El pez que se convierte en mujer

Qué tal uno cortejar una mujer y tener que mostrar su… ¡lado femenino!

Bueno, eso es lo que hace el macho sepia (un orden de moluscos): mientras que un lado de su cuerpo muestra lo mejor de su figura para atraer los favores de la hembra, el otro se viste de hembra para alejar rivales y evitar que peleen con él.

El llamativo patrón fue observado por primera vez y publicado en Biology letters. Y no es de extrañar en sepias, verdaderos magos del disfraz.

“Las sepias son uno de los grupos más listos de animales marinos”, dijo Culum Brown, líder del grupo en Macquarie University en Sidney, Australia. “Y es muy obvio que están usando esta exhibición de modo táctico”.

Se sabía que el Sepia plangon podía camuflar su piel para imitar los alrededores y que podía mostrar distintos patrones en cada lado. Su piel contiene capas concentradas de cromotaforas, células que contienen pigmentos de distintos colores, pero nunca se había visto un macho imitando una hembra solo por un lado como un truco para cortejar.

Brown y colegas observaron por primera vez esa conducta en el acuario en laboratorio y se preguntaron si los machos en su medio harían lo mismo y si era así, cuándo y por qué. Así, analizaron 108 fotos de distintos grupos de sepias tomadas en salidas previas en la bahía de Sidney y hallaron que cuando un macho estaba en un grupo con una hembra y otro macho, exhibía el patrón dual, un lado macho hacia la hembra y otro femenino hacia el macho, el 39% de las veces. En situaciones con un grupo de todos machos o dos hembras con un macho, no lo exhibían.

“Lo usan solo en un contexto particular”, dijo Brown. “Eso implica que la mejor estrategia del macho si halla una hembra atractiva es ser tramposo y disfrazar el punto de que ha hallado una pareja interesante”.

Este comportamiento podría ser aprendido, pero como dijo Brown, es un ejemplo de la compleja inteligencia social de los animales marinos. El sepia tiene una de las más grandes relaciones cerebro-cuerpo de los invertebrados, y la investigación en sus habilidades para engañar y cómo saben cuándo emplear la táctica, puede ayudar a explicar cómo el tamaño del cerebro contribuye a la compleja conducta.

Shelley Adamo, de Dalhousie University en Halifax, Canadá, el hallazgo es novedoso pero no sorprendente. Estos moluscos tienen una gran habilidad para engañar depredadores y unas veces pretenden ser corales, otras pasto marino y así por el estilo.

En la foto, el sepia con las dos caras.

Los genes nos hacen amables

Soy bueno porque… mis genes lo dictan así. En parte es verdad.

Lo que hace que algunas personas donen sangre, ofrezcan un pastel al vecino mientras que otras tratan de mentir sobre sus impuestos se debe en parte a los genes de acuerdo con un estudio en Psychological Science.

Se cree que las hormonas oxitocina y vasopresina afectan cómo las personas se comportan con otras. Pruebas de laboratorio, por ejemplo, han determinado que las personas actúan más amistosas en juegos económicos luego de haber inhalado oxitocina

“Intentamos llevar esto a como es en el mundo real”, indicó Michael Poulin, de University at Buffalo. Con Anneke Buffone de University en Buffalo y E. Alison Holman, University of California, Irvine realizó un estudio sobre el tema.

En vez de rociar oxitocina en la nariz, se valieron de la biología de las hormonas. Estas funcionan uniéndose a receptores en nuestras células, receptores que vienen en varias formas. El de la oxitocina viene en dos versiones. El de la vasopresina tiene más.

La gente en el estudio respondió una encuesta en internet con preguntas sobre obligaciones cívicas como denunciar un crimen o no, pagar impuestos, cómo veían el mundo, las actividades de caridad en las que participaban, etc. A 711 personas se les analizó el ADN a partir de saliva para saber cuál de los receptores de esas hormonas poseían.

Quienes pensaban que el mundo es un lugar amenazante eran menos dados a ayudar a otros a menos que tuvieran versiones de los receptores asociados por lo general con la amabilidad. Estas versiones permiten sobreponerse a los sentimientos de amenaza y ayudar a otros.

No se halló una conexión directa entre los genes y las actitudes sociales o caritativas “lo que no es sorprendente”, dijo Poulin. La mayoría de las conexiones entre el ADN y la conducta social son más complicadas.

“¿Qué hace que usted piense que su vecino es generoso, agradable, mientras que de otro que es egoísta, tacaño?” El ADN de los vecinos puede ayudar a explicar porqué uno es más agradable que el otro.

Para los investigadores no es que hayan encontrado el gen de la persona amable, sino uno que contribuye a eso.

Funcionó vacuna contra cáncer cerebral

Una dosis de su propia medicina. Mejorada, eso está claro. Sí: una nueva vacuna contra el cáncer cerebral que emplea material del tumor de cada individuo ha sido efectiva en un ensayo clínico en fase 2, extendiendo la vida de los pacientes 47 semanas e incluso hasta más del año.

Los pacientes padecían de glioblastoma multiforme recurrente, que mata decenas de miles de personas cada año.

Los resultados alentadores fueron revelados en el encuentro de la American Association of Neurological Surgeons (AANS) en Miami.

El ensayo mostró que la vacuna podía extender la supervivencia de las personas varios meses en comparación con 80 pacientes que recibieron terapia estándar –47 frente a 32 semanas. Varios de quienes recibieron la vacuna pasaron del año.

“Los resultados sugieren que los médicos pueden extender la supervivencia combinando la vacuna con otras drogas que aumentan la respuesta inmunitaria”, dijo Andrew Parsa, quien dirigió la investigación por la Universidad de California en San Francisco.

El próximo paso será un ensayo con mayor número de pacientes para mirar la efectividad de la vacuna en combinación con la droga Avastin.

En Estados Unidos apenas 2% de quienes padecen este tipo de cáncer sobreviven más de 5 años, incluso con tratamiento. El cáncer casi siempre reaparece: solo es asunto de cuándo.

El tratamiento comienza por lo general con una resección quirúrgica, para remover el tejido canceroso del cerebro. Luego se procede a terapia de radiación y quimioterapia para matar cualquier célula remanente. Muchos se someten al tratamiento pero el cáncer reaparece luego.

Las vacunas contra el cáncer son un tratamiento que apareció en la última década. La Food and Drug Administration aprobó la primera vacuna terapéutica contra el cáncer de próstata y varias más están en experimentación.

El concepto básico es el mismo que una vacuna contra paperas o sarampión: una inyección en el brazo que induce una respuesta inmunitaria que ayuda a combatir el patógeno, en este caso el cáncer. Una respuesta efectiva encoge el tumor y extiende la vida.

En el pasado, las vacunas contra el cáncer no funcionaban porque no producían una respuesta inmunitaria efectiva: o no mataban las células cancerosas o no funcionaban en todos los pacientes.

En este caso, se usan ciertos contenidos moleculares del tumor removido en el paciente. Agenus Inc preparó una vacuna específica para cada uno. Los médicos las inyectaron en el brazo de los pacientes varias veces al año.

Una droga contra todos los cánceres

Qué tal: una sola droga puede reducir los cánceres de seno, ovario, colon, vejiga, hígado y próstata. Sí: tumores que han sido transplantados a ratones.

El tratamiento: un anticuerpo que bloquea una señal normalmente hallada en células tumorosas y induce al sistema inmunitario a destruir esas células.

El asunto es como sigue: hace una década, el biólogo Irving Weissman, de Stanford University en Palo Alto, California, descubrió que las células de la leucemia producen más altos niveles de una proteína llamada CD47 que las células sanas. Esa proteína también está en células sanguíneas saludables; es un marcador que bloquea el sistema inmunitario para no ser destruida. El cáncer se aprovecha de eso para burlar el sistema inmunitario ignorándolo.

En años recientes, el laboratorio de Weissman demostró que al bloquear CD47 con un anticuerpo curaba ciertos casos de linfomas y leucemias en ratones estimulando el sistema inmune a reconocer las células cancerosas como invasoras. En esta ocasión, con sus colegas demostró que el anticuerpo que bloquea la Cd47 puede tener un impacto mayor que solo atacar cánceres de la sangre.

En su trabajo con ratones, al tratarlos con el anti-CD47, los tumores transplantados a los ratones se encogieron y no hicieron metástasis.

El estudio fue presentado esta semana en Proceedings of the National Academy of Sciences.

Tyler Jacks, del Massachusetts Institute of Technology en Cambridge, citado por Science, dijo que aunque el estudio es prometedor, se requiere más investigación para ver si los resultados son iguales en humanos.

“El microambiente de un tumor real es un poco más complicado que el de uno transplantado”, indicó, “y es posible que un tumor real tanga efectos adicionales en la supresión inmunitaria.

Otro tema importante es cómo los anticuerpos CD47 se complementarían con los tratamientos existentes hoy: ¿trabajarán juntos o serán antagonistas?

Usar el anti CD47 adicional a la quimioterapia no sería recomendable si el estrés que esta produce hace que las células normales produzcan más CD47 de lo normal.

Ojalá funcione.

En la imagen, células con un tipo de leucemia

Circuncisión protegería contra cáncer de próstata

Para algo debe servir la circuncisión. Hace cerca de dos años fue vinculada a cierta protección contra el VIH, y ahora…

Un análisis de investigadores del Fred Hutchinson Cancer Research Center encontró que la circuncisión antes de la primera relación sexual del hombre puede ayudar a proteger contra el cáncer de próstata.

El estudio online apareció en Cancer, publicación de la sociedad norteamericana del cáncer.

La investigación sugiere que puede interrumpir la infección y la inflamación que puede derivar en aquella malignidad.

Se sabe desde hace mucho que las infecciones pueden producir cáncer y la investigación sugiere que las infecciones transmitidas sexualmente pueden contribuir al desarrollo del cáncer de próstata. Asimismo, ciertas ETS pueden ser prevenidas por la circuncisión. Por tanto, se puede deducir que protegería contra el desarrollo de ciertas clases de cáncer de próstata.

Esto se planteó Jonathan L. Wright, y colegas para ver si era así. Para el estudio analziaron información de 3.399 hombres (1.754 con cáncer de próstata y 1.645 sin él). Quienes habían sido circuncidados antes de su primera relación sexual eran un 15 por ciento menos dados a desarrollar ese cáncer que los que no. El menor riesgo era tanto para cánceres menos y más agresivos.

Los circuncidados antes de su primera relación tenían un 12 por ciento de menos riesgo para desarrollar cáncer menos agresivo y 18 para el más agresivo.

Las ETS pueden conducir al cáncer de próstata provocando inflamación crónica que crea un ambiente favorable para las células cancerosas. También puede haber otros mecanismos implicados. La circuncisión puede proteger contra las ETS y por ende contra aquel tipo de cáncer endureciendo la piel del prepucio y eliminando el espacio para humedad en ese punto evitando la supervivencia de los patógenos.

“Los datos están en la línea de un sendero infección/inflamación que puede estar involucrado en el riesgo de cáncer de próstata en algunos hombres”, dijo Wright.

Los datos son solo de la observación. Futuros estudios deberían confirmar o no el hallazgo. Indirectamente, otro beneficio de la circuncisión.

Imagen de sitio donde se encuentra la próstata.

Cada persona tiene 100 genes malos

¿Para qué tengo tantos genes defectuosos? Para enfermarme mejopr, podría ser una de las posibles respuestas.

Un análisis de 185 genomas revelado en la revista Science indica que cada uno de nosotros tiene alrededor de 100 genes rotos. Algunos de ellos tienen efectos nocivos, otros parecen inocuos y algunos podrían ser tener algún beneficio.

Los científicos estudiaron 20.00 genes que codifican por proteínas, esas moléculas que hacen la mayor parte del trabajo en nuestras células. Esa clase de genes son apenas 1,5% del genoma humano, el resto son elementos reguladores o secuencias de ADN que no se usan.

En el análisis hallaron 1.285 genes averiados, unos 100 por individuo.

“Las versiones inactivas de tales genes están asociadas con distintos rasgos”, dijo Daniel MacArthur, del Wellcome Trust Sanger Institute, a LiveScience.

La mayoría de esas mutaciones parecen ser genes no esenciales. “En los casos donde la inactivación es común dentro de la población, tienden a ser rasgos benignos, como tipo sanguíneo o la capacidad de oler determinadas sustancias.

Algunos son genes que andan de salida: en uno de ellos, 42% de los participantes tenían al menos una copia mala.

Veintiséis de los genes rotos identificados han sido implicados en provocar enfermedades severas como la fibrosis quística; 21 parecían tener un rol en enfermedades (están ligados a proteínas claves en el cuerpo), pero no han sido vinculados a ninguna.

Cerca de 20 de los genes mutados en una persona dada estaban doblemente rotos, o sea que ambas copias (una del padre y otra de la madre) habían perdido su función. En el grupo de genes analizados, 253 doblemente rotos parecían no tener efecto alguno en la salud.

Los genes rotos o defectuosos son aquellos incapaces de elaborar proteínas debido a una mutación (cambios en la secuencia del ADN).

Qué hace un vehículo en mi estómago

Casi en todas partes puede imaginarse uno la presencia de un vehículo, pero ¿en el estómago? No podía faltar.

En esta era de la miniaturización de la medicina, el nanoingeniero Joseph Wang, de la Universidad de California en San Diego presentó su prototipo, que algún día podría ser útil para atacar células cancerosas o llevar medicinas a domicilio.

No requiere salir a tanquear con gasolina ni usa gas, aunque a este novedoso vehículo le falta remediar sus pequeños problemas, uno de ellos en sus frenos: no se ha logrado que se detenga, como tampoco controlar su velocidad.

El caso es este: el vehículo es un tubo cónico de 10 micrometros, cubierto por zinc, que reacciona con el ambiente ácido del estómago y produce burbujas de hidrógeno que lo impulsan.

Si fuera cubierto con anticuerpos o equipado con cámara, podría enviar mensajes instantáneos del interior del órgano.

Microvehículos de esta clase se movían al crear burbujas de oxígeno a partir del peróxido de hidrógeno, un elemento algo tóxico para el organismo. El zinc los hace más biocompatibles.

Como la velocidad depende de la acidez, su velocidad aumenta con esta, lo que mostraría también pH estomacal. La acidez, sin embargo, impacta la vida del motor, que puede ser de 10 segundos a… 2 minutos.

¿Corto? La vida suficiente para desarrollar su tarea.

Estos vehículos son conducidos por el estómago mediante magnetos, revelaron los investigadores.

Algún día navegarán por su cuenta, repararán áreas dañadas o harán microcirugías. Todo un avance.

En la foto de la American Chemical Society, el microvehículo.

Cómo el cigarrillo perpetra su crimen

Científicos siguieron el sendero trazado por el criminal humo del cigarrillo a través del cuerpo humano, hasta perpetrar su crimen en los pulmones: el enfisema.

De la punta encendida del cigarrillo a través del tracto respiratorio hasta las células pulmonares, la devastación provocada por el humo es en verdad criminal, activando genes y porciones del sistema inmunitario para crear una inflamación que deriva en el enfisema que acorta la vida, dijeron los científicos, liderados por aquellos en el Baylor College of Medicine y el Michael E. DeBakey Veterans Affairs Medical Center.

El reporte, presentado ayer en el journal Science Translational Medicine, describió la huella del humo a través de los tejidos y cómo logran su destructivo objetivo.

“Es como caminar en la escena del crimen”, dijo Farrah Kheremand, profesora de Medicina en el BCM. En la investigación, los científicos tomaron las células halladas en esa escena del crimen y pieza por pieza elucidaron lo que ocurrió, cuándo y cómo, una historia que tomó más de 4 años en ser resuelta por ella, David Corry y otros colegas.

“Se pensaba que el enfisema era una respuesta dañina no específica frente a la exposición a largo plazo al humo”, dijo. “Estos estudios muestran por primera vez que el enfisema es causado por una respuesta inmunitaria específica inducida por el humo”.

“Es una combinación de pocos genes afectados por un factor epigenético”. Los epigenéticos son factores que afectan la forma como los genes se expresan en el ADN. El humo del cigarrillo es un factor epigenético ambiental. “El ADN está escrito con lapicero”, explicó Kheramand usando una metáfora. “La epigenética está escrita con lápiz. Si se tienen suficientes genes juntos afectados por factores epigenéticos, puede darse el daño pulmonar y el enfisema. La inflamación que lo activa puede activar también el cáncer de pulmón, una hipótesis comprobable que hemos comenzado a responder”.

El estudio mostró que el cigarrillo reclutó células que responden a los antígenos (células que orquestan la respuesta del sistema inmunitario a los antígenos) como conspiradoras del crimen de la destrucción del pulmón, usando genes específicos que regulan las proteínas en su rol mortal.

Los científicos estudiaron el caso en ratones expuestos a condiciones que semejaban muy bien cómo fuman los humanos. Estos animales desarrollaron la enfermedad pulmonar en tres a cuatro meses y ciertas células inflamatorias y genes fueron vitales para ese proceso.

Foto de pulmones con enfisema

Visita al mundo del camarón sin ojos

La semana pasada se anunció el descubrimiento de un mundo submarino cerca a la Antártica rico en especies desconocidas, cerca a fuentes hidrotermales.

Ahora, investigadores que exploraban el piso marino al sur de las Islas Caimán descubrieron lo que son las fuentes hidrotermales más profundas conocidas según dijeron, un ambiente poblado por extraños camarones con receptores solares en su espalda.

Cerca al campo de fisuras hidrotermales se halló algo más sorprendente: un área de fuentes en las faltas del monte Dent, una montaña submarina lejos de las áreas ricas en magma donde por lo general se encuentran esas fuentes.

“Están donde usted no esperaría hallarlas”, dijo JonCopley, de la Universidad de Southampton citado por LiveScience.

Ese monte es un complejo oceánico, un pedazo de corteza levantado por las fuerzas que apartan las placas tectónicas. Esos complejos son comunes cerca a las cadenas montañosas del mitad del océano donde la corteza se está dividiendo.

Se encontraron dos fuentes hidrotermales, Beebe, a 4.960 metros de profundidad, siendo 880 metros más profunda que la que tenía el récord, y Von Damm.

Se calcula que la temperatura en la fuente hidrotermal impondrá una nueva marca: 450 grados centígrados, la más caliente.

En ese sitio se encontraron unos camarones bien especiales: en vez de ojos poseen un parche en sus espaldas de células sensibles a la luz. No se sabe para qué, quizás para moverse en la penumbra del lugar.

También se hallaron anémonas pálidas en las fisuras del suelo oceánico.

Foto cortesía University of Southampton

Unas células vitales para el aprendizaje

No solo son el pegamento que mantiene juntas las neuronas, como se había pensado. Las células gliales, llamadas así por la palabra griega ‘cemento’ son fundamentales para la plasticidad cerebral, esa manera como el cerebro se adapta, aprende y almacena la información.

Investigadores de la Universidad de Tel Aviv encabezados por Maurizio De Pittà piensan que las gliales desempeñan un papel más allá de mantener unidas las neuronas y poseen información para el proceso de aprendizaje. “Son como las supervisoras del cerebro, Al regular la sinapsis, controlan la transferencia de información entre neuronas, incidiendo en la forma como el cerebro procesa la información y aprende”, dijo.

De Pittà, junto con Eshel Ben-Jacob, Vladislav Volman (The Salk Institute) y Hugues Berry (Université de Lyon), desarrolló un modelo de computador que incorpora la influencia de las células gliales en la transferencia de la información sináptica, reporte presentado en Plos Computational Biology.

El modelo puede ser implementado en tecnologías basadas en redes cerebrales tales como softwares de computador y microchips, así como de ayuda para desórdenes cerebrales como la enfermedad de Alzheimer y la epilepsia.

El cerebro está constituido por dos tipos principales de células: neuronas y gliales. Las primeras activan las señales que dictan cómo pensamos y nos comportamos, usando la sinapsis para pasar el mensaje de una neurona a otra.

Las células gliales abundan en el hipocampo y en la corteza, dos áreas del cerebro que ejercen el control sobre la capacidad del cerebro de procesar información, aprender y memorizar. De hecho, por cada neurona, hay de 2 a 5 gliales.

El cerebro, explica Ben-Jacob, es como una red social. Los mensajes se pueden originar en las neuronas, que usan la sinapsis como su sistema de entrega, pero las gliales sirven como un moderador, regulando cuáles mensajes se envían y cuándo.

Estas células pueden acelerar la transferencia de información o disminuir la actividad si la sinapsis está sobrecargada. Esto convierte las gliales en las guardianas de nuestros procesos de aprendizaje y memoria, orquestando la transmisión de información para el funcionamiento óptimo del cerebro.

En la foto, células gliales de ratón. Cortesía.