¿Tenían plumas todos los dinosaurios?

¡Muchas plumas! ¿Cambiaría nuestra percepción de los míticos dinosaurios si supiéramos que andaban con plumas?

El caso es que se descubrió una especie de dinosaurio que podría cambiar nuestra perepción.

El fósil de Sciurumimus albersdoerferi, que vivió hace 150 millones de años provee la primera evidencia, según los autores del estudio, de que los dinosaurios terópodos con plumas no están emparentados con las aves, como siempre se ha creído.

El fósil fue descrito en un paper en Proceedings of the National Academy of Sciences esta semana.

“Es un hallazgo sorprendente de dinosaurio emplumado en la misma formación (geológicas) donde hace 150 años se halló el primer dinosaurio con plumas, un Archaeopteryx”, dijo Mark Norell del American Museum of Natural History y uno de los autores de la investigación.

Los terópodos son bípedos, en su mayoría carnívoros. En años recientes se han encontrado varias especies de terópodos con plumas, pero este es el único terópodo clasificado en los coelurosaurios, un grupo diverso que incluye el T. rex y aves. Sciurumimus, identificado como megalosaurio nota coelusaurio, es la primera excepción a la regla.

Se sitúa muy adentro del árbol evolutivo de los terópodos, lo que sugiere que las especies que se derivaron de él tendrían características similares.

“Todos los dinosaurios depredadores conocidos hasta ahora representan parientes cercanos de las aves. Sciurumimus está hacia la base del árbol de los dinosauros y esto indicaría que todos los dinosaurios depredadores tenían plumas”, dijo Oliver Rauhut, paleontólogo alemán que participó en el estudio del fósil hallado al norte de Bavaria.

El espécimen hallado es de solo 60 centímetros, un individuo juvenil. Los megalosaurios adultos alcanzaban hasta 6 metros y pesaban una tonelada al menos. Este se alimentaba posiblemente de insectos y pequeñas presas, como evidencian sus dientes y mandíbula.

Foto del pequeño dinosaurio de plumas cortesía Jura Museum Eichstatt

El pez que se tragó un pterosaurio que se tragó un pez

No es un trabalenguas ni un estribillo infantil. No es una historia que sucedió hace 150 millones de años, cuando los dinosaurios y otros animales gigantes poblaban la Tierra y sus mares.

Una historia que enseña que para comer, hay que ser muy cuidadosos. Y aunque entonces no había humanos para dar cuenta del hecho, fósiles hallados en lo que hoy es Bavaria, al sur de Alemania, contaron la historia.

El caso es este: Las asociaciones de fósiles de grandes vertebrados son muy raras en el estrato Solnhofen del Jurásico tardío en esa región. Pese a ello se encontraron cinco especimenes de l pterosaurio de tamaño medio Rhamphorhynchus que yacen junto al rostro de un gran individuo de un pez ganoideos Aspidorhynchus. En uno de aquellos pterosaurios se encontró en el esófago un pequeño pez, fuera de que su estómago está repleto de restos de peces.

Esto sugiere que el Rhamphorhynchus fue cazado durante o inmediatamente después de la caza exitosa del pececillo.

Según el registro fósil, Rhamphorhynchus era cazado frecuentemente de manera accidental por el gran pez Aspidorhynchus. En algunos casos, el tejido fibroso de la membrana del ala del pterosaurio se encuentra atrapado en los dientes de modo que el pez no era capaz de comerse al pterosaurio, por lo que esta clase de encuentros resultaba fatal para los dos. Los restos en el intestino del Aspidorhynchus se identificaron bien y en su mayoría eran peces, pero también hay rastros de un Homoeosaurus.

Parece que el pterosaurio se acercó mucho al agua para agarrar su presa y pasaba por ahí un Aspidorhynchus que le mandó el guascazo.

El estudio fue de Eberhardt Frey y colegas y se publicó en Plos One.

En la foto de Plos One la historia en imágenes de los fósiles. A: escena de cacería de los fósiles. B y C: sección mostrando cómo quedaron los animales ensartados y muertos.

Hallan el fósil de dinosaurio mejor preservado

Hace 135 millones de años corría por lo que hoy es Alemania un dinosaurio que ha quedó para la posteridad como retrato con piel y pelos incluidos.

El fósil casi perfectamente completo de un joven dinosaurio terópodo de 72 centímetros fue mostrado por científicos de las colecciones paleontológicas y geológicas de Bavaria en Munich, según información de Nature tomada de la DPA.

El fósil es increíble, en palabras de Darren Naish, paleontólogo de la Universidad de Southampton en el Reino Unido. Oliver Rauhut, curador de la colección, explicó que los fósiles de terópodos, que incluyen el género Tyrannosaurus, son raros y por lo general fragmentados. “El tiranosaurio mejor preservado está completo en un 80% y eso es grandioso”. El fósil nuevo está 98% intacto.

Este individuo murió hace cerca de 135 millones de años cerca de un sitio cercano al actual pueblo de Kelheim, al sur del estado alemán de Bavaria. Se cree que tenía cerca de 1 año de edad. Era carnívoro además.

Pocos datos han sido divulgados de este ejemplar. Por la foto, Naish observa que parece tener proporcionalmente unas piernas cortas y una cola más larga que lo que se ha visto en otros terópodos. Resulta fascinante en particular preguntarse si esas diferencias son atribuibles a la edad del dinosaurio o si se trata de una nueva especie.

“Recientemente se ha sugerido que algunos dinosaurios jóvenes tenían una anatomía tan distinta a la de los adultos que ocuparon nichos ecológicos diferentes”, según Naish.

“Parece que la diversidad de especies de dinosaurios es más baja de lo que podría esperarse y una razón sería que los individuos de una sola especie ocupaban diferentes nichos durante su vida”.

El ejemplar será exhibido desde el 27 de octubre en la feria de Munich antes de ir a un museo.

En la foto, el dinosaurio hallado.