¿Por qué el panda es blanco y negro?

Un patrón de coloración único en la naturaleza, el del panda. Foto Wikipedia

Un patrón de coloración único en la naturaleza, el del panda. Foto Wikipedia

Del mismo grupo que encontró el porqué de las rayas de las cebras, llega porqué los pandas son blancos y negros y la respuesta está en Behavioral Ecology.

El color de las cebras es para repeler las picaduras de mosquitos, pero a los pandas no los afectan. ¿Entonces?

El estudio, colaboración entre la Universidad de California en Davis y California State University, Long Beach, determinó que los pandas gigantes tienen esos colores por dos razones: camuflaje y comunicación.

Este había sido un interrogante de muchos biólogos y como ningún otro animal tiene ese patrón de coloración no había forma de establecer analogías, en palabras de Tim Caro, cabeza de la investigación, de Davis. “La clave fue tratar cada parte del cuerpo como un área independiente”.

Esto les permitió comparar diferentes partes del cuerpo en el cuerpo del panda gigante, con los colores oscuros y claros de 195 especies de carnívoros y 39 subespecies de osos, con las cuales está relacionado. Luego intentaron equiparar la oscuridad de esas partes con varias variables ecológicas y de comportamiento para establecer su función.

Así, se encontró que la mayor parte del panda -cara, cuello, cintura, cadera- es blanca para ayudarle a ocultarse en hábitats de nieve. Los brazos y las piernas son negros, ayudándole a ocultarse en la sombra.

Los científicos sugieren que esa coloración dual nace de su pobre dieta de bambú, impidiéndole digerir una amplia variedad de plantas. Esto significa que nunca puede almacenar suficiente grasa para hibernar, como algunos osos, así que permanece activo todo el año, desplazándose largas distancias a diferentes tipos de hábitats, desde los nevados a los bosques tropicales.

Las marcas en su cabeza no son para ocultarse de depredadores sino para comunicarse. Las orejas oscuras puede ayudar a dar un aire de ferocidad, alerta para depredadores. Sus parches oscuros en los ojos pueden ayudarles a reconocerse o para demostrar agresión hacia pandas competidores.

Los investigadores estudiaron miles de imágenes, valorando más de 10 áreas por foto entre más de 20 colores posibles, explicó el coautor Ted Stankowich. De CSU.

Un mago en el fondo del mar

Magia. Magia marina. Magia en el fondo del mar. Sí, el mago aparece y mueve sus brazos. Hipnotismo. Cuidado, es un truco.

Científicos asociados al Monterey Aquarium Research Institute reportaron el caso de un calamar de aguas profundas que parece empelar un método distinto para encantar sus presas y darles el golpe final.

El calamar extiende uno de sus tentáculos, que comienza a moverse, parece nadando solo. El movimiento parece atraer a camarones y otros animales.

La mayoría de los calamares poseen 8 brazos y dos grandes tentáculos para alimentarse. Las puntas de estos, que a menudo poseen ganchos o succionadores, se conocen como clubs o puntas. Cazan entonces extendiendo con rapidez los tentáculos y agarrando la presa con los clubs. También los utilizan para agarrar las presas y llevarlas a la boca.

Pero el calamar Grimalditeuthis bonplandi parece tener otra estrategia. De nadado suave y con cuerpo gelatinoso débil, sus tentáculos son largos y no tienen ganchos ni succionadores ni fotóforos (puntos luminiscentes).

Henk-Jan Hoving y colegas examinaron un video de G. bonplandi tomado en el golfo de México y estudiaron unas dos docenas de calamares de distintas colecciones.

Cuando el robot se acercó, la mayoría de estos calamares colgaba sin moverse en el agua con los brazos abiertos y los tentáculos moviéndose abajo de ellos. No parecían tener movimiento propio sino que eran accionados por unas membranas en los clubs, que parecían nadar aparte, con los tentáculos siguiendo detrás.

Cuando se sentían amenazados, en vez de retraer los tentáculos como los demás calamares, G. bonplandi nadaba hacia los clubs, rodeaba tentáculos y puntas y los escondía dentro de sus brazos antes de alejarse.

Parece que los clubs pueden atraer pequeñas presas, que se pondrían así al alcance de los brazos.

En la foto, un calamar, los tentáculos y las puntas que atraen las presas. Cortesía MARI

Un calamar se despedaza para defenderse

Ni el mejor luchador tendría tantas armas para defenderse, tantas que se quedaría corto el mejor de los guionistas.

Una especie de calamar hasta se desprende de las puntas de sus brazos, que iluminadas despistan al depredador mientras él huye o se vale de otra táctica.

Eso fue lo que llamó la atención de Stephanie Bush, del Monterey Bay Aquarium Research Institute, que ha estado estudiando estos animales por años y ha filmado 84 mediante vehículos a control remoto y revisado 21 más mediante fotos.

Los calamares tienen normalmente 8 brazos que termina en una punta, pero ¼ de los que vio tenían al menos uno más corto, que carecía de la punta. Otros habían perdido varias y en algunas sumergidas del vehículo encontró las puntas zafadas de los brazos, hundiéndose lentamente.

Se sabe que pescadores han hecho similares reportes de especimenes de O. deletron sin puntas en sus brazos.

Quería decir que este calamar podía desprenderse de las puntas, lo que se confirmó en laboratorio.. Incluso cuando el vehículo estaba recogiendo especimenes, uno quebró dos de sus puntas. En el laboratorio 7 de 11 lo hicieron.

Un aspecto llamativo es que el desprendimiento se da en distintos puntos del brazo, necesitando siempre alguna tensión o algo para agarrar. Una vez desprendidas, las puntas seguían golpeando por unos 10 segundos, mientras resplandecían vigorosamente gracias a los órganos productores de luz en sus puntas.

Uno de los ejemplares liberaba tinta cuando se desprendía de sus puntas.

Tal parece que ese desprendimiento es una táctica para confundir a su depredador, una habilidad que puede usar para atacar. Cuando Bush los amenazó con un cepillo, varios lo atacaron y 5 rompieron sus brazos mientras agarraban el cepillo. Los brazos resplandecían mientas agarraban el elemento y los calamares se escabullían.

Algunos pulpos también se desprenden de sus brazos, pero lo hacen desde la base, no como este calamar en el que el desprendimiento es parte del arsenal defensivo, que incluye camuflaje, lanzamiento de chorros, tinta y la emisión de luz.

La amputación parece algo drástico. Los brazos pueden crecer de nuevo, pero toma su tiempo y podría haber problemas para proveerse la comida. Por eso los calamares solo se desprenden de la punta.

Enseñanzas del mundo marino.

El estudio fue publicado en MEPS y un video puede verse acá.

Foto cortesía

Un cangrejo cultiva su propia comida

Agricultores hay en todas partes, pero en el fondo del mar no. En las profundidades cerca de las costas de Costa Rica científicos hallaron un cangrejo que cultiva jardines de bacterias en sus pinzas ¡para comérselas!

El cangrejo yeti, como se le llama por sus vellos que cubren sus brazos es apenas el segundo se su familia en ser descubierto: el primero –Kiwa hirsuta- se encontró en 2005 cerca de la Isla de Pascua.

El hallazgo y la forma como cultiva su propio jardín fue reportado en el journal Plos One.

Andrew Thurber, ecólogo marino de Oregon State University, identificó la segunda especie un año después. Abundan y se hallan a seis horas del principal puerto tico.

El nuevo cangrejo fue llamado Kiwa puravida y es también un cangrejo yeti.

En verdad Thurber hacía parte de un crucero que estudiaba fisuras de metano, sitios del piso marino donde se mezclan metano y sulfuro de hidrógeno. Mientras exploraba la vena del piso en un sumergible, el piloto Gavin Eppard advirtió esos cangrejos de 9 centímetros que movía sus brazos sobre el chorro de gas y recogió uno. “Me lo entregó”, dijo Thurber.

Los bigotes que cubren las pinzas y el cuerpo están cubiertos a la vez por jardines de bacteria simbiótica que obtienen energía de los gases inorgánicos en esas vetas submarinas. El cangrejo se come la bacteria usando partes de su boca con forma de peine con las que recoge las bacterias de los bigotes.

Las bacterias en los jardines de K. puravida están relacionadas con especies que viven en otras vetas frías y en venas hidrotermales calientes en todo el mundo. “Parece que usa esas vetas para crear una población global conectada que consume la energía que sale por ellas”, dijo Thurber.

El investigador cree que el cangrejo mueve sus pinzas en esos chorros para cultivar su jardín: el movimiento revuelve el agua alrededor, asegurando un suministro fresco de oxígeno y sulfuro que las baña y alimenta. “Es una danza extraordinaria y cómica”, agregó según un artículo en Nature.com.

Se conocen otros crustáceos que cultivan jardines e bacterias, el cangrejo Shinkaia crosnieri y el camarón Rimicaris exoculata.

(1) Video sobre el cangrejo

(2)  Video S2.

Fotos A. Thurber.