Resumen científico de la semana

Artritis. Foto Flickr

Artritis. Foto Flickr

1. Problemas mentales en el cuerpo

Los problemas de la mente los siente el cuerpo, viejo dicho reconocido por la ciencia también. Pero ¿cómo? Un estudio europeo de psicólogos en el journal Plos One sugiere que en la gente joven tras la depresión aparecen problemas como artritis y digestivos, mientras que los desórdenes de ansiedad son seguidos por enfermedades de la piel. El estudio incluyó 6500 adolescentes.

2. Cómo estudiar

Hacer pruebas prácticas de conocimiento ayuda a proteger la memoria de los efectos negativos del estrés, sugiere un estudio en Science. Cuando se recurre al método tradicional de memorizar los beneficios no son tan evidentes, lo que indica que no se trata necesariamente de cuánto o por cuánto tiempo alguien estudia, sino cómo se estudia. Una manera de tomar exámenes con más calma y… mejores resultados.

3. Una gota de sudor

Científicos desarrollaron un dispositivo flexible de microfluidos que se adhiere con facilidad a la piel para medir el sudor de la persona y ver cómo es el comportamiento del cuerpo frente al ejercicio. Analiza biomarcadores que le permiten al usuario saber si requiere más agua o electrolitos, o si algo no anda bien médicamente. Está diseñado para un solo uso, es de bajo costo, y se pone en el antebrazo o espalda. El avance fue presentado en Science Translational Medicine.

4. Aspartame cuestionado

El aspartame, endulzante de amplio uso, no ayudaría a perder peso. Un estudio en Applied Physiology, Nutrition y Metabolism sugiere que un subproducto de este, fenilalanina, interfiere con la acción de una enzima que se sabe previene el síndrome metabólico, ese conjunto de síntomas asociados con la diabetes tipo 2 y la enfermedad cardiovascular. En ratones demostraron además que ratones a los que se les daba aspartame en el agua ganaban peso.

5. Lago sin bañistas

Bajo Utopia Planitia, una región de llanuras en Marte, habría más agua que la que contiene el lago Superior, el mayor de los grandes lagos en Estados Unidos según estudio en Geophysical Research Letters con base en datos aportados por la sonda Mars Reconnaissance Orbiter. Un depósito de unos 170 metros por 80, con 50 a 85% de hielo de agua mezclado con polvo y partículas de rocas. Un depósito a mitad de camino del ecuador al polo, donde hoy es imposible que exista agua en la superficie.

6. Por las abejas

Con 10 medidas los gobiernos ayudarían a proteger a quienes nos dan buena parte de los alimentos: las abejas y demás polinizadores, sabida el declive en el que se encuentran sus poblaciones. Entre las medidas sugeridas en un artículo en Science figuran más control en el uso de pesticidas, promover el manejo integrado de pestes, favorecer la diversidad de cultivos en las granjas, monitorear la presencia de estos insectos.

7. Enanas viejas

Astrónomos detectaron un gran número de galaxias enanas formadas cuando el universo tenía solo 2.000 a 6.000 millones de años de edad, lo que sugiere que se formó un número alto y jugaron un papel preponderante en la formación de estrellas. Son galaxias 10 a 100 veces más débiles que las previamente observadas de ese periodo. El hallazgo apareció en The Astrophysical Journal.

8. A ellas les va mejor

El doble cromosoma X protege a las mujeres contra el cáncer, por lo que la incidencia de los distintos tipos de esta enfermedad en ellas es mucho menor que en los hombres, según un artículo en Nature Genetics. La copia extra de ciertos genes brinda un escudo que no poseen los hombres, que solo tienen un cromosoma X.

9. Perros con memoria

Los perros tienen memoria episódica también, sugiere un estudio en Current Biology y recuerdan lo que hacen las personas, incluso acciones complejas tiempo después de observadas y sin razón alguna para recordarlo y sin recompensa de por medio según los científicos del grupo de ecología comparativa en Budapest.

10. Amenaza industrial

Un estudio en Proceedings of the National Academy of Sciences reveló que el declive fuerte de los vertebrados comenzó hace 123 años, de la mano del proceso de industrialización. Algunas poblaciones se han reducido hasta 95%, notándose además una menor variedad genética que les dificulta luchar contra los cambios ambientales.

Aumentan 20% productividad en plantas

Plantas de tabaco. Foto Wikipedia Commnos

Plantas de tabaco. Foto Wikipedia Commnos

Es un sueño ante el cambio climático y el crecimiento poblacional: aumentar las cosechas para alimentar tanta gente. Y eso lograron biólogos: aumentar hasta 20% la productividad de plantas al incrementar la cantidad de luz que usan para la fotosíntesis.

Un hallazgo promisorio, aunque no es la solución única para la crisis que podría enfrentar el planeta a 2050 y 2100.

¿Cómo lo hicieron?

Los científicos del Laboratorio Nacional Lawrence en Berkeley, perteneciente al Departamento de Energía de Estados Unidos, y de la Universidad de Illinois se enfocaron en tres genes involucrados en un proceso que las plantas usan para protegerse del daño cuando obtienen más luz de la que pueden empelar de modo seguro.

Al aumentar la expresión de tales genes, obtuvieron un aumento de 14 a 20% en la productividad de plantas modificadas de tabaco en experimentos de campo.

El logro apareció en Science.

Usaron el tabaco como modelo en el estudio porque es fácil trabajar con esa planta, indicó la coautora senior Khrisna Niyogi, pero también desarrollan esas modificaciones en arroz y otras plantas alimenticias.

Los procesos que modifican son fundamentales para que las plantas hagan la fotosíntesis, por lo que esperan que en otras alcancen el mismo aumento en la productividad.

En la fotosíntesis las plantas usan la energía que les llega de la luz solar para tomar dióxido de carbono de la atmósfera y convertirlo en biomasa, que puede ser usada para alimento, combustible y fibra. Cuando hay mucha luz, la maquinaria en los cloroplastos se puede dañar y las plantas requieren una fotoprotección. Dentro de los cloroplastos tienen un sistema, NPQ para ese propósito. Es como una válvula que libera la presión en una máquina a vapor, por pintarlo de alguna forma, como hizo Niyogi.

Ese sistema elimina el exceso de energía. En la sombra, se desactiva pero lentamente y la máquina de la fotosíntesis no puede trabajar con tanta eficiencia.

En cultivos, donde están muy juntas las plantas, la eficiencia no es la mejor porque se dan sombra. Las plantas deben adaptarse a las sombras intermitentes por otras plantas y hojas, como por las nubes.

Lo que hicieron los investigadores fue acelerar el tiempo de recuperación de la fotoprotección.

Descubrimientos curiosos

Con alcohol se recuerda. Llama la atención: beber alcohol activa ciertas áreas del cerebro para aprender y recordar mejor, según estudio del Waggoner Center for Alcohol and Addiction Research de la Universidad de Texas en Austin.

La expresión popular de que beber es malo para el aprendizaje y la memoria no es equivocada, afirmó el neurobiólogo Hitoshi Morikawa, pero sólo subraya un lado de lo que el consumo de etanol le hace al cerebro. “Usualmente cuando hablamos de aprendizaje y memoria, sólo nos referimos a la memoria consciente”, dijo. El alcohol disminuye nuestra capacidad de recuperar pedazos de la información, como el nombre de un colega, o la definición de una palabra, o dónde se parqueó el auto por la mañana. “Pero nuestro aprendizaje subconsciente también es aprendizaje y recordación y el alcohol puede, de veras, incrementar nuestra capacidad de aprender”. El estudio, publicado en The Journal of Neuroscience, mostró que la exposición repetida alienta la plasticidad sináptica en una región clave del cerebro y aportó otra evidencia de lo que se cree en la comunidad de las neurociencias: la adicción a las drogas y el alcohol es en esencia un desorden del aprendizaje y la memoria. Bien curioso. (Esta nota no es una invitación a ingerir bebidas alcohólicas).

Moscas listas. La sola invasión de una bacteria hace que una mosca evolucione con gran rapidez y obtenga ventajas. Un estudio demostró que la bacteria del género Rickettsia que infecta la mosca blanca, una peste de importantes cultivos en todo el planeta, como la papa, hace que esta mosca (Bemisia tabaci) evolucione en tan solo seis años: los insectos infectados ponen más huevos, se desarrollan más rápido es más posible que sobrevivan a la edad adulta en comparación con las moscas que no son infectadas, reveló el estudio del College of Agricultural and Life Sciences de la Universidad de Arizona. Curioso contrataque.

Bendito colesterol. El llamado colesterol bueno o HDL, que remueve el exceso de colesterol del hígado, parece tener otra función importante: destruir células cancerosas, de acuerdo con un estudio publicado este mes en Neoplasia. Nanopartículas cargadas con ARN pequeño de interferencia o ARN de silenciamiento para silenciar genes que promueven el cáncer redujeron o destruyeron tumores en el ovario de ratones, por lo que se espera realizar ensayos con personas. Curioso.

Adelgazamiento. Un grupo de investigadores encabezados por John Gunstad de Kent State University parece haber encontrado un vínculo entre la pérdida de peso y una mejor memoria y mayor concentración. El estudio con 150 pacientes demostró que personas intervenidas con operación bariátrica (bypass gástrico) tenían una mejor memoria a las 12 semanas de ser operados. El hallazgo será publicado en el Journal of the American Society for Metabolic and Bariatric Surgery y se convierte en esperanza para personas obesas que sufren de problemas de memoria y la concentración. Curioso.

Unas plagas muy despistadas

El comienzo del fin de las plagas… quizás, aunque no es tan sencillo. Pero a eso apunta el trabajo.
Científicos del Biotechnology and Biological Sciences Research Council en el Reino Unido, publicaron en Chemical Communication un estudio con el cual descubrieron moléculas que podrían confundir la capacidad de los insectos de detectar plantas al interferir su sentido del olfato, lo que podría reducir el daño en cosechas y contribuir a la seguridad alimentaria.
Antony Hooper, investigador, dijo que “una de las formas como los insectos se encuentran uno al otro y sus hospederos es por el olfato o, para ser más precisos: con la detección de señales químicas, como las feromonas por ejemplo. Los insectos huelen los químicos con sus antenas; estos van a las antenas y se adhieren a una proteína ligadora de olores (odorant-binding protein-OBP). Esto provoca de cierto modo un cambio de conducta del insecto en respuesta al olor, volando entonces hacia la planta o congregándose con otros insectos”.
Al estudiar un OBP de la mariposa del gusano de seda Bombyx mori, Hooper y su equipo analizaron cómo esa proteína y una feromona relevante interactuaban. Asimismo examinaron la interacción entre la OBP y otras moléculas que son similares, pero no idénticas, a las feromonas.
“Así como aprendimos sobre la naturaleza de esa interacción, en realidad hallamos que hay otros compuestos que se unen a la BDP con más fuerza que una feromona. Podríamos aplicarlos, u otros parecidos, de alguna manera para bloquear la capacidad de los insectos de detectar las señales químicas, así el olor quedaría cubierto por el que introdujéramos, esperando que no se dirigieran hacia las plantas ni encontraran pareja para aparearse, reduciéndose el daño”.
Pero del dicho al hecho hay mucho trecho. Ahora se debe probar la idea con pestes importantes en algunos cultivos, quizás primero con áfidos por ser importantes y ya se tiene un conocimiento de cómo son sus OBP.
El interés del trabajo viene solo. Como explicó el profesor Douglas Kell, alrededor de un cuarto de las cosechas se pierden por pestes y enfermedades. Si se desea aumentar la comida, no sólo se deben incrementar las áreas sembradas.
¿Qué sucedería al orden ecológico con insectos descontrolados?
Otra pregunta que habrá que resolver.

Algunas plantas nos enfrían

Enfriamiento. Existe una manera casi insospechada de disminuir la temperatura del planeta: escogiendo muy bien los productos que se van a cultivar. Sí, aunque parezca de película.
La selección cuidadosa de las grandes plantaciones podría refrescar el verano en cerca de 1 grado centígrado, según investigadores de la Universidad de Bristol en el Reino Unido. Esa cifra equivale a un enfriamiento global de más de 0,1 grado centígrado, casi el 20 por ciento del aumento de la temperatura mundial desde el advenimiento de la Revolución Industrial.
Esto se logra sembrando plantas cuyas hojas reflejen más luz solar de vuelta al espacio. En general, los cultivos reflejan más que la vegetación natural.
El estudio fue presentado hoy jueves en Current Biology por Andy Ridgwell y colegas de esa universidad.
La idea no es dejar de sembrar un producto, sino de seleccionar la variedad que más refleje la luz para que el efecto sea mayor.
La reducción de 1 grado se evaluó considerando solo las tierras cultivadas de Norteamérica y la latitud media de Eurasia.
Las plantas difieren en el albedo (cantidad de luz reflejada) por las diferentes propiedades de la superficie de sus hojas y por la forma como están dispuestas en la planta.
En la imagen se aprecia, a la izquierda, el aumento proyectado en la temperatura a finales de este siglo al doblarse la emisión de CO2, mientras que a la derecha se muestran los posibles efectos refrescantes al sembrar cultivos más reflectantes. La escala de colores es: blanco, 2 grados de calentamiento, y negro 8 grados.

Ellos se acaban y la comida también

Aunque los reportes son consistentes en reportar una disminución en el número de abejas y otros polinizadores, científicos australianos encabezados por Saul Cunningham y colegas, demostraron que hasta ahora tal situación no ha incidido en el crecimiento de los cultivos. La mayoría de cosechas han crecido un 1,5 por ciento anual de 1961 a 2006 dadas las mejoras en agricultura.
Pese a ello, se encontró cierta disminución en cultivos altamente dependientes de los polinizadores, pues el crecimiento fue menor frente a aquellos que no dependen de esa acción natural.
Un anuncio agridulce en un momento de honda preocupación por el futuro de los principales productos alimenticios agrícolas.