Narices chatas por culpa del frío

Foto B. Gordon

Foto B. Gordon

Si su nariz es pequeña, delgada, grande, gruesa o chata en parte se lo debe a sus papás, pero en últimas… al clima.

Eso sugiere un nuevo estudio que dice que la nariz de una persona y la de sus padres se forma por un largo proceso de adaptación al clima loca. Continuar leyendo

10 noticias científicas de la semana

Partes de las prendas y utensilios de Ötzi. Institute for Mummies and the Iceman

Partes de las prendas y utensilios de Ötzi. Institute for Mummies and the Iceman

1. Pasarela de hace 5.300 años

En 1991 se descubrió un hombre que vivió hace 5.300 años, cuyo cuerpo apareció tras el descongelamiento del glaciar en el cual quedó en los Alpes italianos. Se le bautizó Ötzi. Un estudio en Scientific Reports determinó que sus prendas de vestir y accesorios estaban hechos con pieles de al menos 5 animales: oso su gorro y el contenedor de flechas -carcaj- de corzo, un cérvido. También usaba elementos con pieles de cabra y oveja. La pasarela de la Edad del Cobre.

2. Descifrando enfermedades

En Nature se presentó el más completo análisis del exoma humano, esas regiones codificantes de proteínas, una herramienta clave para identificar variaciones genéticas relevantes relacionadas con enfermedades. Se identificaron cerca de 7,4 millones. El análisis, para citar un caso, reveló que de 192 variantes que habían sido vinculadas a enfermedades solo 9 parecen estarlo. Un avance de interés.

3. Centro de la generosidad

Científicos habían encontrado en el cerebro el punto de la generosidad, que se activa cuando somos generosos y hacemos el bien a los otros. Se trata de la corteza cingulada anterior subgenual. La región no se activa igual en todas las personas. El hallazgo aparece en Proceedings of the National Academy of Sciences y abre un campo de acción para conocer más sobre ese rasgo y problemas relacionados.

4. Seguimos calientes

Un nuevo informe reportó que julio fue el mes más caliente desde que se llevan registros hace 136 años, siendo a la vez el julio más caliente de meses similares. Es hasta ahora entonces también el mes más caliente del año, lo cual concuerda con los registros: es verano en el Hemisferio Norte, que concentra mayor área de superficie terrestre que el sur.

5. ¿Cuándo hubo istmo?

Un estudio en Science Advances sugiere que el istmo de Panamá surgió hace 3 millones de años, 10 millones después de lo que dicen otros estudios, de acuerdo con análisis geológicos, moleculares y paleontológico. El istmo, sugieren algunos investigadores, fue determinante en el establecimiento del clima del planeta. El nuevo estudio atiza las discusiones sobre la unión del continente americano.

6. El espermatozoide ganador

La hembra de un pez perciforme del Mediterráneo, Symphodus ocellatus, elige cuál espermatozoide fecundará sus huevos de entre los machos con los que se aparea, algo que logra mediante un componente del fluido del ovario liberado con los huevos, según un artículo en Nature Communications. Las hembras prefieren machos que construyan nidos y ayuden a cuidar la descendencia.

7. Acabamos con la memoria

Un estudio publicado en Memory reveló que perdemos la capacidad de recordar cosas debido a nuestra creciente dependencia de internet y el gran buscador Google, lo cual se demostró en una prueba en las que los participantes usaron la web o dependieron de su memoria para responder unas preguntas. Un hallazgo que demuestra la penetración de los dispositivos electrónicos en nuestra vida, cambiándonos.

8. La quinta fuerza

Físicos teóricos publicaron en Physical Review Letters un artículo en el cual sugiere el hallazgo de una quinta fuerza natural además de la débil, la fuerte, la gravedad y el electromagnetismo, fuerza que de confirmarse implicaría una nueva manera de entender el universo. Pese a que se sugiere su existencia, el hallazgo debe ser confirmado y, de paso, plantea más interrogantes que respuestas.

9. Bacteria conductora

Científicos modificaron genéticamente una bacteria común en el suelo para crear cables que conducen electricidad con un tamaño miles de veces más delgados que un cabello humano gracias a la proteína filamentosa que produce, un paso hacia dispositivos electrónicos más poderosos mediante un material más verde. Un logro reportado por la Oficina Naval de Investigación de Estados Unidos

10. Oxígeno caliente

No todo lo que tiene oxígeno vive. Eso parece desprenderse del estudio del planeta extrasolar GJ 1132b a 39 años luz de nosotros. Astrónomos detectaron que su atmósfera puede ser delgada y contiene oxígeno, pero no puede contener vida. Reside muy cerca de su estrella, a unos 2,2 millones de kilómetros, y de hecho su temperatura supera los 230 grados Celsius. El artículo se publicó en el Astrophysical Journal.

10 avances científicos de la semana

Foto Flickr

Foto Flickr

1. La hora de las narices

Unos la tienen larga, otros son chatos, los hay con ella respingada, otros gorda, en algunos más pulida y en otros torcida. ¿Por qué? Científicos identificaron unos genes relacionados con la forma de la nariz. Son 4 genes que responden por el ancho y lo puntuda que sea, algo que varía mucho entre los distintos pueblos, una información que ayuda a entender cómo evolucionó el rostro humano y que podría servir en algún momento a los forenses. El estudio apareció en Nature Communications y analizó información de 6.000 personas en Latinoamérica.

2. La conexión genética

En un amplio estudio genético científicos encontraron 341 sitios del genoma asociados con múltiples rasgos y enfermedades. Varias de esas variaciones están relacionadas por ejemplo con el bajo índice de masa corporal, la menarquía en las niñas, la voz en muchachos y un riesgo menor de calvicie en adultos, o una variante relacionada con alzheimer, esquizofrenia y estatura y aunque no se trata de una relación causa-efecto, los investigadores construyeron un modelo que identifica pares de rasgos donde es más probable una relación causal. La investigación apareció en Nature Genetics.

3, Me equivoqué de perro

Las personas tienden a confundir los nombres de sus amigos con los de otros amigos, los de los familiares con otros familiares, llamando por ejemplo al hijo con el nombre de la hija o, incluso, con el del perro si tiene. Y como hecho curioso se encontró que se puede llamar a un familiar por el nombre del perro, pero no con el del gato que casi nunca se presta a confusión, tal vez porque aquellos están más integrados a las personas. La investigación fue presentada en Memory & Cognition.

4. Una huella citadina

Cada ciudad con su espacio físico y el tipo de edificaciones y espacios incide de un modo dado sobre su clima, pues las corrientes de aire forman turbulencias con los edificios mientras la energía se disipa en las calles, jardines y espacios abiertos, un hallazgo que servirá para construir mejores modelos de predicción del tiempo en cada urbe según el estudio publicado en Boundary-Layer Meteorology.

5. En un lejano mundo

Astrónomos hallaron evidencias de cometas de hielo orbitando una estrella tipo Sol, lo que aporta luces sobre la evolución de nuestro propio Sistema Solar. Se trata de la estrella HD 181327, que tiene una masa 30% mayor a la del Sol y se encuentra a 160 años luz en la constelación del Pintor. Es un sistema con unos 23 millones de años de edad, mientras el Sol tiene 4.600 millones de años. El hallazgo se hizo con el telescopio Alma en Chile.

6. Mucha papa

Comer mucha papa, sea cocinada, como puré o fritas podría derivar en un mayor riesgo de hipertensión según un estudio publicado en The BMJ. Remplazar una porción al día, disminuiría ese riesgo de acuerdo con la investigación que tomó información de 187.000 personas. En el consumo de papas en tajadas o chips no se encontró relación. El estudio fue solo observacional, por lo que se requiere estudios puntuales para confirmar esa relación pues los efectos de la dieta en la salud no son fáciles de determinar.

7. Alejando el cáncer

Una investigación reveló una relación entre la actividad física y un menor riesgo de 13 tipos de cáncer entre 26 analizados, aunque podrían también incidir otras situaciones como el tabaquismo o la dieta. Pero el hallazgo va en el camino que han revelado otros estudios en el pasado sobre los beneficios del ejercicio. El artículo apareció en Jama Internal medicine.

8. Cosas de la diabetes

Dos estudios distintos aportaron luces sobre el desarrollo de la diabetes. Uno de ellos publicado en Diabetologia encontró un gen relacionado con la transmisión de la diabetes tipo 2 de madre a hijo, que es más común que de padre a hijo. El otro en el Journal of Clinical Investigation halló que bacterias pueden activar la aparición de la diabetes tipo 1, un avance que ayudaría a mejorar el diagnóstico y tal vez el tratamiento.

9. Cuando brilla la luz

Un estudio publicado en Plos One sugiere que la exposición a la luz brillante aumenta la resistencia a la insulina en comparación con la luz suave, tanto en la mañana como en la tarde, cuando también hace que la glucosa alcance el pico más alto. Son estas condiciones que pueden conducir a la diabetes. Una evidencia de cómo la luz puede alterar el metabolismo, pero no se sabe cuál es el mecanismo detrás de esta situación.

10. Plástico engordador

¿Engorda el plástico? No, no se trata de comerlo. Es que un estudio publicado en el Journal of Molecular and Cellular Endocrinology sugiere que el Bencil butil ftalato (BBP), un químico usado en el proceso de manufactura de los alimentos puede aumentar el almacenamiento de grasa en el cuerpo. El BBP no se adiciona a la comida, pues es compuesto del plástico, pero queda en ella del empaque que la contiene. Más que el resultado mismo, el estudio da pie a pensar en posibles interacciones no conocidas todavía en la producción y envasado de los alimentos.

El agua está quedando atrapada en tierra

Lluvia sobre tierra firme. Cortesía US National Park Service

La Tierra está atrapando agua. Lo que parece algo sin sentido no lo es al considerar un nuevo estudio publicado en Science.

A la vez que se derriten los glaciares y se producen cambios en el clima y el tiempo, en la última década la superficie terrestre absorbió 3.200 millones de agua adicional en sus suelos, bien en lagos o en acuíferos subterráneos.

Esto, según el estudio de científicos de la Nasa publicado en Science, significa una disminución del 20% en el aumento del nivel del mar debido al calentamiento global.

Las ganancias se dieron por todo el planeta, pero sumadas equivaldrían al volumen del lago Hurón, el séptimo lago más grande.

Cada año una gran cantidad de agua se evapora del océano, cae en tierra luego como lluvia o nieve y regresa al océano por las corrientes de agua como ríos. Es el ciclo hidrológico global. Los científicos querían ver si pequeños cambios en ese ciclo producirían alteraciones temporales en la tasa de aumento del nivel del mar.

Ahora saben cuánto lo afecta gracias a los satélites mellizos Grace capaces de cuantificar la tendencia. Los científicos, dada la alta precisión de los dos, pueden medir cambios en el jalón gravitacional derivado del agua moviéndose a lo largo de la superficie.

El análisis cuidadoso de esa información permitió a los investigadores medir el cambio en el almacenamiento de agua en tierra.

¿Increíble, no?

Pobres mueren ahogados, los ricos recalentados (serie cambio climático 2)

Desastre invernal en Manatí, Atlántico, 2011. Foto Henry Agudelo

Planeta estremecido: en los últimos 20 años, 90% de los grandes desastres naturales han sido causados por 6.457 inundaciones, tormentas, olas de calor, sequías y otros fenómenos relacionados con el clima.

Eso dice un nuevo reporte de Naciones Unidas una semana antes de que se inicie la Conferencia de las Partes de la Conferencia sobre el Cambio Climático en París.

Los 6 países más golpeados por esos eventos son Estados Unidos (472), China (441), India (288), Filipinas (274) e Indonesia (163).

El tema va en serio: el cambio climático hace de las suyas.

Desde la primera Conferencia de las Partes en 1995 se han perdido en esos eventos 606.000 vidas y 4.100 millones han quedo heridos, sin hogar o han requerido asistencia.

El reporte de Naciones Unidas subraya algunos vacíos en la información, advirtiendo que las pérdidas económicas por desastres climáticos son mucho más altas que los US$1.891 billones, que responden por el 71% de todas las pérdidas atribuidas a amenazas naturales en estos 20 años. Solo 35% de los registros incluyen información sobre las pérdidas económicas.

Para la agencia de Naciones Unidas las reales pérdidas, incluyendo terremotos y tsunamis, son de 250 a 300 billones cada año.

Margareta Wahlström, directora de la oficina de Reducción de Riesgos por Desastres de Naciones Unidas, dijo que “el tiempo y el clima son grandes detonantes del riesgo de desastres y este reporte demuestra que el mundo está pagando un alto precio en vidas. Las pérdidas económicas son un gran reto para muchos de los países menos desarrollados que combaten el cambio climático y la pobreza”.

Un acuerdo en la COP 21 de París podría significar un alivio a largo plazo al disminuir las emisiones de gases de invernadero, pero por ahora la necesidad es reducir niveles existentes de riesgo y evitar nuevos asegurando que las inversiones privadas y públicas estén informadas del riesgo y no aumenten la exposición de la gente y recursos económicos a las amenazas naturales en llanuras de inundación, zonas costeras bajas y otros sitios destinados a asentamientos naturales”.

El reporte trae datos significativos:

Asia responde por el mayor número de impactos con 332.000 muertes y 3.700 millones de personas afectadas. Esto incluye 138.000 muertes por el ciclón Nargis en Myanmar en 2008.

En promedio cada año a partir de 2005 se produjeron 335 desastres relacionados con el clima, un incremento de 14% desde 1995 a 2004 y casi el doble de lo registrado entre 1985 y 1995.

Durante el periodo del reporte, 87 millones de hogares fueron averiados o destruidos.

Las inundaciones responden por el 47% de todos los desastres climáticos, afectando 2.300 millones de personas y matando 157.000. Las tormentas son las más mortíferas, con 247.000 víctimas o 40% de las muertes por el clima, con 89% de ellas ocurriendo en países de bajos ingresos.

Las olas de calor produjeron 148.000 muertos de los 164.000 debidos a temperaturas extremas y 92% de ellos en países de altos ingresos, el 90% en Europa.

Las sequías afectaron más África que a otro continente. Hubo 136 eventos entre 1995 y 2015, 77 de ellas en África oriental.

Nota: esta información es parte del cubrimiento de la Cumbre del Cambio Climático en París, COP 21, del 30 de noviembre al 11 de diciembre.

Un planeta para andar despeinados

Dibujo del planeta. Mark A. Garlick/University of Warwick

Vientos a 7 veces la velocidad del sonido. Esos son los que soplan en un planeta tipo Júpiter denominado HD 189733b.

Son vientos de 2 kilómetros por hora, siendo la primera vez que se mide el tiempo en un planeta fuera del Sistema Solar según la Universidad de Warwick. Es decir, son 20 veces más fuertes que los que tenemos en la Tierra.

Antes se había conocido que en los exoplanetas soplaba el viento, pero no se había medido ni tampoco se había hecho un mapa del clima.

El viento se mueve del lado diurno hacia el nocturno.

Tom Louden, astrónomo del grupo descubridor, informó que el viento fue medido con espectroscopia de alta resolución de la absorción de sodio en la atmósfera. Como una parte de la atmósfera del planeta se mueve hacia afuera de la Tierra los cambios en el efecto Doppler permiten medir la velocidad.

El avance permitiría estudiar planetas tipo Tierra y su clima. Al perfeccionar la técnica se podrá estudiar el flujo de viento con mayor detalle y hacer mapas del tiempo en planetas más pequeños.

Este planeta es uno de los más estudiados del tipo Júpiter caliente. Es 10% mayor que Júpiter, pero 180 veces más cercano a su estrella, con una temperatura de 1.800 grados.

Estudios previos han mostrado que el lado diurno del planeta se mostraría como una sombra azulada al ojo humano por el tipo de nubes en la atmósfera.

El estudio fue publicado en The Astronomical Journal Letters.

Gases en la atmósfera llegan a niveles exagerados

Chimenea en Medellín. Foto Juan Antonio Sánchez

No solo el planeta se recalienta sino que sus habitantes hacen bien la tarea para que se caliente más.

Las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera alcanzaron el año pasado niveles sin precedentes, informó la Organización Meteorológica Mundial. No solo eso sino que el problema tiende a agravarse.

Entre 2012 y 2013 los niveles de dióxido de carbono (CO2) se incrementaron más que en cualquier otro año desde 1984.

El boletín anual de los gases de invernadero reportó que entre 1990 y 2013 hubo un incremento en la fuerza radiativa (el efecto que calienta el clima) debido a la prolongada permanencia de gases como el CO2, metano y óxido nitroso.

A finales del año pasado, la concentración de CO2 en la atmósfera era 142% por encima de los niveles preindustriales de 1750, el metano 253% y el óxido nitroso 121%.

Esos son tres de los más importantes gases de invernadero.

El notable aumento de dióxido de carbono entre los dos años citados pudo deberse a que se redujo el efecto sumidero por parte de la biosfera y a un aumento sostenido en las emisiones.

Es que las concentraciones son los gases que permanecen en la atmósfera luego de un complejo sistema de interacciones entre la atmósfera, la biosfera y los océanos. Cerca de un cuarto del total de las emisiones son captadas por los océanos y cantidad similar por la biosfera, reduciendo la cantidad de CO2 en la atmósfera.

Pero los océanos cumplen esa función a un costo elevado: la creciente acidificación que a la vez amenaza distintos ecosistemas y especies marinas.

“Sabemos con toda certeza que nuestro clima está cambiando y el tiempo se hace más extremo debido a las actividades humanas como la quema de combustibles fósiles”, opinó Michel Jarraud, secretario de la OMM.

“Se nos está acabando el tiempo”, agregó al referirse a la necesidad de reversar la tendencia de acumulación de gases.

El dióxido de carbono permanece cientos de años en la atmósfera y mucho más en los océanos.

Para Wendy Watson-Wright, secretaria de la Comisión Intergubernamental Oceanográfica de Unesco, haber incluido una sección en el boletín sobre la acidificación de los océanos era una necesidad, pues debe ser parte central en las discusiones del cambio climático.

El aporte de tres gases

Dióxido de carbono: responde por 80% del 34% de aumento en el forzamiento radiativo por gases de invernadero de larga duración de 1990 a 2013.

Metano: Alcanzó 1.824 partes por billón por el aumento de las emisiones antropogénicas. Viene en aumento desde 2007.

Óxido nitroso (N2O): Su concentración en 2013 era de 325,9 partes por billón. El impacto a 100 años es 298 veces mayor que igual cantidad de CO2. También destruye la capa de ozono.

Koalas usan aire acondicionado

Foto Wikipedia

¿Lo han notado? En casi todas las fotos los koalas, ese simpático marsupial australiano, aparece trepado en un árbol. Y tiene una razón muy poderosa: ese es su sistema de aire acondicionado.

Un estudio de científicos australianos y estadounidenses reveló que estos animales se abrazan a los árboles con la finalidad de evitar recalentarse.

Como no tienen su cómoda casa, tienen que hallar otras maneras de enfriarse. Soplar ayuda algo mediante un mecanismo llamado enfriamiento por evaporación pero también pierden agua de esa manera.

Para averiguar cuánto dependían de los árboles, Natalie Briscoe, de la Universidad de Melbourne y otros investigadores siguieron el comportamiento de 37 koalas en verano e invierno, observando su interacción con los árboles. También estudiaron el tipo de árboles, la altura y ubicación, y midieron el microclima de los sitios mediante estaciones climáticas portátiles sobre una vara expansible.

En el tiempo caliente, los koalas parecían abrazar los troncos o ramas gruesas y bajas, que pueden estar 5 grados más frescas que el aire dijeron los científicos en el artículo publicado en Biology letters. También pasaban más tiempo ahí: utilizan las áreas más bajas de los árboles 65 por ciento más a menudo en días sofocantes que durante el tiempo más benigno, de acuerdo con el estudio que es parte de una investigación más amplia sobre cómo los koalas son influenciados por el clima.

“Nuestro modelo muestra que abrazar un tronco fresco durante un típico día caliente en el sudeste australiano puede reducir a la mitad la cantidad de calor que los koalas necesitan perder mediante el enfriamiento por evaporación”, dijo Briscoe.

Eso puede ayudarles a sortear prolongados y fuertes eventos de calor.

Ese refrescamiento puede significarles la diferencia entre la vida y la muerte. En las olas de calor, ese abrazo arbóreo aumenta las tasas de supervivencia.

Pero los árboles con los troncos más frescos, Acacia mernsii no siempre están disponible en el hábitat de estos marsupiales y su búsqueda los pone en riesgo de ser atropellados por un auto o de ser atacados por un perro.

Otros animales como los leopardos, varias aves e incluso insectos, emplean esa estrategia de los árboles como medio de supervivencia en un clima cada vez más extremo.

A encargar bebé en el verano

Qué tal que hubiera una temporada de apareamiento. Todos al tiempo para tener hijos en la misma época, como la mayoría de los animales. El caso es que los hijos concebidos en ciertas épocas del año parecen ser más sanos y eso como que es demostrado ahora en un nuevo estudio, al menos para los países con estaciones.

En los años 30 se había advertido ya que los niños nacidos en invierno eran más proclives a tener problemas de salud. Entre las explicaciones se decía que el clima, las temperaturas difíciles, la polución asociada con el invierno, entre otras.

Pero si se analizaba la demografía, el tema era más complicado, pues ciertas condiciones como raza y situación económica inciden en la salud y los problemas de desarrollo de los niños.

Los economistas Janet Currie y Hannes Schwandt, de Princeton University, utilizaron una aproximación distinta al problema, tomando solo hermanos nacidos de la misma madre y el patrón parecía reiterarse. El estudio apareció en Proceedings of the National Academy of Sciences.

Entonces, mayo aparece como el tiempo más desfavorable para embarazarse. Los niños concebidos ese mes, que nacen en el invierno, eran un 13% más probable que nacieran prematuros. Eso más el bajo peso consiguiente, afectan la salud.

Los concebidos entre enero y mayo, la duración de la gestación era una semana más corta, nivelándose hacia junio.

En términos de peso al nacer, junio sería el mejor tiempo para concebir. De junio a agosto las madres ganaban más peso en el embarazo y los niños pesaban más al nacer.

Esto fue comparado con la época de aparición de enfermedades como la influenza y pareció coincidir. En esas épocas es más probable que las madres den a luz más rápido.

La situación, se diría, es al revés en países del Hemisferio Sur con estaciones: entre noviembre y enero serían los mejores meses.

¿Y en los países tropicales? Como que todos los meses serían los indicados para concebir, ¿o no? (El estudio solo se relacionó con Estados Unidos)

Hay insectos que se ‘broncean’

Lo toman los humanos, generalmente por vanidad. Lo toman los animales, pero por razones bien diferentes.

Científicos reportaron insectos que se asolean para mantenerse sanos y combatir gérmenes que los atacan. El estudio fue publicado en Entomologia Experimentalis et Applicata.

Los insectos del árbol del arce, (boxelder bugs Boisea trivittata) son una peste. En inviernos ingresan a las casas en busca de protección. Son conocidos por liberar un olor muy fuerte cuando se reúne en grupo bajo parches de luz solar.

Los químicos producidos así les ayudan a protegerse matando los gérmenes que viven en las hojas, reveló el estudio conducido por Joseph J Schwarz y colegas en Simon Fraser University, Canadá.

Los adultos de esta especie, llamada por su hábitat –los viejos árboles de arce-, crecen hasta un centímetro y se pueden hallar en grandes grupos de miles de individuos.

Cuando el clima comienza a enfriar en otoño se mueven hacia las casas, apareciendo ocasionalmente para tomar el sol antes de salir de nuevo en primavera. Los grupos son conocidos también por emitir olores, monoterpenos, por las glándulas de su parte posterior.

En el pasado se había conjeturado que esos compuestos podían ser una defensa o jugar en rol en la reproducción atrayendo parejas y repeliendo competidores.

Pero en el estudio, Schwarz y colegas hallaron que los químicos emitidos durante las sesiones de ‘bronceado’ no parecían comunicar nada a los otros insectos. En vez de eso, el equipo descubrió que los compuestos les ayudaban a librarse de gérmenes.

Los insectos bajo el sol se acicalaban frotando sus patas con las glándulas productoras de los compuestos. Bajo el microscopio, se encontró que los químicos alcanzaban microbios en las hojas alterando su estructura celular para prevenir una invasión del cuerpo del insecto.

“Estamos maravillados. La sinergia luz solar-químicos para matar patógenos es simplemente increíble y era desconocida”, dijo Schwarz.

Al usar el poder del Sol sin depender de las plantas, coloca estos insectos en un grupo élite, dijeron los científicos.