio era silencioso o no y luego, en unos años, comparar si ha aumentado el nivel.

Podría pensar que es uno de los lugares más calmados de la Tierra, pero hay un ruido casi constante”, dijo Robert Dziak, oceanógrafo de NOAA.

En ese periodo se registró el sonido de varios terremotos cercanos y lejanos, los llamados de ballenas y un tifón categoría 4 que pasó por encima

El hidrófono también captó el sonido de las máquinas de los barcos. La zona del estudio, Challenger Deep está cerca a Guam, que tiene un intenso tráfico marítimo entre China y Filipinas.

Se considera que el ruido en el mar ha aumentado en las últimas décadas. Al registrarlo se puede medir esa variación y determinar cómo puede afectar animales marinos que usan sonido para comunicarse, navegar y alimentarse como ballenas, delfines y peces.

A la profundidad de las Marianas la presión es de más de 16.000 libras por pulgada cuadrada, cuando en una oficina es de 14,7, lo que exigió un trabajo especializado con el hidrófono.

La grabación se llevó a cabo durante 23 días, en julio, pero el micrófono solo fue recuperado en noviembre a la espera de un barco y por los constante tifones en el área.

Tener un amigo cercano ayuda a los hombres

Foto Wikipedia commons

Tener un buen amigo, de esos cercanos, ayudaría a lidiar con el estrés de los hombres y mejoraría su salud.

Eso dice un estudio publicado en Neuropsychopharmacology.

El estudio de científicos de la Universidad de California en Berkeley dice que el ‘bromance’ (relación cercana entre dos hombres, no sexual) extiende a esa amistad cerrada entre hombres lo que ya se había demostrado en estudios con pares de ratas macho y hembra: las interacciones sociales aumentan los niveles de oxitocina en el cerebro, hormona que ayuda a socializar, aumentando la resiliencia de cara al estrés y ayudando a tener una vida más larga y saludable.

En esta investigación se trabajó con ratas macho en la misma jaula, demostrando que el estrés moderado puede hacer que sean más sociales y cooperadoras de lo que son en un ambiente desestresado.

“Un ‘bromance’ puede ser una gran cosa”, en palabras de una de las autoras del estudio, Elizabeth Kirby. “Los machos tienen una mala fama cuando mira modelos de animales y sus interacciones sociales dado que son agresivos por instinto. Pero aún las ratas pueden tener un buen abrazo macho-macho para ayudar a recuperarse de un día malo”.

“Tener amigos no es antimasculino. Estas ratas usan su amistad para recuperarse de lo que de otra forma sería una experiencia negativa. Si las ratas pueden hacerlo, los hombres pueden”.

Cuando se trata de eventos traumáticos, se encontró que los niveles de oxitocina se reducen y eso impide la s

Dónde buscar extraterrestres

Foto Wikipedia commons

La ciencia busca extraterrestres enviando señales y tratando de escuchar las que podrían haber enviado seres de otros mundos. Pero, más que todo, los busca tratando de hallar planetas extrasolares en zona de habitabilidad en torno a sus estrellas.

La mayoría de los más de 2.000 detectados a la fecha lo han sido por el método del tránsito: una pequeñísima disminución en el brillo estelar cuando el planeta pasa por delante de su sol, un método que permite obtener valiosa información sobre el cuerpo.

René Heller y Ralph Pudritz plantean en Asteobiology que la mejor oportunidad para detectar una señal de otros mundos es presumir que los observadores de esos planetas utilizan el mismo método que nosotros y pueden haber detectado la Tierra cuando transita delante del Sol.

Entonces la humanidad debería dirigir su ‘oído’ hacia el pedazo de cielo desde el cual podría verse la Tierra cruzando delante de su estrella.

“Es imposible predecir su los extraterrestres usan las más técnicas observacionales que nosotros, pero podrían tener que lidiar con los mismos principios físicos y los tránsitos terrestres son un método obvio para encontrarnos”, dijo Heller.

La zona de tránsito es rica en estrellas hospederas de sistemas planetarios, con unos 100.000 posibles objetivos, cada uno potencialmente orbitado por planetas habitables y lunas, según estos científicos. Y ese es el número que se puede observar con los radiotelescopios.

“Si alguno de esos planetas tienen observadores inteligentes, podrían haber identificado la Tierra como habitable, un mundo vivo hace mucho y podríamos estar recibiendo sus señales”, escribieron.

¿Se percibirán? En eso andan proyectos como Seti, que no solo busca la forma ideal de escuchar los mensajes extraterrestres, si existieran, y cómo enviarlos para que otras civilizaciones nos escuchen.

Todo eso hasta, como este nuevo e interesante aporte, en el plano hipotético.

Revelaciones de un fósil de hace 540 millones de años

Foto superior Jie Yang, inferior Yu Liu

No es sencillo encontrar fósiles de hace 500 millones o más y mucho menos que estén bien preservados.

Pero científicos reportaron en Proceedings of the National Academy of Sciences el hallazgo de un animal que vivió hace 540 millones en lo que hoy es el sur de China. Está tan bien preservado que contiene tejido blando y se puede ver el sistema nervioso central, toda una rareza.

Se trata de un animal tipo crustáceo en el que con detalle se pueden ver nervios gracias al estado de preservación. Esto ayudará a los investigadores a estudiar la evolución del sistema nervioso central.

El fósil es un Chengjiangocaris kunmingensis, que vivió durante la explosión del Cámbrico, un periodo de rápida evolución de las formas de vida, cuando apareció en el registro fósil la mayoría de los grandes grupos de animales. Perteneció a un grupo de animales llamados fuxianhuiidos, un ancestro de los artrópodos actuales, ese grupo diverso que incluye insectos, arañas y crustáceos.

“Nos da una mirada única a lo que era un sistema nervioso central”, según el coautor Javier Ortega-Hernández, del Departamento de Zoología de la Universidad de Cambridge. “Es el ejemplo más completo de un SNC del periodo cámbrico”.

En los últimos años se han identificado sistemas nerviosos parcialmente fosilizados de ese periodo, pero eran de cerebros sobre todo y en todos solo había detalles preservados del cerebro, ofreciendo una información limitada, según un informe de la universidad.

C. kunmingensis parece una especie de crustáceo con una cabeza ancha con forma de corazón y un cuerpo largo con pares de patas de distintos tamaños. En su recuperación se detectó el tejido blando.

El SNC coordina todas las funciones motrices y neurales. En los vertebrados está compuesto de médula espinal y cerebro, pero en los artrópodos consiste de un cerebro condensado y una serie de masas interconectadas tipo cadena de tejido nervioso denominado ganglio que semeja una tira de hebras.

Como los artrópodos modernos, C. kunmingensis tenía un cordón de nervios, que es análogo a la médula en vertebrados, que iba por todo su cuerpo, con cada una de las cuerdas tipo ganglios controlando un par de patas.

Se siguen blanqueando los corales

Corales blanqueados. Foto Wikipedia commons

Muerte caliente. Así podría denominarse lo que les sucede hoy a muchos corales en el planeta. La intensidad del fenómeno de el Niño está produciendo un blanqueamiento coralino severo que puede llevar a la muerte a muchos de estos ecosistemas que generan alta diversidad en sus regiones.

El tema no finalizará cuando desaparezca El Niño probablemente hacia mediados de año. Un estudio presentado en la conferencia de ciencias oceánicas la semana pasada reveló que el blanqueamiento podrá extenderse hasta 2017, luego de haber comenzado en 2014.

Los corales se blanquean cuando se estresan por condiciones como las altas temperaturas y expelen las algas que vive en sus tejidos. Sin ellas pierden una fuente de alimento y se tornan más vulnerables a las enfermedades. Cuando el blanqueamiento es prolongado, pueden morir, con lo que los arrecifes se erosionan y los peces pierden hábitat. La línea costera queda más expuesta a las fuerzas destructivas de las olas.

En 1982-83 se presentó un blanqueamiento masivo y el primero global fue confirmado durante El Niño de 1998. Un segundo se presentó en 2010, cuando El Niño fue menos severo.

El actual blanqueamiento comenzó en el océano Pacífico occidental y en octubre pasado los científicos declararon el tercer evento global.

El nuevo estudio indica que el evento ha persistido durante 20 meses y puede extenderse hasta el año próximo, según Mark Ekain, biólogo del observatorio de corales en la National Oceanographic and Atmospheric Addminsitration.

“Estamos en el evento más prolongado, de 2 a 2,5 años”. Esto significa que muchos corales afectados no tendrán tiempo de recuperarse antes de que llegue el próximo evento.

Algunos corales blanqueados en el Caribe y los cayos de Florida se están recuperando pero podrían comenzar a blanquearse de nuevo hacia julio.

En el Pacífico se reporta muerte de los corales de las Fiji.

Un problema adicional es que la tasa de retorno de los eventos de blanqueamientos ha sido más rápida que la de la recuperación. En 1988 en el sudeste asiático, por ejemplo, hubo un blanqueamiento severo seguido por 12 años de recuperación, pero la columna vertebral de los corales no se recuperó y en 2010 la misma área fue golpeada por un blanqueamiento, matando los nuevos corales y los que habían sobrevivido. Esta zona puede ser golpeada de nuevo a finales de año, solo 6 años después del último evento.

De acuerdo con lo observado en el mapa revelado, en Colombia podrían afectarse los corales del Pacífico, con un área de 15 kilómetros cuadrados. En algunos del Caribe el año pasado se había reportado blanqueamiento.

Tiburones tienen amigos en el mar

Tiburón tigre. Foto Universidad de Delaware

¿Ha escuchado hablar de la agitada vida social de los tiburones? ¿Cierto que no? Es que no la tienen. Bueno, o la creencia de que son animales solitarios sin mayor interacción con sus congéneres.

Un nuevo estudio pondría fin a esa creencia. Dos tiburones tigre rastreados revelaron que tienen entre 170 y 200 conocidos y también sus mejores amigos, entre 7 y 17 en estos casos, con los que se encontraron más de 10 veces.

Y no se crea que solo tratan con los de su especie. No, dentro de sus conocidos hay tiburones de otras especies y otros peces, como tiburones blancos, tiburones limón, tollos, esturiones y otros.

Mediante dispositivos de rastreo en estos individuos en océano abierto encontraron que los tienen redes sociales complejas, algo que se creía reservado para mamíferos.

“Los procesos de toma de decisiones superiores han sido asociadas con mamíferos o especies que pensamos que son muy inteligentes, como delfines, elefantes o chimpancés”, explica Danielle Haulsee, de la Universidad de Delaware. “Nuestro estudio muestra que es importante para la comunidad científica no descartar esas conductas en especies de no mamíferos, dado que a menudo nos dan una ventana a cómo interactúan con sus ecosistemas y cómo recursos de los que los humanos dependen están distribuidos por el mundo”.

Los tiburones tigres de la arena viven en aguas costeras y han experimentado un rápido declive durante las décadas pasadas. Son unos reguladores importantes de las cadenas alimenticias marinas y han sido poco estudiados.

En el verano se congregan en las aguas de Delaware y no se sabía cómo interactuaban. Con los dispositivos se estudiaron las interacciones tiburon-tiburón en el curso de un año.

El número de tiburones en un grupo y los individuos de este cambian en cada localidad y tiempo del año. Se halló que permanecen juntos ciertos periodos y están aparte otras veces. Y vieron que se reencuentran con los mismos tiburones a través del año.

No se juntaban con otros tiburones tigre a finales del invierno y comienzos de la primavera, entran en una fase de dispersión, lo que podría relacionarse con otros aspectos de su vida, como el apareamiento y la búsqueda de comida, lo que sugiere que podrían estar realizando una especie de análisis costo-beneficio.

El hallazgo fue presentado en el congreso de Ciencias del Océano en Estados Unidos.

Primer cometa que en 246 años se acerca tanto a la Tierra

Otro cometa que nos visitó hace ya varias décadas, cometa Hyakutake. Foto Nasa

Hacía 246 años que un cometa no pasaba tan cerca de la Tierra. Será el 21 de marzo cuando el recién descubierto cometa P/2016 BA14, miembro de un extraño par, pase a 3,5 millones de kilómetros, cerca de 9 distancias lunares.

Desde hace poco más se conocía otro cometa, el 252P/Linear 12 que pasaría por acá esa misma fecha, pero a una distancia mayor, de 5,5 millones de kilómetros, 14 distancias lunares.

Fue el 22 de enero cuando el observatorio PanStarrss en Hawai detectó un objeto que fue clasificado como asteroide, siendo designado 2016 BA14, pero luego comenzó a verse que tenía cola y no era un asteroide.

Al seguir la misma órbita que el 252P los astrónomos especulan que podría ser que este se fragmentó, lo que se sabrá en las próximas semanas.

Lo que se sabe es que ese pedazo o cometa, pasará más cerca de nosotros que cualquier otro cometa en los últimos 246 años. De hecho será el tercer cometa que haya pasado más

cercano al planeta según los registros.

El cometa que más cerca pasó fue el Lexell en julio de 1770, a solo 2,3 millones de kilómetros, tan cerca que el astrónomo Charles Messier observó que el coma tenía 4 veces el tamaño aparente de la Luna llena.

Los cálculos revelaron que el Temple-Tuttle pasó en octubre de 1366 a 8,9 distancias lunares.

La tercera marca la tenía el C/1983 que en 1983 pasó a 12,2 distancias lunares.

Pese a la cercanía del nuevo cometa, no será fácil observarlo. A simple vista al menos no, dado que no estará muy cerca del Sol.

Algunos astrónomos consideran que hay una reducida posibilidad de que el cometa genere algunos meteoros o una pequeña lluvia de meteoros alrededor del 20 de marzo.

La falta de dinero produce dolor físico

Foto pixabay

La falta de dinero duele, pero de verdad: duele físicamente. Aquellos que sienten que su situación económica es endeble sienten más dolor según un estudio publicado en Psychological Science.

El hallazgo sugiere que al menos en parte que esa respuesta puede deberse al sentimiento de no tener control sobre la propia vida.

“En resumen, nuestro estudio revela que duele físicamente no tener seguridad económica”, según la directora de la investigación Eileen Chou, de la Universidad de Virginia. “Los resultados de seis estudios establecen que la inseguridad económica produce dolor físico, reduce la tolerancia a este y predice sobre el consumo de analgésicos”.

La investigación surgió de la observación de dos tendencias que coexisten: el aumento de la inseguridad económica y el aumento de las quejas por dolor físico. Los investigadores lanzaron la hipótesis de que esas situaciones debían tener algún vínculo.

Y lo tenía: datos de diferentes fuentes con 33.720 individuos reveló que en los hogares en los cuales ambos adultos estaban desempleados se gastaba 20% más en analgésicos en comparación con aquellos en los que al menos uno de los dos trabajaba.

Y un estudio online con 187 participantes indicó que dos medidas de la inseguridad económica .el desempleo de un participante y el estado de auto inseguridad- estaban correlacionados con el reporte de dolor por parte de los participantes, medido por una escala de 4 puntos.

En otro estudio online, participantes que hablaban de un período de inestabilidad económica reportaron casi el doble de dolor físico que quienes citaban un periodo de estabilidad, un patrón que persistía luego de considerar otros factores como edad, y estatus laboral.

Además se reportó en otra investigación con estudiantes que la inseguridad económica podría estar ligada con la tolerancia al dolor.

Se encontró además que la interpretación subjetiva, cómo se siente la persona incide más que el estado económico objetivo.