Hallan nuestro ancestro más antiguo: era bocón y pequeñito

Dibujo de nuestro posible ancestro común. Foto C. Morris/Jian Han

Dibujo de nuestro posible ancestro común. Foto C. Morris/Jian Han

No nos parecemos en nada, pero… científicos hallaron restos del que se cree es el más antiguo ancestro humano. Sí, una criatura microscópica con forma de saco que vivió hace 540 millones de años más o menos. Continuar leyendo

La sorprendente historia de los parásitos del camino de la seda

 

Estos eran los instrumentos de limpieza del ano al defecar. Dejaron su huella por 2.000 años. Foto H-Yan yeh

Estos eran los instrumentos de limpieza del ano al defecar. Dejaron su huella por 2.000 años. Foto H-Yan yeh

Durante unos 1.500 años el camino de la seda unió a China oriental con la occidental, el Medio Oriente, Europa y una zona costera de África. No era una, eran varias rutas comerciales que conectaban distantes civilizaciones a través del comercio de bienes como libros, textiles y sustancias preciosas, pero que para lo que más sirvió fue para la inmigración. Rutas que crearon su propia cultura.

Un análisis de una letrina de hace 2.000 años, situada cerca de Dunhuang en China occidental revela que los inmigrantes viajaban grandes distancias por los caminos mantenidos por Han. Y mostró las enfermedades que aquellos viajeros portaban.

Un artículo en el Journal of Archaelogical Science Reports, elaborado por científicos de China e Inglaterra describe cómo encontraron materia fecal en los palos de aseo en la letrina en la parada de Xuanquanzhi, donde los viajeros que portaban los documentos en regla podían detenerse para refrescarse y refrescar sus animales, a la vez que usar las letrinas. La parada estaba cerca del caliente y mortal desierto Taklamakan.

Los palos eran instrumento de limpieza. Al usar las letrinas, con ellos se retiraba el excremento que quedaba en el ano tras defecar. Tenían un trapo que los cubría.

Al estudiar palos encontrados en el sitio que aún poseían cobertura y material sólido adherido, se encontró que quienes usaban las letrinas tenían un sinnúmero de parásitos, lo que no era de extrañar en aquel entonces. La primera evidencia de que esos bichos viajaron por la ruta de la seda con sus humanos hospederos.

Encontraron lombrices intestinales como Ascaris lumbricoides, Tenia sp de varios tipos probablemente y un tremátodo Clonorchis sinensis, un parásito hepático chino, nativo del sur chino, que no pudo ser contraído en las tierras de Dunhuang. Quien lo expulsó, seguro en medio de dolores estomacales y diarrea, provenía de un lugar a miles de kilómetros, lo que muestra el flujo de comerciantes y viajeros y cómo transportaban las enfermedades infecciosas con ellos a través de grandes distancias, como expresó Hui-Yan Yeh, coautor.

La ruta de la seda fue bautizada en el siglo 19 por un explorador alemán, pero pudo tener otros nombres y caminos durante su apogeo entre unos 100 años antes de nuestra era y 1400 de la actual era.

Los palillos para limpiar el ano pertenecen a una era temprana del camino de la seda, cuando la ruta era controlada por soldados y burócratas de la dinastía Han. Luego, durante los siglos 6 y 7, los viajeros la llamaban simplemente la ruta a Samarcanda, refiriéndose a una próspera ciudad comercial en lo que hoy es Uzbekistán.

Samarcanda, hogar de los sogdianos, se halla en el lado oeste del desierto de Taklamakan y fue una lugar de mezcla de las culturas chinas y del Medio Oriente. En la Edad Media la ruta fue reparada y controlada por los mongoles y sucumbió en el siglo 15 ante el auge de las rutas marítimas.

Fuentes: ArzTechnica-Journal of Archeological Science Reports-The Scientist.

Hay mucha bulla a 11.000 metros de profundidad

Sitio del estudio. Cortesía NOAA

Sitio del estudio. Cortesía NOAA

¿Qué podría escucharse a 11.000 metros en el fondo del mar? Nada, ¿cierto? ¡Mentiras! Es un sitio muy ruidoso.

Eso lo demostró un estudio que grabó durante 3 semanas el sonido en esa inhóspita región del planeta, en la Fosa de las Marianas.

Investigadores de la NOAA, la Universidad de Oregon y la guardia costera de Estados Unidos sumergieron un equipo especial para grabar los sonidos con miras a conocer si el sitio era silencioso o no y luego, en unos años, comparar si ha aumentado el nivel.

Podría pensar que es uno de los lugares más calmados de la Tierra, pero hay un ruido casi constante”, dijo Robert Dziak, oceanógrafo de NOAA.

En ese periodo se registró el sonido de varios terremotos cercanos y lejanos, los llamados de ballenas y un tifón categoría 4 que pasó por encima

El hidrófono también captó el sonido de las máquinas de los barcos. La zona del estudio, Challenger Deep está cerca a Guam, que tiene un intenso tráfico marítimo entre China y Filipinas.

Se considera que el ruido en el mar ha aumentado en las últimas décadas. Al registrarlo se puede medir esa variación y determinar cómo puede afectar animales marinos que usan sonido para comunicarse, navegar y alimentarse como ballenas, delfines y peces.

A la profundidad de las Marianas la presión es de más de 16.000 libras por pulgada cuadrada, cuando en una oficina es de 14,7, lo que exigió un trabajo especializado con el hidrófono.

La grabación se llevó a cabo durante 23 días, en julio, pero el micrófono solo fue recuperado en noviembre a la espera de un barco y por los constante tifones en el área.

Revelaciones de un fósil de hace 540 millones de años

Foto superior Jie Yang, inferior Yu Liu

No es sencillo encontrar fósiles de hace 500 millones o más y mucho menos que estén bien preservados.

Pero científicos reportaron en Proceedings of the National Academy of Sciences el hallazgo de un animal que vivió hace 540 millones en lo que hoy es el sur de China. Está tan bien preservado que contiene tejido blando y se puede ver el sistema nervioso central, toda una rareza.

Se trata de un animal tipo crustáceo en el que con detalle se pueden ver nervios gracias al estado de preservación. Esto ayudará a los investigadores a estudiar la evolución del sistema nervioso central.

El fósil es un Chengjiangocaris kunmingensis, que vivió durante la explosión del Cámbrico, un periodo de rápida evolución de las formas de vida, cuando apareció en el registro fósil la mayoría de los grandes grupos de animales. Perteneció a un grupo de animales llamados fuxianhuiidos, un ancestro de los artrópodos actuales, ese grupo diverso que incluye insectos, arañas y crustáceos.

“Nos da una mirada única a lo que era un sistema nervioso central”, según el coautor Javier Ortega-Hernández, del Departamento de Zoología de la Universidad de Cambridge. “Es el ejemplo más completo de un SNC del periodo cámbrico”.

En los últimos años se han identificado sistemas nerviosos parcialmente fosilizados de ese periodo, pero eran de cerebros sobre todo y en todos solo había detalles preservados del cerebro, ofreciendo una información limitada, según un informe de la universidad.

C. kunmingensis parece una especie de crustáceo con una cabeza ancha con forma de corazón y un cuerpo largo con pares de patas de distintos tamaños. En su recuperación se detectó el tejido blando.

El SNC coordina todas las funciones motrices y neurales. En los vertebrados está compuesto de médula espinal y cerebro, pero en los artrópodos consiste de un cerebro condensado y una serie de masas interconectadas tipo cadena de tejido nervioso denominado ganglio que semeja una tira de hebras.

Como los artrópodos modernos, C. kunmingensis tenía un cordón de nervios, que es análogo a la médula en vertebrados, que iba por todo su cuerpo, con cada una de las cuerdas tipo ganglios controlando un par de patas.

Homenaje al gato en su día

Gato común o doméstico de nombre Buggy. Foto Ramiro Velásquez

Impulsivo, dominante y neurótico lo definió un estudio de 2014 de la Universidad de Edimburgo en el Journal of Comparative Psychology. Tal vez, cada que lo mira piensa en acabar con usted. Sí en matarlo.

Tampoco necesitan de usted para sentirse seguros, no dependen de usted según otro estudio, esta vez en Plos One.

Es más, los perros quieren cinco veces más a su compañero humano que los gatos, dijo este año una investigación para un documental de la BBC.

Sí, el gato. Misterioso, único, independiente y ¿amoroso y fiel?

Felis silvestres catus, alias el gato doméstico, ese felino que se acercó al hombre tal vez hace 9.000 años sugieren excavaciones en Chipre, pero más seguramente en el Medio Oriente y Egipto hace hasta 6.500 años siendo un ‘amigo’ por conveniencia, adorado hace 4.000 años y que pudo haber sido ‘criado’ a la vez en China según encuentros recientes.

Descendiente directo del gato salvaje árabe, Felis silvestris lybica, es hoy para muchos el animal de compañía más común en el mundo si bien las cifras difieren mucho del autor que provengan. Se reconocen cerca de 67 razas más 7 provisionales según The International Cat Association.

La mascota moderna por su facilidad para desenvolverse solo y cuya relación con los humanos ha ido modificando unos pocos genes relacionados con su memoria, su conducta de temor condicionado y el aprendizaje estímulo-recompensa por lo que es capaz de hacer algunos trucos para obtener algo a cambio.

Con 38 cromosomas y unos 20.000 genes ha evolucionado cerca de 250 trastornos genéticos heredables, como la mutación que les impide degustar el dulce que explica su indiferencia hacia las frutas y los alimentos azucarados, así algunos los coman.

Depredadores por excelencia y recelosos de sus similares, se dice que aún tiene 3 de sus 4 patas en el ambiente salvaje, considerándose que quienes conviven con ellos lo hacen con una fiera latente. De hecho se han documentado extinciones de aves y otras especies por sus dotes de cazadores.

Sociables con otros animales si se introducen desde pequeños, difícilmente aceptarán a los humanos si entre las 4 y las 8 semanas de vida no los han conocido, explica John Bradshaw, director del Instituto de Antrozoología de la Universidad de Bristol. Y si solo tratan mujeres en ese periodo huirán de los hombres y si son atendidos por una persona nada más estarán toda la vida muy ligados a ella.

Si a las 10 semanas no han socializado con humanos, en esencia serán salvajes el resto de su vida, huyendo de las personas.

No distinguen bien el tiempo, pero tienen su ritmo del día bien establecido, se aburren con un juguete que ven una y otra vez, pero nunca cuando están cazando.

De vista excepcional y visión binocular, con ojos muy grandes para el tamaño de su cabeza, expanden sus pupilas en la oscuridad hasta tres veces el área que nosotros. Pero no están interesados en el color: ven el azul y el amarillo, y son ciegos al rojo y al verde. No ven bien de cerca, por lo que al caminar se enfocan varios pasos adelante.

Su oído es muy especial, pudiendo escuchar ultrasonido y mover sus orejas para detectar la fuente de los sonidos.

Pero son sus bigotes los que actúan como sensores que les permiten establecer el punto a morder cuando están cazando.

Sí, en el equilibrio, en la visión nocturna y en su oído superan a los humanos, pero en el sentido del olfato lo sobrepasan de lejos pues es su principal sentido.

Datos de los gatos, esos felinos que hoy son recordados en su extraño día mundial, animales de facciones tiernas más implacables con sus presas.

Estrellas de internet, fáciles de querer e imposibles de olvidar.

El aire sucio mata 5,5 millones de personas

Foto cortesía Alfred Palmer, Wikipedia commons

Más de 5,5 millones de personas mueren prematuramente cada año debido a la contaminación del aire dentro y fuera de las casas. Más de la mitad de esas muertes ocurren en China e India, países industrializados con alta generación de contaminantes.

Las plantas generadoras, la industria manufacturera, los vehículos y la combustión de madera y carbón liberan partículas pequeñas que afectan de manera negativa la salud de las personas.

Los datos los aportó un estudio de la Universidad de Bristish Columbia, que además encontró que pese a los esfuerzos por reducir la contaminación del aire el número de muertes por esa causa trepará durante las próximas dos décadas a menos que se hagan mayores esfuerzos por controlarla.

“La contaminación del aire es el cuarto factor de riesgo de muerte en todo el mundo y de lejos el principal factor medioambiental de enfermedad”, expresó el profesor Michael Brauer.

Los análisis de los investigadores mostraron que 55% de las muertes ocurren en China (1,6 millones) e India (1,4 millones) según datos de 2013.

En China el carbón es la principal causa. Qiao Ma, estudiante de doctorado en la Universidad Tsinghua en Beijing, halló que la sola contaminación exterior del carbón mata unas 366.000 personas.

Hacia 2030 la situación china no estará mejor: se calcula que morirán prematuramente 1,3 millones.

En India la mayor fuente contaminadora es la madera y otras fuentes de biomasa usadas para cocinar y calefacción, práctica que afecta a millones de familias.

La agricultura fue básica para la llegada de los gatos

Cráneo de uno de los gatos hallados en China. . Foto D. Vigne, CNRS/MNHN

Una larga relación: científicos habrían determinado que los gatos comenzaron a ser domesticados en China 3.500 años antes de nuestra era, de acuerdo con su estudio publicado en Plos One.

Eso con base en restos hallados en asentamientos agrícolas, huesos del gato leopardo, relacionado con el gato salvaje occidental, del cual descienden todos los gatos domésticos.

El escenario es semejante al que se dio en el Oriente Cercano y en Egipto, donde la relación entre gatos y humanos apareció tras el nacimiento de la actividad agrícola.

Con más de 500 millones de individuos, el gato doméstico puede ser hoy el animal de compañía más común en el mundo. Todos descienden de una especie africana y del Oriente Cercano de gato salvaje (Felis silvestris lybica). Según un estudio de 2004, la primera relación entre humanos y gatos se presentó hace cerca de 9.000 a 7.000 años en el Oriente Cercano antes de nuestra era por el surgimiento de la agricultura.

En 2001, investigadores de la Academia de Ciencias China en Beijing habían hallado los huesos en el norte, en Shaanxi, que databan de hace unos 5.500 años, por lo que surgió una disyuntiva: ¿pertenecía la evidencia a una relación entre gatos chinos y humanos en aquella época o fue el resultado de la llegada de los primeros gatos domésticos del Oriente Cercano?

En ese país no se había registrado la subespecie de la que surgieron los gatos actuales.

Los investigadores estudiaron mandíbulas de 5 gatos de 3.500 a 2.900 años antes de nuestra era, determinando que pertenecían al gato leopardo Prionailurus bengalensis, conocido por frecuentar áreas con presencia humana.

El hallazgo muestra que se dio entonces una relación parecida a la de Egipto y el Oriente Cercano, siendo independiente de estas. Fue el gato leopardo y no el Felis silvestris el que se relacionó primero con los chinos.

Y se demuestra que la agricultura fue básica para esa relación: los gatos devorando los ratones en los sitios de cosecha, mientras los humanos los protegían por ese beneficio.

Pese a eso, los gatos actuales chinos no descienden del leopardo sino del F. silvestris lybica, que llegó con la ruta de la seda con los imperios romano y Han.

¿Dónde domesticaron los perros?

Perro callejero en Medellín. Foto Julio César Herrera

China, Europa y Siberia. ¿Dónde domesticaron primero los perros? Aquellos son los sitios revelados por distintos estudios, pero ahora uno publicado en PNAS trae otro cuento: los perros domésticos emergieron en lo que hoy son Nepal y Mongolia.

A esa conclusión llegaron los autores tras haber caracterizado 5.392 perros usando sangre almacenada en el Biobanco Veterinario de Cornell. Las muestras incluían 549 perros pueblerinos de 38 países, no descendientes de razas puras creadas en Europa sino de áreas rurales alrededor del planeta donde se han reproducido de manera natural.

El resultado reveló que los perros son muy diversos genéticamente y tienen linajes más antiguos que los pura raza, mostrando una mejor representación de la estructura genética presente en ellos antes de la era moderna.

Al comparar los cromosomas no sexuales, el cromosoma Y y el ADN mitocondrial, concluyeron que los perros domésticos se originaron en Asia central, luego se expandieron a Asia oriental y más allá. “Miramos si hubo evidencia de eventos de domesticación múltiple, pero no encontramos evidencia”, dijo a la BBC el coautor Adam Boyko.

El equipo investigador halló otros datos de las poblaciones caninas, como que los perros en el Neotrópico y en el Pacífico Sur fueron descendientes de europeos, aunque muchas de las poblaciones asiáticas presentaron poca evidencia de cruce con europeos.

Estos resultados no cierran el caso de la evolución de los perros, pero presentan otra evidencia del origen asiático.

Un dinosaurio a lo batman

Cortesía Nature

Un dinosaurio, vaya y venga. Un murciélago… también. ¿Pero un dinosaurio murciélago? Bueno, veamos…

En China desenterraron los restos de un pequeño dinosaurio y los investigadores se llevaron una sorpresa: el fósil mostraba unas membranas, como las alas de un murciélago.

No era uno de esos dinosaurios gigantes que dominaron su mundo. No: medía solo 13 centímetros.

La membrana se extendía desde el hueso de la muñeca, lo que habría ayudado a mantener posición durante su uso. ¿Pero para qué las usaba? ¿Volaba?

El hallazgo fue presentado en la revista Nature.

A los investigadores, encabezados por Xing Xu, paleontólogo, les llamó la atención la forma como estaba ligada la membrana al hueso, primera vez que se ve esa estructura en dinosaurios.

La nueva especie, que vivió hace cerca de 160 millones de años, ha sido llamada Yi qi, que en mandarino significa ala extraña.

Xu y colegas estiman que la envergadura de la criatura era de unos 60 centímetros y pesaba alrededor de 380 gramos.

“Es uno de los animales más extraños que he visto en el registro fósil en muchos años”, dijo Thomas Holz, paleontólogo de la Universidad de Maryland. “Genera más dudas de las que resuelve”.

De todas maneras, como es el único individuo que se ha descubierto, es difícil saber si se deslizaba, movía sus alas o alternaba esas dos posiciones, como hacen algunos murciélagos hoy y aves como los pájaros carpinteros y gorriones.

Si Yi qi andaba por el aire, debería pasar la mayor parte del tiempo planeando, no aleteando, dice el grupo. La forma de las alas en el hueso no le permitiría aletear mucho y sus músculos parecen débiles.

Y las plumas que tenía eran fijas, no las versátiles de las aves de hoy.

Primera vez en 40 años que se estabiliza el CO2

Contaminación en Medellín, foto de archivo Juan Antonio Sánchez

Es para no creerlo, pero los datos preliminares de la Agencia Internacional de Energía revelan que en 2014 por primera vez en 40 años no crecieron las emisiones de dióxido de carbono.

Una luz de esperanza en palabras de Fatih Birol, economista jefe de la Agencia, pero que tendrá que ser refrendada en los años venideros.

Es más interesante al saber que no se trató de una desaceleración económica.

Las emisiones globales de dióxido de carbono se detuvieron en 32.300 millones de toneladas, invariables frente al año precedente. Parecería que los esfuerzos para mitigar el cambio climático pueden estar teniendo un mayor efecto del esperado sobre las emisiones.

La detención en el crecimiento de esas emisiones pudo deberse a los nuevos patrones de consumo de energía en China y en los países de la OCDE.

El año pasado China experimentó una mayor generación de electricidad por recursos renovables, como el agua, la luz solar y el viento, y menos de la combustión de carbón.

En las economías OCDE los esfuerzos por promover un crecimiento más sostenible -incluyendo mayor eficiencia energética y más energías renovables- están produciendo el efecto deseado de separar el crecimiento económico de las emisiones de gases de efecto invernadero.

El logro podría ser un estímulo para las cruciales negociaciones sobre el cambio climático y el recorte de las emisiones de París en diciembre. El mensaje se antoja claro: sí se puede desligar el crecimiento económico de las emisiones de gases.

En los 40 años que la Agencia lleva recogiendo datos sobre las emisiones de dióxido de carbono solo 3 veces las emisiones se estabilizaron o bajaron en comparación con el año anterior y todas estuvieron asociadas con alguna crisis económica mundial: comienzos de los 80, 1992 y 2009. En 2014, por el contrario, la economía global creció 3%.

La Agencia entregará el reporte completo en junio, en Londres.

123