¿Estamos parados sobre toneladas de diamantes?

Mina de diamantes Karowe en Botswana, número 20 en las productoras de diamantes. Foto Lucara

Mina de diamantes Karowe en Botswana, número 20 en las productoras de diamantes. Foto Lucara

Son objeto del deseo y de la codicia humana, prueba de amor y conflicto. Sí, son los diamantes.

Tienen un alto valor y son extraídos de minas en países como Botswana, Rusia, Canadá, Namibia, Angola y Sudáfrica, que dominan la producción mundial tasada el año pasado en US$15.700 millones.

Pero este preciado mineral podría ser más común de lo que se piensa: un nuevo estudio sugiere que el interior de la Tierra está lleno con cuatrillones de toneladas de diamantes. Un cuatrillón es un millón de trillones. Continuar leyendo

Últimas noticias: deseo, orgasmo, sexo y salud

El sexo es una de las fuerzas que mueven a los humanos y motivo de inquietud diaria, por todo lo que implica para el desarrollo de la persona y su bienestar físico y emociona. De las últimas ediciones del Journal of Sexual Medicine, presentamos los resultados de algunas investigaciones, que pueden ser de interés.

La motivación femenina por el sexo

Dados los problemas que existen con la definición del desorden del deseo sexual hipoactivo, puesto que el deseo de sexo y las fantasías sexuales no son una experiencia universal, Ana Carvalheira y colegas de Portugal exploraron las motivaciones femeninas para involucrarse en la actividad sexual, la frecuencia y los indicadores de las fantasías sexuales, el reconocimiento de la excitación sexual y la asociación entre la duración de la relación con esas variables.
¿Qué hallaron en el estudio con 3.687 mujeres?
Que entre las mujeres que con mayor facilidad se excitaban, 15,5 por ciento reportó que se involucraban en sexo sólo si sentían deseo mientras que 30,7 típicamente o siempre accedían una vez estaban excitadas. Las mujeres en relaciones estables tenían sexo sin tener deseo sexual con mayor frecuencia (42 por ciento) que las mujeres en relaciones pasajeras o cortas. Sólo 52,5 por ciento reportó tener fantasías. Una regresión logística permitió inferir que la religión, la dificultad en excitarse, el deseo consciente y la frecuencia del orgasmo estaban asociados significativamente con las fantasías.

Qué actividad sexual beneficia más

Stuart Brody, de la Universidad of the West of Scotland analizó los beneficios físicos y mentales de diferentes actividades sexuales, para lo cual se basó en una revisión de la literatura existente.
¿Qué reportó? Que un amplio rango de {índices de una mejor salud psicológica y fisiológica están asociados específicamente con la penetración vía vaginal. Otras actividades, como la masturbación o la penetración anal, tienen una relación débil o no la tienen con la salud. El condón, de paso, parece disminuir algunos beneficios de la penetración vaginal.

Afrodisíacos ¿para qué?

La búsqueda de un remedio que fortalezca la función sexual o trate la disfunción eréctil, ha sido búsqueda intensa del hombre. Rany Shamloul, de Queen’s University en Canadá, analizó populares afrodisíacos y su efecto en el deseo sexual o el mejor desempeño.
Los datos existentes no apoyan ninguna utilidad. Ahora, pese a que existe la tendencia a recomendar el ginseng, faltan estudios específicos para analizar su acción en materia de potencia sexual y en la disfunción eréctil. No existe, reveló, mucha literatura sobre los afrodisíacos en la mujer.

El esquivo punto G

Emmanuele Jannini, de la University of L’Aquila estudió la posible existencia del punto G, el punto del placer tan buscado en la pared vaginal y que se ha convertido en el ovni de la anatomía femenina.
Se encontró que ese punto no es una constante y es variable de mujer a mujer, existiendo algunas evidencias experimentales sobre los cambios que experimenta durante la estimulación digital o con el pene. Pese a 60 años de estudios sobre el tema, considera que se requiere investigar mucho más el asunto.

Marihuana y sexo

Aunque Cannabis es la sustancia ilícita más empleada en el mundo, falta mucho por saber sobre sus efectos en la salud. Por eso Marian Pitts, del Australian Research Centre in Sex, y colegas examinaron el uso de la marihuana y su influencia en la salud sexual.
Para eso entrevistaron 8.656 australianos de 16 a 64 años, de los cuales 754 reportaron su uso el año previo y 126 la usaban a diario, 126 cada semana y 502 varias veces a la semana.
Los que la fumaban todos los días (hombres y mujeres), en comparación con los no fumadores, tenían más probabilidad de reportar dos o más compañeros sexuales en el año previo. Y el uso diario estaba asociado con enfermedades de transmisión sexual en mujeres, no entre los hombres.
Entre las mujeres que la usaban a diario no se reportaron problemas sexuales, pero los hombres sí presentaban algún problema: no alcanzaban el orgasmo, lo alcanzaban muy rápido o demasiado despacio.