El café también sirve para…

Foto pixabay.com

Otra posible ventaja para el café: prevendría la reincidencia de cáncer de colon una vez un tratamiento ha mejorado las chances de cura.

Eso sugiere un estudio del Instituto Dana-Farber Cancer publicado en el Journal of Clinical Oncology.

Y los pacientes tratados con cirugía o quimioterapia para un cáncer de colon etapa III son los que tendrían el mayor beneficio de consumir 4 o más pocillos de café al día, unos 600 miligramos de cafeína. Era un 42% menos probable que estos pacientes tuvieran un regreso del cáncer que los no bebedores de café y era un 33% menos probable de que murieran de cáncer que de otra causa.

Ingerir 2 a 3 pocillos al día tenían menos beneficio, mientras que 1 o menos no tenían beneficio alguno, reportaron los científicos encabezados por Charles Fuchs, MD, MPH, director del Gastrointestinal Cancer Center en el Dana-Farber.

En el estudio se incluyeron cerca de 1.000 pacientes que completaron cuestionarios durante la quimioterapia y luego 1 año después.

“Hallamos que los tomadores de café tenían menos riesgo de recaer del cáncer y un mayor chance de curarse”, dijo Fuchs. La mayoría de las recurrencias se dan dentro de los 5 años de tratamiento y son poco comunes luego de eso, agregó. En pacientes en etapa III de la enfermedad el cáncer ha sido hallado en los nodos linfáticos cerca del tumor original pero no hay señales de metástasis más allá. Fuchs indicó que esos pacientes tienen un 35% de chance de recurrencia.

Pese a los resultados, el investigador duda en recomendar el café a los pacientes hasta que no haya confirmación con otros estudios. “Si usted consume café y está siendo tratado por el cáncer de colon, no lo deje. Pero si no es bebedor y se pregunta si comenzar a tomarlo, consulte con su médico”.

Fuera de proteger contra otros cánceres según algunos estudios, esta bebida ha demostrado reducir el riesgo de diabetes tipo 2. Y factores de riesgo para la diabetes, como el sedentarismo, la obesidad y una dieta alta en calorías, están implicados en el cáncer de colon.

Un café, por favor.

Resumen científico de la semana

1. Porqué no pierdo peso

Hay personas, hombres y mujeres que se esfuerzan mucho, pero nada. Es duro que pierdan peso. Un estudio de los Institutos de Salud de Estados Unidos encontró evidencias serias de que personas con ciertas fisiologías pierden menos peso que otros aunque limiten sus calorías. El estudio apareció en Diabetes. Pese a ello, una dieta balanceada y ejercicio debe darles resultado a largo plazo. Los investigadores no saben si esa resistencia es heredada o se adquiere con el tiempo.Foto womenhealth.gov.

2. Los bichos os delatarán

No, no es necesario saber cuál es el genoma personal. No, para identificar una ´persona hay otra manera que no se conocía hasta ahora: los microbios que poseemos en nuestro organismo, el llamado microbioma es una huella personal, tal como la ordenación de nuestro material genético. Eso sugiere un estudio publicado en PNAS, un hallazgo que por lo menos genera inquietud sobre la privacidad de esa información. También podría ser usado en investigación criminal.

3. Amanecer nublado

Un estudio aparecido en el Astrophysical Journal reveló cómo es el estado del tiempo en algunos planetas extrasolares, en los cuales parece que hay nubosidad en la mañana y calor días despejados en la tarde. Son planetas calientes tipo Júpiter, que residen muy cerca a su estrella, inhóspitos para la vida, con más de 1.600 grados centígrados. Los investigadores se basaron en información proporcionada por el telescopio espacial Kepler.

4. Qué rata tan noble

Cuando una rata se está ahogando, otra, que ya ha vivido la experiencia de luchar contra el agua, le presenta u pata para que se agarre y se salve. No es un sueño. No. Es un estudio que apareció esta semana en Animal Cognition y que muestra un aspecto no conocido de estos roedores con mala fama entre muchos humanos. El hallazgo sugiere que actúan pro-socialmente.

5. Calientico, calientico

Científicos de NOAA reportaron en Science el hallazgo del primer pez de sangre caliente, el pez luna, conocido en varios mares. Vive a entre 40 y 400 metros de profundidad. Esa característica la permite moverse más rápido y ser un buen cazador, a diferencia de otros que viven en esas profundidades, que deben economizar energía. Se encontró que sus agallas son muy distintas a las de los demás peces.

6. Una nariz muy particular

Científicos crearon embriones de pollos con caras que los hacen parecer a sus remotos ancestros: los dinosaurios, según una investigación publicada en Evolution. En su trabajo, inhibieron la expresión de genes relacionados con la formación de la nariz en esos embriones, con lo cual parecían más con la trompa de dinosaurio que con el pico característico de pollos y gallinas, un estudio que trata de determinar cómo fue ese proceso evolutivo.

7. A bañarse en Europa

Experimentos en laboratorio conducidos por científicos de la Nasa sugieren que el material oscuro que se observa sobre la superficie de la luna Europa en Júpiter es probablemente sal marina, revelando una conexión entre el océano de agua subterráneo que los estudios sugieren existe allí y la superficie. Esto aumentaría la probabilidad de existencia de alguna forma de vida. Europa será el destino de futura misión espacial, probablemente en la década que viene.

8. Primer cuasar cuádruple

En un hallazgo sorprendente científicos reportaron en Science el hallazgo del primer cuasar cuádruple, cuatro extraños agujeros negros activos situados en proximidad uno del otro, una de las estructuras más masivas descubiertas en el universo temprano rodeada por una nebulosa de gas frío. O es una coincidencia de 1 en 10 millones o hay que repensar los modelos de evolución de los cuasares y de formación de las más grandes estructuras. Los cuasares son una breve fase de la evolución galáctica alimentada por materia que cae en un gigantesco agujero negro en el centro de una galaxia.

9. Dos que parecen una

Hace 230 años fue descubierta Delta Cefhei, un prototipo que dio lugar a las cefeidas, estrellas variables en brillo que se utilizan para medir distancias cósmicas. Ahora, científicos dicen que se trata no de una sino de dos estrellas: es una estrella doble, sistema binario, en el cual la compañera había escapado a la observación quizás por su baja luminosidad. El artículo apareció en Astrophysical Journal.

10. Contra el cáncer cervical

La nueva vacuna contra el papilomavirus humano 9-valente puede prevenir 80% de los cánceres cervicales si se administra a niños de 11-12 años antes de que estén expuestos al virus. Comercializada como Gardasil-9 también protege un 8 por ciento adicional contra el cáncer orofaríngeo, que incluyen la base de la lengua y las amígdalas. La vacuna actúa contra siete tipos del papilomavirus humano. La cobertura en protección es un 13% mayor que las primeras vacunas. El estudio apareció en el JNCI.

Ayuno nocturno reduciría riesgo de cáncer

Dos fórmulas que podrían ayudar a reducir el riesgo de cáncer de seno: pasar menos tiempo comiendo y el ayuno nocturno.

Eso sugiere un nuevo estudio publicado en Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention, cuyos resultados recuerdan otras investigaciones de años pasados.

Al cumplir esas dos condiciones se reducen los niveles de glucosa y por lo tanto baja el riesgo de desarrollar ese cáncer, según el estudio de investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de California en San Diego.

“Aumentar el ayuno nocturno es una estrategia novedosa para reducir el riesgo”, dijo Catherine Marinac, candidata a doctorado. “Es un cambio dietario simple que creemos que la mayoría de las mujeres pueden entender y adoptar. Puede tener un gran impacto en la salud pública sin necesidad de conteos complicados de calorías o nutrientes”.

Las mujeres que ayudan por períodos más largos en las noches tenían un control mucho mejor sobre las concentraciones de glucosa en la sangre. Los datos revelan que cada 3 horas de aumento en el ayuno nocturno estaba asociado con un 4% de menos glucosa, independiente de cuánto comiera la mujer.

Hasta ahora los consejos para reducir el riesgo se han centrado en limtiar el consumo de carnes rojas, de alcohol y de granos refinados e incrementar los vegetales. Pero parece que cuándo y cuán a menudo se come también importa.

En el estudio se trabajó con mujeres que reportaron comer 5 veces al día con un ayuno nocturno medio de 12 horas. Aquellas que ayunaban más tiempo indicaron que consumían menos calorías por día e ingerían menos calorías después de las 10 de la noche.

Coma tarde para que engorde y enferme

Si usted come en forma o ingiere pasabocas tarde en la noche no solo estaría almacenando calorías sino que le estaría dando rienda suelta al colesterol, la diabetes y la obesidad.

Un nuevo estudio del Instituto Salk advierte tener cautela sobre un periodo extendido para comer bocados. Sugiere que la ingestión calórica debe limitarse a un periodo de 8-12 horas , como lo hacía la gente antes.

No es sencillo hoy porque la luz artificial, la televisión, las tabletas y celulares hacen que no solo muchas personas se acuesten tarde sino que sigan ingiriendo alimentos mientras se entretienen.

Es decir, no es lo lo que uno come, sino cuándo come. El estudio apareció en Cell Metabolism. En él Satchinandra Panda, que ya en 2012 había demostrado que ratones alimentados con dieta rica en grasas pero solo 8 horas diarias, eran más saludables y delgados que los otros, trabajó con unos 400 ratones de normales a obesos dándoles varios tipos de dietas y restricción en el tiempo de alimentación.

Independiente de si las dietas eran altas en grasas y sacarosa o fructosa, a aquellos que se les restringía la alimentación a 9-12 horas y consumían igual cantidad de calorías que los otros ratones, ganaban menos peso.

Los resultados eran modestos para una ventana de consumo de 15 horas.

A los ratones con restricción se les permitían fines de semana de libertad en su alimentación y sin embargo siguieron ganando menos peso, lo que sugiere que esa restricción puede soportar interrupciones temporales, toda una sorpresa según Amandine Chaix, autora principal.

Aunque fueron estudiados ratones, los resultados podrían extrapolarse a humanos.

No haga ejercicio y mire su barriga

Échele la culpa de la obesidad o sobrepeso a la falta de ejercicio, no a las calorías que consume.

Eso sugiere un estudio publicado en el American Journal de Medicine que revela que ha habido un aumento en el Índice de Masa Corporal y una disminución en la cantidad de ejercicio físico de las personas en los últimos 20 años.

Y aunque se refiere a población estadounidense, puede aplciarse a otras poblaciones donde viene sucediendo lo mismo.

Los investigadores de Stanford revelaron que el porcentaje de mujeres adultas que reportó inactividad pasó de 19,1% en 1994 a 51,7% en 2010, mientras que en hombres pasó del 11,4% al 43,5%.

Durante el periodo el IMC ha crecido tanto para hombres como para mujeres.

“Los cambios se dieron en el contexto no solo de un incremento sustancial en la proporción de adultos que reportan falta de ejercicio sino de pocos o ningún cambio en el promedio de ingestión calórica diaria”, dijo Uri Ladabaum, investigador principal. Y el IMC y circunferencia abdominal han crecido.

La obesidad abdominal es definida como una circunferencia de 88 centímetros en mujeres y 102 en hombres.

La obesidad abdominal ha crecido entre mujeres de peso normal y hombres y mujeres con sobrepeso. Y mientras se discute si el sobrepeso solo aumenta el riesgo de muerte, un mayor volumen abdominal sí parece aumentarlo independiente de la masa corporal.

Claro que dieta inadecuada con ejercicio tampoco parece lo ideal.

No se encontró una relación directa entre la ingestión calórica y más altas tasas de obesidad sino entre la tendencia a no tener ejercicio en distintos periodos y unos números altos de masa corporal.

Obesidad sí predispone al cáncer

Georgia Medical College

No parece ser la dieta, como siempre se dijo. La obesidad sería la responsable de provocar cambios en el colon que podrían conducir al cáncer colorrectal según un estudio con ratones de los Institutos de Salud de Estados Unidos.

Hoy más que antes cobra vigencia la vieja recomendación de que el control de calorías y el ejercicio frecuente no solo son claves para un estilo de vida más saludable sino que son una estrategia para disminuir el riesgo de cáncer de colon, uno de los cánceres más comunes.

Como muchos estudios vinculan la obesidad con varios cánceres, Paul Wade y Thomas Eling alimentaron dos grupos de ratones con una dieta en la que el 60% de las calorías venían de grasa. Un grupo tenía una versión de un gen, NAG-1, que se ha mostrado protege contra el cáncer de colon. El segundo no lo tenía.

Los que portaban el gen no ganaron peso luego de comer esa dieta alta en grasas, mientras que los otros sí. Los investigadores advirtieron otra diferencia entre los grupos. “Los ratones obesos presentaban señales moleculares en su intestino que conducen a la progresión del cáncer, pero los otros no las tenían.

Los patrones de los ratones obesos semejaban esos de ratones con cáncer colorrectal. Además el peso parecía activar más genes asociados con la progresión de ese cáncer, lo que sugiere que los ratones gordos son más predispuestos al cáncer de colon.

Ayayay: dormir mal aumenta gasto en víveres con más calorías

i duerme mal, aparte del cansancio del día posterior, podría tener un ingrediente adicional que no le ayudará: las personas que duermen mal compran al día siguiente más alimentos y muchos con más calorías según un estudio publicado en Obesity, journal oficial de The Obesity Society.

La falta de horas de sueño también aumenta a la mañana siguiente los niveles de grelina, una hormona que aumenta el hambre, aunque no se halló una correlación entre los niveles de la hormona y la compra de alimentos lo que sugiere que otros mecanismos, como una decisión impulsiva, pueden ser los responsables de ese exceso de compras.

El estudio surgió de la curiosidad de investigadores suecos que querían ver si el mal dormir alteraba las decisiones de compra de alimentos por la tendencia a no pensar con claridad tras una mala noche y al aumento del hambre.

“Lanzamos la hipótesis de que el impacto de la falta de sueño en el hambre y la toma de decisiones sería la ‘tormenta perfecta’ para comprar, dejando a las personas hambrientas y con menos capacidad de autocontrol para evitar la compra impulsiva de alimentos con alto contenido calórico”, dijo Colin Chapman, MSc, de Uppsala University.

En la mañana siguiente a una noche de total privación del sueño así como una noche de buen dormir, Chapman y Christian Benedict, dieron a 14 personas de peso normal una cantidad dada de dinero y se les pidió comprar lo que pudieran entre 40 productos, incluyendo 20 con alto contenido de calorías y 20 de bajo contenido. Los precios de los alimentos muy calóricos fueron variados para determinar si la falta de sueño afectaba la flexibilidad de compras de alimentos. Antes de la tarea, los hombres recibieron un desayuno estandarizado para minimizar el efecto del hambre en sus compras.

Los hombres privados del sueño compraron muchas más calorías (9%) y gramos (18%) de alimento que cuando durmieron bien bien toda la noche.

También se midieron sus niveles de grelina, encontrando concentración más alta luego de una noche de vigilia.

O sea: si quiere comer sano y mantener el peso, duerma bien.

Lo pequeño también llena

Más y más investigaciones muestran que en comer de más la sicología juega un papel bien importante. Las costumbres, por ejemplo, parecen dominarnos a la hora de comer y de comer de más.

¿Cuánto chocolate debe usted comer para sentirse satisfecho? Mucho menos de la mitad de lo que se acostumbra, según un reciente estudio de Cornell University sobre los llamados antojos o snacks.

Con pedazos de chocolate, torta de manzana y tajadas de papa, Ellen van Kleef, Mitsuru Shimizu y Brian Wansink diseñaron un estudio para determinar si cuando a las personas se les daba una menor porción se sentirían hambrientas o satisfechas a los 15 minutos.

Se examinaron dos grupos con diferentes tamaños de porciones. A uno se le dio 100 gramos de chocolate, 200 de la torta y 80 de las papas, todos algo más que la porción recomendada. Equivalía 1.370 calorías de alimentos golosina.

Al otro se le dieron 10, 40 y 10 gramos respectivamente, para 195 calorías. A cada grupo se le permitió que tomara el tiempo necesario para comérselos.

Tras las preguntas que se les hicieron luego, los resultados mostraron que las porciones pequeñas son suficientes para brindar una satisfacción tal como las más grandes.

Esto refleja la importancia del tamaño de las porciones. Mientras las más grandes derivan en mayor ingestión de comida, las más pequeñas proporcionan igual satisfacción y sensación de llenura.

Y las más pequeñas conducen a menos hambre y deseo de comer que ayudaría a limitar la ingestión diaria de comida.

¿Interesante, no? Otra cosa es lograr que eso se vuelva costumbre.

Crispetas ganan reputación: contienen antioxidantes

De golosina a alimento: las crispetas, palomitas de maíz o popcorn acaban de ganar unos peldaños en su reputación gracias científicos que hablaron ante el pleno de la reunión anual de la American Chemical Society.

¿La explicación? Un estudio reveló que contienen más antioxidantes de los llamados polifenoles que las frutas y vegetales en general.

Joe Vinson, Ph.D., pionero en el análisis de componentes saludables del chocolate, las nueces y otros alimentos comunes, explicó que los polifenoles están más concentrados en las palomitas de maíz, con promedio de apenas 4% de agua, mientras que en frutas y vegetales se diluyen en el 90% del agua que los componen.

Los científicos descubrieron que en el cascarón del popcorn –esa parte que todos odian por la tendencia a meterse entre los dientes, está la mayor concentración de polifenoles y fibra.

“Este merece más respeto”, dijo Vinson, de la Universidad de Scranton en Pennsylvania. “Son nuggets nutritivos”.

Para él, las crispetas son la golosina perfecta : el único scnack que tiene el 100% de grano sin procesar.

Una porción diaria de palomitas provee cerca del 70% de la ingesta diaria de grano integral. La persona promedio (en E. U.) solo obtiene cerca de media porción de granos integrales al día, mientras que las crispetas podrían llenar de manera muy agradable el faltante.

Pero Vinson también lanzó la alerta: la manera como se preparan, con mucho aceite, mantequilla y azúcar no es nada adecuada. Lo ideal es una crispetera casera sin agregarle aceite, pues las preparaciones que vienen para microondas tienen el doble de calorías que las caseras, aunque si en estas se añade aceite la situación tampoco es la mejor.

Las crispetas, sin embargo, no remplazan las frutas frescas ni los vegetales en una dieta sana, pues estos contienen vitaminas y otros nutrientes indispensables para gozar de buena salud.

El estudio halló que la cantidad de polifenoles en las palomitas de maíz era de hasta 300 mg por porción, comparada con 114 del maíz dulce o 160 de una porción de frutas.

Una porción de crispetas debe proveer el 13% de la ingesta diaria de polifenoles.

Curioso, curioso, bien curioso

Dinosaurios picados. ¿Cómo se rascaba un dinosaurio? Vaya uno a saberlo, pero lo que parece posible es que estos grandes animales tenían… piojos. El estudio en Biology letters empleó fósiles y datos moleculares para rastrear la evolución de los piojos y sus hospederos. Presentó serias evidencias de que los ancestros de los piojos que hoy se alimentan de las aves y distintos mamíferos comenzaron a diversificarse antes de la masiva extinción de los dinosaurios hace 65 millones de años. En la foto, piojo de hace 44 millones de años. Curioso.

Síndrome metabólico. Cortar los carbohidratos parece ser más efectivo que reducir las calorías en personas que buscan reducir la cantidad de grasa en su hígado (una de las consecuencias del síndrome metabólico tan en boga hoy), según investigadores del UT Southwestern Medical Center. “Lo que nos dice este estudio es que si su doctor le dice que necesita reducir la cantidad de grasa en su hígado, usted puede hacer algo en un mes”, dijo Jeffrey Browning, líder de la investigación que será publicada en el American Journal of Clinical Nutrition. Curioso y llamativo.

Mujeres parecidas a hombres. Un interesante estudio en España reveló que las mujeres no son hoy lo que eran. Bueno, al menos en su cráneo. El estudio se examinó cientos de cráneos españoles y portugueses de varios siglos, encontrándose que las diferencias en los rasgos craneofaciales de hombres y mujeres se han hecho menos pronunciadas. Una investigación para aprender más de restos esqueléticos y para ayudar a identificar un individuo con base en sus restos, explicó Ann Ross, de North Carolina State University. Curioso.

Egipcios obstruidos. Las arterias taponadas no eran raras en la familia de la reina egipcia Ahmose-Henutempet, que gobernó durante la dinastía 17, hace unos 3.600 años, según una investigación en la que se escaneó el cuerpo de las momias. La reina, que murió en sus años 40 y su hermana, la princesa Ahmose-Meyret-Anon presentaban señales de aterosclerosis, la acumulación de sustancias grasas en los vasos cardiacos que derivan en ataques y derrames, reveló el estudio divulgado en el encuentro del American College of Cardiology y en el que se escanearon 44 momias de la familia real. Bien curioso.

Muñeca habladora. Medir el hueso de la muñeca podría ser una nueva manera de identificar qué niños y adolescentes con sobrepeso enfrentan un mayor riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular, según una investigación publicada en Circulation. “Esta es la primera evidencia de que la circunferencia de la muñeca está altamente relacionada con la evidencia de resistencia a la insulina, dijo Raffaella Buzzetti, de la Universidad de Roma, cabeza del estudio. Curioso.

12