Visita al mundo del camarón sin ojos

La semana pasada se anunció el descubrimiento de un mundo submarino cerca a la Antártica rico en especies desconocidas, cerca a fuentes hidrotermales.

Ahora, investigadores que exploraban el piso marino al sur de las Islas Caimán descubrieron lo que son las fuentes hidrotermales más profundas conocidas según dijeron, un ambiente poblado por extraños camarones con receptores solares en su espalda.

Cerca al campo de fisuras hidrotermales se halló algo más sorprendente: un área de fuentes en las faltas del monte Dent, una montaña submarina lejos de las áreas ricas en magma donde por lo general se encuentran esas fuentes.

“Están donde usted no esperaría hallarlas”, dijo JonCopley, de la Universidad de Southampton citado por LiveScience.

Ese monte es un complejo oceánico, un pedazo de corteza levantado por las fuerzas que apartan las placas tectónicas. Esos complejos son comunes cerca a las cadenas montañosas del mitad del océano donde la corteza se está dividiendo.

Se encontraron dos fuentes hidrotermales, Beebe, a 4.960 metros de profundidad, siendo 880 metros más profunda que la que tenía el récord, y Von Damm.

Se calcula que la temperatura en la fuente hidrotermal impondrá una nueva marca: 450 grados centígrados, la más caliente.

En ese sitio se encontraron unos camarones bien especiales: en vez de ojos poseen un parche en sus espaldas de células sensibles a la luz. No se sabe para qué, quizás para moverse en la penumbra del lugar.

También se hallaron anémonas pálidas en las fisuras del suelo oceánico.

Foto cortesía University of Southampton

Un cangrejo cultiva su propia comida

Agricultores hay en todas partes, pero en el fondo del mar no. En las profundidades cerca de las costas de Costa Rica científicos hallaron un cangrejo que cultiva jardines de bacterias en sus pinzas ¡para comérselas!

El cangrejo yeti, como se le llama por sus vellos que cubren sus brazos es apenas el segundo se su familia en ser descubierto: el primero –Kiwa hirsuta- se encontró en 2005 cerca de la Isla de Pascua.

El hallazgo y la forma como cultiva su propio jardín fue reportado en el journal Plos One.

Andrew Thurber, ecólogo marino de Oregon State University, identificó la segunda especie un año después. Abundan y se hallan a seis horas del principal puerto tico.

El nuevo cangrejo fue llamado Kiwa puravida y es también un cangrejo yeti.

En verdad Thurber hacía parte de un crucero que estudiaba fisuras de metano, sitios del piso marino donde se mezclan metano y sulfuro de hidrógeno. Mientras exploraba la vena del piso en un sumergible, el piloto Gavin Eppard advirtió esos cangrejos de 9 centímetros que movía sus brazos sobre el chorro de gas y recogió uno. “Me lo entregó”, dijo Thurber.

Los bigotes que cubren las pinzas y el cuerpo están cubiertos a la vez por jardines de bacteria simbiótica que obtienen energía de los gases inorgánicos en esas vetas submarinas. El cangrejo se come la bacteria usando partes de su boca con forma de peine con las que recoge las bacterias de los bigotes.

Las bacterias en los jardines de K. puravida están relacionadas con especies que viven en otras vetas frías y en venas hidrotermales calientes en todo el mundo. “Parece que usa esas vetas para crear una población global conectada que consume la energía que sale por ellas”, dijo Thurber.

El investigador cree que el cangrejo mueve sus pinzas en esos chorros para cultivar su jardín: el movimiento revuelve el agua alrededor, asegurando un suministro fresco de oxígeno y sulfuro que las baña y alimenta. “Es una danza extraordinaria y cómica”, agregó según un artículo en Nature.com.

Se conocen otros crustáceos que cultivan jardines e bacterias, el cangrejo Shinkaia crosnieri y el camarón Rimicaris exoculata.

(1) Video sobre el cangrejo

(2)  Video S2.

Fotos A. Thurber.