Las 10 noticias científicas

Péndulo para hipnotismo. Foto Pixabay

Péndulo para hipnotismo. Foto Pixabay

 

1. Duérmase, duérmase

Los párpados le pesan, sus brazos se tornan ligeros, usted se ve flotando. Hipnosis, una antigua forma de medicina psicoterapia que no convence a todos. Científicos de Stanford University encontraron cambios en 3 áreas cerebrales cuando la persona está hipnotizada, hallazgo publicado en Cerebral Cortex. Cambios reales en la corteza anterior cingulada, la corteza prefrontal dorsolateral y la ínsula. En personas fáciles de hipnotizar esta técnica ha servido para reducir el dolor crónico y de procedimientos médicos, de lo que se han ocupado estudios previos.

2. Inactividad riesgosa

El impacto de la escasa capacidad física en el riesgo de muerte solo es superado por el cigarrillo, en hombres de edad media, reveló un estudio en el European Journal of Preventive Cardiology. Es un riesgo mayor que la presión alta o el colesterol elevado, según los autores. Un estudio que recuerda la importancia de mantenerse activos físicamente durante toda la vida y que observa que mientras el consumo de tabaco se ha reducido, aún no se logran avances significativos en incrementar la actividad física de la población en general.

3. Palma, bosques y biodiversidad

Más del 30 % de las selvas sin protección en áreas adecuadas para el cultivo de palma de aceite están en peligro en 4 continentes reveló un estudio en Plos One. Los investigadores analizaron la situación en 20 países, entre ellos Colombia, sabido que acá ha crecido con celeridad el cultivo de palma en distintas regiones, como la Orinoquia o altillanura como llaman algunos. Un crecimiento en el país del 69.5 % en área plantada desde 1989. Muchas de las plantaciones en los países analizados se hacen en tierras donde se ha tumbado la selva. El estudio profundiza además en la amenaza a la biodiversidad de aves y mamíferos por la deforestación en tierras aptas para la palma.

4. Una estrella solitaria

Cuando CX330 fue detectado como fuente de rayos X por el observatorio espacial Chandra de la Nasa, no parecía nada extraño. Pero al mirarlo con el observatorio espacial Wise se detectó gran cantidad de polvo caliente alrededor. Al comparar datos con otros suministrados por el telescopio espacial Spitzer todo parece indicar que es una estrella joven que ha estado emitiendo destellos por un tiempo, que la hacen muy brillante. Pero el cuento es que está en una región donde no debería, es decir anda sola acabándose de formar pues apenas debe tener como 1 millón de años, lejos de cualquier vecino, lo cual no es común. El informe apareció en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society. No se sabe qué tanto crecerá.

5. La ballena con pico

Mediante análisis genético, que ha sido herramienta básica en los últimos años para identificar especies, científicos encontraron una nueva ballena de pico, de color café, distinta a la ya conocida ballena de Baird. En el análisis genético de 178 de ballenas se detectaron 8 individuos de la nueva especie, que es esquiva y de la cual tal vez no exista una población alta. El hallazgo se publicó en Marine Mammal Science y recuerda que falta mucho por conocer de la vida marina, que es destruida a grandes pasos.

6. Ejercicio y longevidad

Un artículo en Science Advances encontró una relación entre el ejercicio y la vida más larga debido a una protección que aquel brindaría sobre los telómeros, cápsulas que protegen los cromosomas y cuyo acortamiento con el paso de los años va reduciendo la vida al reducir la capacidad de reposición de las células y tejidos. El hallazgo corrobora estudios previos que también sugerían que el ejercicio protegería contra el envejecimiento.

7. Envenenados

Una investigación en Proceedings of the Royal Society B reprotó que dos insecticidas neocotinoides pueden estar afectando machos de las abejas reduciendo su vida y el número de espermatozoides vivos, lo que en últimas afecta la supervivencia de estos insectos. Esos productos están parcialmente prohibidos en Europa. Un hallazgo más que aporta a la actual y muy real crisis de los polinizadores en amplias regiones del planeta.

8. Especies en el limbo

Cuántas especies de plantas se están extinguiendo no se sabe dada la dificultad para declarar una extinción, sugiere un artículo en Science. En 1990 se predijo que par 2015 se habrían extinguido 30.000 pero el año pasado solo había reportes de menos de 150. ¿Qué pasó con el resto: La extinción no es un proceso rápido y menos su certificación. Muchas de las especies en vías de desaparecer se consideran ‘muertos vivientes’ porque aunque quedan unas no es viable su reproducción y persistencia.

9. Los primeros agricultores

Un análisis genético permitió distinguir tres poblaciones diferentes donde surgieron las prácticas agrícolas, dos de ellas nuevas: Anatolia en Turquía, ya registrada, y el Levante e Irán, prácticas que surgieron hace 12.000 a 8.000 años y que pudieron suponer un intercambio entre esas culturas. En cada una cada proceso fue diferente. El estudio apareció en Nature.

10. Misterioso planeta enano

Ceres es el mayor cuerpo en el cinturón principal de asteroides entre Marte y Júpiter. De hecho es un planeta enano. En su historia debería haber acumulado 10 a 15 cráteres más grandes de 400 kilómetros y al menos 40 mayores a 100 kilómetros. Pero la sonda Dawn que estudia ese cuerpo, solo ha hallado 16 más grandes de 100 kilómetros pero ninguno mayor a los 175. Un estudio publicado en Nature Communications sugiere actividad interna que poco a poco borró la mayoría de esos cráteres de impacto en un sitio donde debió existir una violenta ola de colisiones hace miles de millones de años.

Detectan ballena no vista en 150 años

La más rara y escasa ballena de los océanos fue detectada… dos años después de morir. En más de 150 años no se había visto un ejemplar.

En efecto, dos ejemplares de las ballenas pico de espada (Mesoplodon traversii), una madre y su hijo, atracaron y murieron en diciembre de 2010 en la playa Opape al norte de Nueva Zelanda. La madre medía 5,3 metros, su hijo 3,5.

Un reporte describiendo las ballenas y el análisis de su ADN apareció esta semana en el journal Current Biology.

“Hasta hoy, todo lo que tenemos acerca de estas ballenas son 3 cráneos incompletos recogidos en Nueva Zelanda y Chile en los últimos 140 años. Es increíble que no tengamos casi nada de este gran mamífero”, dijo Rochelle Constantine, biólogo marino de la Universidad de Auckland. “Es la primera vez que se tienen especimenes completos”.

Al comienzo se pensó que estas ballenas compartían mucho con las ballenas de pico gris. Su identidad surgió siguiendo la rutina del análisis de ADN, que se hizo tras un programa de 20 años para recoger datos de especies de pico de las aguas de Nueva Zelanda.

Esta isla es un sitio donde abundan las ballenas, tiene las mayores tasas y la mayor diversidad de ballenas varadas en sus playas.

Tras recogerse tejidos de las ballenas muertas en 2010. “… nos sorprendimos al comprobar que eran ballenas pico de espada”, dijo Constantine.

Los científicos no saben porqué ha sido tan difícil encontrar un ejemplar de estas ballenas. “Puede ser que sean especies de mar abierto que viven y mueren en las aguas profundas del océano y que rara vez se bañan cerca a la costa.”

En la foto, una de las ballenas muertas.

Las ballenas se broncean sin bikini

Las ballenas también se broncean. Sí, no es que les guste, pero andar en el mar, así no sea en la playa, tiene sus riesgos incluso y para estos mamíferos también parece ser una realidad.

Científicos de la Zoological Society of London y las universidades Queen Mary, de Londres y Cicimar revelaron que la piel de estos cetáceos exhibe daño consistente con la exposición al sol, condición que parece empeorar con el tiempo. Los hallazgos fueron publicados en Proceedings of the Royal Society B.

Los investigadores estudiaron ballenas azules, de aleta y el cachalote en el Golfo de California y determinaron los efectos de los niveles crecientes de rayos ultravioleta sobre su piel.

Durante años, se han observado ampollas sobre su piel. Mediante fotografías de alta calidad pudieron analizarlas bien, así como las áreas afectadas. Encontraron que el daño es similar al que presentan los humanos cuando se tuestan al sol.

Es más: hallaron que el daño era más severo en las ballenas de piel pálida, las azules, en comparación con las más oscuras. Los síntomas, además empeoraron durante los tres años que duró la investigación.

Los índices de radiación ultravioleta en ese golfo se mantienen entre altos y extremadamente altos durante todo el año. Las ballenas, dijo la científica Laura Martinez-Levasseur, necesitan salir a la superficie a tomar aire, para socializar y alimentar los bebés, quedando más expuestas al sol.

El aumento en el daño de la piel en las ballenas azules es motivo de preocupación, pero aún no se sabe qué provoca ese incremento.

Tal como se esperaba, explicó el profesor Edel O’Toole, las ballenas que pasan más tiempo al sol, son las más afectadas.