Desnudan al séptimo planeta en Trappist-1

Dibujo de los 7 planetas en Trappist-1. Cortesía Nasa

Dibujo de los 7 planetas en Trappist-1. Cortesía Nasa

Cuando hace poco astrónomos revelaron que 3 de los 7 planetas alrededor de la estrella Trappist-1 estaban en zona de habitabilidad, el alborozo fue enorme. Y queda por saber qué pasaba con un séptimo, que no se pudo precisar entonces.

El año pasado se había anunciado el descubrimiento de los primeros tres planetas en esa estrella hacia la constelación Acuario, por lo que son 7 los que conforman ese llamativo sistema solar.

Ahora, en un artículo en Nature Astronomy, un grupo de astrónomos liderados desde la Universidad de Washington reveló que con datos aportados por el telescopio espacial Kepler pudieron confirmar información acerca del más lejano de los cuerpos.

Determinaron que tiene una órbita de 18,7 días y está, como se había precisado con los demás, en resonancia orbital (las órbitas tienen periodos cuya razón es una fracción de números enteros simple, según definición enciclopédica).

Pero no fue solo ese el hallazgo. Se trata de un planeta frío, congelado, inhabitable aunque no siempre tuvo que ser así.

Rodrigo Luger, autor líder, explicó que “Trappist-1 estaba exactamente donde nuestro grupo predijo. Los científicos descubrieron un patrón matemático en los periodos orbitales de los seis planetas interiores.

En este caso, dijo, teoría y observación encajaron a la perfección.

La estrella está en la mitad de su vida, es una enana ultrafría, mucho menos luminosa que el Sol, solo un poco más grande que el planeta Júpiter. Está a casi 40 años luz o 378 billones de kilómetros. Deriva su nombre del programa que halló la primera evidencia de planetas allí (Transiting Planets and Planetesimals Small Telescope-Trappist).

Los planetas fueron detectados por tránsito, o sea la disminución del brillo estelar cuando pasan delante de su estrella, vistos desde el observatorio.

En el primer estudio, Michael Gillon, de la Universidad de Lieja en Bélgica, solo pudo ver un tránsito del más lejano de los planetas, por lo que no pudieron confirmar bien sus características.

Luger y su equipo, gracias a 79 días de datos de observación del Kepler 2, lo observaron cuatro veces en su tránsito.

Pudieron además determinar con mayor precisión la rotación de los demás planetas, que están relacionados matemáticamente y que ejercen una pequeña influencia cada uno sobre el otro.

Las resonancias pueden ser truculentas para entender, especialmente entres tres cuerpos. Pero hay casos simples fáciles de explicar”, dijo Luger. En nuestro Sistema, por ejemplo las lunas Io, Europa y Ganímedes en Júpiter están en resonancia 1:2:4, indicando que el periodo orbital de Europa es casi el doble de Io y el de Ganímedes el doble de Europa.

Esta cadena de 7 resonancias en Trappist-1 es la mayor entre los sistemas conocidos. Kepler-80 y Kepler-223 (otras estrellas) tienen cada una 4 planetas en resonancias.

El séptimo planeta, Trappist-1h es muy frío hoy, con 173 Kelvin, pero pudo ser habitable algún día cuando su estrella era más joven y brillante.

Un sistema que dará mucho de qué hablar en los próximos años mientras más y más telescopios apuntan hacia él.

La reina de la excitación sexual

No pocos machos se las desearían: la reina de la excitación enloquecida, apareándose con todos los que encuentra a su paso.

Lo que bien podría ser tema de un escrito erótico, es común en la naturaleza. Bueno, al menos entre los tritones, esos animales acuáticos de la familia de las salamandras.

Las hembras podrían llamarse con sobrados méritos reinas de la excitación. Y no es para menos.

Un artículo aparecido en Plos One reveló que los machos de estos anfibios liberan unas feromonas tan potentes, que las hembras entran en una especie de desenfreno sexual, apareándose prácticamente con cualquier macho adulto de los alrededores e incluso con otras hembras de distintas especies de tritones.

“Reaccionan como si estuvieran bajo la influencia de las drogas”, dijo Franky Bossuyt, líder del grupo investigador, biólogo en Vrije Universiteit Brussel en Bélgica. “Estamos convencidos de que si colocáramos un juguete de plástico moviéndose a la velocidad indicada, ellas lo seguirían”.

Los tritones viven en tierra de adultos pero se aparean en el agua. Durante la temporada de apareamiento los machos adoptan colores intensos y les crecen extensiones de piel en sus patas, cola y cresta. Se cree que estos cambios los hacen más atractivos frente a ellas.

Cuando dos tritones se encuentran, el macho libera feromonas y ondea su cola, enviando señales químicas a la hembra. Luego se trenzan en una danza de apareamiento y en un juego corto. Para dejarle saber que está lista, la hembra toca la cola del macho con su nariz, incitándolo a colocar su espermatofora -una especie de gelatina con el esperma- en un sustrato en el agua, como una hoja, Finalmente, él conduce la hembra sobre ese paquete, que se adhiere a su cloaca, produciéndose la inseminación.

Tal parece que el movimiento de la cola actúa como ventilador para esparcir las feromonas para estimular la hembra.

En uno de los ensayos, los científicos colocaron hembras en agua con feromonas, si estas eran de la misma especie, trataban de cortejar la otra, hasta que se decepcionaban por la falta de respuesta a sus pretensiones.

Producirán camello tipo farmacia

No parecen tener nada en común un camello, la insulina ni la hemofilia, pero podrían tenerlo pronto, tal vez a finales de año.

Científicos en Dubai trata de crear un camello modificado genéticamente para que en su leche produzca proteínas farmacéuticas que permitan manufacturar medicinas más baratas para el Oriente Medio y el norte de África, reveló SciDev. Entre estas, insulina, factor de coagulación y hemofilia.

El desarrollo lo encabeza Nisar Wani, jefe del Reproductive Biology Laboratory at en el Camel Reproduction Center, Dubai, Emiratos Árabes Unidos.

El costo de la leche de camello es similar a la de vaca en los mercados de la región, pero la primera va mejor con los climas locales, dijo Wani. Los camellos son muy resistentes a enfermedades, fáciles de mantener en el clima de la región y más eficientes en transformar el alimento en masa corporal.

“Estamos creando células de camello modificadas con ADN exógeno para empelar en la producción de animales transgénicos clonados”. “Espero que por primera vez podamos transferir los embriones transgénicos a madres subrogadas a fines de año”.

Wani no sabe cuándo nacerá el primer animal transgénico pues la tasa de partos de embriones clonados es de solo 5% y se vuelve menor “cuando se utilizan células transgénicas”, agregó.

El científico explicó que ya han superado algunas barreras pero aún requieren mucho trabajo antes de lograr el objetivo.

Para Serge Muyldermans,, de Vrije University en Bélgica, lo que hacen en Emiratos es repetir lo que se ha logrado con el ganado y las cabras.

“Las vacas son mejores para producir proteína transgénica porque producen más leche”, dijo. “Pero los camellos pueden ser tenidos en zonas áridas y vivir en condiciones difíciles, por lo que pueden ser mejores para el Oriente Medio”.

Un perro de hace 33.000 años

Si los perros descendieron de múltiples ancestros es una inquietud que queda abierta tras el hallazgo de un cráneo de can de hace 33.000 años descubierto en una caverna en Siberia.

El fósil tiene la misma antigüedad que los restos de perro hallados en Bélgica hace un tiempo.

El cráneo preservado hallado en las montañas Altai es una de las más antiguas evidencias de la domesticación de ese animal y sugiere que esta pudo darse al tiempo en distintas localidades geográficas antes que en un solo evento de domesticación sugieren los investigadores.

Esto iría en contra de las evidencias que ha aportado el ADN, pero es una nueva posibilidad.

“Tanto los hallazgos belga como siberiano son especies domestyicadas según las características morfológicas”, dijo Greg Hodgins, investigador de la Universidad de Arizona, coautor del informe científico.

“Esencialmente, los lobos tienen largas y delgadas quijadas y sus dientes no están apiñados, y la domesticación deriva en un acortamiento de quijadas, ampliación de las mandíbulas y amontonamiento de dientes”.

El cráneo hallado está muy bien preservado, lo que permite un buen estudio del cráneo, dientes y mandíbulas.

“Es interesante que no parece ser un ancestro de los perros modernos”, dijo Hodgins.

Este perro vivió antes de Último Máximo Glacial, que se dio entre hace 26.000 y 19.000 años cuando las capas de hielo de la última Edad de Hielo de la Tierra alcanzaron su máxima extensión y modificaron severamente los patrones de vida de humanos y animales de ese tiempo.

Ninguno de los linajes belga y siberiano superó ese Último Máximo Glacial, pero ambos cráneos indican que la domesticación de perros por los humanos se presentó repetidamente a través de la temprana historia humana en distintos puntos geográficos.

Antes del UMG, los humanos vivían con lobos o especies de cánidos en extensas áreas separadas de Euro-Asia.

Foto N. Odonov

Apetito humano extingue las ranas

(La foto de esta nota puede ser ofensiva para algunos pero la publicamos por el interés del tema).

Sí, el cambio climático. También: el hongo que las ha estado invadiendo en algunas regiones. Pero no olvidemos: el apetito humano.

Las ranas están en peligro de extinción y, ¿saben qué?, el consumo por parte de humanos en algunos países está afectándolas, de acuerdo con un reporte de varios organismos.

Las cifras son escalofriantes:

En Estados Unidos se importan en promedio, cada año, 2.280 toneladas métricas de ancas de rana, que equivalen a entre 450 millones y 1.100 millones de ranas.

El mercado asiático-americano importa 2.216 toneladas métricas de ranas vivas.

La Unión europea demanda cada año 4.600 toneladas métricas de ancas, consumidas en su mayoría en Bélgica (53%), Francia (23%) y Holanda (17).

Las cifras fueron presentadas en el informe Canapés a la Extinción: El Comercio Internacional de Ancas de Rana y su Impacto Ecológico, entregado por los grupos conservacionistas Pro Wildlife, Defenders of Wildlife y Animal Welfare Institute.

Ese apetito humano está incidiendo en la extinción de estos anfibios, básicamente de dos maneras:

Muchas ranas son recogidas en su medio natural, en algunos casos agotando poblaciones enteras; y ese gran comercio internacional es el principal medio de dispersión del temido hongo quítrido, el Batrachochytrium dendrobatidis que ha sido culpado de unas 100 extinciones de anfibios en todo el mundo.

El suministro de ranas era dominado por las ventas de India y Bangladesh, pero esos países sobreexplotaron el recurso en los años 80. La gran mayoría de ranas salvajes importadas por Estados Unidos y la Unión Europea proviene de Indonesia. También son cultivadas en China, Vietnam y Taiwán. México es otro gran proveedor de ranas vivas para Estados Unidos.

Un gran número de especies de ranas cultivadas importadas a E. U. desde Asia eran en realidad especies nativas: la rana toro americana.

Un informe de Save the Frogs indica que 62% de todas las ranas toro importadas en California desde las granjas asiáticas están infectadas con aquel hongo. Estas ranas toleran el hongo, pero lo dispersan a especies nativas.

La mayoría de anfibios presenta una tasa de mortalidad del 80% cuando el hongo llega a sus hábitats.

Y mientras que cerca de 20 especies comprenden el grueso del mercado internacional, otras 180 son consumidas en su país de origen lo que muestra la amenaza que se cierne.

¿Necesitarán los países desarrollo de las ranas para sobrevivir?