¿Por qué el panda es blanco y negro?

Un patrón de coloración único en la naturaleza, el del panda. Foto Wikipedia

Un patrón de coloración único en la naturaleza, el del panda. Foto Wikipedia

Del mismo grupo que encontró el porqué de las rayas de las cebras, llega porqué los pandas son blancos y negros y la respuesta está en Behavioral Ecology.

El color de las cebras es para repeler las picaduras de mosquitos, pero a los pandas no los afectan. ¿Entonces?

El estudio, colaboración entre la Universidad de California en Davis y California State University, Long Beach, determinó que los pandas gigantes tienen esos colores por dos razones: camuflaje y comunicación.

Este había sido un interrogante de muchos biólogos y como ningún otro animal tiene ese patrón de coloración no había forma de establecer analogías, en palabras de Tim Caro, cabeza de la investigación, de Davis. “La clave fue tratar cada parte del cuerpo como un área independiente”.

Esto les permitió comparar diferentes partes del cuerpo en el cuerpo del panda gigante, con los colores oscuros y claros de 195 especies de carnívoros y 39 subespecies de osos, con las cuales está relacionado. Luego intentaron equiparar la oscuridad de esas partes con varias variables ecológicas y de comportamiento para establecer su función.

Así, se encontró que la mayor parte del panda -cara, cuello, cintura, cadera- es blanca para ayudarle a ocultarse en hábitats de nieve. Los brazos y las piernas son negros, ayudándole a ocultarse en la sombra.

Los científicos sugieren que esa coloración dual nace de su pobre dieta de bambú, impidiéndole digerir una amplia variedad de plantas. Esto significa que nunca puede almacenar suficiente grasa para hibernar, como algunos osos, así que permanece activo todo el año, desplazándose largas distancias a diferentes tipos de hábitats, desde los nevados a los bosques tropicales.

Las marcas en su cabeza no son para ocultarse de depredadores sino para comunicarse. Las orejas oscuras puede ayudar a dar un aire de ferocidad, alerta para depredadores. Sus parches oscuros en los ojos pueden ayudarles a reconocerse o para demostrar agresión hacia pandas competidores.

Los investigadores estudiaron miles de imágenes, valorando más de 10 áreas por foto entre más de 20 colores posibles, explicó el coautor Ted Stankowich. De CSU.

Esos olores que atraen

Dime a qué hueles y te diré a quién le interesas. El olor es un mensajero instantáneo de intercambio de información entre individuos, pero hasta ahora no se conocía que también los pájaros sacaban ventaja de esa información.

Un investigador de Michigan Satate University acaba de mostrar que en efecto estas aves se comunican mediante los olores, que predicen el éxito reproductivo. El estudio apareció en Animal Behaviour y se enfoca en los compuestos volátiles en las secreciones del proceso de aseo.

Las glándulas del acicalamiento se encuentran cerca a la cola. Los pájaros extraen aceite de ellas y lo frotan en sus plumas y patas. Se pensaba que esta actividad solo buscaba alargar las plumas. Danielle Whittaker, del Centro Beacon para el Estudio de la Evolución en Acción y su equipo han mostrado que en verdad juega un papel clave en mostrar la salud reproductiva.

“El estudio muestra una conexión fuerte entre la forma como las aves huelen cerca del comienzo de la temporada de apareamiento -cuando escogen pareja- y su éxito reproductivo para toda la temporada”, dijo. “Simplemente, los machos que huelen más a machos y las hembras que huelen más a hembra tienen un mayor éxito”.

Hasta ahora se había asumido que los métodos de comunicación y selección de pareja eran visuales y acústicos. Al estudiar los juncos de ojos oscuros, los científicos compararon cuál forma era más efectiva, si las señales químicas o el tamaño y el plumaje atractivo.

Los resultados revelaron que el olor individual se correlacionaba con el éxito reproductivo mientras el tamaño y el plumaje eran menos confiables. También se encontró que las hembras hacían múltiples decisiones basadas en cómo sus potenciales parejas olían.

“Basadas en el olor, las hembras parecían estar no solo eligiendo macho sino que también varias veces seleccionaban distintos machos para la crianza de los polluelos”, dijo Whittaker. “Muy interesante resultó que los machos ‘traicionados’ por la hembra tenían mayores niveles de un olor tipo hembra”.

Los investigadores creen que los olores sirven como faros para los niveles hormonales, la condición actual y la salud en general, así como sobre el respaldo genético.

Foto cortesía Nicole Gerlach Michigan State University

Hijos de madres ciegas son más avanzados

Nadie lo pondría en duda: el contacto de los ojos es importante en la relación humana. Y seguir con la mirada lo que otros miran, también. Eso lo aprende el bebé con su madre, entre otras personas.

Lo curioso es esto: un estudio aparecido en Proceedings of the Royal Society B comparó bebés de padres que veían y de una madre invidente. No se encontraron déficits e incluso el hijo de la madre ciega avanzó más en su primer año de vida.

En la investigación se siguieron 5 niños de madres ciegas y 51 de padres con visión normal, de la infancia a los 4 años. Las invidentes eran quienes cuidaban sus hijos y uno de los niños tenía también un padre con problemas de visión.

Los niños fueron seguidos en ventanas de los 6 a los 10 meses, 12 a 15 y 24 a 47. Se examinó la tendencia a enfocar en los ojos en videos de rostros y su capacidad para seguir la mirada de una actriz que se dirigía a varios objetos. También se les midió la conducta autística y se les practicaron varios tests sobre desarrollo cognitivo y comunicación.

Los hijos de padres ciegos no mostraron diferencia en el contacto con los ojos ni en seguir la mirada de la actriz ni presentaron características de autismo. Y eran menos dados a mirar las caras de sus madres que los niños con padres de visión normal, indicando que habían aprendido a interactuar con sus madres como lo hacían con otra gente.

Durante la primera ventana, los niños de madres invidentes mostraron conductas más avanzadas, marcando alto en memoria visual y atención. Luego ambos grupos marcaron igual.

Los autores sugieren que el fenómeno igualaría las ventajas cognitivas que se ha demostrado en niños bilingües y podría fortalecer las habilidades cognitivas al comienzo de la vida.

Crean internet biológica entre células

Lo que faltaba: ¡un internet biológico!

Bioingenieros crearon un mecanismo biológico para enviar mensajes genéticos de célula a célula. El sistema incrementa la complejidad y la cantidad de datos que pueden ser comunicados entre células y podría derivar en un mayor control de las funciones biológicas dentro de comunidades celulares.

Si usted fuera una bacteria, el virus M13 puede parecer inocuo, que insinúa más de lo que es cuando invade.

Científicos de Satanford University le agregaron algo. Mónica Ortiz, candidata a doctorado en Bioingeniería y Drew Endy, profesor de Bioingeniería ‘parasitaron el parásito’ y obtuvieron control de sus atributos claves, su no letalidad y su capacidad para empacar y transmitir arbitrariamente tiras de ADN, creando lo que es llamado la internet biológica o BI-FI. Los hallazgos fueron publicados en el Journal of Biological Engineering.

Usando el virus, Ortiz y Endy crearon un mecanismo biológico para enviar mensajes genéticos de célula a célula. El avance podría ser una ayuda a bioingenieros que tratan de crear comunidades multicelulares complejas que trabajen en concierto para cumplir funciones biológicas importantes.

M13 es un empacador de mensajes genéticos. Se reproduce dentro de su hospedero, tomando tiras de ADN –que los ingenieros pueden controlar- envolviéndolas una por una y enviándolas fuera encapsuladas con proteínas producidas por M13 que pueden infectar otras células. Una vez dentro de estas, liberal el mensaje de ADN empacado.

El sistema con base en M13 es en esencia un canal de comunicación. Actúa como una conexión inalámbrica de internet que faculta las células para enviar o recibir mensajes, sin importarle qué clases de secretos contienen los mensajes.

“Separamos el mensaje del canal. Ahora podemos enviar cualquier mensaje de ADN que queramos a células específicas dentro de una comunidad microbiana compleja”, dijo Ortiz.

Las células usan normalmente varios mecanismos, incluidos los químicos, para comunicarse pero son mensajes muy simples: si la conexión está basada en azúcar, loe mensajes se limitarían a más azúcar, menos azúcar o no azúcar.

Las células modificadas con M13 pueden ser programadas para comunicarse de forma mucho más compleja que hasta ahora: comience a crecer, deje de crecer, acérquese, nade afuera, produzca insulina y así por el estilo.

Todo un logro.

Ciencia curiosa

Pies delatores. La mayoría de los criminales evitan dejar sus huellas dactilares en la escena del crimen. Bueno, pronto tendrán que volar: las huellas de sus pisadas también deberán preocuparles. La planta de los pies tiene una presión identificable que es una firma personal y puede ser empleada para identificar un individuo con una confiabilidad del 99%, según un análisis con 104 sujetos. El trabajo examinó sólo individuos descalzos. Cómo los zapatos alteran los patrones no está claro aún. Los datos son ahora fáciles de analizar, se reportó en el Journal of the Royal Society Interface y dispositivos para la presión de los pies son fáciles de instalar, por lo que la técnica puede ser usada en el futuro. Curioso.

Canarios sinvergüenzas. Los canarios machos, no reconocidos precisamente por su gran inteligencia, son lo suficientemente listos para no flirtear con entusiasmo con otras hembras, cuando sus parejas están mirando. Estudios con criaturas tan diversas como grillos y gupis han llevado a que se forme la idea de que las audiencias importan en el mundo animal. La conducta agresiva cambia, por ejemplo, dependiendo de quién esté observando, pero menos conocida es la importancia que –macho-hembra conceden, según investigadores de Université Paris Ouest Nanterre La Défense en Francia. Los canarios machos ajustan su agresividad según la audiencia, pero también miran si está su pareja para flirtear, se reportó en Plos One. Curioso.

¿Aló, delfines? La comunicación de los delfines parece ser más afín a la forma como hablan los humanos de lo que se pensaba antes. Los sonidos de delfines grabados en los años 70 fueron reanalizados para revelar que usan vibraciones de tejido antes que bigotes para comunicarse. El estudio, publicado en Biology letters, descompuso las grabaciones mediante programas computacionales de matemáticas y de visualización, lo que permitió al equipo determinar la frecuencia y la armonía de cada sonido tipo silbido, que son vibraciones de tejido como las que producen mamíferos terrestres. Eso explicaría porqué comparten información y se reconocen unos a otros a pesar de la profundidad en la que nadan. Curioso.

Ciencia curiosa

Spa para tiburones. Científicos de Bangor University demostraron que tiburones visitan las aguas de los arrecifes tropicales para beneficiarse de los servicios de limpieza y desprenderse de los molestos parásitos. La estrategia es riesgosa, sin embargo, porque entran en dominios humanos. El estudio publicado en Plos One describe la observación de tiburones Alopias (tiburón zorro) que se aventuran en aguas poco profundas para interactuar con un pequeño pez labroide (Labroides dimidiatus) que lo limpia. Estos tiburones viven en mar abierto, pero de vez en cuando una visita al spa no cae nada mal. Bien curioso.

Vibraciones fatales. Los insectos que utilizan vibraciones para atraer pareja están en riesgo de ser comidos por arañas, dijeron científicos de Cardiff University. Al estudiar el comportamiento de arañas, los expertos encontraron que esas vibraciones, empleadas por los saltamontes y otros insectos para atraer pareja pueden ser interceptadas y usadas por arañas para identificar su presa. Es la primera vez que científicos creen que depredadores como las arañas pueden interceptar esas señales vibratorias y emplearlas para encontrar su presa. Esas señales son una forma extendida de comunicación sexual entre animales, recordó Meta Vibrant-Doberlet y William Symondson. Curioso.

Suicidio genético. Un estudio con miles de personas con desorden bipolar sugiere que factores de riesgo genéticos pueden influir en la decisión de cometer suicidio. Científicos de John Hopkins reportaron en el journal Molecular Psychiatry que identificaron una región pequeña en el cromosoma 2 que está asociada con un aumento en el riesgo de cometer suicidio. Esa región contiene cuatro genes, incluyendo el ACP1, y los investigadores hallaron niveles más elevados de lo normal de la proteína ACP1 en los cerebros de personas que se habían suicidado. Se cree que dicha proteína influye en el mismo camino que el litio, medicamento conocido por reducir el comportamiento suicida. Curioso.

Números y riqueza. Las parejas que se desempeñan mejor en un simple test de habilidad numérica acumulan mayor riqueza en su edad medida que las parejas que obtienen peores resultados, según un estudio con parejas casadas en Estados Unidos. Los investigadores hallaron cuando ambos esposos respondían correctamente tres preguntas relacionadas con números, la riqueza promedio de la familia era de 1,7 millones de dólares, pero en aquellas en las que ninguno de los esposos respondía bien era de unos 200.000 dólares, dijeron los investigadores de la Universidad del Sur de California y Rand Corporation. Muy curioso.

Especial fin de semana

Acéptelo: las plantas se secretean entre ellas

 

Quizás, tras leer este informe, cambie su pensamiento sobre las plantas. La vieja noción que entregaban los profesores de que son organismos inmóviles que sólo se alimentan y reproducen, no es valedera hoy.

Las plantas no sólo se comunican entre sí, por las raíces o por compuestos volátiles, sino que lo hacen con los animales.

De una u otra manera, han desarrollado formas para saber quién crece en el vecindario y tal como nos sucede a los humanos, algunas crecen mejor en ambientes sociales, mientras que otras se defienden en la soledad.

Hay árboles que, por ejemplo, no se desarrollan bien en presencia de otros miembros de su especie. Un estudio reciente encontró que semillas que acaban de surgir no parecen responder a los químicos de sus parientes mayores. Scott Mangan y colegas del Smithsonian Tropical Research Institute determinaron que cinco especies de árboles tropicales crecen mejor en el suelo donde habitan especies distintas a las suyas.

Esa aversión podría deberse a que los enemigos naturales de un árbol dado, podrían estar en el suelo adyacente. Este proceso ha presionado esos árboles para evolucionar métodos de dispersión como las frutas o las semillas que vuelan, mecanismos que eviten la competencia con sus padres.

No es el único caso, En la Universidad de California en Davis, de acuerdo con una información en Discover, científicos hallaron que algunas especies viven mejor si tienen parientes cerca. Envían señales químicas por el aire producidas por el follaje y las ramas, señales vitales para proteger las plantas de un ataque de insectos.

Richard Karbam encontró en otra investigación que plantas idénticas genéticamente crecen lado a lado para defenderse de los herbívoros., incluyendo las orugas y los grillos, de una manera más eficiente que como lo hacen plantas aisladas.

“Son capaces de responder a señales de otros individuos en la cercanía”, dijo Karban, quien investiga si esa protección se extiende a otros miembros de la familia.

Ya en 2007, Josef Stuefer, de Radboud University en Holanda, había precisado que otras plantas como la frambuesa y los tréboles forman redes. Los individuos permanecen conectados unos a otros durante cierto periodo de tiempo, conexiones que les permiten compartir información por canales internos.

Los tréboles, demostró, se secretean por esos canales, por llamarlo así, si hay enemigos cerca. Si una de las plantas es atacada por gusanos, los otros miembros de la red son alertados por las señales internas. Una vez advertidos, las plantas intactas refuerzan su resistencia química y mecánica de modo que se hacen menos atractivas para los gusanos. De este modo pueden estar un paso delante de sus depredadores. Estudios experimentales han revelado que esto reduce mucho el daño que sufren.

Es quizás por todo esto que biólogos evolutivos comienzan a pensar en el comportamiento altruista de las plantas. El altruismo puede haber surgido dado que en determinados momentos mejorar la probabilidad de supervivencia de otro organismo incrementa las oportunidades de reproducción para pasar los genes a los descendientes.

En el American Journal of Botany, Guillermo Murphy y Susan Dudley exploraron el reconocimiento de congéneres entre Impatiens pallida, nometoques como nombre vulgar. Los individuos de esta especie crecen en estrecha proximidad y responden fuertemente a la competencia sobre el suelo. Midieron la respuesta de estas plantas a dos potenciales señales de competencia (cambios en la calidad de la luz –señal sobre el suelo- y la presencia de raíces cercanas –señal subterránea) para plantas que crecían con parientes o con extraños.

La respuesta, hallaron, varía dependiendo de si crecía con parientes o si lo hacía con plantas extrañas, lo que demuestra que es capaz de reconocerlos, revelando un grado interesante de complejidad dado que ambos tipos de respuestas diferían de plantas que crecían sin ningún vecino.

Entre parientes, no aumentaban la disposición de recursos en las hojas ni en las raíces. Antes, aumentaban su elongación y las ramas, lo que puede ser un ejemplo de cooperación familiar para adquirir los recursos sin necesidad de ensombrecer a sus parientes vecinos.

Como la luz es un factor limitante para el crecimiento de esta planta en el bosque bajo donde crecen, si compitiera con sus vecinos era más probable que dispusiera de sus recursos en las hojas.

Eso es precisamente lo que hace cuando se trata de extraños: mueve los recursos a las hojas y menos hacia raíz y yemas, con lo que provee más sombra a sus rivales.

Esta respuesta se da solo en plantas que se desarrollan con otras raíces contiguas, indicando que la comunicación entre raíces debe ser necesaria para reconocer la familia.

Tan importante como eso, es distinguir los enemigos. Por eso algunas se han ingeniado un llamado de emergencia. Ciando la larva de Spodoptera exigua se alimenta en el maíz, este libera unos compuestos volátiles que actúan como un imán para las avispas Cotesia marginiventris, que deposita entonces sus huevos sobre la larva.

Puede decirse entonces que las plantas son organismos sociales más listos de lo que se cree. No tienen voz como la nuestra, pero sí… se guiñan el ojo.

Silencio que las ballenas quieren hablar

¿Aló, con la ballenita? Sabido es que las ballenas hablan, hablan dentro del mar y tienen un amplio repertorio. Y como los humanos, desarrollan sus dialectos, que varían de lado a lado del océano.

Cuando nadan juntas, las ballenas de esperma ejecutan patrones hacia otras, llamados codas. Hallazgos recientes sugieren que no sólo distintas codas significan algo diferente, sino que una ballena puede distinguir cuál es la que está hablando, basándose en las propiedades del sonido de las codas.

Las ballenas del Pacífico y del Caribe tienen diferentes repertorios de codas, tal como un dialecto regional, pero los cinco llamados habituales –un patrón de cinco clics espaciados, parecería tener una función universal de identidad dado que es usado por ellas en todos los mares.

El descubrimiento fue publicado en Animal Behavior por Ricardo Antunes, Jonathan Gordon y otros.

La gran amenaza de estas ballenas es la polución humana, recuerdan los investigadores. No sólo se arrojan toxinas al mar, sino que aumenta la polución sonora, entre otras razones por el incremento del tráfico marino, las explosiones submarinas en busca de petróleo y los sonares militares, que contribuyen al ruido del océano que enmascara la comunicación entre los cetáceos.

Shane Gero, uno de los científicos, que ha viajado continuamente a Dominica a estudiar las ballenas de esperma, recuerda que las ballenas viven en un mundo sensorial totalmente distinto, pueden sumergirse hasta 1.000 metros y necesitan del sonido para comunicarse y navegar en la oscuridad.

Las ballenas viven en unidades sociales matriarcales, compuestas por madres, hijas y abuelas. Cuando los machos alcanzan la adolescencia, son separados del grupo y viajan a los polos, hasta que están listos para procrear. Por eso no se sabe tanto de ellos, como sí de las hembras.

Las ballenas cuidan las crías de otras mientras esta se sumergen, formando una comunidad fuerte. Son nómadas, por lo que lo más importante en sus vidas son las demás.

Ya se sabe que hablan.

Yo no dije que iba a ser monógamo

Parece trivial, pero qué cosa tan complicada. ¿Alguna vez habló con su pareja sobre ser monógamos? En nuestro medio, podría aventurarse uno, no todos lo hacen. Se da por sobreentendido, pero ¿será que sí? La monogamia no viene por añadidura.

Un estudio en Estados Unidos, con 434 parejas jóvenes, encontró que sólo en el 40 por ciento, un miembro dijo que habían acordado mantenerse exclusivos sexualmente. El otro dijo que nunca lo habían acordado.

Qué interesante, ¿no? En el estudio publicado en el Journal of Sexual Research, Jocelyn Warren y Marie Harvey de Oregon State University resalta que la comunicación de la pareja sobre la exclusividad sexual no se da o no se entiende bien.

El tema, no se crea, es importante. Estudios anteriores han demostrado que el uso del condón tienden a disminuir a medida que la relación se torna más íntima y duradera. Y algunas parejas no están comunicándose como debe ser sobre los términos de su relación.

Incluso entre aquellos que han prometido ser monógamos, se encontró un 30 por ciento que había roto la promesa, con al menos un miembro de la pareja teniendo sexo con otra persona.

En los días del creciente número de enfermedades de transmisión sexual, el dato es inquietante.

Ni el matrimonio ni el tener hijos, aumentaba, de acuerdo con el estudio, la probabilidad de que la pareja hubiese acordado ser monógama.

Para Warren, las parejas son monógamas por razones emocionales, para demostrar amor y confianza en la relación, pero la preocupación es que la falta de comunicación expone a muchas de ellas a ciertos riesgos.

De aquellas 434 parejas encuestadas, 227 (52 por ciento) coincidieron en afirmar que tenían un acuerdo explícito para ser monógamos; de esos, 162 (71 por ciento) había mantenido el acuerdo.

Era más probable que las parejas con una mayor comunicación sobre la salud y compromiso tuvieran un acuerdo sobre la monogamia.

Como se ve, no es un asunto que se debe dar por sentado.

Así se habla de noche

Ha pensado alguna vez cómo se comunican los animales de una especie en la oscuridad de la noche. Por los sonidos, podría responderse con mucho tino. Ahora investigadores españoles de un grupo que coloquialmente se denomina Grupo de Ecología Nocturna, encontró que aparte de esa manera, muy común, algunas aves también emplean ¡señales visuales!
El cuento es el siguiente:
Vincenzo Penteriani y María del Mar Delgado descubrieron que el búho águila, una especie crepuscular y nocturna, emplean las señales visuales en comunicación intra específica, tanto en contextos territoriales como de padres a hijos. Así lo publicaron el el journal PloS One.
¿Saben cómo lo logran? Parece ser que mediante las heces y los restos que dejan de las presas que han cazado.
Para Delgado, este novedoso sistema de señales podría indicar el estatus reproductivo actual del búho a los potenciales invasores, como otros búhos territoriales.
Para Penteriani, las heces representarían una sustancia ideal para marcar porque tiene un costo energético mínimo y puede indicar posesión de un territorio aún si su propietario está ocupado en otras actividades.
Ya sabe, en vez de linterna…

12