En crustráceos hallan contaminantes prohibidos hace 4 décadas

Anfípodo Gammarus roeselii. Foto Wikipedia

Anfípodo Gammarus roeselii. Foto Wikipedia

Un daño persistente: científicos descubrieron en el cuerpo de organismos marinos de profundidad la presencia de químicos que fueron prohibidos en los años 70.

El estudio, publicado en Nature Ecology & Evolutionse basó en muestras de unos crustáceos, anfípodos, recolectados en las fosas de las Marianas y Kermadec, de unos 10 000 metros de profundidad, separadas por unos 7000 kilómetros.

Encontraron altos niveles de contaminantes orgánicos persistentes en el tejido graso de esos organismos. Incluyen bifenilos policlorinados y polibromodifenil éteres, usados antes en aislantes eléctricos y retardantes de llamas hasta que fueron prohibidos.

En una declaración, el autor principal de la Universidad Newcastle, Alan Jamieson opinó:

“Aún pensamos que el océano profundo es un lugar remoto y prístino, seguro ante el impacto humano, pero nuestra investigación revela que, tristemente, no es verdad. De hecho, los anfípodos que estudiamos tienen niveles de contaminación similares a los de Suruga Bay, una de las zonas industriales más contaminadas en el Pacífico noroeste. Lo que no sabemos es qué implica esto para el ecosistema y saberlo será el próximo reto”.

De esos químicos, que se produjeron entre 1930 y los 70, la producción global fue de unos 1 300 000 toneladas. Liberados al ambiente por accidentes y descargas industriales y por filtración en los rellenos de basuras, son invulnerables a la degradación natural y persisten en el ambiente por décadas.

Pero, ¿cómo llegaron a tales profundidades? Probablemente en plásticos contaminados y animales muertos que se sumergieron hasta el fondo, convirtiéndose en alimento de otras criaturas. Eso sugieren los autores.

Estos polutantes se acumulan a través de la cadena alimenticia, así que para cuando lleguen al fondo las concentraciones son mayores que en las aguas superficiales.

Para Jamieson “el hecho de que encontráramos tan extraordinarios niveles de estos contaminantes en los más remotos e inaccesibles hábitats de la Tierra, muestra el impacto de largo plazo, devastador que el ser humano está teniendo en el planeta. No es una gran herencia la que estamos dejando”.

Si se le cae el cono, no chupe más

Si se le cae el helado, mejor llorarlo que recogerlo. Los alimentos húmedos se contaminan más rápido. Foto Pexels

Si se le cae el helado, mejor llorarlo que recogerlo. Los alimentos húmedos se contaminan más rápido. Foto Pexels

Recójalo rápido no parece una buena sugerencia cuando de un alimento caído al suelo se trata. Si se le cayó, tal vez lo mejor sería lamentarlo y no recogerla.

Hay personas que dicen que si es rápido no se contamina y hasta dan un límite de 5 segundos para proceder, pero ¿es verdad?

Eso respondieron en un estudio científicos de la Universidad Rutgers. Donald Schaffner, profesor experto en ciencias de los alimentos, encontró que la humedad, el tipo de superficie y el tiempo de contacto contribuyen a un tipo de contaminación cruzada. Y en algunas circunstancias, la contaminación comienza en menos de un segundo.

Sus hallazgos aparecen en el journal Applied and Environmental Microbiology.

La creencia popular es la regla de los 5 segundos que dice que si un alimento cayó al piso si se recoge rápido es seguro porque no ha habido tiempo de que se contamine con bacterias”, dijo.

Por eso quisieron ver si era verdad. Examinaron 4 tipos de superficies -acero inoxidable, azulejos de cerámica, madera y alfombras- y 4 tipos de alimentos -sandía, pan, pan con mantequilla y gomas dulces. Y midieron 4 tiempos: menos de 1 segundo, 5, 30 y 300.

Luego analizaron en laboratorio en medio de crecimiento, lo que encontraron de Enterobacter aerogenes, un primo no patógeno de la Salmonella.

La sandía fue la más contaminada y las gomitas dulces las menos. “La transferencia de bacterias de las superficies parece estar afectada por la humedad”, dijo Schaffner.

Las bacterias no tienen pies, explicó, se mueven en la humedad y mientras más mojado sea el alimento, mayor riesgo de transferencia. A mayor tiempo de contacto por lo general hay más transferencia de más bacterias de cada superficie al alimento.

Se encontró que en la alfombra hay menor transferencia, comparado con los azulejos de porcelana y el acero inoxidable, mientras que en la madera es más variable. Es decir, la topografía de la superficie y del alimento juegan papel importante en esa transferencia.

O sea que la regla de los 5 segundos solo funciona en cuanto a que mientras más rápido se recoja mejor, pero no elimina la contaminación que también depende de la superficie de contacto.

Las bacterias pueden contaminar de modo instantáneo.

Resumen científico de la semana

Foto Wikipedia/L. Galuzzi

Foto Wikipedia/L. Galuzzi

1. Se estiraron las jirafas

Son cuatro que se parecen una, pero no tienen orejas distintas, ni patas cortas, tampoco es diferente su cuello largo, pero un estudio genético presentado en Current Biology reveló que no hay una sino cuatro especies de jirafas, un dato que no se esperaba. Incluso, como en el caso de especies diferentes, no se aparean entre ellas. Hasta ahora se hablaba de una sola especie y varias subespecies, pero la genética reveló otra cosa. Un hallazgo que resalta más la necesidad de investigarlas y conservarlas.

2. Un 10% menos

El dato habla de una catástrofe en ciernes: un estudio en Current Biology reveló que desde 1990 el planeta ha perdido 10% de áreas naturales, cerca de 3,3 millones de kilómetros cuadrados, un área el doble de Alaska o de la mitad de la Amazonia. El desastre es peor en esta región y en África Central. La investigación encontró que 30.1 millones de kilómetros cuadrados, cerca del 20% del área terrestre, aún se conserva natural.

3. Dos años perdida

En noviembre de 2014 la sonda Philae se separó de su nave madre Rosetta y se dirigió hacia el cometa 67P Churyumov/Gerasimenko, donde debía anclarse y enviar información por un breve periodo. Pero la sonda no se ancló bien y se extravió. Se perdió comunicación con ella. Ahora la nave Rosetta, luego de casi 2 años, envió una foto en la que se ve Philae, recostado en un desfiladero. Aunque ya no tiene baterías, el hallazgo permitirá estudiar el terreno donde cayó y compararlo con otras áreas.

4. Jóvenes del Big Bang

Un artículo en Astronomy and Astrophysics sugiere que las primeras estrellas y galaxias se conformaron bien unos 700 millones luego del Big Bang y no 150 millones antes como se estimaba hasta ahora, una información obtenida con el satélite Planck. La galaxia más vieja conocida, con datos del Hubble, es de 400 millones de años tras la gran explosión, pero el nuevo estudio sugiere que eran pocas las que estaban formadas, tardando otros 300 millones de años en consolidarse.

5. Alimento genético

No fue en una publicación científica sino en el blog personal por medio del cual el mundo se enteró de que un repollo creado con tijeras genéticas o CRISPR-Cas9, una revolucionaria técnica, fue servido y comido ya en una cena de su creador en Suecia, lo que abre las puertas a una profunda transformación en la manipulación de todo tipo de organismos incluidos los humanos. Con la técnica se puede cortar un pedazo del genoma para alterar o crear una nueva función.

6. Un ojo para el zika

En Cell Reports científicos describieron que el virus del zika puede vivir en los ojos, habiendo sido identificado en lágrimas en estudio con ratones, hallazgo que ayuda a explicar porqué algunos enfermos con el virus resultan afectados de los ojos y pueden desarrollar una condición conocida como uveitis que puede conducir a la ceguera. El ojo podría ser entonces un reservorio del virus y no se sabe por cuánto tiempo.

7. La supernova que no fue

En los años 1800 astrónomos notaron algo extraño: en el curso de pocos años la estrella Eta Carinae se hizo más y más brillante, superando en brillo todas las demás estrellas, salvo Sirio, pero len la siguiente década se desvaneció hasta no ser visible con el ojo desnudo. El siglo pasado volvió a brillar. Un estudio dice que no se trató de una supernova como se creía, sino que esa estrella ha tenido tres explosiones o liberaciones de masa, pero sigue en su sitio. No ha muerto. En astronomía se conoce como una impostora de supernova. El análisis apareció en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

8. El manuscrito maya

El Código Maya del siglo 13, sobre el cual ha existido una gran controversia, sí es el manuscrito más antiguo de América, según un estudio publicado en Maya Archaelogy que confirmó su autenticidad. Es uno de oso libros más raros del mundo y fue hallado en una caverna en Chiapas (México) en los años 60 del siglo pasado, junto a un cuchillo para sacrificios y na máscara de madera.

9. Ese aire que enferma

Más y más estudios vinculan la polución del aire con distintas enfermedades. Un estudio en en el journal Diabetes reveló que la contaminación del aire por el tráfico vehicular en el sector de residencia aumenta el riesgo de las personas de desarrollar resistencia a la insulina como estado prediabético del tipo de diabetes 2. Esta contaminación ha sido ligada además a problemas cardiovasculares y respiratorios, habiéndose encontrado también partículas en el cerebro.

10. Cazador cazado

En el sitio fosilífero Messel en Alemania, patrimonio Unesco, científicos realizaron un descubrimiento peculiar: un fósil de una serpiente en cuyo estómago había una lagartija, dentro de la cual había un escarabajo que se había comido. Una comilona de hace 48 millones de años. El artículo apareció en Palaeobiodiversity and Palaeoenvironments. Solo hay un caso similar que se presentó hace 280 millones de años en un tiburón.

El aire sucio mata 5,5 millones de personas

Foto cortesía Alfred Palmer, Wikipedia commons

Más de 5,5 millones de personas mueren prematuramente cada año debido a la contaminación del aire dentro y fuera de las casas. Más de la mitad de esas muertes ocurren en China e India, países industrializados con alta generación de contaminantes.

Las plantas generadoras, la industria manufacturera, los vehículos y la combustión de madera y carbón liberan partículas pequeñas que afectan de manera negativa la salud de las personas.

Los datos los aportó un estudio de la Universidad de Bristish Columbia, que además encontró que pese a los esfuerzos por reducir la contaminación del aire el número de muertes por esa causa trepará durante las próximas dos décadas a menos que se hagan mayores esfuerzos por controlarla.

“La contaminación del aire es el cuarto factor de riesgo de muerte en todo el mundo y de lejos el principal factor medioambiental de enfermedad”, expresó el profesor Michael Brauer.

Los análisis de los investigadores mostraron que 55% de las muertes ocurren en China (1,6 millones) e India (1,4 millones) según datos de 2013.

En China el carbón es la principal causa. Qiao Ma, estudiante de doctorado en la Universidad Tsinghua en Beijing, halló que la sola contaminación exterior del carbón mata unas 366.000 personas.

Hacia 2030 la situación china no estará mejor: se calcula que morirán prematuramente 1,3 millones.

En India la mayor fuente contaminadora es la madera y otras fuentes de biomasa usadas para cocinar y calefacción, práctica que afecta a millones de familias.

10 noticias científicas de la semana

Dibujo del momento de la fusión de los dos agujeros que produjeron las ondas. Cortesía Ligo

1. Llegaron los datos

No es que no hubieran pasado por acá, es que no había habido forma de detectarlas. Pero el experimento Ligo permitió ‘ver’ por primera vez las ondas gravitaciones previstas por Albert Einstein hace 100 años, unas ondas que surgen tras colosales explosiones como la fusión de agujeros negros. Esto abre la ventana a la observación de fenómenos cuya información solo llega por medio de esas ondas, unas arrugas en el espacio tiempo.

2. Una vieja enfermedad

Deprimido por un neandertal. Sí. Se sabe por análisis previos que entre 1,5 y 4% del genoma humano proviene de los neandertales. Al estudiar cuáles serían las incidencias se encontró que los genes que aportaron esos ancestros contribuyen a desarrollar depresión, problemas de la piel y de la sangre. El estudio apareció en Science.

3. Sin visa para Europa

La Nasa anunció que una misión hacia la luna Europa de Júpiter, donde debe existir un gran océano subterráneo, no será verdad antes de finales de los años 20. ¿La razón? Escasea el dinero. Y mientras para este año hay 175 millones de dólares en el presupuesto asignado, para 2017 apenas 49,6. Con ese dinero, no se va a ningún Pereira, aunque podrá continuar el desarrollo de la misión.

4. Los caballos los prefieren alegres

Los caballos saben leer las emociones de las personas si están furiosas o no, de acuerdo con un artículo aparecido en Biology letters. El estudio se hizo con 28 caballos a los cuales se les mostraban fotos de personas iracundas o contentas. Cuando veían las primeras, miraba con el ojo izquierdo, asociado al procesamiento de amenazas. También aumentaba su frecuencia cardíaca.

5. Un largo calentamiento

El cambio climático continuará por uno o dos siglos más si se cortan las emisiones de gases de invernadero. Un nuevo estudio reveló que no es así: que en verdad se mantendrá durante milenios, unos 10, si prosiguen las emisiones crecientes en las próximas tres centurias. Hoy las proyecciones climáticas son a corto plazo. Esta mirada permite alertar sobre lo que podrá suceder en una ventana más grande. El estudio apareció en Nature Climate Change.

6. Entre lobos… no se entienden

Las distintas especies de los cánidos manejan su propio dialecto, según un estudio que analizó los aullidos, conocidas vocalizaciones de estos animales. Se estudiaron 2.000 aullidos de 21 tipos de cánidos, de los perros a los coyotes y subespecies de lobos encontrándose que cada una maneja su ‘forma de hablar’. La investigación apareció en Behavioural Processes.

7. También las estaba jalando

Cientos de galaxias cercanas que habían permanecido ocultas fueron estudiadas por primera vez, aportando luces sobre una misteriosa anomalía gravitacional: el Gran Atractor. Se hallan a unos 250 millones de años luz, pero habían permanecido ocultas por la luz de nuestra galaxia. Este hallazgo ayudaría a conocer más del Gran Atractor, esa estructura hacia la cual son jaladas cientos de miles de galaxias, incluida la nuestra. El artículo apareció en Astronomical Journal.

8. Miedo a quedar sin aire

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (Epoc) es común por el cigarrillo y por efectos de la contaminación. Un estudio reveló que en pacientes con esa condición la materia gris es menor en áreas del cerebro relacionadas con la falta de respiración, el miedo y la sensibilidad al dolor. Los niveles de degeneración de esas áreas cerebrales se impactaban por la duración de le enfermedad. Los individuos muestran más temor de falta de respiración y del ejercicio físico que puede afectar su condición. El artículo apareció en Chest.

9. La sopa universal

Al hacer colisionar átomos de plomo en el colisionador de partículas del CERN, científicos recrearon la sopa primordial del universo en miniatura, caldo llamado también el plasma quark-muón. Esa sopa se dio en las primeras billonésimas de segundo luego del Big Bang y su receta se basaba en quarks y muones. El desarrollo se presentó en Physical Review Letters. El logro permitió medir las características de ese plasma.

10. Genes dependen de los nutrientes

Los genes inciden en los alimentos que ingerimos al influir en el metabolismo, esas reacciones químicas necesarias para mantener las células, que funciona en dos sentidos: descomponer las moléculas para proveer energía al cuerpo y la producción de todos los compuestos necesitados por las células. Pero un estudio en Nature Microbiology demostró que lo contrario también es verdad: nuestros genes son afectados por el tipo de nutrientes a los que tienen acceso.

¡Qué semana! Mis 10 noticias científicas (1 al 7 de junio)

1. Dependemos de 28 elementos químicos

Hasta ahora se conocía que 27 elementos químicos eran esenciales para la vida humana. Habrá que agregarle otro, el 28: bromo (Br). Científicos publicaron en el journal Cell que ese elemento, uno de los 92 que se dan naturalmente en el universo, es vital para el desarrollo de los tejidos en todos los animales, de las criaturas marinas más primitivas hasta los humanos. Sin el bromo, no hay animales. Ese es el descubrimiento, dijo Billy Hudson, uno de los autores del estudio.

2. Duermo para aprender

Científicos mostraron, por primera vez según dijeron, que dormir luego de aprender incentiva el crecimiento de espinas dendríticas, esas pequeñas protuberancias en las neuronas que conectan con las otras células cerebrales y facilitan así el paso de información mediante la sinapsis, esas uniones en las cuales se unen las neuronas. El estudio fue publicado en Science. El sueño profundo, además, es esencial para ese crecimiento. O sea: aprenda y… duerma.

3. Cuando Theia chocó con la Tierra

La Luna sí se formó del gran choque de un enorme cuerpo, Theia, con la Tierra hace 4.500 millones de años, reveló un estudio publicado en Science, en el que se analizaron con mayor precisión isótopos de oxígeno presentes en Luna y Tierra, que mostraron diferencias, lo que sugiere que sí hubo el choque de cuerpos diferentes, de lo que algunos han dudado.

4. Llegan dos novedosas armas

Si se esperó tanto, unos meses más no interesa. Dos nuevos antibióticos estarían disponibles en poco tiempo en momentos en que la crisis por la resistencia de las bacterias es seria. Uno es Dalvance, intravenoso, para tratar infecciones de tejido blando y piel, que fue aprobado ya. El otro es oritavancin, que fue publicado en el New England Journal of Medicine, como la primera, efectiva contra el Staphylococcus aureus resistente a la meticilina y para otras infecciones de la piel. Dalvance es la primera droga aprobada mediante el programa de incentivos a las farmacéuticas para desarrollar nuevos antibióticos.

5. El aire sí enferma y mata

La contaminación del aire está relacionada con latidos irregulares y coágulos pulmonares, reveló un extenso estudio publicado en el journal Heart. En cuanto a ataques y derrames no fueron tan claros los resultados, aunque el ritmo irregular está relacionado médicamente con un mayor riesgo de derrames. Los riesgos se deben a ciertos tipos de contaminantes que se encuentran hoy en el aire: el material particulado 2,5 es la mayor amenaza.

6. Aire fresco, por favor

Las tiernas y reiteradas fotos de los koalas, esos simpáticos para nosotros marsupiales australianos, abrazados al tronco de los árboles tendrían más de fondo. Un estudio revelado en Biology letters sugiere que se abrazan a los árboles para disminuir la temperatura en las fuertes temporadas calientes de la región. Este novedoso sistema de aire acondicionado ha sido visto en otras especies de aves y hasta insectos.

7. Primera estrella híbrida

Hacía más de 35 años se habían sugerido, pero no se habían detectado. Astrónomos descubrieron la primera estrella Thorne-Zytkow, una estrella híbrida expuesta por Kip Thorne y Anna Zytkow: son objetos híbridos, estrella supergigante roja (como Betelgeuse en Orión) y estrella de neutrones. Difieren en sus marcas químicas que resultan de una actividad única en su núcleo. Se trata de la estrella HV 2112 en la Pequeña Nube de Magallanes, según se publicó en Mobnthle Notices of the Royal Astronomical Society.

8. Se me olvidó… me acordé

Neurocientíficos de la Universidad de California lograron borrar y reactivar recuerdos en ratas alterando su reacción a esos eventos del pasado. El estudio publicado en Nature mostró la capacidad para remover selectivamente un recuerdo y reactivarlo mediante la estimulación de los nervios en el cerebro en frecuencias conocidas para debilitar y fortalecer las conexiones entre las neuronas, la llamada sinapsis. El hallazgo podría ser aplicado algún día para reducir los efectos del Alzheimer y otras condiciones cerebrales.

9. ¡Rocas de plástico!

Al debate sobre cómo los humanos hemos transformado el entorno en la actual época, el antropoceno según denominación de geólogos reconocidos como Jan Zalasiewicz, se sumó un descubrimiento publicado en GSA Today: ¡rocas de plástico! Sí, se encontraron rocas con contenido de plástico en las playas de Hawai, denominado por los investigadores ‘plastiaglomerado’ porque también contiene otro material. Una muestra de la profunda transformación, para mal, del planeta.

10. Otro tipo de planetas

Astrónomos anunciaron haber descubierto otro tipo de planetas: una mega Tierra, que pesa 17 veces la nuestra y tiene un tamaño 3 veces mayor aproximadamente. Se trata de Kepler-10c, a unos 560 años luz de la Tierra, girando alrededor de una estrella a la cual da la vuelta cada 45 días nuestros. Hasta ahora se creía que este tipo de planetas no podía formarse, pues por su masa debería haber cogido gas en su formación y terminar como un Júpiter. Pero es sólido. La revelación del hallazgo la hizo el Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics.

Mis 10 noticias científicas de la semana (7-13)

1. Pintado de azul

A 63 años luz, de hecho es uno de los que pasa delante de su estrella, más cercanos a la Tierra, se encuentra un planeta, el primero cuyo color es detectado. Se trata de HD 189733b, que reside cerca a su estrella. El color fue observado mediante espectrografía por el telescopio espacial Hubble. A diferencia de la Tierra, el azul no se debe a la existencia de océanos sino a una atmósfera nublada, cargada con partículas de silicatos. En el planeta soplan vientos de más de 7.000 kilómetros por hora y la temperatura supera los 1.000 grados centígrados. El planeta es un Júpiter caliente orbitando a solo 5 millones de kilómetros de su estrella madre.

2. Unas magas para abrir cerrojos

Un estudio presentado en el journal Plos One muestra la inteligencia de las cacatúas, lo cual no es un descubrimiento nuevo. Sí es novedad la forma como logran superar este tipo de obstáculos: abren de manera consecutiva varios cerrojos (5) para obtener alimento, a pesar de que en cada paso no reciben recompensa alguna. El experimento se hizo en la Universidad de Viena con las cacatúas Goffin, originarias de una isla en Indonesia.

3. Qué cola tengo yo

El Sistema Solar en el que vivimos tiene una cola en forma de trébol de cuatro hojas, revelaron mediciones efectuadas por el satélite Ibex (Interstellar Boundary Explorer) de la Nasa. El hallazgo fue publicado en el Astrophysical Journal. Las partículas de la cola y de la heliosfera (la región del espacio influenciada por nuestra estrella no brillan por lo que no se pueden detectar con un instrumento convencional. Ibex mide las colisiones de partículas en las fronteras del Sistema Solar.

4. Calor por todos lados

Si planea tener bebé sería mejor que lo encargase en el verano, pues nacen más sanos de acuerdo con un estudio aparecido en Proceedings of the National Academy of Sciences. No solo tendrá mejor peso sino que no nacerá en invierno, cuando las condiciones son menos favorables. Eso al menos para las regiones con estaciones.

5. Así nacen los monstruos

A 11.000 años luz fue captado el nacimiento de una enorme estrella que al final tendrá más de 100 veces la masa del Sol. Con los radiotelescopios Alma de la ESO en Chile se detectó el enorme embrión de estrella en el interior de una nube oscura, la nube oscura de Spitzer. Devora con avidez el material de polvo y gas que cae desde la nube. El material colapsará para formar el monstruo. Solo 1 de cada 1.000 estrellas en la Vía Láctea alcanza tal masa según el astrofísico Nicolás Peretto, del equipo investigador.

6. Los secretos de un lago del pasado

El lago Vostok en la Antártida es el cuarto más grande en volumen y el séptimo en profundidad del planeta, a más de 3.700 metros de profundidad, quedó atrapado hace 3 millones de años. Fue destapado por científicos rusos que extrajeron núcleos de hielo y agua con el fin de analizar la vida que se encontraba. En un estudio en Plos One, revelaron que los análisis presentaron muchísimas especies conocidas pero 3.507 nuevas. La reacción no se hizo esperar y distintos investigadores creen que pudo haber contaminación con los equipos usados.

7. Cómo nos cambia el tiempo

La puesta en escena de nuevos relojes atómicos de entramado óptico con una precisión casi impensable, podría llevar a que se redefiniera el concepto de qué es un segundo se informó esta semana. En los relojes atómicos actuales se exponen los átomos de cesio a una radiación de ondas para hacerlos oscilar, en los nuevos eso se logra con una luz láser. Los actuales pueden perder solo un segundo cada 138 millones de años, los nuevos son 3 veces más exactos según artículo en Nature Communications.

8. Anticuerpos autistas

Dos estudios publicados en Translational Psychiatry indican que un cuarto de los casos de autismo pueden deberse a los anticuerpos ‘anticerebro’ que pasan de la madre al feto, lo que podría conducir a un test sanguíneo que diga con exactitud si el feto viene con esa condición, proclama de la que algunos dudan. Con ese defecto nace 1 de cada 88 niños y es una condición que se adquiere en el útero. Los anticuerpos se unen a proteínas en el cerebro en 1 de cada 4 madres reveló el estudio, provocando aquel desenlace.

9. Nadie sabe para quién trabaja

El virus de inmunodeficiencia adquirida (VIH) puede ser usado para curar dos enfermedades hereditarias de acuerdo con estudio publicado en Science y realizado por Instituto para Terapia de Genes Teletón San Rafael en Italia. Se trata de la leucodistrofia metacromática y el síndrome Wiskott-Aldrich. En pruebas de varios años con 6 pacientes se mostró el beneficio que el nuevo tratamiento ofrece. La primera enfermedad es neurodegenerativa y la segunda hace a los portadores más proclives a enfermar de cáncer e infecciones.

10. Contaminación es peor que una guerra

Cada año más de 2,5 millones de personas mueren por efectos de la contaminación reveló un estudio en Environmental Research Letters. Cerca de 470.000 fallecen debido al aumento de los niveles de ozono superficial y 2,1 millones por efectos del material particulado PM 2,5. La contaminación se convierte en así en uno de los principales factores de salubridad pública que inciden en la mortalidad.

Aire contaminado produciría bebés con menor peso

Qué mala es la contaminación. Un nuevo estudio habla de un tópico poco tratado, pero que crea zozobra.

Vivir cerca a una avenida con alto tráfico y por ende contaminada trae no solo problemas pulmonares sino cardíacos.

Bien, ahora un grupo de científicos presentó en Environmental Health Perspectives un estudio que muestra que es más probable que las mujeres que han estado expuestas a altos niveles de ciertos tipos de contaminación del aire, den a luz hijos con bajo peso.

El bajo peso al nacer, definido como un bebé que pese menos de 2,5 kilos, aumenta el riesgo de de mortalidad infantil y de enfermedades, siendo asociado además con problemas de salud y desarrollo en la vida futura, incluyendo diabetes y enfermedad coronaria.

Sobre el tema ha existido ambivalencia en los resultados.

Eso, a decir de Leonardo Trasande, de la Universidad de Nueva York, se debe al diseño de los estudios y la medición de la exposición (a los contaminantes).

El nuevo hace una comparación, indicó, enfocado en partículas de menos de 2,5 micrómetros y 10 micrómetros, producidas por la combustión de combustibles fósiles en el transporte y la industria y por la quema de madera, pero también incluyó partículas de de polvo y sal marina.

Según los cálculos, cada aumento en el material particulado de 10 microgramos por metro cúbico se asocia con un 3% de mayor riesgo de un niño naciendo con bajo peso y con un peso promedio reducido en 3 gramos. La reducción del peso promedio se triplica a 9 gramos cuando los autores ajustaron variables como la edad materna y el uso del tabaco. También se consideró el nivel socioeconómico.

El valor de la media del material particulado 10 varió en los 14 sitios evaluados, de 12,5 en Vancouver a 66,5 en Seúl. Para los centros con información del PM 2,5, las chances de menor peso aumentaban 10% con cada aumento en la exposición.

Los riesgos son menores en el plano individual, dijo Trasande, pero sobre la base de una población un cambio puede producir un gran incremento en el número de niños con bajo peso al nacer.

El ozono disminuye productividad laboral

Si la contaminación atmosférica no preocupa a las empresas, quizás comiencen a hacerlo al saber que aún niveles bajos de ozono afectan la productividad de los trabajadores.

Científicos del Department of Health Policy and Management en Mailman School of Public Health en Columbia midieron el impacto de la contaminación en los agricultores usando las variaciones diarias de los niveles de ozono. Los resultados indican que aún niveles bajo los actuales estándares de calidad del aire en la mayor parte del mundo, tienen un impacto negativo significativo sobre la productividad.

Sus hallazgos sugieren que la protección ambiental es importante para promover el crecimiento económico e invertir en el capital humano en contraste con la idea de un impuesto como productores.

Los resultados fueron publicados en el American Economic Review.

La polución por ozono es un tema de discusión con mucho debate sobre los niveles óptimos. Mientras los políticos dicen que regular el smog del ozono produce beneficios en la salud como menos hospitalizaciones y muertes, Matthew Neidell, principal investigador de este estudio, analizó si incluso niveles bajos podrían afectar el desempeño laboral.

Hasta ahora no se había evaluado este aspecto.

Los investigadores encontraron que un cambio de 10 partes por billón en la exposición promedio al ozono derivaba en un 5,5% de cambio en la productividad de un trabajador agrícola. “Estos estimados son valiosos dado que la agencia ambiental de Estados Unidos se dirige a reducir los estándares federales del ozono”, dijo Neidell.

El presidente Barack Obama dijo en septiembre que no apoyaría un endurecimiento de la normatividad sobre el ozono porque podría ser una carga para los negocios, algo que sorprendió a ambientalistas y expertos en salud.

Plantas carnívoras se vuelven vegetarianas

La contaminación podría estar evitando la muerte de algunas moscas, de acuerdo con un nuevo y novedoso estudio.

Sí: la polución por nitrógeno le está proporcionando a plantas carnívoras tal cantidad de nutrientes, que no necesitan atrapar muchas moscas.

La Drosera rotundifolia crece en mucha parte del norte de Europa, en hábitats llenos de material en descomposición con pocos nutrientes, por lo que deben aumentar la ingestión de nitrógeno atrapando diversidad de insectos que llegan hasta sus pegajosas hojas.

Pero no contaban con un aliado inesperado: el hombre. Las actividades humanas que incluyen la combustión de combustibles fósiles en el transporte e industria, han aumentado de manera significativa el nitrógeno depositado en los sitios donde crece la planta carnívora.

Un estudio publicado en New Phytologist muestra que esta lluvia artificial de fertilizante está llevando a que las plantas pierdan interés en insectos. Aquellas en áreas poco contaminadas obtienen el 57% del nitrógeno de los insectos, mientras que las que reciben más nitrógeno apenas toman el 22% de los desafortunados insectos.

No necesitan comer mucho si disponen de mucho nitrógeno en sus raíces, dijo Jonathan Millett, de Loughborough University, cabeza del estudio.

Pero, ¿como manejaron este cambio en su dieta? Millett dice que algunos experimentos sugieren que pueden hacer sus hojas menos pegajosas, por lo que atrapan menos insectos.

También podría contribuir el cambio de color: aquellas plantas en zonas más contaminadas son mucho más verdes que aquellas que crecen en condiciones de escasez de nutrientes. Estas tienen un color rojo que se cree es el que atrae los insectos.

Por eso sugiere que mirar el color de las plantas podría brindarles a los ecólogos una forma rápida de evaluar cuánta polución por nitrógeno ha sufrido un área.

Los científicos han teorizado que las plantas adoptan el estilo de vida carnívoro cuando no obtienen suficiente nitrógeno a través del sistema convencional apra adquirirlo: las raíces. Por eso, atrapar insectos es otra fuente, aunque no es la solución ideal: demanda mucha energía en el equipo especializado; una vez la planta ha entrado por este sendero, le resulta difícil competir con rivales no carnívoras por el escaso nitrógeno en el suelo.

Ahora buscarán replicar los hallazgos en áreas más contaminadas, como Gran Bretaña: mientras la deposición de nitrógeno por contaminación es de 1,8 kilos por hectárea año en Suecia, en varios sitios británicos se aproxima a 30 kilos.

Increíble forma de supervivencia.

12