Chuparse los dedos no es tan malo

Foto P. Reyna/Flickr

Foto P. Reyna/Flickr

Chupar dedo no tiene nada de malo. Tampoco comer uña. Bueno, al menos no sería malo para los bebés y niños.

Un estudio publicado en Pediatrics sugiere que aquellos que que hacen lo uno o lo otro son menos alérgicos a los ácaros, los perros y gatos, los caballos, la grama y algunos hongos en el aire.

Pero si tienen los dos hábitos… también es menos probable que sean alérgicos.

El estudio fue realizado en Nueva Zelanda en la Escuela de Medicina Dunedin.

Nuestros hallazgos son consistentes con la teoría de higiene de que exponerse pronto al mugre o los gérmenes reduce el riesgo de desarrollar alergias”, explicó Malcoln Sears, en McMaster Unviersity.

Si bien no recomendamos estos hábitos, parece que hay un lado positivo”.

Los científicos investigaban la idea de si hábitos infantiles comunes aumentaban la exposición a microbios, afectando el sistema inmunitario y reduciendo el desarrollo de reacciones alérgicas o sensibilización atópica.

La chupada de dedo y la mordida de uñas fue medida en una cohorte longitudinal de más de 1.000 niños de 5, 7, 9 y 11 años. Y la sensibilización fue medida mediante procedimiento en la piel a los 13 y 32 años de edad.

Se encontró que 31 % de los niños tenían esos hábitos. En los de 13 años, 45 % mostró la sensibilización atópica y entre aquellos con solo un hábito, solo 40 % tenía alergias. Entre los que poseían los 2 hábitos, la cifra era aún menor: 31 %.

La tendencia se mantuvo en la edad adulta, independiente de si se fumaba en casa o se convivía con gatos y perros o si había ácaros en la vivienda.

El estudio no encontró una asociación entre esos hábitos y el desarrollo de asma o al alergia de temporada.

Niños con perros sufren menos de asma

Foto Pixabay

Si la muestra es de 1 millón de niños, debería ser válida. Y el resultado sugiere que el contacto de los niños con los perros a temprana edad tienen menos riesgo de desarrollar asma.

“Otros estudios han mostrado que crecer en una granja reduce el riesgo de asma a la mitad. Queríamos ver si esa relación era similar para niños con perros en sus hogares. Nuestro estudio confirma el efecto granja y vimos que los niños que crecen junto a perros tienen 15% menos asma que aquellos sin perros”, dijo Tove Fall, profesor de Uppsala University.

Como la muestra, de 9 bases de datos, fue tan amplia se pudieron tener en cuenta factores como asma en los padres, sitio de residencia y estado socioeconómico .

En Suecia cada persona tiene un número nacional, cada visita a un médico especialista y cada fórmula son registradas en una base de datos nacional, a la que pueden acceder investigadores. Incluso es obligatorio registrar los perros. Así, los investigadores pudieron estudiar si tener un padre registrado con perro o animal de granja estaba asociado con diagnóstico o medicación posterior de asma en los niños.

“Esta clase de estudios epidemiológicos buscan una asociación en grandes poblaciones pero no responden si y cómo podrían proteger los animales a los niños de desarrollar asma. Sabemos que los niños con alergias a perros y gatos deben evitarlos, pero nuestros resultados indican que niños que crecen con perros tienen menor riesgo de sufrir luego de asma”, explicó Catarina Almqvist Malmros, autora senior del estudio que apareció en Jama Pediatrics.

Que el bebé se ensucie todo lo que quiera

Nada de estar alzándalo del piso ni de lavarle todo lo que se le caiga. No, déjelo ensuciar, aunque tampoco lo lleve al depósito municipal de basuras.

Los niños expuestos a las pelusas de roedores, gatos, perros y otros animales, alérgenos de cucarachas y una amplia variedad de bacterias caseras durante su primer año de vida parece menos dado a sufrir de alergias, moqueadera y asma.

Eso dice un estudio de científicos del Centro Infantil de John Hopkins y otras instituciones.

Algunos estudios habían demostrado ya que los niños que crecen en granjas padecen menos alergias por su exposición continua a microorganismos presentes en el suelo; otros han reportado un crecimiento en el riesgo de asma en los citadinos.

El nuevo estudio confirma que los bebés que viven en casas con esos alérgenos tienen más alergias y asma, pero con una salvedad: expuestos antes del primer cumpleaños se benefician. Si es después del primer año no parece haber beneficio alguno.

El estudio apareció en el Journal of Allergy and Clinical Inmunology.

“Nuestro estudio muestra que el momento de la exposición inicial puede ser crítico”, dijo Robert Wood, uno de los autores. Esto sugiere que algunas de nuestras respuestas inmunológicas se moldean en el primer año de vida y que algunos alérgenos y bacterias tienen un papel en la estimulación y entrenamiento para que el sistema inmunitario se comporte de cierta forma.

Mis 10 noticias científicas de la semana (15-21)

1. Un óvulo sano

Por primera vez científicos lograron la secuencia del genoma de células un óvulo humano que fertilizaron sin destruirlo y lo presentaron en Cell. Este logro podría ayudar a parejas que buscan hijo mediante fertilización in vitro a elegir un embrión genéticamente sano, permitiendo la implantación en la madre sin afectar su crecimiento. El trabajo sigue a la secuenciación de células espermáticas individuales lograda el año pasado. Los científicos mostraron que podían usar la técnica desarrollada para examinar en grandes anormalidades en los cromosomas que provocan abortos y genes en el ADN de la madre que causan enfermedades. También secuenciaron el pronúcleo de los óvulos para probar que la técnica predice el contenido genético.

2. Unos viejos conocidos

No se acercaron a los humanos en el antiguo Egipto hace 3.000 años o algo así. No. Los gatos pudieron ser primero amigos de los chinos, de acuerdo con reportes de esta semana en Proceedings of the National Academy of Sciences. Fue hace unos 5.200 años según restos encontrados. Y aunque de hace 9.000 años se encontró un vestigio en Chipre, se trató de un solo individuo, lo que descarta que hayan sido comunes allí. Ese gato sí sirvió.

3. Que descansen en paz

Los Neandertales, contrario a la creencia que imperó durante décadas, no eran tan atrasados culturalmente. Tras estudiar durante 13 años restos hallados en Francia, arqueólogos concluyeron que enterraban sus muertos. El artículo fue publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences. El análisis en el sitio, que fue descubierto en 1908, reveló que el suelo en el que estaban enterrados era diferente al resto del terreno, mostrando que pronto tras la muerte fueron cubiertos con tierra.

4. Polinesios binarios

Al menos 600 años antes de su descripción por Gottfried Leibniz en 1703, el coinventor del cálculo, los polinesios de Mangareva utilizaban ya el sistema binario, cálculos de dos dígitos, de acuerdo con un artículo aparecido en Proceedings of the National Academy of Sciences. Al estudiar la cultura y el lenguaje local, Andrea Bender y Sieghard Beller, de la Universidad de Bergen en Noruega, encontraron un sistema matemático que parece mezclar base 10 y base 2. Una desconocida aritmética binaria fuera de Eurasia.

5. Una, dos, tres…

El jueves partió el telescopio espacial europeo Gaia, que durante 5 años examinará 1.000 millones de estrellas en la galaxia y, de paso, descubrirá seguramente cientos de planetas extrasolares y otros objetos. El aparato cumplirá su misión desde el punto 2 de Lagrange, a unos 1,5 millones de kilómetros de la Tierra. Las estrellas serán tomadas en 3D y serán vistas al menos 70 veces en ese lapso.

6. De perros y alergias

De hace mucho se sabe que convivir con animales domésticos desde temprana edad puede reducir las alergias. Ahora científicos reportaron en Proceedings of the National Academy of Sciences que ratones sometidos a polvo de casas donde habían perros sufrían modificación de la fauna intestinal que los protegía contra el asma y las alergias. Al parecer la bacteria que colabora es la Lactobacillus johnsonii.

7. Deme la mano hermano

Científicos hallaron el hueso de alguien que vivió hace 1,42 millones de años en África oriental, un Homo erectus. Lo interesante del hueso es que es de una mano y revela que ya poseían una estructura similar a la actual. Se creía que una mano bien formada había surgido hace solo 800.000-900.000 años. El hueso es el tercer metacarpiano de la mano. La descripción apareció en Proceedings of the National Academy of Sciences.

8. Cómo el VIH provoca sida

Dos estudios conocidos al tiempo en las revistas Nature y Science descubrieron los mecanismos básicos que le permiten al VIH provocar sida, lo que podría derivar en nuevas formas de buscar una cura. En vez de matar las células CD4 T del sistema inmunitario, mucha parte del daño ocurre cuando el virus intenta invadirlas y falla, activando una respuesta inmunitaria innata que provoca que las células se autodestruyan en una clase de suicidio conocido como piroptosis. La pérdida de esas células lleva al desarrollo del sida.

9. Moléculas que hablan

Científicos crearon un sistema molecular de comunicaciones para la transmisión de mensajes y datos en ambientes tales como túneles, tuberías, bajo el agua y… dentro del cuerpo. La técnica, presentada en Plos One, tiene un amplio rango de aplicaciones en ambientes donde las ondas electromagnéticas no llegan. La comunicación molecular es común en plantas y en el mundo animal -entre insectos por ejemplo con las feromonas- pero hasta ahora no se había logrado la transmisión continua de datos. Ahora se logró transformar cualquier mensaje genérico en señales binarias que son programadas en moléculas de alcohol evaporado para demostrar el potencial de esta clase de comunicaciones.

10. La flor que habla del pasado

No parece nada especial. Amborella trichopoda es una pequeña mata de flores cremosas, más baja que los árboles y habitante de las islas de Nueva Caledonia. Pero en verdad sí es especial: es una reliquia viviente. Su ADN es muy importante. Es la hermana de todas las otras especies de plantas con flores, las angiospermas, la última sobreviviente de un linaje que se separó del brazo antes que las demás 350.000 especies de angiospermas se diversificaran. Esta semana en Science científicos presentaron en varios artículos su genoma para conocer cómo eran las plantas de esa clase y cómo llegaron a poblar el mundo luego de su aparición hace unos 160 millones de años.

Los perros muerden… las alergias

Desde hace más de una década se habla de la conveniencia de que los niños pequeños compartan con mascotas: reducen el riesgo de alergias, llegándose incluso a decir que si son dos diferentes mejor.

Pues bien, un artículo en Proceedings of the National Academy of Sciences reporta a qué se debe la protección que ofrecen los perros.

Al exponer ratones al polvo de casas donde había perros que se mantenían adentro como afuera de la residencia, la comunidad de microbios de los intestinos, el microbioma gastrointestinal, se modificaba y se reducía la reactividad del sistema inmunitario a alérgenos comunes. El estudio fue encabezado por Susan Lynch, PhD, profesora en la Universidad de California en San Francisco.

Los investigadores identificaron además unas especies de bacterias dentro del intestino fundamentales para proteger las vías respiratorias contra alérgenos y las infecciones respiratorias virales.

Los resultados fueron obtenidos luego de someter los ratones a alérgenos luego de una exposición al polvo de casas con perros y también explicarían probablemente el menor riesgo de desarrollar alergias en niños criados con perros desde el nacimiento, según los investigadores.

En el estudio se descubrió que las respuestas asociadas a la inflamación por asma en los pulmones se reducían mucho en ratones expuestos previamente a polvo asociado con perros en comparación con aquellos que fueron expuestos a polvo de casas sin mascotas o no expuestos a polvo.

Entre las bacterias intestinales que podrían brindar protección al asma se encontraría Lactobacillus johnsonii: podía prevenir la inflamación por alérgenos o infección con el virus respiratorio sincitial, que en la infancia está asociado con un elevado riesgo de asma.

En 2011, en el journal Clinical & Experimental Allergy, Ganesa Wegienka y colegas habían demostrado que los niños que vivían desd pequeños con perros y gatos tendían a desarrollar luego menos alergias relacionadas con esos animales.

De arañas y perros

Tarántula tiene doble ritmo

Muchos le temen. La tarántula. Esa araña enigmática, personaje principal de historias de terror fue mirada mediante escáner de resonancia magnética y se encontró algo insospechado.

La sangre fluye a través del corazón y tal parece que se presenta un doble latido, un tipo distinto de contracción que nunca se había visto, dijo Gavin Merrifield al presentar su estudio en la Conferencia Anual de Biología Experimental e Glasgow.

Los científicos de la Universidad de Edimburgo examinaron con esa clase de imágenes el corazón y el estómago de la tarántula, con lo que alcanzaron una precisión no obtenida antes por otras técnicas.

En la imagen se aprecia una de las imágenes. El corazón aparece más claro en la parte posterior del cuerpo. Cortesía G. Merrifield.

No existen perros hipoalergénicos

No tan hipoalergénicos. Los perros hipoalergénicos no tienen menos niveles de alergénicos que otros perros, lo cual constituye toda una sorpresa.

Esa es la conclusión de un estudio de investigadores del Henry Ford Hospital. Se ha creído que esos perros producen menos escamas y saliva y botan menos pelos que los demás.

“No encontramos bases científicas para afirmar que los perros hipoalergénicos tienen menos alergénicos”, dijo Christine Cle Johnson, autora senior del estudio aparecido en el American Journal of Rhinology and Allergy.

Basados en estudios previos se puede decir que la exposición a los perros a muy corta edad protege contra el desarrollo de la alergia a los perros, pero decir de que se puede comprar cierta raza de perros y pensar que casará menos alergias a alguien susceptible, no tiene nada de cierto, según la investigadora.

Del cielo llueven microbios de verdad

Si huye de los ambientes sucios y contaminados, debería armar, quizás sin mucho éxito, una fortaleza bajo tierra.

Cada metro cúbico de aire contiene cerca de 100 millones de microorganismos. Tranquilo: no todos hacen daño, aunque no se concoe tampoco qué hace cada uno.

Gracias a la neuva generación de técnicas de secuenciación, la ciencia finalmente comienza a descubrir los microbios del aire, que hacen algo más que viajar empujados por el viento transmitiendo enfermedades: los microbios crean también las llamativas formas de los copos de nieve y facilitan la formación de nubes, por lo que su estudio también incidirá en campos como el cambio climático, en la predicción de ciclos climáticos y en la aparición de brotes de alergias y enfermedades.

“Habrá una explosión de estudios usando esas técnicas”, dijo a The Scientist Jessica Green, ecóloga de microbios en University or Oregon.

Un estudio reciente publicado en Proceedings of the Nacional Academy of Sciences sugiere que la diversidad de la vida microbiana en el aire va a la par con la del suelo, al menos en las áreas urbanas, pero el aire aún es virgen en materia de aproximaciones científicas.

“Hace siete o diez años no intuíamos que las bacterias existían en las nubes”, explico Anne-Marie Delort, profesora de Microbiología y Química Orgánica en Université Blaise Pascal en Francia. Hoy los científicos saben que los microbios actúan como una superficie para la condensación del vapor de agua en la atmósfera, formando entonces nubes. Una reciente investigación publicada en Science mostró que los microbios también obran sobre la formación de copos de nieve y otros tipos de precipitación.

Los microbios aéreos podrían desempeñar también un rol en el impacto del cambio climático. Christine Rogers, aerobióloga en University of Massachusetts, indicó que el incremento del dióxido de carbono en la atmósfera podría estar produciendo plantas más grandes, que son alimento para hongos microscópicos. Más hongos podrían afectar a las personas con alergias y asma, y crearían una mayor base para la formación de nubes. Y más nubes significan más calor atrapado en la atmósfera, así como más calor solar reflejado. Aún o se sabe bien cómo afectaría esto al cambio climático.

¿Enferma el aseo?

Las frases muy conocidas de la mamá, lávese las manos, no se ensucie, podrían no tener tanto sentido a la luz de la salud de sus hijos.

No se trata de estar sucios y sabido es que mucho mugre enferma, pero un poco quizás no sea tan nocivo.

Los jóvenes que están sobreexpuestos a jabones antibacteriales con triclosán pueden sufrir más alergias, y la exposición a altos niveles de Bisphenol A entre los adultos puede influir negativamente sobre el sistema inmune, de acuerdo con un estudio de la escuela de salud pública de la Universidad de Michigan.

El triclosán es un compuesto químico muy usado en jabones, pastas dentales, pañaleras y dispositivos médicos. El bisphenol A se encuentra en diversos plásticos y, por ejemplo, en las bandas protectoras de empaques de alimentos. Ambos son de la clase de compuestos interruptores endocrinos, que se creen tienen impacto adverso en la salud al imitar o afectar las hormonas.

El hallazgo sobre el triclosán en los jóvenes parece apoyar la hipótesis de la higiene, que sostiene que vivir en un ambiente muy limpio e higiénico puede impactar nuestra exposición a microorganismos que son benéficos para el desarrollo del sistema inmune, explicó Allison Aiello, profesora y principal investigadora del estudio.

Como agente antimicrobiano en muchos productos para el hogar, el triclosán puede desempeñar un rol en modificar los microorganismos a los que estamos expuestos de un modo que nuestro sistema inmune desarrollado en la infancia resulte afectado.

En el caso del Bisphenol A, parecería que a mayor edad y quizás a mayor cantidad, la persona puede ver afectado su sistema inmune.

Mérmele a la limpieza.