Mis 10 noticias científicas de la semana (2-8)

1. Detuvieron el VIH

En un avance de impacto las células inmunitarias de 12 pacientes positivos por VIH han sido modificadas genéticamente con éxito para resistir la infección y disminuir la carga viral de modo que dejaron de tomar la terapia antirretroviral, incluyendo una persona cuyos niveles se hicieron indetectables. Es el primer estudio reportado de una edición de genes en humanos, lo que demuestra que se pueden modificar las células T para imitar una resistencia natural al virus, introducirlas de nuevo, hacer que se mantengan y mantener la infección a raya sin la necesidad de drogas. La investigación apareció publicada en The New England Journal of Medicine.

2. Con los ojos del sonido

Un hombre ciego de nacimiento tiene ahora un hobby que nadie creería: fotografía. Esa nueva pasión gracias a un sistema que convierte las imágenes en secuencias de sonidos, lo que no solo permite una ‘vista’ a los invidentes sino que desafía la forma como los neurólogos piensan que está organizado el cerebro. El estudio apareció en Current Biology. El sistema escanea imágenes de izquierda a derecha convirtiendo las formas de la foto en sonido, con la ubicación más alta en la imagen correspondiendo a frecuencias más altas. Y una línea diagonal de izquierda a derecha se convierte en una serie de notas musicales ascendentes. Y si bien imágenes complicadas aparecen con mucho ruido, con suficiente entrenamiento la persona puede aprender a escuchar las escenas de la vida diaria.

3. La rabia mata

La ira, ese sentimiento necesario en ocasiones, es malo para la salud. Un estudio del Beth Israel Deaconess Medical arrojó que quienes padecen ataques serios de rabia tienen 5 veces más riesgo de morir en las 2 horas siguientes al estallido. El estudio publicado en el European Heart Journal reveló que hay un una evidencia consistente de mayor riesgo cardiovascular tras un episodio de rabia. El riesgo de ataque cardíaco es 4,7 veces mayor y el riesgo de derrame debido al bloqueo arterial era 3,6 veces más alto que en otros momentos.

4. El mar se llevará los recuerdos

Más de 700 sitios considerados patrimonio de la humanidad se perderían por el aumento del nivel del mar debido al calentamiento global reveló un estudio presentado en Environmental Research Letters. Dentro de los amenazados figura la zona histórica de Cartagena de Indias. Están además la estatua de la Libertad, la Ópera de Sidney y la Torre de Londres, que desaparecerían si se mantiene la tendencia de un aumento de 3°C en los próximos 2.000 años, un escenario muy probable y nada extremista dijeron los autores.

5. La malaria trepará las montañas

Un estudio publicado en Science analizó la situación de una región africana en Etiopía y Antioquia donde la malaria está presente, concluyendo que el aumento de la temperatura debido al cambio climático hará que el vector suba a zonas montañosas, donde podría convertirse en una amenaza seria de salud pública en zonas donde sus pobladores no tienen inmunidad adquirida frente al mal. En años calientes el mosquito ha subido hasta 360 metros.

6. No coma carne ni de por aquí y queso tampoco

Una dieta rica en proteína animal durante la edad media de la vida aumenta por 4 el riesgo de morir por cáncer, reveló un estudio en Cell Metabolism. El queso, el pollo, la carne y la leche tendrían efecto nocivo en esa etapa de la vida, mientras que luego de los 65 su consumo moderado puede traer beneficios para la salud de la persona. El estudio va en contravía de dietas altas en proteína como Paleo y Atkins. Hasta ahora ningún estudio, según los autores, había mostrado una correlación definitiva entre consumo de proteína y riesgo de muerte. La proteína de origen vegetal, se concluyó, no parece tener ese efecto negativo y no se sabe porqué.

7. Tres rocas pasaron por acá

A falta de uno tres asteroides pasaron cerca de la Tierra esta semana. Dos de ellos incluso más cerca que la distancia a la que está la Luna. Los tres fueron descubiertos solo unos pocos días antes de su paso, lo que evidencia la desprotección en que se encuentra el planeta, vivida ya el año pasado con el meteorito que explotó sobre la región rusa de Chelyabinski. Hasta hoy han detectado 1.458 asteroides potencialmente peligrosos y se cree que miles no han sido hallados, aunque no para provocar daño a escala planetaria.

8. Enanas bien pobladas

En casi todas las estrellas enanas rojas, que son ¾ de las que hay en el universo, debe haber planetas. Así lo sugiere un estudio que identificó 8 nuevos planetas en esos cuerpos, 3 de ellos considerados super Tierras en zona de habitabilidad (aquella donde puede existir agua líquida). También sugiere que estas super Tierras deben orbitar alrededor de al menos ¼ de las enanas rojas en el propio vecindario del Sol. La investigación aparecerá en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

9. Regreso del pasado

Científicos reportaron el hallazgo de un virus gigante en las nieves eternas de Siberia, el cual ha estado allí desde hace 30.000 años. El virus, llamado Phitovirus no afecta animales ni humanos. Con el hallazgo ahora son tres las familias de virus gigantes que se han descubierto. El artículo, publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, abre la posibilidad de que al calentarse el planeta y derretirse el permafrost queden expuestos virus que podrían ser potencialmente peligrosos, como aquellos que convivieron con Neandertales y ancestros del hombre moderno hace unas decenas de miles de años.

10. Una gran amenaza

Científicos reportaron en Plos One el hallazgo de lo que sería una nueva especie de dinosaurio, Torvosaurus gumeyi. Encontrado en lo que hoy es Portugal vivió hace cerca de 150 millones de años y sería el mayor depredador que existió en Europa en aquel entonces. Sus dientes medían 10 centímetros, el animal pesaba de 4 a 5 toneladas y tuvo cerca de 10 metros de longitud.

Mis 10 noticias científicas de la semana (18-24)

1. Disminuyan velocidad, por favor

No conducen auto pero saben que hay un límite de velocidad. Cuando los autos se acercan por la carretera, algunos pájaros parecen despreocupados hasta que de repente alzan vuelo. La distancia a la que vuelan depende del límite local de velocidad, reveló un sorprendente estudio en Biology letters. A más alto límite, los pájaros vuelan más rápido, lo que sugiere que han aprendido a responder a la velocidad con la que se puede transitar en el sector. Podría ser que alzan vuelo dependiendo de ese límite para aprovechar al máximo la ingestión de comida.

2. Corazón, no me mates

Tras un ataque cardíaco las células musculares dentro de la región afectada mueren y forman una cicatriz. Una vez muere el músculo, no puede ser recuperado, lo que para la persona significa que vivirá el resto de su vida con una falla cardíaca y con un corazón que no puede latir con toda su capacidad. Limitando algunas veces actividades como el ejercicio. Científicos de los Institutos Gladstone revelaron que ese daño no tiene que ser permanente: encontraron una manera de transformar las células de ese tejido cicatrizado en otras que semejan mucho células de un corazón que late. El año pasado lo habían logrado en células de ratón y ahora con células humanas en laboratorio.

3. Libres de toda atadura

De cuando en cuando astrónomos observan planetas errantes, expulsados de su residencia por fuerzas estelares. Ahora, un grupo indicó que no necesariamente es así, sino que esos planetas pudieron nacer en lugares onde no hay estrellas gracias a la existencia de nubes frías interestelares. La teoría aceptada dice que los planetas se forman por acreción a partir del disco de polvo y gas tras la formación de las estrellas. El estudio fue hecho observando la nebulosa de Roseta a 4.600 años luz, donde hay más de 100 nubes en las que podrían formarse. El estudio fue publicado en Astronomy & Astrophysics.

4. Les cayó del cielo

Del cielo sí cae maná. Algunas artesanías de oro del antiguo Egipto que están en el Museo Petrie de la Universidad College de Londres no fueron elaboradas a partir de hierro de una mina sino que¡cayeron del espacio! Científicos establecieron que las piezas fueron elaboradas hace 5.000 años con el mineral caído en un meteorito, lo que de paso evidencia el dominio de la fundición en aquellos tiempos, pues se elaboraron piezas para un collar. El estudio fue publicado en el Journal of Archaelogical Science.

5. Tú eres un suicida en potencia

En un estudio más que sorprendente, científicos revelaron en Molecular Psychiatry el descubrimiento de biomarcadores en la sangre relacionados con el suicidio, lo que podría aportar pistas sobre los mecanismos biológicos detrás del pensamiento y la conducta suicida y ayudar a identificar aquellos en riesgo. Los resultados, sin embargo, se basan en una muestra pequeña de personas con esquizofrenia o desorden bipolar, por lo que hace falta ver si se relacionan con otros estados mentales.

6. No estaba muerto, solo dormía

La Nasa decidió activar el satélite Wise, que durante dos años había explorado los misterios del universo proporcionando detalles no vistos hasta entonces. En 2011 fue apagado y enviado al ostracismo, pero ahora el telescopio de infrarrojos de 40 centímetros será encendido para otra misión: encontrar asteroides potencialmente peligrosos para la Tierra. En sus días finales, en 2010, había dedicado el tiempo a descubrir asteroides y cometas en el cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter. La nueva vida de Wise irá hasta 2017 según la Nasa.

7. Mamá nos envejece

A medida que crecemos nuestras células cambian y se dañan. Científicos de los Institutos Karolinska y el Max Planck demuestran que el envejecimiento no solo es causado por la acumulación de cambios durante nuestra vida, sino por los genes que adquirimos de nuestra madre. El estudio aparece publicado en Nature. Uno de ellos cambios más importantes del proceso de envejecimiento ocurre en la mitocondria en las células, que contiene su propio ADN y que cambia más que el ADN del núcleo, lo que tiene un mayor impacto en el envejecimiento. El ADN mitocondrial lo recibimos de la madre.

8. Se nos derrite el piso

Como ha ocurrido en los últimos 10 años, el hielo del Ártico sigue mostrando niveles bajos al llegar el verano. Nueva medición del 21 de agosto reveló que hoy está en 5,83 millones de kilómetros cuadrados, que aunque no es la cifra más baja tenida en 2012 (4,3 millones de kilómetros cuadrados) sí es mucho menor al máximo tenido en 1996 cuando se midieron 8,2 millones de kilómetros cuadrados para la misma fecha, reveló la Nasa. La preocupación es seria: cada año la extensión mínima se reduce, lo que indica que no alcanza a recuperarse lo suficiente durante el invierno.

9. La noche más brillante

Gracias a un nuevo tipo de cámara astrónomos de La Universidad de Arizona y los Observatorios Arcetri en Florencia y Carnegie lograron tomar las mejores imágenes del cielo nocturno jamás logradas hasta ahora desde la superficie terrestre. El sistema de óptica adaptativa MagAO permitió captar imágenes definidas de la nebulosa de Orión y de dos sistemas binarios de difícil resolución: Teta Ori C y Teta 1 Ori C. Con el desarrollo se resuelven objetos de solo 0,02 arcsegundos, el equivalente a una moneda de 100 pesos vista a más de 160 kilómetros de distancia.

10. Una derrota muy grasosa

Un estudio publicado en Psychological Science reveló que cuando su equipo pierde, los seguidores son más datos a comer alimentos con más grasa saturada y azúcar. Cuando gana, comen más sano. La situación sería peor para aquellos seguidores de equipos con mal rendimiento, por lo que deberían tener conciencia y contrarrestar la ingestión nociva. Cuando el equipo pierde de manera inesperada, por estrecho margen o cuando el rival no es más fuerte, se come peor.

En el cerebro está la respuesta a la hipertensión

Que hipertensión y cerebro estén ligados no es caso nuevo y es más que lógico. Pero que en el cerebro esté la fuente de la hipertensión, sí que es novedad.

Un estudio publicado en el Journal of Clinical Investigation rastrea la hipertensión hasta una nueva fuente celular en el cerebro y muestra que los tratamientos dirigidos a esa área pueden reversar la enfermedad.

En lo que los pares que revisaron el estudio denominan ‘un nuevo paradigma’, para enfrentar la creciente epidemia mundial de hipertensión, esta mirada a las raíces podría ser una esperanza para los 1.000 millones de personas que padecen el complicado mal.

La hipertensión se presenta cuando la fuerza de la sangre contra los vasos sanguíneos crece lo suficiente como para crear problemas como un ataque cardíaco, derrame o afectar corazón y riñones. El corazón bombea más duro y a menudo la hormona angiotensina Iihace que se active la hipertensión activando las células nerviosas que contraen los vasos sanguíneos.

“Sabíamos que el sistema nervioso central orquesta este proceso y ahora hallamos el conductor”, dijo Robin Davisson, profesor de Fisiología Molecular en Cornell.

El laboratorio de Davisson rastreó las señales neuroquímicas hasta el retículo endoplasmático, esa fábrica de proteínas y centro de control del manejo del estrés en cada célula. Si algo no funciona en la célula, el retículum activa procesos para adaptarse al estrés. El estrés prolongado en el retículo deriva en en enfermedades y varios agentes estresantes a los que el retículo responde han sido conectados con la hipertensión.

El laboratorio encontró que altos niveles de angiotensina II agregan estrés al retículo, que responde activando una cascada de señales neuronales y hormonales que desencadenan la hipertensión.

No todas las células en el retículo conducen la orquesta. Aquellos que desencadenan la señal en cascada se encuentran cerca al fondo de una estructura cerebral con forma de puerta, el órgano subfornical. A diferencia de la mayor parte del cerebro, estese halla fuera de una barrera protectora que impide que la mayoría de partículas entren al cerebro. Este órgano puede interactuar con partículas como la angiotensina II que es muy grande para pasar la barrera y también se puede comunicar con la cámaras internas del cerebro.

Esta es una buena noticia para desarrollar terapias al situarse el órgano fuera de aquella barrera, por lo cual puede ser alcanzado mediante tratamientos comunes como pastillas o inyecciones.

El laboratorio demostró que los tratamientos que inhiben el estrés en el retículo en el órgano subfornical pueden detener la hipertensión debida a la angiotensina y llevar la presión a niveles normales.

Suplementos de omega-3 serían poco útiles

Pese a tantos elogios y a ser tan recomendados por muchos médicos, los ácidos grasos omega 3 no serían nada benéficos para evitar las enfermedades del corazón.

No es que se haya hecho un nuevo estudio, aclaró un informe aparecido en Los Angeles Times, basado en un informe aparecido tan solo el miércoles en el Journal of the American Medical Association. No, lo que hizo un grupo de investigadores fue revisar 20 estudios de 1989 para acá, que involucraban cerca de 70.000 pacientes.

Tan recomendado ha sido este suplemento que en Europa, por ejemplo, si un médico no lo recomienda se considera como caso de mala práctica médica.

La revisión afirma con claridad que esos ácidos grasos poliinsaturados no reducen el riesgo de ataque al corazón, derrame ni muerte prematura.

Varios estudios recientes habían puesto en duda los beneficios de ese compuesto, creando confusión. Ahora llega este examen, de investigadores de la Universidad de Ioannina en Grecia, a la literatura que recomendaba los suplementos.

Entre las observaciones, los autores dijeron que los estudios más antiguos sobre los suplementos de omega-3 y la salud cardiovascular se mostraban sólidos, con un efecto significativo, pero cuando se hacían estudios al azar, los resultados no eran tan claros.

Una de las razones podría ser que los primeros estudios se realizaban con personas que sabían que estaban tomando esos ácidos grados, personas en su mayoría hombres que habían padecido un ataque cardiaco.

Uno de los debates sobre omega-3 tiene que ver con las recomendaciones clínicas. La Food and Drug Administration lo aprobó solo como agente reducidor de triglicéridos, mientras algunas autoridades europeas los recomiendan para pacientes que han sufrido un ataque u otros problemas cardiovasculares.

Las recomendaciones en la etiqueta, crean confusión, dijeron los autores.

Robert Bonow, citado por el diario, un cardiólogo de Chicago que no participó en el estudio, está de acuerdo con la conclusión de que no todos se benefician por ingerir ese suplemento.

Para él, cualquier efecto benéfico es poco frente a lo mucho que benefician el ejercicio, mantener un peso adecuado y controlar el colesterol alto así como la presión arterial. Sin embargo, aclaró, los suplementos parecen ser útiles para personas con corazones muy débiles, como lo reportó un estudio en JAMA.

También los omega-3 son útiles en reducir los peligrosos triglicéridos, grasas que circulan en la sangre y pueden ser nocivas en niveles altos.

Foto Wikipedia Commons

Bacterias intestinales predicen riesgo de infarto

Dime qué bacterias tienes en tus intestinos y te diré si tendrás un ataque cardiaco.

Sí, una nueva investigación publicada en The Faseb Journal sugiere que los tipos y niveles de bacterias en los intestinos podrían ser utilizados para predecir la probabilidad de una persona de sufrir un ataque al corazón y su manipulación podría reducir el riesgo.

El descubrimiento podría conducir a nuevos tests de diagnóstico y terapias para prevenir el infarto.

La investigación sugiere, además, que los probióticos pueden proteger el corazón en pacientes sometidos a cirugía del corazón y a angioplastia.

“Nuestro descubrimiento es un hito revolucionario en la prevención y tratamiento de ataques al corazón”, dijo John E. Baker, autor del estudio en el Medical College of Wisconsin. “El vínculo bioquímico entre la bacteria intestinal, sus metabolitos y el daño del corazón reducirá el riesgo de muerte de un ataque y, junto con el uso de probióticos, mejorará la salud cardiovascular de la población”.

Baker y colegas condujeron experimentos con tres grupos de ratas. El primero con una dieta estándar. El segundo fue tratado oralmente co0n el antibiótico vancomicina en el agua que bebían. Y el tercero fue alimentado con un suplemento de probióticos con Lactobacillus plantarum, una bacteria que elimina la producción de leptina.

El grupo tratado con el antibiótico tenía niveles reducidos de leptina (una hormona proteína con un rol en el apetito y el metabolismo), lo que derivó en menos ataques y una mejor recuperación de la función mecánica que el grupo de la dieta estándar. El antibiótico redujo el número total de bacterias en los intestinos y alteró la abundancia de tipos específicos de bacterias y hongos que viven en el intestino.

Tratar esas ratas con leptina mejora la protección producida por el tratamiento con leptina. El tercer grupo fue tratado con probióticos que también alteraron el número y los tipos de bacteria y hongos en el intestino. Como las tratadas con antibióticos, estas ratas también tenían menores niveles de leptina produciendo menor número de ataques cardiacos y una mayor recuperación de la función mecánica en comparación con el primer grupo.

La leptina incrementaba la protección brindada por el probiótico.

No se trata de prescribir yogur para prevenir los ataques, aunque la investigación ayuda a entender mejor cómo el microbioma afecta nuestra respuesta a las lesiones, dijo Gerald Weissmann, M.D., editor en jefe de Faseb Journal.

En la foto, bacterias.

Estuvo 96 minutos sin pulso y… salió coleando

Parece imposible, pero sucedió. Lo llamarán milagro, lo llamarán atención médica, pero sigue siendo inexplicable.

En la versión electrónica de Mayo Clinic proceedings se reportó el caso de un hombre de 54 años que sufrió un ataque cardiaco y estuvo ¡96 minutos sin pulso! Luego revivió y se recuperó por completo.

El caso es que el paciente se desplomó en una zona rural en Minnesota, Estados Unidos pues sufrió un ataque cardiaco. Recibió reanimación cardiopulmonar y choques con desfibrilador, pero no respondía.

Se recuperó tras más de hora y media sin pulso, de acuerdo con lo explicado por Roger White, anestesiólogo y especialista en atención cardiaca, autor del artículo.

El personal que acudió le administró 12 choques con el desfibrilador y mantuvo el flujo sanguíneo mediante compresiones continuas del pecho.

Pero hubo una ayuda clave: la capnografía, que se emplea para controlar a los pacientes en el quirófano, pero que rara vez utiliza el personal de emergencias para tratar un paro cardíaco. Esta mide cuánta sangre fluye a través de los pulmones y, por tanto, a otros órganos. Gracias a que esa medida estuvo siempre en un nivel suficientemente alto, el personal de rescate no cesó en su afán por reanimarlo.

“El pulso reapareció gradualmente”, dijo White.

Una vez recuperado el pulso, el paciente fue enviado vía aérea al hospital, donde se descubrió que tenía una arteria ocluida. Se extrajo el coágulo y se le colocó una endoprótesis.

A la semana y media, el paciente recibió el alta, sin mostrar problemas neurológicos por el extenso período que permaneció sin pulso.

Poco tiempo después se sometió a una operación a fin de tratar su enfermedad cardiaca subyacente.

White dijo en un informe de prensa de la Clínica Mayo que el caso plantea la necesidad de estudiar más sobre las técnicas de apoyo vital avanzado y el empleo de tecnología de tiempo real, como la capnografía, que es capaz de validar la eficacia de los esfuerzos por reanimar a alguien”.

Medicina para el dolor lo puede despachar del todo

Tómese esa pastillita para el dolor de cabeza y… ¡desaparezca para siempre! Sí. Analgésicos de uso común para la inflamación pueden aumentar el riesgo de ataque cardiaco, accidente cerebrovascular o muerte, sugiere una revisión de investigaciones existentes.

Investigadores suizos analizaron los resultados de 31 ensayos sobre medicamentos antiinflamatorios no esteroides (los llamados Aine) y concluyeron que se debe considerar el riesgo cardiovascular antes de recetar cualquiera de ellos.

“Se usan mucho en todo el mundo para tratar el dolor y la inflamación”, dijo Gregg Fonarow, de la American Heart Association y profesor de cardiología de la Universidad de California en Los Ángeles.

“Varios estudios han mostrado que muchos de estos agentes se asocian con un mayor riesgo de eventos cardiovasculares, sobre todo cuando se usan en dosis más altas y por periodos más largos, pero sigue habiendo incertidumbre en cuanto a la magnitud del riesgo y cómo el riesgo cardiovascular podría variar con los distintos Aine”, dijo Fonarow, que no participó en el estudio.

Todos los medicamentos estudiados aumentaban el riesgo de eventos cardiovasculares, pero la magnitud del riesgo es pequeña en términos absolutos, de cerca de un evento cardiovascular por 100 pacientes-años de seguimiento, agregó Fonarow.

“En muchos pacientes, los beneficios podrían superar el riesgo y se pueden tomar otras medidas para reducir el riesgo cardiovascular”, aseguró.

El informe aparece en la edición en línea de la revista BMJ.

En 2004, el Vioxx (rofecoxib), una clase de AINE llamada inhibidores de la COX-2, se retiró del mercado debido a su vínculo con un mayor riesgo de ataque cardiaco.

Ahora, un equipo liderado por Peter Juni, del Instituto de Medicina Social y Preventiva de la Universidad de Berna, revisó 31 ensayos que incluyeron a 116,429 pacientes.

Entre los analgésicos que tomaban los pacientes se encontraban naproxeno, ibuprofeno, diclofenaco, celecoxib, etoricoxib, rofecoxib, lumiracoxib o un placebo.

En general, el número de eventos cardiacos entre pacientes que tomaban AINE fue bajo. En 29 ensayos hubo 554 ataques cardiacos. En 26 ensayos, se informó sobre 377 accidentes cerebrovasculares y en 28 ensayos murieron 676 personas.

En comparación con los pacientes que tomaban un placebo, los que tomaban rofecoxib y lumiracoxib tenían el doble de riesgo de ataque cardiaco, mientras que los que tomaban ibuprofeno tenían más de tres veces el riesgo de accidente cerebrovascular. Los mayores riesgos de muerte cardiaca se asociaron con el etoricoxib y el diclofenaco, donde el riesgo fue unas cuatro veces mayor que para el placebo, encontraron los investigadores.

El naproxeno, señalaron, pareció ser el medicamento menos dañino.

“Aunque sigue habiendo incertidumbre, existe poca evidencia que sugiera que alguno de los fármacos investigados sea seguro en términos cardiovasculares. Se debe tomar en cuenta el riesgo cardiovascular al recetar cualquier medicamento antiinflamatorio no esteroide”, concluyeron.