Por aire contaminado hay más nacimientos prematuros

Foto Wikipedia

Foto Wikipedia

Una consecuencia más del aire contaminado: nacimientos prematuros.

Un estudio reveló que por esa causa hubo 2 700 000 nacimientos prematuros en todo el mundo en 2010.

El hecho anormal está relacionado con el material particulado PM 2,5 de acuerdo con el estudio del The Stockholm Environment Institute (SEI) en la University of York.

Ese material es especialmente nocivo para las personas al penetrar bien adentro de los pulmones.

Cuando en niño nace con menos de 37 semanas de gestación tiene mayor riesgo de muerte o de discapacidades física o neurológica.

En 2010 hubo según estadísticas 14,9 millones de nacimientos prematuros, de 15 al 18% de ellos en países africanos y asiáticos.

Se sabe que la edad de la madre, enfermedades y la pobreza inciden en partos prematuros, así como otros factores sociales. Estudios recientes han ligado ese hecho a la contaminación del aire.

El estudio, publicado en Environment International es tal vez el primero en cuantificar la incidencia en cuanto a nacimientos prematuros.

“Este estudio resalta que el aire contaminado no solo afecta a quienes lo respiran directamente sino a los bebés en el útero”, dijo Chris Malley, del centro de investigaciones.

“Los nacimientos prematuros asociados con el aire no solo contribuyen a la mortalidad infantil sino que puede tener efectos para toda la vida en los sobrevivientes”.

Por eso, medidas para mitigar ese material tendrían un beneficio adicional.

Se esperaría que en sitios más contaminados, como algunas ciudades asiáticas, la relación fuera mayor, pero no se han hecho estudios al respecto sabido que en muchos de esos lugares también hay una fuerte exposición al aire contaminado dentro de las viviendas.

En crustráceos hallan contaminantes prohibidos hace 4 décadas

Anfípodo Gammarus roeselii. Foto Wikipedia

Anfípodo Gammarus roeselii. Foto Wikipedia

Un daño persistente: científicos descubrieron en el cuerpo de organismos marinos de profundidad la presencia de químicos que fueron prohibidos en los años 70.

El estudio, publicado en Nature Ecology & Evolutionse basó en muestras de unos crustáceos, anfípodos, recolectados en las fosas de las Marianas y Kermadec, de unos 10 000 metros de profundidad, separadas por unos 7000 kilómetros.

Encontraron altos niveles de contaminantes orgánicos persistentes en el tejido graso de esos organismos. Incluyen bifenilos policlorinados y polibromodifenil éteres, usados antes en aislantes eléctricos y retardantes de llamas hasta que fueron prohibidos.

En una declaración, el autor principal de la Universidad Newcastle, Alan Jamieson opinó:

“Aún pensamos que el océano profundo es un lugar remoto y prístino, seguro ante el impacto humano, pero nuestra investigación revela que, tristemente, no es verdad. De hecho, los anfípodos que estudiamos tienen niveles de contaminación similares a los de Suruga Bay, una de las zonas industriales más contaminadas en el Pacífico noroeste. Lo que no sabemos es qué implica esto para el ecosistema y saberlo será el próximo reto”.

De esos químicos, que se produjeron entre 1930 y los 70, la producción global fue de unos 1 300 000 toneladas. Liberados al ambiente por accidentes y descargas industriales y por filtración en los rellenos de basuras, son invulnerables a la degradación natural y persisten en el ambiente por décadas.

Pero, ¿cómo llegaron a tales profundidades? Probablemente en plásticos contaminados y animales muertos que se sumergieron hasta el fondo, convirtiéndose en alimento de otras criaturas. Eso sugieren los autores.

Estos polutantes se acumulan a través de la cadena alimenticia, así que para cuando lleguen al fondo las concentraciones son mayores que en las aguas superficiales.

Para Jamieson “el hecho de que encontráramos tan extraordinarios niveles de estos contaminantes en los más remotos e inaccesibles hábitats de la Tierra, muestra el impacto de largo plazo, devastador que el ser humano está teniendo en el planeta. No es una gran herencia la que estamos dejando”.

Otra promesa contra la malaria

Hembra de Anopheles. Foto CDC

Hembra de Anopheles

Tantas que han estado a punto y… nada. Pero hay una esperanza más.

Científicos de la Universidad de Tübingen en Alemania junto a una firma de biotecnología, Sanaria Inc., demostraron en pruebas una efectividad del 100% para una candidata a vacuna contra la malaria, llamada Sanaria® PfSPZ-CVac, efectividad a las 10 semanas tras la última dosis.

Para la prueba, el profesor Peter Kremsner y Benjamin Mordmüller del Institute of Tropical Medicine y el German Center for Infection Research (DZIF) utilizaron parásitos de malaria suministrados por Sanaria. La vacuna incorporó patógenos de malaria viables (no fueron inactivados) junto a una medicina para combatirlos.

Los resultados aparecieron en Nature.

El estudio incluyó 67 adultos sanos, ninguno de los cuales había tenido malaria. La mejor respuesta inmunitaria se vio en un grupo de 9 personas que recibieron la dosis más alta de la vacuna 3 veces con intervalos de 4 semanas. Al final de la prueba, todos tenían una protección del 100%.

Los parásitos de la malaria son transmitidos por las picaduras de las hembras de mosquitos Anopheles (varias especies). El Plasmodium falcíparum, una de las formas, es responsable de la mayoría de las infecciones y de casi todas las muertes causadas por la enfermedad en el planeta.

“La protección fue probablemente causada por linfocitos T específicos y una respuesta de anticuerpos al parásito en el hígado”, según Kremsner.

Los investigadores analizaron la respuesta inmune de los cuerpos e identificaron patrones de proteínas que mejorarán futuras vacunas.

A los participantes se les inyectaron parásitos de malaria viva y al mismo tiempo previniendo el desarrollo de la enfermedad adicionando cloroquina, usado por muchos años en el tratamiento.

Una vez la persona es infectada, el P. falcíparum migra al hígado para reproducirse. Durante el periodo de incubación el sistema inmunitario de la persona podría responder, pero en esa etapa el patógeno no enferma al individuo. La cloroquina no hace efecto en el hígado, por lo que no puede impedir la reproducción del parásito. La malaria se da cuando el parásito abandona el hígado, llegando al torrente sanguíneo y entrando a los corpúsculos rojos, donde continúa reproduciéndose y diseminándose. Pero tan pronto entra a la sangre, puede ser aniquilado por la cloroquina y no se desarrolla la enfermedad.

Al vacunar con un patógeno vivo, parece claro que se logra una fuerte respuesta inmunitaria, dijo Benjamin Mordmueller.

“Todos los datos hasta ahora indican que logramos una protección estable y duradera”.

El próximo paso es ensayar varios años en un estudio clínico en Gabón.

Cada año cerca de 214 millones de personas resultan infectadas con el parásito. De ellas, cerca de 438 00 fallecen, la mayor parte en África. Y casi ¾ de los que fallecen son menores de 5 años.

Un grave problema. Otra esperanza que llega.

Un almuerzo estelar que duró 10 años

Ilustración del gran evento. CXC/M. WEISS; X-RAY: NASA/CXC/UNH/D. LIN ET AL, OPTICAL: CFHT

Ilustración del gran evento. CXC/M. WEISS; X-RAY: NASA/CXC/UNH/D. LIN ET AL, OPTICAL: CFHT

Muy goloso. Un agujero negro gigante despedazó una estrella cercana y continuó engulléndosela durante casi una década, diez veces más largo el almuerzo que otros que se habían detectado según un estudio de la Universidad de New Hampshire.

Continuar leyendo

Un avance hacia el anticonceptivo masculino

Un resu macaco. Foto cortesía

Un macaco Rhesus. Foto cortesía

No hay más opciones: condones, abstinencia o vasectomía. Los hombres no tienen otra alternativa en materia de anticonceptivos mientras las tasas de embarazo no disminuyen. Continuar leyendo

Encontraron un continente perdido

El profesor Ashwal estudia las rocas donde se encontraron los circones. Foto Susan Webb/Wits University

El profesor Ashwal estudia las rocas donde se encontraron los circones. Foto Susan Webb/Wits University

Tanto que se ha especulado del continente perdido y fue hallado. Bueno no es el que tanto dicen las leyendas, es otro. Continuar leyendo

Hallan nuestro ancestro más antiguo: era bocón y pequeñito

Dibujo de nuestro posible ancestro común. Foto C. Morris/Jian Han

Dibujo de nuestro posible ancestro común. Foto C. Morris/Jian Han

No nos parecemos en nada, pero… científicos hallaron restos del que se cree es el más antiguo ancestro humano. Sí, una criatura microscópica con forma de saco que vivió hace 540 millones de años más o menos. Continuar leyendo

Reloj del fin del mundo se adelantó 30 segundos

el reloj

5, 4, 3, 2…1… ¿Año nuevo? No, hecatombe planetaria. ¡Booom!

Faltan dos minutos y medio para el fin del mundo.

Por primera vez en los 70 años de historia del Reloj del Día Final, el Boletín de Científicos Atómicos movió las manecillas del icónico reloj 30 segundos más cerca de la medianoche, el momento del acabose. Continuar leyendo