Ahora sí llega la minería espacial

Afiche de la misión

Afiche de la misión

Parece un hecho: Deep Space Industries anunció ayer sus planes de enviar una nave, Prospector-1 a un asteroide cercano para determinar su valor como fuente de recursos espaciales, un paso en los planes de recolectar y suministrar recursos en la creciente economía espacial.

“Hemos trabajado con diligencia para llegar a este punto y ahora podemos decir con confianza que tenemos la tecnología, el equipo y el plan adecuados para ejecutar la histórica misión”, expresó Rick Tumlinson, cofundador. El próximo paso será construir la nave.

En 2017 la DSI y su socio, el gobierno de Luxemburgo, enviarán una nave experimental en órbita baja para examinar la tecnología. Será en 2017.

Y antes de finalizar la década Prospector-1 irá un poco más allá a explorar el asteroide.

Será un programa de bajo costo, dijo uno de los ingenieros, Grant Bonin. Para él la misión costará solo una fracción de lo que cuestan las actuales naves espaciales.

Será una nave pequeña, de 50 kilos con combustible que usará un sistema de propulsión con agua marca Comet, que expele vapor de agua supercaliente para generar el impulso. Y agua será el primer producto que se buscará en la era de la minería espacial pues con ella se podrían retanquear en el espacio las futuras naves de DPI.

En la próxima década comenzaremos a recoger nuestros recursos espaciales en asteroides”, según Daniel Faber, CEO. “Estamos cambiando el paradigma de las operaciones de negocios en el espacio, de uno en el que los usuarios llevan todo con ellos, a uno en los que los suministros que necesitan están esperando pro ellos cuando lleguen”.

¿A cuál asteroide visitarán primero? No se ha escogido aún. Está en selección. Y cuando la nave llegue, mapeará la superficie y subsuelo del asteroide con imágenes visuales y de infrarrojo para establecer el contenido de agua hasta 1 metro de profundidad. Luego la nave intentará aterrizar para medir las características geofísicas y geotécnicas.

La primera misión interplanetaria comercial. ¿Inicio de una disputa por los minerales espaciales?