Crean superespinaca que detecta explosivos

Foto C. Daniloff/MIT

Foto C. Daniloff/MIT

La espinaca ya no es solo el superalimento que proporciona energía extra a Popeye el bueno. No. Viene ahora con un ingrediente adicional, el más extraño que se pudiera imaginar: puede detectar explosivos e informarlo.

Es la más novedosa demostración de sistemas de ingeniería electrónica aplicada a plantas, lo que científicos llaman nanobiónica de plantas.

La meta de esta rama “es introducir nanopartículas en la planta para darle funciones no nativas”, en palabras de Michael Strano, profesor del MIT y líder del equipo de investigación.

En el caso que nos ocupa, las espinacas fueron diseñadas para detectar compuestos químicos conocidos como nitroaromáticos, que con frecuencia se usan en minas antipersona y explosivos. Cuando uno de estos químicos está en el agua del suelo, que toma la planta,los nanotubos insertados en las hojas emiten señales fluorescentes que pueden ser leídas por una cámara de infrarrojo, que puede estar ligada a un pequeño computador parecido a un celular inteligente, que envía un correo a la persona.

Es una novedosa demostración de cómo franqueamos la barrera de comunicación planta-humano”, según Strano, quien cree que el poder de la planta podría ser equipado para advertir sobre contaminantes y condiciones ambientales como sequía.

El avance fue presentado en Nature Materials.

Hace dos años, en una primera demostración, Strano y su entonces estudiante Juan Pablo Giraldo usaron nanopartículas para aumentar la capacidad de fotosíntesis de la planta y convertirla en sensor del óxido nítrico, contaminante derivado de la combustión.

Como las plantas toman tanta información de sus alrededores, son ideales para monitorear el ambiente, explicó Strano.

Son buenos analistas químicos. Tienen una extensa red de raíces en el suelo y están constantemente examinando el agua, y tienen el poder de transportarla a sus hojas”.

Estamos perdiendo la memoria

Dibujo Pixabay

Dibujo Pixabay

Se nos está perdiendo la memoria. No por enfermedad cerebral alguna, sino por una razón electrónica: internet.

Nuestra creciente dependencia de la web y la facilidad de acceso a una indescriptible cantidad de información online está afectan do nuestra capacidad de resolver problemas, recordar algo y aprender.

Eso sugiere un estudio en Memory, en el que científicos de varias universidades hallaron que la tendencia a depender de cosas como el internet como ayuda para la memoria (cognitive offloading), aumenta con cada uso.

Podemos pensar que la memoria es algo que sucede en la cabeza, pero cada vez más es algo que está sucediendo con la ayuda de agentes externos a la cabeza.

Los científicos de la Universidad de California e Illinois condujeron experimentos para determinar nuestra posibilidad de obtener un computador o smartphone para responder preguntas. Los participantes fueron divididos en dos grupos para responder algunas preguntas. Un grupo usaba su memoria, el otro Google. Se les dio la opción de responder preguntas subsecuentes fáciles por el método de su elección.

Los resultados mostraron que quienes usaron previamente internet para tener la información eran mucho más dados a volver a Google para las preguntas siguientes que aquellos que dependían de su memoria. Los participantes también pasaron menos tiempo consultando su memoria antes de acudir a internet; no solo era más probable que lo hicieran de nuevo sino de hacerlo más rápido. 30 % de ellos, quienes previamente consultaron internet, fallaron en responder una pregunta sencilla con base en su memoria.

Para Benjamin Storm, autor principal del estudio, la investigación muestra que como usamos internet para respaldar y extender nuestra memoria nos volvemos más dependientes de esta. Antes podríamos intentar recordar algo por nuestra cuenta, pero ahora no nos importa, dijo. A medida que hay más información disponible por los dispositivos, dependemos más de ellos en la vida diaria.

Así reacciona el cerebro adolescente a los ‘likes’ en redes sociales

Foto Wikipedia commons

Foto Wikipedia commons

La recompensa de las redes sociales: un estudio publicado en Psychological Science encontró que los mismos circuitos cerebrales activados al comer chocolate o al ganar dinero, se activan en los adolescentes cuando ven gran cantidad de ‘likes’ en sus fotos o en las fotos de sus amigos en una red social.

Un estudio que se hizo mediante escaneo cerebral d ellos muchachos.

A los 32 adolescentes de 13 a 18 años se les pidió participar en una pequeña red social tipo instagram. Luego les mostraron 148 fotografías en un computador durante 12 minutos, incluyendo 40 que cada uno había entregado, y se analizó su actividad cerebral mediante imágenes de resonancia magnética funcional.

Cada foto mostraba también el número de ‘likes’ que supuestamente había recibido de otros participantes, pero en verdad fue asignado por los investigadores.

Cuando veían sus propias fotos con un gran número de ‘likes’, observamos actividad en varias regiones cerebrales”, dijo Lauren Sherman, investigadora del Centro de Medios Digitales de Niños de la Universidad de California en Los Ángeles.

Una regio´n muy activa fue una parte del estriado llamada núcleo accumbens, integrante del circuito de recompensas del cerebro. Se cree que este es muy sensible durante la adolescencia.

También se observó con los ‘likes’ activación de regiones conocidas como las regiones sociales y otras relacionadas con la atención visual.

Para decidir si dar clic en una foto que les gustaba, los adolescentes eran muy influenciados por el número de otros likes que tenía la imagen.

Los adolescentes vieron fotos neutras, como de alimentos y amigos, y otras riesgosas, como de cigarrillos, alcohol y adolescentes con ropas provocativas. Para los 3 tipos, incluyendo las propias, era más probable que les dieran like si tenían ya otros likes.

Cuando miraban las riesgosas en comparación con las neutras, mostraban menos activación de áreas asociadas con el control cognitivo y la inhibición, incluyendo la corteza cingulada dorsal anterior, las cortezas prefrontales bilaterales y las cortezas laterales parietales, que son regiones relacionadas con la toma de decisiones y que pueden inhibirnos de participar en ciertas actividades o nos dan luz verde para seguir.

Ver fotos que implican una conducta riesgosa parece reducir la actividad en las regiones que ponen freno, debilitando tal vez el filtro ‘tenga cuidado’ en los adolescentes.

Nuestros computadores nos conocen mejor que la familia. ¡Créalo!

Cortesía Phys.og

No valen amigos ni familiares. No. Los computadores juzgan mejor nuestra personalidad que cualquier persona, incluida nuestra pareja.

Mediante el uso de un nuevo algoritmo investigadores calcularon el número promedio de Me Gusta (Like) que la inteligencia artificial requiere para inferir con tanta precisión nuestra personalidad como quizás nuestra pareja o familia.

El estudio, publicado en PNAS, compara la capacidad de los computadores y la gente de realizar juicios certeros sobre nosotros. Mientras el juicio de las personas se basa en la familiaridad con el individuo juzgado, los modelos de computador utilizan una señal digital específica: los Me Gusta de Facebook.

Al analizar los Me Gusta, el computador logra predecir la personalidad con mucha mayor precisión. Solo la pareja -esposa- de la persona logra tal precisión al describir los rasgos sicológicos según el estudio.

Para los investigadores de las Universidades Cambridge y Stanford el hallazgo es una demostración de la capacidad de los computadores para descubrir los rasgos sicológicos mediante análisis de datos, mostrando que las máquinas nos pueden conocer mejor de lo que creíamos. Un paso, además, hacia una interacción computador-humano más social.

“En el futuro los computadores serán capaces de inferir nuestros rasgos sicológicos y reaccionar en consecuencia, conduciendo a la aparición de máquinas con habilidades sociales, inteligentes y emocionales, según Wu Youyou, del Centro de Sicométrica de Cambridge.

“En este contexto, las interacciones computador-humano visionadas en películas como Her están a nuestro alcance”.

El estudio podría, sin embargo, alimentar preocupaciones sobre la privacidad a medida que la tecnología se desarrolla.

Con solo 10 Me Gusta la máquina predecía con mayor precisión la personalidad de alguien que un compañero de trabajo; de un amigo con 70 Me Gusta; de un hermano con 150; y de la esposa con 300 Me Gusta.

Dado que el usuario promedio de Facebook tiene cerca de 227 Me Gusta (número que va creciendo), los investigadores dicen que esta clase de inteligencia artificial nos conoce mejor que nuestras compañías más cercanas.

Resumen de la semana científica (1-5)

1. Las criaturas que regresaron del pasado

Científicos identificaron dos animales marinos con forma de hongo que no caben en ninguna clasificación del árbol de la vida y podrían relacionarse con un grupo que pudo extinguirse hace 500 millones de años. El descubrimiento lo hicieron mientras analizaban en el Museo de Historia Natural de Dinamarca especímenes de invertebrados recogidos en 1986 en el mar de Tasmania, en las afueras de la costa sudeste de Australia. 14 individuos recogidos entre los 400 y 1.000 metros de profundidad no caben en ninguna de las clasificaciones actuales. Son multicelulares con forma de hongo, casi asimétricos y con una capa gelatinosa entre la zona interna y la externa del cuerpo. Tras un análisis minucioso encontraron semejanzas con organismos ediacaranos del período ediacárico. De confirmarse, un gran hallazgo.

2. Cacatúas van a la escuela

¿Qué tal asistir a la escuela de las cacatúas? En serio, no es broma. Científicos encontraron lo que sería la primera evidencia científica de transmisión de conocimientos sociales para usar herramientas. En un estudio con cacatúas (Cacatua goffini) observaron que aprenden a fabricar y usar herramientas de madera viendo a las otras. Con un macho, Fígaro, que construía palitos para coger nueces en el laboratorio, se puso un grupo de varias cacatúas que lo observaban. Luego replicaron ya solas lo que vieron. El estudio apareció en Proceedings of the Royal Society B.

3. El pez que enseña física

Se le llama el pez arquero pero también podría ser un buen profesor de física, de fluidos. De hace tiempo se conoce que envían chorros fuera del agua para cazar insectos que están en las ramas de las orilllas. Un estudio en Current Biology demostró que no solo son muy listos para cazar sino que usan el agua como una herramienta: cambian las propiedades hidrodinámicas del chorro. Estos peces lanzan el agua hasta 60 centímetros y su puntería es muy fina.

4. Esto sí era un monstruo

No era avión pero pesaba más que uno. No era elefante, pero su peso era el de 12 paquidermos. ¿Qué era? El dinosaurio Dreadnoughtus schrani llegó a pesar más de 59.000 kilos revelaron científicos en Scientific Reports. Un individuo muy completo fue desenterrado en una región al sur de Argentina permitiendo establecer sus gigantescas proporciones: medía 26 metros de la punta de la nariz a la cola. El nombre entregado hace honor a que era difícil que tuviera rivales, aunque era herbívoro. Ningún otro animal tan pesado ha caminado sobre la faz de la tierra.

5. Silencio que el gusano se mueve

En un estudio aparecido en Oecologia investigadores comprobaron que las plantas ‘tienen oídos’. En una serie de experimentos demostraron que reaccionan produciendo más químicos cuando ‘escuchan’ las vibraciones del gusano que se come sus hojas. Son capaces de percibir el más mínimo movimiento de las orugas al mascar. Tanto, que lo diferencian del viento y otras perturbaciones. Ya se había demostrado antes que ‘conversan’ entre sí. De tontas e insensibles no tienen… una hoja.

6. Aló, ¿con el cerebro de quién?

Una persona en la India, la otra en Francia. Sus cerebros conectados -no invasivamente- a un computador y a internet. Uno dice hola y ciao, el otro a 5.000 kilómetros oye ese mensaje. La primera comunicación cerebro a cerebro según un artículo en Plos One. En ella se usó un procedimiento por medio del cual se medía la actividad cerebral del emisor y se transmitía por internet, llegando al cerebro del receptor mediante estimulación, el que perfectamente dijo las palabras que le habían enviado. Todo un avance.

7. Genes con cafeína

Científicos descifraron el genoma del café, variedad Coffea canefora (robusta) que responde por el 30% del consumo mundial y encontraron que la cafeína evolucionó en esta planta independiente del cacao y el té, lo que sugiere que no tuvieron un ancestro común. La investigación, publicada en Science, es un paso necesario para mejorar las condiciones del grano y la resistencia de la planta a diversas enfermedades como la roya. El café analizado tiene 25.000 genes que codifican proteínas, muchos de ellos dedicados a la cafeína y otros compuestos aromáticos.

8. Hacen mapa de la ciudad donde vive la Tierra

Astrónomos determinaron que nuestra galaxia, la Vía Láctea, es parte una estructura supergigante, un gran cúmulo de galaxias que bautizaron Laniakea. El descubrimiento clarifica más las fronteras de nuestro vecindario de galaxias y establece vínculos no vistos antes entre varios cúmulos de galaxias en el universo local. El estudio apareció en Nature. Los supercúmulos son las estructuras más grandes del universo, compuestas de grupos como el Grupo Local de Galaxias al cual pertenecemos y que tiene unas pocas docenas de galaxias, y cúmulos masivos con cientos de galaxias interconectados por una red de filamentos.

9. Sí, células artificiales

Con unos pocos ingredientes, Andreas Bausch y su equipo de la Universidad Técnica de Munich (TUM), desarrollaron un modelo minimalista de una célula, que puede cambiar de forma y moverse por su cuenta, reportaron en Science. Lo que parecía una creación al azar demostró que seguía las leyes de la física. El desarrollo es un paso adelante para entender los principios que conducen a la malformación celular.

10. Seno mejor que biberón

Los efectos protectores de la leche materna en el sistema inmunitario de los bebés subsisten meses después de haber dejado de alimentarlos sugiere un estudio publicado en Science Translational Medicine, lo que explica porqué algunas personas responden distinto ante una enfermedad o la aplicación de una vacuna. Niños alimentados con biberón no muestran esa protección. El estudio se hizo con monos rhesus macacos.

Así mata la televisión

Tres horas -o más- de televisión cada día son una buena excusa para una muerte prematura. Eso recuerda un estudio publicado en el Journal of the American Heart Association.

“Ver televisión es una gran conducta sedentaria y hay una tendencia a ese tipo de conductas”, dijo Miguel Martinez-Gonzalez, M.D., Ph.D., M.P.H., líder del estudio y profesor en la Universdad de Navarra en Pamplona, España.

“Los hallazgos son consistentes con una variedad de estudios previos en los que el tiempo que se pasa observando televisión estaba ligado a la mortalidad”.

Los investigadores evaluaron 13.284 jóvenes graduados, con promedio de 37 años, 60% de ellos mujeres, para determinar la asociación entre tres clases de conductas sedentarias y el riesgo de muerte por todas las causas: ver televisión, uso del computador y conducir auto.

Los participantes fueron seguidos en promedio 8,2 años. Se reportaron 97 muertes, 19 por causas cardiovasculares, 46 de cáncer y 32 por otras razones.

El riesgo de muerte era dos veces mayor para los participantes que reportaron ver televisión 3 o más horas en comparación con quienes veían menos. Ese riesgo era aparente tras considerar un amplio rango de otras variables relacionadas con un mayor riesgo de muerte.

No encontraron una asociación significativa entre el tiempo pasado en un computador o conduciendo y un mayor riesgo de muerte prematura por todas las causas.

Por eso se requerirán estudios que analicen los efectos entre uso del computador y conducir auto en las tasas de mortalidad.

“A medida que la población envejece, las conductas sedentarias se harán más prevalentes, especialmente ver televisión y esto crea problemas adicionales de salud relacioandso con el envejecimiento”, dijo el investigador.

La Asociación Americana del Corazón recomienda al menos 150 minutos de actividad aeróbica moderada o 75 minutos de actividad intensa cada semana. También fortalecimiento muscular dos veces a la semana cuando menos.

Buena ciencia: mis 10 noticias científicas de la semana (20-26)

1. La planta que hace magia

Animales, muchos. Animales que se camuflen imitando el medio donde viven son comunes, pero ¿plantas? Bueno, eso reportaron investigadores en Current Biology. Boquila trifoliolata, una plante existente en Argentina y Chile, hace que sus hojas adopten la coloración de distintos árboles, una forma de evadir el ataque de herbívoros, un claro ejemplo del raro mimetismo polimórfico que solo había sido observado en mariposas. Cuando la rama alcanza la rama de otro árbol las hojas no solo pueden cambiar de color sino su forma, tamaño y orientación. Asimismo, la rama cambia sus patrones para parecerse al follaje alrededor.

2. Qué vecina tan fría

A solo 7,2 años luz el programa Wise de la Nasa acaba de encontrar una tenue enana marrón, tan fría como el Polo Norte. Las enanas marrones son cuerpos mayores que Júpiter pero no tienen la masa suficiente para desencadenar reacciones atómicas. El nuevo cuerpo, denominado Wise J085510.83-071442.5 tiene una temperatura entre -48 y -13 grados centígrados. La marca la tenía una enana con temperatura igual a la de un cuarto. El hallazgo sugiere que pese a tantos años de mirar el cielo no se conocen todos los vecinos. El año pasado se encontró un par de enanas marrón más cercanas, a unos 6 años luz.

3. Mujeres, música y sexo

Un estudio publicado en Proceedings of the Royal Society B sugiere que las mujeres pueden adquirir beneficios genéticos para su descendencia seleccionando como compañeros sexuales músicos capaces de componer canciones más complejas. En el estudio se sugiere que la selección sexual jugó un papel en la evolución de la música. De hecho, muchos músicos admiten haber cogido un instrumento para buscar chicas. Así, mientras más compleja una canción, más chances de conquistar una mujer.

4. Escriben la historia del cromosoma Y

Hombre u mujer, macho o hembra. Sí, la diferencia entre sexos depende de un solo elemento en el genoma: el cromosoma Y, que solo portan los machos. Una investigación presentada esta semana en Nature reveló que los primeros genes determinantes del sexo, el cromosoma Y, aparecieron en los mamíferos hace 180 millones de años. No siempre existió. Y tras su aparición ha estado acortándose. Hoy solo posee unos 20 genes.

5. El espacio-tiempo sería un fluido

¿Y si el espacio-tiempo es… un fluido? La Teoría de la Relatividad sería entonces análoga a la hidrodinámica de fluidos. ¿Loco? Eso acaban de sugerir físicos teóricos que tratan de conciliar la gravedad y la mecánica cuántica. Los modelos corridos indican que el espacio-tiempo a la escala de Planck (10^-33) no es continuo como sostiene la física clásica sino de naturaleza discreta, tal como los sólidos y líquidos con los que estamos en contacto todos los días que pueden ser vistos como hechos de átomos y moléculas cuando se observan con suficiente resolución. Una estructura de esta clase implica, a energías altas, violaciones de la Relatividad Especial de Einstein. En ese marco, sugieren, el espacio-tiempo debería ser tratado como un fluido.

6. El viaje comenzó antes

Los humanos modernos se habrían diseminado por Asia y Europa en varios movimientos migratorios. Así, los primeros ancestros de las personas no africanas probablemente siguieron una ruta al sur de la península Arábiga hace unos 130.000 años. El estudio fue publicado en Procedings of the National Academy of Sciences. La evidencia y los análisis genéticos sugieren una dispersión múltiple según la investigadora Katerina Harvati de la Universidad de Tübingen.

7. A dormir se dijo

La mosca tsé-tsé es una peste en África afectando a decenas de miles de personas: transmite la enfermedad del sueño, que puede ser fatal. Las armas son algunos insecticidas o evitar el contacto. Científicos anunciaron que tras un esfuerzo de 10 años secuenciaron el genoma de la especie Glossina morsitans y encontraron puntos interesantes que podrían derivar en nuevas armas para atacar el letal mosquito. El reporte fue publicado en Science, seguido de otros artículos en Plos Neglected Tropical Diseases.

8. Use el lápiz para recordar las notas

Tomar notas a mano y no en el portátil o el computador personal ayuda a una mejor recordación, sugiere un estudio publicado en Psychological Science. Y así el portátil sea bien usado (por ejemplo estudiantes en clase) puede afectar el rendimiento académico. En varios estudios con estudiantes comparando los distintos métodos, se encontró que al escribir las notas a mano se gana más en recordación.

9. Para oírte mejor

Aunque los implantes cocleares son asunto viejo, no se habían podido mejorar. Pero ahora en combinación con una terapia genética la situación es diferente. O será. Científicos en presentaron en Science Translational Medicine un avance significativo para que las personas escuchen mejor: junto al implante se entrega un gen que permite la regeneración del nervio auditivo, logrando que crezca y subsane la brecha existente hasta el implante. El desarrollo se hizo en conejillos de indias.

10. Los pájaros de Chernobyl

Un estudio publicado en Functional Ecology presentó las primeras evidencias de que aves en los alrededores de Chernobyl, donde se presentó el gran desastre nuclear en 1986, se han adaptado a la radiación ionizante, revelando que los pájaros que tienen más feomelanina, un pigmento en sus plumas, son los que menos se adaptan a la radiación. El estudio se basó en 152 aves de 16 especies en 8 sitios dentro y cerca d ella zona de exclusión de Chernobyl.

Telepatía: humanos y ratas unen sus cerebros

Estaríamos a un paso de controlar la mente de otra persona gracias a la telepatía. Mediante interfaces cerebro-computador, voluntarios fueron capaces de provocar con su mente el movimiento de la cola de ratas (http://bcove.me/fuvz3ccf).

Estaríamos a un paso de controlar la mente de otra persona gracias a la telepatía. Mediante interfaces cerebro-computador, voluntarios fueron capaces de provocar con su mente el movimiento de la cola de ratas.

Y hace poco, científicos habían unido los cerebros de dos de estos roedores para que trabajaran juntos en la solución de una tarea.

Seung-Schik Yoo de la Escuela Médica de Harvard y colegas crearon un sistema que conecta un humano con una rata por medio de un computador sin la necesidad de implantes cerebrales.

Las personas utilizaron cascos con electrodos que monitoreaban su actividad cerebral mediante electroencefalografías. Mientras tanto, una rata anestesiada era puesta en un dispositivo que hacía que las neuronas del animal se activaran cuando suministraba un pulso ultrasónico a la corteza motriz de la rata.

Al monitorear la actividad cerebral humana, se miraba un patrón específico conocido por responder a la estimulación visual. . Mientras los voluntarios seguían una luz titilando en una pantalla, la onda de la EEG era sincronizada con la frecuencia de la luz.

Cuando se concentraban en mover la cola de la rata, el cambio en su foco interrumpía el EGG, activando una señal para enviar al computador. El computador la convertía en un pulso de ultrasonido que estimulaba la corteza matriz de la rata, haciendo que moviera su cola.

Con ese sistema, los seis voluntarios hicieron mover con facilidad la cola.

Yoo cree que en el futuro será posible que dos humanos usen un sistema similar, que por ejemplo podría ayudar a una persona paralizada a reaprender el uso de sus extremidades.

Empero, otros investigadores como Ricardo Chavarriaga, del Instituto Federal Suizo de Tecnología en Lausana, creen que el experimento es interesante pero no dice mucho sobre la unión de los dos cerebros. Al estar la rata anestesiada, no se sabe si un cerebro con plena conciencia sería estimulado.

Y hace poco, científicos habían unido los cerebros de dos de estos roedores para que trabajaran juntos en la solución de una tarea.

Seung-Schik Yoo de la Escuela Médica de Harvard y colegas crearon un sistema que conecta un humano con una rata por medio de un computador sin la necesidad de implantes cerebrales.

Las personas utilizaron cascos con electrodos que monitoreaban su actividad cerebral mediante electroencefalografías. Mientras tanto, una rata anestesiada era puesta en un dispositivo que hacía que las neuronas del animal se activaran cuando suministraba un pulso ultrasónico a la corteza motriz de la rata.

Al monitorear la actividad cerebral humana, se miraba un patrón específico conocido por responder a la estimulación visual. . Mientras los voluntarios seguían una luz titilando en una pantalla, la onda de la EEG era sincronizada con la frecuencia de la luz.

Cuando se concentraban en mover la cola de la rata, el cambio en su foco interrumpía el EGG, activando una señal para enviar al computador. El computador la convertía en un pulso de ultrasonido que estimulaba la corteza matriz de la rata, haciendo que moviera su cola.

Con ese sistema, los seis voluntarios hicieron mover con facilidad la cola.

Yoo cree que en el futuro será posible que dos humanos usen un sistema similar, que por ejemplo podría ayudar a una persona paralizada a reaprender el uso de sus extremidades.

Empero, otros investigadores como Ricardo Chavarriaga, del Instituto Federal Suizo de Tecnología en Lausana, creen que el experimento es interesante pero no dice mucho sobre la unión de los dos cerebros. Al estar la rata anestesiada, no se sabe si un cerebro con plena conciencia sería estimulado.

El estudio fue publicado en Plos One.

¿Reduce la marihuana el cociente intelectual?

Que sí, que no. Parecemos deshojando una margarita. Que la marihuana hace, daño, que no. Que lo así, que lo hace asá. Y esto lo que pone de presente es la dificultad de difundir la ciencia al tenerse que presentar estudios sin contar la otra cara de la moneda.

Bien, un estudio publicado en agosto sugería que la marihuana reducía en varios puntos y para siempre el coeficiente intelectual de los adolescentes. Un nuevo estudio publicado en Proceedings ot the National Academy of Sciences sugiere que factores relacionados con la clase económica y la vida en el hogar, no el uso de la marihuana, son los que pueden incidir en la caída del CI.

Los investigadores del nuevo estudio no tuvieron acceso a los datos del otro basado en una cohorte de adolescentes neozelandeses. En ves de eso, Ole Rogeberg, economista del Frisch Center en Noruega usó una simulación de computador para demostrar que, en teoría, los mismos efectos sobre el CI podrían ser explicados por los factores socioeconómicos que provocan conductas reductoras del coeficiente. Los nuevos resultados le echan leña al fuego de la discusión sobre los daños permanentes de la marihuana.

“Los tipos de ambientes en los que uno se mueva afectan el CI”, dijo Rogeberg. La buena educación y trabajos retadores pueden mejorar la inteligencia, pero “si la gente no tiene acceso a ellos o se sale de tales ambientes, tenderán a ver una declinación en el CI, y serán además del tipo de personas que tienen a fumar marihuana en la adolescencia”.

El estudio original no descartó la posibilidad de que otros factores pudieran tener un rol en el vínculo entre CI y uso de marihuana, dijo Susan Tapert, citada por LiveScience, neuróloga de la Universidad de California en San Diego, quien no participó en la investigación.

El estudio inicial, de Madeline Meier, Terrie Moffit y Avshalom Caspi de Duke University, se basó en una gran cantidad de datos de una cohorte de 1.037 personas de Dunedin, Nueva Zelanda, seguidos durante más de 3 décadas. El estudio siguió los sujetos desde los 7 años en adelante, sometiéndolos a pruebas de CI, muestras de sangre y entrevistando sus padres y profesores.

La investigación halló que la marihuana disminuía el coeficiente intelectual hasta en 8 puntos en aquellos que consumían mucha marihuana. Esta no tenía efecto si el vicio se cogía en la edad adulta, lo que sugiere que el daño afectaba cerebros en desarrollo.

Pero la clase socioeconómica y la estructura familiar también puede cambiar en el tiempo el CI.

Rogeberg creó un modelo matemático para ver si el efecto aparente de la marihuana podía ser explicado por factores socioeconómicos. Y encontró que sí.

¿Entonces qué?

Los ojos: salvación para cuadripléjicos

Se acerca el día en que decenas de miles de personas con distrofia muscular, lesiones de la médula o amputados puedan interactuar con sus computadores y alrededores con solo sus ojos.

Esto gracias a un dispositivo prostético que costará menos de 40 libras esterlinas.

Se trata de un dispositivo con materiales novedosos que trabaja exactamente donde la persona mira rastreando los movimientos del ojo, permitiéndole controlar un cursor en una pantalla tal como lo hace un ratón de computador.

Fuera de ese dispositivo rastreador, un software inteligente completa la tarea.

El logro fue presentado este fin de semana en el Journal of Neural Engineering. Los investigadores del Imperial College London demostraron su funcionalidad con un grupo de personas que jugaron el tradicional Pong sin usar ningún objeto manual. Las personas pudieron además navegar por la red y escribir e mails sin las manos.

Los investigadores presentaron un video.

El dispositivo GT3D se compone de dos cámaras de consola rápidas para videojuegos, cada una con valor inferior a 20 libras que están unidas, fuera de la línea de visión, a un par de lentes que cuestan 3 libras. Las cámaras toman constantemente fotos del ojo, viendo hacia dónde señala la pupila; a partir de esto una serie de calibraciones permite saber a qué punto específico de la pantalla mira en la pantalla la persona.

Los científicos son capaces incluso de calibraciones más detalladas, por ejemplo cuán lejos está mirando la persona. Se cree que esto permitiría que el individuo controlara una silla de ruedas electrónica con simplemente mirar a dónde quiere ir o controlar un brazo prostético robótico.

El dispositivo usa solo 1 vatio y puede transmitir datos de forma inalámbrica con wi-fi o vía USB a un computador con Windows o Linux.

Aldo Faisal, del Department of Bioengineering and the Department of Computing de esa universidad tiene confianza en que el dispositivo es un gran avance hacia tener pronto una ayuda fundamental para que personas inválidas o con limitaciones físicas recuperen muchas de sus funciones y se valgan más por sí mismos.

123