Un sistema reproductivo en la palma de la mano

Tracto reproductivo femenino. Dibujo Wikipedia

Tracto reproductivo femenino. Dibujo Wikipedia

Sí, ahora se tiene el sistema reproductivo femenino, con ovarios, trompas de Falopio, útero, cervix y vagina, en la palma de la mano.

Un desarrollo con miras a estudiar los problemas de ese tracto y probar nuevas medicinas y que hace parte del proyecto de crear un cuerpo humano en un chip.

Esta nueva tecnología en 3D, denominada Evatar, está hecha de tejido humano y ayudará a entender las enfermedades del tracto reproductivo femenino como endometriosis, fibromas (afecta más del 80% de las mujeres), cáncer e infertilidad.

La meta es usar células madre de una persona y crear ese modelo personalizado de su sistema reproductivo.

Evatar semeja un pequeño cubo con modelos 3D de aquellos componentes del sistema reproductivo, además de un fluido especial bombeado por todo el tracto para cumplir la función de la sangre.

Una tecnología revolucionaria, en palabras de Teresa Woodruff, investigadora en temas reproductivos y directora del Women’s Health Research Institute en Northwestern University Feinberg School of Medicine.

Los modelos de órganos se comunican entre sí mediante sustancias segregadas, incluyendo hormonas, para parecerse lo más posible al trabajo en un cuerpo.

El avance fue publicado en Nature Communications.

Si uno tiene sus células madres y crea un corazón, hígado, pulmón y un ovario, podría probar medicinas en 10 dosis diferentes y decir, esta es la que lo ayudará con su alzheimer, su párkinson o su diabetes”, dijo Woodruff. “Es lo último en medicina personalizada, un modelo de su cuerpo para probar drogas”.

Ayudará a desarrollar tratamientos individualizados y ver cómo las mujeres metabolizan medicinas diferente a los hombres.

La tecnología es revolucionaria, dijo la universidad, porque el tracto reproductivo crea un cultivo dinámico en en el que los órganos se comunican entre sí en vez de tener células estáticas en un plato de plástico.

Una tecnología de microfluidos que en unos 10 años será la más usada en investigación biológica.

Crean ovario artificial que madura óvulos

El laboratorio no es clandestino. Ni forma parte de una película de terror en donde alocados científicos planean apoderarse del mundo.
Investigadores del Women & Infants Hospital en Brown University inventaron el primer ovario humano artificial, un avance que provee un medio poderoso para investigaciones de infertilidad y para pacientes con tratamiento por cáncer.
El órgano, creado en laboratorio, ha sido empleado para madurar oocitos humanos.
Sandra Carson, profesora de Obstetricia y Ginecología en el Warren Alpert Medical School de esa universidad y directora de la División de Endocrinología Reproductiva e Infertilidad en el Women & Infants informó que “un ovario está compuesto de tres tipos principales de células y es la primera vez que alguien ha creado una estructura de tejidos en 3D con esa tripleta.
El desarrollo fue presentado en el Journal of Assisted Reproduction and Genetics.
El ovario no sólo provee un laboratorio vivo para investigar cómo trabajan los ovarios sanos, sino que servirían para ver cómo problemas como la exposición a toxinas y otros químicos pueden interrumpir la maduración del óvulo y la salud.
El ovario artificial podría jugar un rol en preservar la fertilidad de las mujeres con tratamiento de cáncer en el futuro, opinó Stephan Krotz, doctor en fertilidad en Houston, autor líder del estudio y antiguo miembro del laboratorio de Carson..
Los óvulos inmaduros podrían ser salvados y congelados antes de la quimioterapia o la radiación, y madurados luego en el ovario artificial.
Lo que hace este ovario un tejido funcional y no un cultivo de células, es que tiene los tres tipos de células en un arreglo en 3D similar a un ovario real en el cuerpo.
Los medios para desarrollarlo fue inventada en el laboratorio de Jeffrey Morgan, profesor de Ciencias Médicas e Ingeniería. Sus platos Petri 3D están hechos de un gel de azarosa moldeable que provee un patrón de desarrollo para alentar a las células a disponerse en formas específicas.
Para crear el ovario, los científicos formaron dispositivos de células teca, uno de los dos tipos claves del ovario, donados por mujeres en edad reproductiva (25-46 años) en el hospital. Luego de que esas células crecieron, grupos esféricos de células de granulosa donadas fueron insertadas en agujeros del arreglo junto a óvulos humanos. En un apr de días, las células teca cubrieron la granulosa y los óvulos, imitando un ovario real.
El gran examen, sin embargo, era ver si la estructura podía funcionar como un ovario para madurar óvulos, lo que se demostró en experimentos subsiguientes.
En la foto, arriba, células teca envuelven las esferas de granulosa. Abajo, el tejido 48 horas después (izquierda) y luego de cinco días. Cortesía Carson Lab.

Alta precisión

¿Nos vigilan desde allá arriba? Si hoy no, pronto será así. No queda duda, por los desarrollos en uso.
No era fácil imaginar que una nave que sobrevolara la Luna, captara lo que dejaron allá los astronautas de las seis misiones Apolo que pisaron suelo selenita.
Pues bien, la sonda Lunar Reconnaissance Orbiter empleó instrumentos de imágenes en estéreo para tomar fotos en 3D de tres objetos y las huellas que dejaron los astronautas del Apolo 14.
Mediante imágenes de alta resolución en dos sobrevuelos de la nave, se obtuvo la definición de la parte del módulo lunar Antares de la Apolo que quedó en el lugar.
Las múltiples huellas de los astronautas se distinguen por el suelo lunar alterado que produjeron los pasos de los visitantes terrícolas.
Los métodos de procesamiento de los datos pueden ser utilizados para identificar los objetos así como para medir sus formas y tamaños. La información se emplea luego para reconstruir los modelos en 3D, que son presentados en el modelo digital del terreno del lugar, que es automáticamente generado de la misma base de datos.
En la foto se aprecia el cráter Cono, al nordeste del recorrido de uno de los astronautas.
Foto cortesía Nasa.