Mènage a trois entre arañas

Las tres arañas en el apareamiento. Foto M. Persons

Las tres arañas en el apareamiento. Foto M. Persons

Un enredo de 24 patas. Eso es lo que en algunas ocasiones, apareándose, forman las arañas lobo. No es que tengan tantas: es que tienen sexo en… un trío. Ménage à trois.

Una noche en su jardín, dice una nota en Live Science, Matthew Persons, profesor de biología en la Universidad Susquehanna en Pensilvania, Estados Unidos, notó que unas arañas andaban en esa faena, pero no le prestó atención hasta que la escena se repitió otras noches.

Las llevó a su mesa y tomó fotografías. El hallazgo es el primer caso de una hembra con dos machos de Rabidosa punctulata, una actividad que es posible porque las hembras tienen dos órganos reproductivos.

Lógico, el ménage à trois no era por placer. Debe tener ventajas evolutivas, al menos para los machos.

En el cortejo, estos usan una combinación de exhibiciones visuales y comunicación por vibraciones para atraer potenciales parejas. Si la hembra no queda impresionada, puede comerse al exhibicionista. Pero si otro macho recibe el beneplácito de ella, nada impide que otro macho se una a la ‘fiesta’ y también entregue su esperma.

Una posibilidad es que el sexo en trío sea una manera de que este tercer invitado termine comido por la hembra.

Hay unas ventajas además: el macho pegado a la fiesta evita gastar energía en el cortejo y llama menos la atención de depredadores, y evita los combates entre machos por una hembra.

Pero no todo es bueno. También hay inconvenientes: hay gasto de energía que reduce la transferencia de esperma, dificultad para la penetración o inserción en el abdomen del otro macho e intentos de desplazar al otro durante la inseminación.

Uno de los machos perdió incluso una pata en el apareamiento. Tal vez sea por la agitada acción. El apareamiento de esta araña toma de 25 minutos a 1,5 horas, lo que aumenta el canibalismo de la hembra, pero uno de los observados por Persons duró 4 horas.

Esto aumenta la posibilidad de que el trío sea presa de un depredador. El artículo aparecerá en el Journal of Arachnology.

Cosas tiene la naturaleza.

Una planta tramposa

La flor tramposa. Foto cortesía

La flor tramposa. Foto cortesía

Obligadas. Así van las moscas hacia la planta ceropegia gigante C. sandersonii. Y las obliga… ella misma mediante un truco no muy común.

La planta imita la esencia de abejas que son atacadas. A ese ‘llamado’ acuden las moscas, que son retenidas por un tiempo, pero luego liberadas por la planta, que resulta polinizada.

Las moscas son atraídas por ese olor dado que se alimentan de abejas atrapadas, por ejemplo, por arañas en sus redes.

El hallazgo fue presentado en Current Biology.

Estas flores tienen una morfología compleja, incluyendo estructuras para atrapar los polinizadores temporalmente y liberándolos luego”, dijo Stefan Dötterl de la Universidad de Salzburgo en Austria. “Demostramos que las flores atrapadoras imitan sustancias de abejas occidentales para atraer moscas para polinizarlas. Las moscas son atraídas esperando comida pero en vez de eso son capturadas por la flor que no les brinda recompensa y las usa para polinizar”.

Cerca del 6% de las plantas, incluyendo el género Ceropegia, son polinizadas mediante engaños. Se involucran en un anuncio falso para parecer ofreciendo una recompensa como polen o néctar, una pareja o un lugar para poner sus huevos.

El nuevo estudio es de los primeros en demostrar este mecanismo de imitar un olor de un animal adulto como alimento.

Las moscas con las cleptoparásitos, que se alimentan de abejas comidas por arañas.

Un arácnido de hace 305 millones de años

La araña vista con la tomografía. Foto cortesía Garwood et al 2016 / Museum National d’Histoire Naturelle, Paris

La araña vista con la tomografía. Foto cortesía Garwood et al 2016 / Museum National d’Histoire Naturelle, Paris

Llegó del pasado a contar su historia, pero no de cualquier forma. Científicos descubrieron un arácnido de hace 305 millones de años que ayudará a entender la evolución de las arañas de hoy.

Llamada Idmonarachne brasieri por el profesor Martin Brasier, de la Universidad de Oxford, que falleció en 2014, fue hallado en Montceau-les-Mines, Francia.

La fotografía de los orígenes de las arañas siguen inciertos y faltan muchos detalles sobre la adquisición de determinados rasgos y su evolución. El fósil quedó preservado en 3D, lo que ayudará al conocimiento.

Desde hace 2008 se conoce que un grupo, uraraneidas, era ‘hermana’ de las arañas: podían fabricr seda pero posiblemente en capas no como las modernas. Tenían también una estructura tipo cola rematada en el flagelo. Vivieron hace cerca de 385 millones de años.

Este ejemplar, más reciente, debió surgir de una división en algún momento dado.

El análisis de Idmonarachne brasieri sugiere que a medida que evolucionaron, esos animales perdieron esa especie de cola y desarrollaron un tipo de extremidades. Y aunque podrían hacer la seda, carecían de la capacidad de hilar mediante el uso de apéndices especializados, las espirinetas. Estas son los rasgos que definen las verdaderas arañas y les dan más control sobre el uso y distribución de la seda.

Poseía además un abdomen segmentado, diferente al de las modernas arañas.

Para el investigador líder de este estudio, Russell Garwood, de la Universidad de Manchester “nuestro fósil ocupa una posición clave en la evolución de las arañas. No es una araña verdadera, pero nos ha dado información sobre el orden en el que aparecieron rasgos de la anatomía asociados con las arañas a medida que el grupo evolucionaba.

Los arácnidos son un grupo muy diverso que ha sido difícil de ordenar. Por eso estos hallazgos tienen importancia para los estudiosos.

Este ejemplar mide unos 10 milímetros y fue descubierto hace varias décadas, pero no se había podido investigar por tener parte de su cuerpo en roca. Ahora con tomografía computarizada se resolvió el problema, pudiendo observar la parte delantera enclavada.

El estudio apareció en Proceedings of the Royal Society B.

Revelaciones de un fósil de hace 540 millones de años

Foto superior Jie Yang, inferior Yu Liu

No es sencillo encontrar fósiles de hace 500 millones o más y mucho menos que estén bien preservados.

Pero científicos reportaron en Proceedings of the National Academy of Sciences el hallazgo de un animal que vivió hace 540 millones en lo que hoy es el sur de China. Está tan bien preservado que contiene tejido blando y se puede ver el sistema nervioso central, toda una rareza.

Se trata de un animal tipo crustáceo en el que con detalle se pueden ver nervios gracias al estado de preservación. Esto ayudará a los investigadores a estudiar la evolución del sistema nervioso central.

El fósil es un Chengjiangocaris kunmingensis, que vivió durante la explosión del Cámbrico, un periodo de rápida evolución de las formas de vida, cuando apareció en el registro fósil la mayoría de los grandes grupos de animales. Perteneció a un grupo de animales llamados fuxianhuiidos, un ancestro de los artrópodos actuales, ese grupo diverso que incluye insectos, arañas y crustáceos.

“Nos da una mirada única a lo que era un sistema nervioso central”, según el coautor Javier Ortega-Hernández, del Departamento de Zoología de la Universidad de Cambridge. “Es el ejemplo más completo de un SNC del periodo cámbrico”.

En los últimos años se han identificado sistemas nerviosos parcialmente fosilizados de ese periodo, pero eran de cerebros sobre todo y en todos solo había detalles preservados del cerebro, ofreciendo una información limitada, según un informe de la universidad.

C. kunmingensis parece una especie de crustáceo con una cabeza ancha con forma de corazón y un cuerpo largo con pares de patas de distintos tamaños. En su recuperación se detectó el tejido blando.

El SNC coordina todas las funciones motrices y neurales. En los vertebrados está compuesto de médula espinal y cerebro, pero en los artrópodos consiste de un cerebro condensado y una serie de masas interconectadas tipo cadena de tejido nervioso denominado ganglio que semeja una tira de hebras.

Como los artrópodos modernos, C. kunmingensis tenía un cordón de nervios, que es análogo a la médula en vertebrados, que iba por todo su cuerpo, con cada una de las cuerdas tipo ganglios controlando un par de patas.

Lo mejor de la semana en ciencia

Piquero patirrojo en la Isla Navidad. Foto Csiro

1. Era una ave plástica

Cerca del 60% de todas las aves marinas tienen plástico en su estómago reveló el estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, que recogió 50 años de información. En 1960 se encontraba en menos del 5% de individuos, mientras en 2010 era casi el 80%, lo que sugiere que a 2050 cerca del 99% de todas las especies tendrán plástico en su organismo. El estudio sugiere además que 90% de todas las aves vivas hoy han comido alguna clase de plástico en algún momento

2. Un panorama gris

No, no es que esté viendo mal: el mundo parece un poco más gris de lo normal cuando estamos bajitos de ánimo, “feeling blue”, sugiere una investigación publicada en Psychological Science. En el estudio, los participantes que fueron inducidos a sentirse tristes eran menos precisos para identificar colores en el eje azul-amarillo que aquellos que tenían emociones neutras. Es decir: nuestro estado de ánimo y las emociones pueden afectar cómo vemos el mundo alrededor.

3. Ejercicio que satisface

El gozo de trotar, ejercicio que se disfruta. Ese sentimiento de bienestar, de libertas y energía extra que los corredores experimentan a veces no solo es asunto de endorfinas. Un nuevo estudio publicado en Cell Metabolism encontró al parecer otro responsable de esa sensación: la dopamina, un neurotransmisor para la motivación. Los efectos gratificantes del ejercicio son modulados por la leptina, que inhibe la actividad física a través de neuronas de dopamina en el cerebro. A menos leptina, más dopamina y mayor disfrute.

4. Así surgimos

Por primera vez científicos trazaron un mapa de todos los genes activados en los primeros días de un óvulo fertilizado, suministrando una comprensión más profunda del desarrollo inicial del embrión. Poseemos cerca de 23.00 genes, pero a los 2 días de la fecundación solo hay 32 activos y a los 3 días ya son 129. 7 de los genes hallados y caracterizados no habían sido descubiertos. Son aquellos genes los necesarios para iniciar el desarrollo embriónico humano. El estudio apareció en Nature Communications.

5. Resecos

Las sequías y las olas de calor se dan hoy con mucho mayor frecuencia, reveló un análisis de 50 años de información. El estudio publicado en Proceeding of the National Academy of Sciences, definió las olas de calor como 3 a 7 días consecutivos calientes, con temperaturas en el percentil 90 del registro histórico, mientras que las sequías fueron descritas como periodos durante los cuales la precipitación fue 20% o menos con respecto a lo normal.

6. Planeta poco frondoso

Un estudio publicado en Nature sugiere que en el planeta hay 3,04 billones de árboles, mucho más de lo que se estimaba hace pocos años, pero 46% menos que los que había al comienzo de la civilización humana. A cada persona le ‘corresponderían’ 422 árboles. En Colombia son cerca de 51.000 millones, algo más de 1.000 por habitante. El estudio permitirá afinar modelos sobre cobertura vegetal, deforestación y cambio climático.

7. Solo era un escorpioncito

Como para salir corriendo: un escorpión marino gigante de 1,8 metros que, por fortuna, vivió hace 467 millones de años y que es el pariente más lejano de las actuales arañas y garrapatas. Es el pentecopterus, un gran depredador. Su hallazgo fue descrito en BMC Evolutionary Biology, demostrando que los eurypteridos vivieron unos 10 millones de años antes de lo que se estimaba y que debieron ser muy diversos aunque escasean en el registro fósil.

8. No nació para matemático

Los niños prematuros pueden tener una inteligencia algo menor que puede influir en una menor capacidad para las matemáticas y un efecto para el aprendizaje en la edad adulta según artículo publicado en Psychological Science. Un hallazgo que podría ayudar a quienes tienen esa condición, para ser considerados en las aulas de clase. Aunque esta clase de estudios no aplican, lógico, a todas las personas, deben ser replicados por futuras investigaciones.

9. La risa atrae

Si una mujer conoce un hombre. Este trata de ser gracioso y ella se ríe mucho. Posiblemente ella quede interesada en tener una cita con él. Y hay una señal más que podría indicar una posible atracción romántica: si los dos ríen juntos más tiempo, hay una mayor conexión. Eso sugiere al menos un estudio publicado en Evolutionary Psychology.

10. Nuestra mezcla es exclusiva

La Tierra tendría alrededor de 1.500 minerales no descubiertos aún sugiere un nuevo que estudio, que además va más allá: dice que la diversidad mineral de nuestro planeta es única y no tendría par en el cosmos. Los minerales se forman por mezclas novedosas de elementos, combinaciones facilitadas por la actividad geológica y la interacción del agua con las rocas, así como por la actividad biológica como las reacciones químicas con el oxígeno y el material orgánico. El estudio apareció en Earth and Planetary Science Letters.

Resumen científico de la semana

1. Una serpiente con zapatos

No siempre las serpientes se arrastraron. Un estudio en BMC Evolutionary Biology reveló que el ancestro era un animal nocturno, que cazaba furtivamente y que tenía tobillos y dedos en sus patas. El estudio se basó en el análisis de 73 especies de serpientes y lagartos y sugiere que estos reptiles evolucionaron en tierra y no en el mar. Posiblemente se originaron en los cálidos ecosistemas boscosos del hemisferio sur hace cerca de 18 millones de años. El dibujo es de Julius Csotonyi

2. Así morirá el Sol

Astrónomos lograron la mejor fotografía de la nebulosa de la Medusa, también conocida como Abell 21. La estrella en el centro, a punto de terminar su ciclo vital, expulsó las capas externas al espacio. La nebulosa se expande unos 4 años luz y se halla a unos 1.500 años luz. Tras esa fase, el gas se irá disipando y la estrella permanecerá como una enana. Eso le sucederá al Sol en unos pocos miles de millones de años. Los planetas en la cercanía son engullidos en el proceso. La imagen usando el VLT fue mostrada esta semana. Foto ESO.

3. Hay que salvarlos

Un grupo de más de 100 científicos, políticos y ciudadanos revelaron el plan para tratar de salvar de la extinción los gibones de Hainan (Nomascus hainanus), de los cuales solo quedan 25 individuos en menos de 20 kilómetros cuadrados en la selva de la isla china Hainan, siendo uno de los animales más escasos del planeta. Esos individuos conforman 3 grupos, que han quedado reducidos al mínimo por las actividades humanas. Su rescate es la principal prioridad en conservación de mamíferos. La información la proporcionó la Zoological Society of London.

4. Infecciones disminuyen el CE

Una infección no solo afecta su salud y de acuerdo con el tipo puede amenazar hasta su vida, pero esa no es toda la historia. Un estudio danés publicado en Plos One parece demostrar que las infecciones disminuyen la capacidad mental de la persona. En personas con infección se comprobó una disminución del coeficiente intelectual. Y a mayor número de infecciones o cercanía en el tiempo de una con otra, mayor el efecto. Se explicaría porque una infección puede afectar el cerebro directamente y mediante inflamación periférica, lo que afecta la capacidad mental.

5. Un misterioso fabricante

Científicos publicaron en Nature el hallazgo de herramientas de piedra en el noroeste de Kenya, que datan de hace 3,3 millones de años, cuando se creía que en esa época los homíninos existentes no tendrían esa capacidad. No se sabe quiénes las fabricaron, aunque en la región, de la misma época, se han encontrado restos del K. platyops, un homínino. Las herramientas más antiguas que se habían hallado hasta ahora eran de hace cerca de 2,6 millones de años.

6. Rostizados

Un informe de la National Oceanographic and Atmospheric Administration (NOAA) de Estados Unidos reveló que el período enero-abril de este año ha sido el más caliente de la historia de 135 años de registros, para un cuatrimestre similar. Mientras, abril solo fue el cuarto abril más caliente de esos registros, datos que confirman la tendencia creciente al calentamiento global: casi todos los años más calientes han sido los de este siglo.

7. En el acto

Científicos usaron el telescopio espacial Kepler para fotografiar tres tipos de explosiones de supernovas 1a en sus etapas iniciales de ignición, luego a las 3 semanas, hasta que decayeron meses después, encontrando que cada una tiene su propio patrón, aunque el resultado sea el mismo, algo que desafía teorías sobre el tema. En su pico máximo de brillo, las supernovas brillan más que todas las estrellas de la galaxia y han sido por eso usadas para medir distancias. El estudio apareció en Nature.

8. Maternidad y obesidad

Si la madre es obesa, el bebé tendrá problemas de salud durante su vida. Y no tarde, sino de niño. La obesidad ha sido ligada a problemas del corazón, cáncer e hipertensión, entre otros,y en mujeres en embarazo aumenta riesgos. No se había precisado bien cuándo podría afectarse el hijo. El bebé tendrá problemas inmunitarios, de acuerdo con el estudio publicado en Pediatric Allergy and Inmunology.

9. La araña no necesita lentes

Las arañas saltadoras es la familia más grande de arañas y se caracterizan por su excelente visión para un tamaño de menos de 1 centímetro. Un estudio en Current Biology reveló que ven en tres canales de colores. Las arañas tienen cuatro pares de ojos que recogen los distintos aspectos de los alrededores. El nuevo estudio muestra que sus ojos principales ven en rojo, verde y ultravioleta, siendo un ejemplo de convergencia evolutiva.

10. El papel electrónico

Hay teléfonos inteligentes, tabletas y hasta lentes, pero todos duros. Nada flexible. Bueno… científicos presentaron en ACS Applied Materials & Interfaces el primer papel transparente y flexible emisor de luz con el uso de elementos amigables con el ambiente mediante un método simple. Es un papel fabricado de nanocelulosa a partir de polvo de madera en infusión con cristales de zinc y selenio. Se enrolla y desenrolla sin quebrarse.

El sistema nervioso más antiguo

Pues sí, está ahí, pero ¿cuándo surgió? Un fósil muy bien conservado de hace 520 millones de años reveló el primer sistema nervioso central de un animal conocido hasta ahora.

La criatura, la primera descubierta de su clase, pertenece a un grupo extinguido de animales que tenían un par de grandes ‘garras’ que salían de su cabeza. Las estructuras de cerebro y nervios en este ejemplar de solo 3 centímetros sugieren que es un pariente lejano de arañas, escorpiones y cangrejos de herradura.

El hallazgo fue presentado en Nature hace unas semanas y ofrece pistas sobre la evolución primigenia de algunos animales. Hace más de 500 millones de años el curso evolutivo de los artrópodos se dividió en dos: una rama condujo a las arañas, escorpiones y cangrejos de herradura, la otra a insectos, milípedos y crustáceos.

Uno de los autores, Nick Strausfeld, profesor de la Universidad de Arizona, indicó que los megacheiranos tenían un sistema nervioso central como el de los escorpiones y cangrejos de hoy, lo que indica que los ancestros de las arañas y sus parientes vivieron lado a lado con los de los crustáceos en el Cámbrico bajo.

El fósil descubierto pertenece al ahora extinguido grupo de animales marinos conocidos como Alalcomenaeus, miembro del grupo megacheirano. Tenían segmentos alargados de cuerpo con cerca de una docena de pares de extremidades para nadar o caminar, así como un par distintivo de protuberancias tipo tijeras a partir de la cabeza, quizás usadas para detectar y agarrar presas.

La historia jamás contada se conoce de a poco.

Gusanos construyen casas de interés social

Este es el caso del gusano que construye casas de interés social. Sí, los gusanos enrolladores de hojas, considerados plagas en muchas regiones, cumplen un papel ecológico grande.

Los del género Anaea son las larvas de las mariposas alas de hoja, llamadas así porque sus alas semejan hojas muertas. Se protegen en su etapa de gusano al enrollarse en una hoja, como un cigarro envuelto y se aseguran con una seda que producen.

Los Anaea solo usan su ‘cabaña’ de hojas durante una semana más o menos, pero las hojas enrolladas permanecen hasta un año, lo que permite que distintos artrópodos tengan vivienda.

De acuerdo con un estudio aceptado para publicación en Ecology, esas moradas sirven de hogar a más de una docena de artrópodos.

Camila Vieira, ecóloga de la Universidad de Campiñas en Sao Paulo, Brasil y el biólogo Gustavo Romero tomaron hojas enrolladas o no de 67 plantas Croton floribundus, favoritas de esos gusanos. Enrollaron unas y las examinaron cada 15 días. Los resultados fueron contundentes: durante la temporada seca de junio a septiembre, el número de especies de insectos que usaron esas viviendas fue 9 veces más grande que el número d especies halladas en las hojas lisas. E incluso en la época lluviosa de diciembre a marzo, había 5 veces más especies en las hojas enrolladas que en las otras.

“Toda la comunidad de artrópodos que alberga esa planta están influenciados por las hojas enrolladas de los gusanos”, dijo Vieira a OurAmazingPlanet.

En total en las hojas enrolladas los investigadores encontraron más de 9.000 artrópodos de 433 especies. En la temporada seca, las hojas enrolladas en 60 plantas de la selva brasileña albergan más de 3.000 bichos, incluyendo arañas, escarabajos, grillos y gusanos, incluido otro distinto a los Anaea que parece toma ventaja del nido ya construido por lo que se evita ese trabajo.

Los autores creen que las hojas enrolladas son como unos micro ambientes que protegen los artrópodos de la nociva radiación ultravioleta y que evita que se deshidraten. Como aquellos gusanos están por todos lados, son fundamentales en el ecosistema.

El amor reduce el dolor físico

Si se curar heridas se trata… el amor. Una nueva investigación revela que mirar la foto de la persona amada activa la actividad neural en la zona del cerebro relacionada con los sentimientos de seguridad, lo que ayuda a llevar el dolor físico.

Una investigación previa había demostrado que la presencia de esa persona amada aliviaba el dolor, pero en el estudio publicado esta semana en Proceedings of the National Academy of Sciences se logró precisar el área cerebral involucrada en el fenómeno.

Los investigadores tomaron imágenes de resonancia magnética de los cerebros de 17 mujeres que miraban fotos de su pareja sentimental o bien objetos inanimados. Al tiempo, les aplicaban cortos shocks y les pedían calificar la intensidad del dolor. Aunque los shocks siempre eran idénticos, las mujeres reportaron menos dolor cuando miraban la foto de la persona amada. Esas diferencias en la sensación de dolor se relacionaba con actividad en la corteza prefrontal ventromedial, que actúa en los sentimientos de riesgo y temor, sugiriendo que las imágenes agradables suprimían en parte esas emociones.

Los científicos han advertido el efecto opuesto cuando las personas miran imágenes de arañas o serpientes, en cuyo caso el dolor se siente más fuerte.

“En la literatura la gente habla acerca del estímulo preparado de miedo, arañas y serpientes son cosas que estamos preparados innatamente para temer”, según dijo a Wired la psicóloga Naomi Eisenberger, de UCLA.

“Las imágenes del ser amado puede actuar como señales preparadas de seguridad, dado que los individuos, en nuestra historia evolutiva han favorecido nuestra supervivencia”.

Qué arañas tan tramposas

Como en época de Navidad se acostumbran los regalos, qué tal esta nota de ciertas arañas muy dadivosas.

En una especie de arañas de telaraña, los machos a menudo cautivan a sus potenciales amigas hembras con regalos envueltos en seda. El apareamiento parece asegurado y durante el la hembra desenvuelve el regalo en busca de una apetitosa presa. Pero algunos machos, como entre humanos, son inescrupulosos: algunos les ofrecen semillas o el exoesqueleto ya hueco de un insecto.

Frente a tal abuso, ¿cómo escapar de la ira de ellas?

En un experimento, científicos les daban a los machos potenciales regalos, bien una mosca o algo no comestible, como una motita de algodón. A otros se les entregó regalo alguno.

Los que nada llevaron a su pretendida hembra, no tuvieron acceso a lo que deseaban: el apareamiento. Aquellos que sí llevaron el presente, pudieron copular. Pero si el regalo no tenía valor alguno, las hembras pronto se daban cuenta del engaño y desmontaban al macho, lo que no les daba tiempo de transferir el esperma.

El estudio apareció en el journal BMC Evolutionary Biology y fue de María J. Albo et al.

Las hembras preferían machos que les presentaban regalos comestibles. Unos machos saben que no tienen mucho espacio para la acción sin gastar la energía en un regalo real, mientras que ellas ponían la misma cantidad de huevos de machos que les daban regalos reales o de los que entregaban presentes falsos.

Como ambas estrategias parecen ser efectivas, esa conducta tramposa no ha desaparecido y la especie mantiene una buena reserva de padres irresponsables.