Ejercicio intenso: bueno en la vejez

Combinar ejercicios ayuda a la salud en la edad adulta. Foto NCI

Combinar ejercicios ayuda a la salud en la edad adulta. Foto NCI

Aunque podría parecer contraproducente a primera vista, un estudio de la Clínica Mayo publicado en Cell Metabolism sugiere que el ejercicio intenso es bueno para las personas de 65 o más años, pues ayuda a revertir ciertos aspectos del envejecimiento celular.

En la investigación se comparó el entrenamiento por intervalos de alta intensidad, el de resistencia y el combinado. Todos mejoraron la masa muscular, reportó la Clínica, pero solo los de alta intensidad y combinado mejoraron la capacidad aeróbica así como una de las funciones del músculo esquelético.

El de alta intensidad mejoró además el contenido proteico del músculo, que incide en el mejoramiento de las funciones energéticas y en el agrandamiento del músculo, en especial en las personas mayores.

Pero hay un detalle que llamó la atención de los científicos: el entrenamiento mejoró de manera significativa la maquinaria celular encargada de producir nuevas proteínas. Esto contribuye a la síntesis de proteínas que revierte un efecto adverso del envejecimiento.

Recomendamos a todos hacer ejercicio con regularidad, aunque la moraleja para quienes envejecen es que el entrenamiento supervisado de alta intensidad probablemente sea lo mejor, porque brinda la mayor cantidad de beneficios tanto a nivel metabólico como celular”, dijo K. Sreekumaran Nair, endocrinólogo de Mayo y autor experto del estudio.

El médico agregó que el entrenamiento de alta intensidad revirtió algunas manifestaciones del envejecimiento en la función de la proteínas en el cuerpo, y advirtió que para fortalecer los músculos es necesario hacer entrenamiento de resistencia un par de días por semana.

Los resultados generales de la investigación mostraron lo siguiente:

La salud cardiorrespiratoria, la masa muscular y la sensibilidad a la insulina mejoraron con el entrenamiento.

La función de las mitocondrias celulares disminuyó con la edad, pero mejoró con el entrenamiento.

El aumento en la fuerza muscular fue solo moderado con el entrenamiento por intervalos de alta intensidad, pero estuvo presente en el entrenamiento de resistencia por sí solo o añadido al entrenamiento aeróbico.

El ejercicio mejora la expresión génica del músculo esquelético, independientemente de la edad.

El ejercicio mejoró considerablemente las proteínas ribosomales encargadas de sintetizar nuevas proteínas, a lo que en gran parte se atribuye la mejoría de la función mitocondrial.

El entrenamiento ejerce poco efecto sobre la transferencia de energía en el ADN del músculo esquelético, pero promueve la expresión de proteínas en el músculo esquelético y el máximo efecto ocurre en los ancianos.

Genes para aliviar el alcoholismo

Ya no bebo más. Lo que parece una frase más pronunciada por una persona sumida en el alcoholismo podría ser verdad.

Investigadores de la Clínica Mayo identificaron marcadores genéticos que ayudan a identificar individuos que podrían beneficiarse del tratamiento con acamprosato, una droga usada para tratar esta adicción.

El estudio fue publicado en Translational Psychiatry.

Ese medicamento es recetado con frecuencia como medio de recuperación del alcoholismo. Los científicos estudiaron la asociación entre ciertos genes y la duración de la etapa de sobriedad en esas personas dependientes del alcohol tratados con aquel medicamento.

Cuando se consideraban factores ambientales y sicológicos, aquellos con el alelo común de la variante genética rs2058878 en el gen GRIN2B, permanecían sobrios más tiempo que aquellos con una variante del mismo polimorfismo.

El hallazgo fue replicado en una muestra de colaboradores alemanes.

“Este es un primer paso hacia el desarrollo de un test farmacogenético que permita a los médicos elegir el tratamiento adecuado para subgrupos específicos de pacientes dependientes del alcohol”, dijo Victor Karpyak. Siquiatra de Mayo y líder del artículo.

“Creemos que la selección de un tratamiento individualizado eliminará la necesidad de recetas ensayo-error y mejorará la eficacia del tratamiento”.

El estudio aprota evidencia sólida del rol de los receptores N-Methyl-D-aspartate en los efectos del tratamiento con acamprosato.

Se requerirán más estudios para determinar la importancia de variantes genéticas identificadas en los efectos a largo plazo de esa droga.

Para qué tener un gato verde

Los gatos ahora no son solo naranja, atigrados, blancos o negros. Hoy son verdes gracias a una técnica de ingeniería genética, por la cual pueden resplandecer en la oscuridad y aparecer verdes, según un estudio tendiente a estudiar moléculas que pueden silenciar el virus de la inmunodeficiencia felina.

Los científicos de la Clínica Mayo encabezados por Eric Poeschla, virólogo molecular, emplearon una técnica denominada transgénesis para otorgarles a los gatitos un sistema inmune fortalecido así como la posibilidad de mostrarse resplandecientes… en verde gracias a un gen de las medusas fluroescentes que les fue insertado.

Poeschla y colegas usaron un virus modificado para transferir un gen verde fluorescente a células germinales de gato. El marcador verde les permitió visualizar su objetivo central: una proteína derivada de micos, llamada TRIMCyp, una proteína protectora que se encuentra en humanos y micos pero no en gatos y que previene a los organismos de ser infectados con una enfermedad tipo VIH, el virus de la inmunodeficiencia felina.

Las células modificadas fueron fertilizadas e inyectadas en una gata adulta. De los 11 embriones implantados con éxito, 10 contenían los genes TRIMCyp y GFP (gen de la proteína fluorescente). “Casi toda la camada los portaba, de modo que no hay que examinar cientos de animales para hallar los transgénicos”, dijo Peschla a ScienceNow.

Luego de dos meses, nacieron cinco gatitos, de los cuales 3 sobreviven.

Cuando los científicos expusieron muestras de sangre de los gatos transgénicos, el virus nos e replicó bien, sugiriendo que esa proteína ofrece algún nivel de protección a los gatos.

Es la primera vez que el GFP se expresa con éxito en carnívoros. El método serviría para examinar otras proteínas antivirales que ayuden a los gatos contra el VIF, así como otros aspectos de la fisiología del gato. La corteza visual de los gatos está más relacionada con la de humanos que la de los ratones, por ejemplo, sugiriendo que los gatos podrían servir como modelos para estudiar esa parte del cerebro..

El VIF produce en los gatos los mismos efectos que el VIH en humanos, con múltiples enfermedades oportunistas. Ambos virus son muy similares, aunque el de una especie no le da a la otra.

El sida felino mata millones de gatos, principalmente poblaciones ferales

Los tres gatitos parecen verdes cuando una luz azul los baña. Esa coloración permite estudiar las moléculas que ayudarían a frenar el VIF.

El uso de gatos con estos fines podría alentar la creciente discusión sobre si es necesario emplear animales para investigación dado el sufrimiento que los estudios les acarrean, un asunto en boga en países como Estados Unidos, en donde se discute si aún se requieren todos los chimpancés que permanecen en centros de investigación.

Foto cortesía Clínica Mayo

Grasa en el abdomen, grasa en la cadera: efectos distintos

No es lo mismo arriba que abajo. Y aunque uno podría pensar que la acumulación de grasa en las distintas partes del cuerpo responde a los mismos mecanismos, parece que no es así.

De tiempo atrás se sabe que la grasa abdominal es un gran riesgo para el corazón, mientras que la que se acumula en la cadera, en las mujeres por ejemplo, no.

¿Cómo es eso?

A unos voluntarios, científicos de la Clínica Mayo les dieron helados, dulces y bebidas energizantes para ganar peso, con lo cual descubrieron los mecanismos que hacen crecer la grasa corporal.

En el estudio que fue publicado en Proceedigns of the Nacional Academy of Sciences se explica lo que sucede. “El mecanismo celular es diferente”, dijo Michael Jensen, endocrinólogo de esa Clínica, autor del estudio.

“La acumulación de grasa abdominal sucede en su mayor parte por la expansión en tamaño de las células individuales, mientras que la ganancia de grasa en la parte femoral o baja del cuerpo se debe a que se incrementa el número de células adiposas”, comentó.

A diferentes, mecanismos, impacto distinto.

El hallazgo controvierte la la asumida idea de que el número de células de grasa en el cuerpo permanece estable en la edad adulta de las personas. Y apoya la idea de que una mayor capacidad de crear células en la parte baja del cuerpo proporciona cierta clase de protección contra la superior y podría ayudar a prevenir el síndrome metabólico que puede derivar en diabetes y otras complicaciones.

Mentiras paisas sobre el gato y la toxoplasmosis

Como a un renombrado deportista la toxoplasmosis lo recluyó en el hospital, han surgido muchos comentarios. Y por falta de información y actualización, así como por hablar sin pensar, algunos médicos han hecho afirmaciones que al final de cuentas son mentiras, porque:
No es cierto que las mujeres en embarazo deban alejarse de los gatos.
No es cierto que los gatos sean el principal contaminante de los humanos.
Es decir, eso que dijeron algunos especialistas médicos no corresponden a la verdad. Pero antes de citar fuentes y de entregar algunas estadísticas, hay que entender que es la toxoplasmosis.
La toxoplasmosis es una enfermedad causada por el parásito Toxoplasma gondii. La mayoría de las personas que lo contraen no se enferman ni desarrollan síntoma alguno o son tan leves, que se confunden con los de una gripa suave. En algunos, debido al uso de algunas medicinas, o por complicaciones de salud, sí se manifiesta. Provoca, según un informe de la Clínica Mayo, dolor en el cuerpo, fatiga, cefalea, fiebre y en algunas ocasiones dolor de garganta y agrandamiento temporal de los nodos linfáticos.

A quiénes afecta más

La enfermedad tiene más presencia en personas inmunosuprimidas por alguna razón y es altamente peligrosa para el feto cuando su madre la contrae poco antes de embarazarse o durante el embarazo. En algún momento de su vida ese bebé puede mostrar retardo, problemas en la visión e incluso ceguera y problemas en la audición, secuelas que por lo general aparecen en la juventud o años más tarde.
Cuando una persona contrae el Toxoplasma gondii, se hace inmune. Es decir, no es que luego vaya a desarrollársele ni a causarle serias complicaciones de salud. En el caso de las mujeres, igual: si tienen el T. gondii mucho antes del embarazo, no les pasará nada a ellas ni a sus hijos.
El T. gondii se ha encontrado prácticamente en todos los animales de sangre caliente, incluyendo mascotas, ganado y aves, en donde se enquista, de acuerdo con un reporte de la Asociación Americana de Médicos Veterinarios.
Aunque se halla en tantos animales, sólo en el intestino de los felinos, incluido el gato, el parásito tiene su reproducción sexual, produciendo los oocistos.
El gato los excretan por millones en sus heces durante dos a tres semanas. Luego de ese tiempo, el gato no vuelve a ser contaminante.
Los oocistos deben permanecer en el medio ambiente al menos 24 horas para adquirir la capacidad de infestar a otros animales, incluidos los humanos.
Se considera que los oocistos pueden permanecer meses en el ambiente, soportando temperaturas extremas.
Los gatos se infestan, se cree, al comer aves o ratones contaminados o al ingerir carne contaminada que sus amos les dan.
En Estados Unidos, donde existen al menos 83 millones de gatos en los hogares, la forma de contaminación más común de los humanos por el T. gondii es el consumo de carne cruda sin cocimiento, según el reporte oficial de esa Asociación. Los quistes se hallan principalmente en carne de cabras, corderos y cerdos, mientras se encuentran poco en la carne de res, de pollo o en animales de caza. También se hallan en la leche sin pasteurizar.
Otras fuentes de contaminación para humanos son los vegetales y verduras, los cuchillos sin desinfectar, las tablas de cocina mal lavadas.
Como los oocistos excretados llegan a ser contaminantes uno a cinco días después de ser eliminados en las excretas, y dado que los gatos se limpian con mucha frecuencia, es poco probable que dejen excrementos sobre su pelo el tiempo suficiente para que los oocistos se vuelvan infestantes. Por lo tanto, indica la Asociación, es improbable que los humanos lleguen a ser infestados con T. gondii por contacto directo con el gato.

Personas infectadas
En el mundo se considera que al menos 2.000 millones de personas portan el T. gondii. El porcentaje de contaminación va de 0 en algunas poblaciones hasta 100 en otras, según reporte de Kevin Lafferty, científico de la Universidad de California, publicado en Proceedings of the Royal Society B.
Según el mismo estudio, citando diferentes autores, la tasa de prevalencia del T. gondii en Colombia sería del 54,2 por ciento. Es decir, más de la mitad de la población lo porta.
¿Debe una mujer en embarazo alejarse de los gatos? NO. Lo afirma el citado informe de la Clínica Mayo. Tampoco si tiene el VIH. Lo que debe hacer:
No recoja la caja de los excrementos del gato. Si debe hacerlo, utilice guantes y luego lávese las manos. No adopte gatitos durante el embarazo ni cuando lo esté planeando. Se considera que la mayor fuente de producción de oocistos son los gatos pequeños. No deje salir sus gatos a la calle.
Nada, como dicen médicos locales, de que se aleje de los gatos.
En Colombia no se han realizado muchos estudios sobre la incidencia de la toxoplasmosis en la población general. Se han realizado algunos aislados sobre incidencia en gestantes. Uno de los más completos, según Norma Serrano y María Eugenia Cárdenas en estudio publicado por la Revista de la Unab, fue realizado por diversas universidades y el Ministerio de Salud en 1988.
Otro de Jorge Gómez de la U. Nacional en la Revista de Salud Pública en 2002, menciona en 47% la incidencia en la población, basándose en una Encuesta Nacional de Salud de 1982.
Entonces, ¿cómo saben nuestros médicos que el gato es el principal transmisor del T. gondii a los humanos? Simplemente, rumores que ellos mismos acogen y sin comprobar emiten, creando más dificultades que beneficios, pese a la importancia que la figura del médico tiene para la salud de la población y a que deberían tener una mente un poco más presta a la indagación científica.
Estudios publicados en 2009 por científicos de la Universidad Charles de la República Checa sugieren que aunque no haga daño a la salud de sus portadores, el T. gondii sí afecta la conducta de las personas y aquellas con factor sanguíneo negativo serían más lentos para reaccionar y por tanto más proclives a accidentes como conductores y pilotos.
Conclusión: el gato es el principal animal que excreta oocistos en nuestro medio (donde no hay casi felinos salvajes de otras especies), pero no es el principal contaminante del humano. No hay datos que lo comprueben.

Cáncer de próstata: Milagros o innovación

Milagro o promesa. Dos casos de curación de cáncer avanzado de próstata reportados por la Clínica Mayo evidencian que algo raro ocurrió o que un nuevo tratamiento podría ser esperanzador.
Se trata de dos pacientes de Mayo Clinic cuyo cáncer de próstata se consideró inoperable y que ahora se encuentran libres de cáncer gracias, en parte, a una terapia medicamentosa experimental utilizada conjuntamente con tratamiento hormonal estándar y radioterapia.
Los dos hombres eran participantes en un ensayo clínico para una sustancia de inmunoterapia conocida como MDX-010 ó ipilimumab. En ambos casos, este abordaje inició la eliminación de células cancerosas y ocasionó una impresionante reducción en los tumores, permitiendo realizar la cirugía. En los dos, estos tumores agresivos habían crecido hasta más allá de la próstata, adentrándose en la zona abdominal.
“El objetivo del estudio era determinar si era posible realizar alguna modesta mejora sobre los tratamientos actuales para el cáncer de próstata avanzado”, comenta Eugene D. Kwon, urólogo de Mayo Clinic y director del ensayo clínico. “Aunque los candidatos no tenían muchas otras alternativas, fue sorprendente ver que su respuesta excedió en mucho cualquier expectativa anticipada”.
Los pacientes recibieron primero un tipo de terapia hormonal llamada ablación androgénica, que retira la testosterona y normalmente origina alguna reducción inicial en el tamaño del tumor. Los científicos añadieron luego una dosis única de ipilimumab, un anticuerpo que se sumó a la acción antitumoral de la hormona y ocasionó una respuesta inmunológica mucho mayor, derivando en la eliminación masiva de células tumorales. Durante las semanas posteriores, ambos pacientes presentaron un descenso en la medida del antígeno prostático específico o PSA, hasta el punto en que ambos fueron elegibles para cirugía. Sin embargo, fue durante la operación misma que se suscitó una sorpresa aún mayor.
“Los tumores se habían encogido de manera impresionante”, acotaMichael Blute, urólogo de Mayo Clinic, coinvestigador y cirujano a cargo de la operación de los dos pacientes. “Nunca había visto algo semejante, pues hasta tuve dificultad para encontrar el cáncer. El patólogo que analizaba las muestras durante la operación, en algún momento preguntó si las que se le enviaban correspondían al mismo paciente”.
Sólo uno de los pacientes se sometió a radioterapia tras la cirugía y ambos ya retomaron su actividad normal.
Ahora se piensa investigar más para entender mejor los mecanismos del anticuerpo y la forma en que este abordaje puede utilizarse de manera óptima en la práctica médica. No obstante, los científicos observan la importancia de estos resultados.

30 días vitales

Infarto: cuídese el primer mes. Un estudio de expertos de la Clínica Mayo encontró que la gente que sobrevive a un ataque cardiaco tiene el mayor riesgo de morir por problemas cardiacos repentinos durante l primer mes tras salir del hospital.
La muerte cardiaca repentina puede venir cuando el sistema eléctrico del corazón funciona mal y si no se administra con rapidez el tratamiento, la reanimación cardiopulmonar y desfibrilación, la persona fallece.
Tras ese mes, el riesgo baja de manera significativa, aunque sube cuando el afectado presenta señales de insuficiencia cardiaca, según el artículo publicado en la revista de la Asociación Médica Americana.