10 noticias científicas de la semana

Foto Wikipedia commons

1. Madre e hija comparten emociones

Es más probable que la estructura cerebral llamada sistema cortico límbico sea pasado de madre a hija que de ella a hijo o de padres a hijos de cualquier género. Ese sistema gobierna la regulación de las emociones y tiene un papel en los desórdenes del genio, incluyendo la depresión, revelando que las emociones de la hija provienen en parte de la madre. El estudio se hizo con 65 familias y fue publicado en el Journal of Neuroscience.

2. Sicae en el zika cuidado

Esta semana se activaron las alarmas por la epidemia de zika. La Organización Mundial de la Salud, la Organización Panamericana, el Ministerio de Salud de Colombia y entidades de distintos países presentaron nuevas medidas y llamaron a reuniones urgentes dado el ritmo de expansión de esa enfermedad producida por un virus que transmite el mosquito Aedes aegypti. Para algunos, es una verdadera pandemia. Crece la preocupación por la posible afectación de los fetos y bebés en mujeres embarazadas que contraigan el mal.

3. Hongos espaciales

Un pequeño hongo que crece en un ambiente hostil como la Antártida fue llevado a la Estación Espacial Internacional y leugo de 18 meses allí en condiciones similares a las que se encontrarían en Marte, 60% de las células permanecían inalteradas, vivas, un experimento que aporta elementos par ala búsqueda de vida en el planeta rojo. También se investigó la reacción de líquenes de España y Austria. Los resultados fueron publicados en Astrobiology.

4. Gen esquizofrénico

El riesgo de que una persona desarrolle esquizofrenia aumenta si hereda una variante específica de un gen relacionado con la eliminación de la conexión entre las neuronas. El hallazgo representa la primera vez que el origen de esa enfermedad psiquiátrica es relacionado con una variante específica de un gen y con procesos biológicos. El estudio se hizo con 65.000 personas y fue publicado en Nature.

5. Envejecer

El envejecimiento es todavía uno de los procesos misteriosos en biología. Científicos hallaron una regularidad estadística sorprendente de cómo una variedad de factores ambientales y genéticos afectan el ciclo de vida del nemátodo C. elegans, lo que sugiere que el envejecimiento no tiene una sola causa molecular sino que es un proceso sistémico que involucra muchos componentes dentro de una red biológica compleja. El estudio apareció en Nature.

6. Unos bigotes muy útiles

Nuestros órganos sensoriales registran objetos y estructuras en el mundo exterior, envueltos todo el tiempo en una comunicación de doble vía con el cerebro. Un estudio en Nature Neuroscience halló que las ratas usan sus bigotes para obtener esa información en la noche. Unos grupos de terminaciones nerviosas, los mecanorreceptores, situados en la base de cada bigote actúan como pequeñas calculadoras que calculan todo el tiempo cómo la base del bigote gira, con lo que el cerebro siempre está enterado de esa información.

7. El planeta plástico

A la chica y el chico plásticos que canta la salsa hay que agregarle que vivían en un planeta de plástico, que será realidad hacia mediados de siglo. Eso sugiere un estudio publicado en Anthropocene en el cual se muestra cómo ese producto está moldeando el planeta al punto que dejará huella permanente en la geología de la Tierra durante millones de años. Para los geólogos del futuro será un ingrediente que aportará mucha información al analizar los estratos del terreno.

8. Un año muy largo

Astrónomos reportaron en Monthly Notices of the Royal Astronomcial Society que un planeta que parecía vagar solo por el espacio en verdad está ligado a una estrella que reside a un billón de kilómetros, a la que daría 900.000 años en completar un giro o año. Es el sistema más grande conocido hasta ahora. El planeta es del tipo Júpiter, mucho más grande que este pero menor a una enana marrón (llamadas estrellas fallidas).

9. Un ratón sin Y

Al incrementar la expresión de dos genes no del cromosoma Y, investigadores de la Universidad de Hawai produjeron un ratón que carece de cromosoma Y, pero que pueden producir una clase de espermatozoides que se hacen viables mediante técnicas de reproducción asistidas, según el reporte presentado en Science. Un avance que algún día podría traducirse en la superación de determinados casos de infertilidad.

10. Ojo con esa técnica

Cerca de 1.500.000 personas en el mundo sufren retinitis pigmentaria, una enfermedad heredada que causa una degeneración progresiva de la retina provocando ceguera. Mediante células madre de un paciente, científicos usaron la técnica de edición genética para corregir una de las mutaciones que con frecuencia deriva en esa enfermedad. El avance fue publicado en Nature y significa que podría llegarse a una estrategia de trasplante personalizado para una variedad de enfermedades de la retina. Los estudios proseguirán.

Mis 10 noticias científicas de la semana (9-15)

1. Un paso más cerca de fusionarnos

Por primera vez en la historiados experimentos de fusión nuclear produjeron más energía que la que se utilizó en desencadenar la reacción según un estudio publicado en Nature. Los experimentos se cumplieron en el Laboratorio Nacional Lawrence Livermore. No obstante, los investigadores advirtieron que aún queda un camino largo hacia el objetivo final de generar la energía suficiente para operar un reactor nuclear. La fusión, ese proceso que ocurre dentro de las estrellas (el Sol, por ejemplo), ha sido el sueño energético de la humanidad: el hidrógeno requerido es un recurso ilimitado.

2. Para amar, cuide la ínsula anterior

Una región muy adentro del cerebro, la ínsula anterior, parece controlar la rapidez con la que una persona toma decisiones amorosas según un estudio de la Universidad de Chicago, publicado en Current Trends in Neurology, en el cual se estudió el caso de un hombre de 48 años que había sufrido un derrame. Reaccionaba bien cuando se trabaja de asuntos sexuales (que es distinto al amor) pero no en cuanto a su intención de mantener una unión duradera con otra persona.

3. Un, dos, tres… robots trabajando

Inspirados en las termitas que construyen enormes nidos pese a las inclemencias del tiempo, proceso en el cual unas mueren y la lluvia erosiona la estructura, científicos e ingenieros crearon un grupo de robots constructores, que no necesita supervisión ni vigilancia ni comunicación entre sí. Los robots, simplemente, cooperan entre sí para modificar el ambiente, de acuerdo con la investigación publicada en Science. Las termitas trabajan mediante el concepto de estigmergia, una especie de comunicación implícita: observan los cambios que las otras hacen en el ambiente y actúan en consecuencia. Eso lograron con los robots.

4. Mujeres más bajitas

En el doble cromosoma X que tienen las mujeres está parte de la explicación de porqué tienen en general menos estatura que los hombres, revelaron científicos en Plos Genetics. El portar los dos cromosomas podría traer problemas de desarrollo, por lo que una de las dos copias es silenciada. Cuando una mutación aumenta la expresión de un gen en el cromosoma hace que sean más bajas en estatura. Aparte de esta condición otros estudios han encontrado otros genes relacionados con este rasgo físico.

5. Adivinando la muerte

Científicos desarrollaron un método para predecir cuánto será la duración de la vida. Bueno, al menos en el gusano C. elegans. En un estudio en Nature mostraron que al dotarlos con proteínas fluorescentes en respuesta a radicales libres en la mitocondria y luego observando el número de ‘mitoflashes’ durante 3 días podían decir si sobrevivirían más o menos a los 21 días promedio de vida que tienen.

6. Fumando, el cáncer espero

Las mujeres jóvenes que fuman y han estado consumiendo una cajetilla diaria por una década o más tienen un riesgo muchísimo mayor de desarrollar el tipo más común de cáncer de seno, según una investigación publicada en Cancer, la revista de la Sociedad Americana del Cáncer. Se sabía ya de esa relación, pero no se había evaluado qué tipo de cáncer podría desencadenarse. En este caso se trata del cáncer de seno por receptores de estrógeno positivos.

7. Una cara bonita es una recompensa

Una gran recompensa. El sistema opioide del cerebro juega un papel en la percepción humana del deseo de mirar rostros atractivos del sexo opuesto, reveló un estudio en Molecular Psychiatry. El hallazgo sugiere que ese sistema media en el comportamiento social regulando el sentimiento de gratificación de ver estímulos valiosos evolutivamente. La información visual de los demás, en específico las caras, tiene un papel importante en la selección humana de pareja y activa los mismos sistemas cerebrales de gratificación que la comida y el dinero.

8. Un rastreo lunático

La luna más grande del Sistema Solar, Ganímedes, que gira alrededor de Júpiter, ha sido cartografiada. Un grupo encabezado por Geoffrey Collins del Wheaton College produjo el primer mapa geológico de ese satélite, basado en imágenes tomadas por las naves Voyager 1 y 2 en los años 70 y el orbitador Galileo, que estuvo en ese sistema entre 1995 y 2003. Ganímedes muestra una gran variedad de características geológicas, un contraste entre dos tipos de terrenos, el oscuro, más viejo y lleno de cráteres y el más claro, algo más reciente con hondonadas y rugosidades.

9. Un niño muy viejo

El genoma de un niño que vivió hace 12.600 años de un sitio Clovis en Estados Unidos. El estudio concluye que muchos americanos actuales son descendientes directos de quienes desarrollaron la cultura Clovis en aquel tiempo. Este es el complejo arqueológico más antiguo de ese país, de hace 12.600 a 13.000 años. El artículo sugiere que el niño descendía de las migraciones que llegaron de Asia y revela que las poblaciones de centro y sur América no son iguales a las del norte. El estudio apareció en Nature.

10. La hormiga loca triunfa

En el primer caso descrito de un insecto que logra desactivar el veneno de otro, científicos reportaron en Nature que la hormiga loca está desplazando a la hormiga de fuego, invasoras ambas, gracias a que segregan un compuesto que neutraliza su veneno. Hasta ahora la de fuego, conocida por picar muy fuerte a los humanos (el veneno es 3 veces más tóxico que el DDT), dominaba a todas las demás especies de hormigas del sur de Estados Unidos.

Mis 10 noticias científicas de la semana (21-27)

1. Se necesitan mecánicos

Desde la Tierra, los técnicos del telescopio espacial Kepler realizaron un intento para destrabar uno de los rodillos atascado hace unas semanas y cuya obstrucción impedirá que Kepler continúe con éxito su misión: descubrir mediante tránsito planetas extrasolares en una región del espacio hacia las constelaciones del Cisne y la Lira. Kepler ha sido el instrumento que más planetas extrasolares ha hallado y ha revolucionado esa rama de la Astronomía. El esfuerzo, hasta ahora, fue infructuoso reveló la Nasa.

2. Recuerdos de lo no vivido

Científicos del MIT lograron implantar un recuerdo falso en ratones mediante un sistema de activación de neuronas con una luz, optogenética, revelaron en Science. De esta forma los ratones asociaban una mala experiencia con un sitio en el que habían pasado bien, algo que no habían vivido. El desarrollo se basó en la activación de neuronas en la región del hipocampo relacionada con el almacenamiento de las memorias

3. Echando señales de humo

El telescopio espacial Spitzer captó al cometa ISON emitiendo dióxido de carbono, material del cual pierde unos 120 millones de libras cada día formando una cola de unos 300 mil kilómetros. El cometa, proveniente de la nube de Oort (a entre 1/10 y 1 año luz) se aproxima al Sistema Solar interior y a fines de noviembre podría ser un gran espectáculo en el cielo si sobrevive su encuentro con el Sol. El cometa tendría un núcleo de solo unos 5 kilómetros y un peso de entre 7.000 millones y 7 billones de libras. Dada su lejanía aún no se puede determinar bien su densidad. A comienzos de agosto cruzará la línea de hielos en la órbita de Marte.

4. La muerte se viste de azul

La muerte no viste de luto. Un estudio publicado en Plos Biology encontró una explicación a porqué la muerte se viste de azul en los gusanos C. elegans. Horas antes de morir emiten una luz fluorescente azul. Al parecer se debe a la liberación de sustancias cuando mueren las células en una reacción que se va irradiando a los alrededores matando cada vez más y más células.

5. Sol, solecito caliéntame un poquito

Algo le pasa al Sol. Anda raro, dicen los climatólogos espaciales. Despertó un año tarde en su ciclo solar de 11 años (este es el 24) pero su actividad ha sido muy baja. Y aunque desde el comienzo se predijo que este pico no estaría muy activo, ha rebasado los límites. Parece sin fuerzas. De eso dieron cuenta varios científicos encabezados por David Hathaway de la Nasa en el congreso de la División de Física Solar de la Sociedad Astronómica Americana. Y el debate se armó. Para algunos, tendrá un segundo pico, que tampoco será fuerte.

6. Lunáticos con insomnio

Un estudio presentado esta semana en Current Biology reveló por primera vez la existencia de un ritmo lunar en los humanos. Investigadores mostraron que durante la Luna llena puede disminuir el tiempo que se duerme, en promedio unos 20 minutos. Encabezados por Christian Cajochen de la Universidad de Basilea (Suiza), los científicos no creen que esa interrupción del sueño se deba a la mayor cantidad de luz.

7. El punto azul pálido aún está aquí

La Nasa reveló esta semana las fotografías que tomó, a través de los anillos de Saturno, la nave Cassini. En ellas la Luna y la Tierra aparecen como dos pequeños puntos. Las imágenes fueron comparadas con otras de la nave Messenger que anda alrededor de Mercurio, en las que el planeta también se ve como una manchita en el fondo negro. Imágenes más para el recuerdo.

8. Se me perdió la cabeza

Varios animales pueden regenerar diferentes partes de su cuerpo. En tres estudios publicados en Nature se mostró esta semana que la desactivación de un solo gen en platelmintos evita que produzcan una nueva cabeza; esta se regenera dependiendo del punto del cuerpo donde se produzca el corte que la elimine. Pero al manipular cierto gen, incluso en aquellas partes donde normalmente no se puede regenerar, aparecía de nuevo la cabeza. Todo un suceso.

9. No, no insista que no

La existencia de pequeñísimas células madre tipo embrionarias en el tuétano de los huesos, anunciada en 2005 fue puesta en duda en un nuevo estudio que no pudo hallarlas. Habían sido propuestas como alternativa a las células embrionarias humanas, un hallazgo que supuso el respaldo de El Vaticano. La nueva investigación, de Irving Weissman de Stanford, apareció en Stem Cell Reports. Pese a eso, Mariusz Ratajczak, quien hizo el trabajo de 2005, se sostuvo en que son reales.

10. Cromosoma femenino es macho también

La secuenciación más precisa a la fecha del cromosoma X trajo sorpresas. El cromosoma sexual, pensado como el más estable de todos, está cargado con regiones de rápida evolución genética. No es todo: considerado como la contraparte femenina del masculino cromosoma Y, parece jugar un papel en la fertilidad de los machos y en la producción de espermatozoides, según el estudio aparecido en Nature Genetics. Sorpresas te da la vida, la vida te da sorpresas.

La muerte es de color azul

La muerte no viene de negro. Viene vestida de azul. Un manto azul. El luto no tiene cabida. Y aunque los humanos la asocian con el negro, para los gusanos ese color no rige.

Horas antes de morir, una onda de luz azul fluye del cuerpo de los gusanos C. elegans y el mecanismo responsable, toda una sorpresa, fue investigado por científicos encabezados por David Gems y colegas del Instituto de Envejecimiento Saludable del Imperial College London. El estudio aparece en Plos Biology.

Los científicos asumían que los destellos fluorescentes se debían a un pigmento, lipofuscina, formando cuando las proteínas y las grasas se dañan por oxidación, como sucede en las células de mamíferos al envejecer.

Los investigadores expusieron C. elegans a ambientes muy oxidativos, que deberían haber fortalecido los niveles de lipofuscina y por ende los de fluorescencia. No fue así.

El grupo estudió bajo microscopio las últimas horas de los gusanos. En todos los casos vieron la muerte celular regándose a partir del mismo punto en el intestino.

Análisis posteriores revelaron que cuando las células intestinales mueren, liberan calcio. Este se riega por las células circundantes provocando más muerte celular y liberando ácido antranílico a partir de pequeñas estructuras, los lisosomas. El ácido brilla cuando encuentra el citoplasma celular, que es más alto en pH que dentro de los lisosomas.

Al estudiar el proceso, dijeron, se pueden derivar beneficios para la salud humana. “En un derrame o ataque al corazón, las células son muertas al bloquearse el suministro de sangre”, dijo Gems. “Estas están rodeadas por células vivas y el área dañada puede comenzar a matarlas. Si entendemos cómo funciona esta progresión de muerte en C. elegans, podríamos deducir un día un daño similar en personas”.

Gusanos regresaron de viaje al espacio

Con éxito, sanos y salvo, no se sabe si estresados o extrañando la Tierra, regresaron a casa gusanos que durante seis meses estuvieron en órbita alrededor del planeta entre 1.60 y 2.000 kilómetros de altura.

Los animalitos fueron alimentados todo el tiempo por un sistema de cultivo completamente automático, operado a remoto, que cada mes los transfería a un caldo de cultivo líquido.

El sistema también los filmó nadando en ese medio, por si de pronto no regresaban a casa conocer posibles cambios en su comportamiento.

En sus 6 meses en la Estación Espacial, los gusanos C. elegans, pasaron 12 generaciones. Exhibieron la misma conducta natatoria cuando fueron alimentados y actuaron similar a sus congéneres en Tierra cuando soportaron hambre.

Los resultados del estudio fueron publicados en el Journal of the Royal Society Interface y demostraron que los gusanos se podían desarrollar desde el huevo hasta la adultez, y tuvieron descendientes al mismo ritmo que sus parientes en tierra.

Los resultados sugieren que estos gusanos sirven como modelo para detectar cambios en el crecimiento animal, la reproducción y el comportamiento en respuesta a las condiciones ambientales de un vuelo espacial de larga duración.

Foto Nasa

Un elemento para vivir mucho más

Litio. Litio como sea. Para vivir más. ¿La fuente de la eterna juventud?

Bueno, aunque una mayor longevidad depende de variados factores, hay un elemento que puede ayudar a vivir más. Es el litio.

La ingestión regular de trazas de este elemento promueve una vida más larga, según un estudio de científicos de la Friedrich University en Jena liderado por el profesor Michael Ristow y colaboradores japoneses de las universidades de Oita y Hiroshima.

Mediante dos enfoques diferentes, los dos grupos independientes demostraron que aún una baja cantidad de litio produce un aumento en la expectativa de vida de los humanos, así como en un organismo modelo, el gusano Caenorhabditis elegans. El estudio apareció en el European Journal of Nutrition.

El litio es uno de los distintos elementos nutritivos y es adquirido más que todo con el consumo de vegetales y con el agua que se bebe.

Un estudio anterior había mostrado que el litio prolongaba la vida del C. elegans. “La dosis analizada iba más allá del rango aceptable y puede ser venenosa para los seres humanos”, dijo Ristow.

Para averiguar si ese elemento tenía un impacto en concentraciones más bajas, los científicos examinaron los niveles habituales en el agua potable. Con los japoneses estudiaron la tasa de mortalidad en 18 municipios japoneses en relación con la cantidad de litio en el agua de esas regiones. “Hallamos que la tasa era mucho más baja en los municipios con más litio en el agua”, dijo Ristow.

En otro experimento, los científicos en Jena examinaron ese rango de concentración en el C. elegans. El resultado fue confirmado: “La longevidad promedio de los gusanos es mayor luego de que han sido tratados con litio en esas dosis”.

Cómo lo hace, no se sabe. Es el litio, se deduce.

En estudios previos se había demostrado la importancia de rastros de ese elemento en el bienestar psicológico de las personas y había sido relacionado con menores tasas de suicidio.

Pese a lo hallado, se necesitarán más estudios APRA recomendar su uso como suplemento alimenticio.

La noticia se supo casi a la par con otro estudio de científicos del Salk Institute of Biological Studies que sugiere que la duración de la vida se alarga si un organismo mantiene una estricta restricción calórica, casi un régimen espartano.

El grupo, del que forman parte Andrew Dillin y Reuben Shaw, reportó en que la desactivación de la proteína CRTC1 en unos gusanos incrementan la longevidad, más que todo al mediar los efectos de la restricción de calorías.

La búsqueda de le eterna juventud, un sueño al que se escala.

Gusano que quema grasa vive más

Quemar grasa no solo sirve para adelgazar. En los gusanos C. elegans les permite… vivir más tiempo. Una enzima que ayuda a quemar la grasa incrementa su actividad luego de que las células madre reproductivas del gusano dejan de proliferar, y ello deriva en una mayor longevidad, según los científicos liderados por Meng Wang. El estudio fue publicado en Science.

No, niño, eso no

Oigan: esto sí que es sorprendente. Cuando los gusanos C. elegans, uno de los organismos más investigados del planeta, detectan una feromona determinada, saben que es el momento de aparearse. Pero cuando crece la población de gusanos y escasea la comida, la misma señal quiere decir: ¡a dormir niños! Los gusanos entran entonces en etapa de hibernación, descubrieron científicos de las universidades de Florida, Cornell y el Instituto Tecnológico de California, que publicaron sus hallazgos en Nature.
El hallazgo podría ser útil para controlar poblaciones de gusanos nocivas a los cultivos.
En la foto, un gusano C. elegans.