¿Pueden los genes predecir el éxito?

Foto Pixabay

Foto Pixabay

¿Pueden estar el éxito en los negocios y en la vida profesional ligados a los genes?

La respuesta, para un estudio aparecido en Psychological Science es… ¡sí!

De acuerdo con la investigación, que se basó en el seguimiento de 1.000 personas durante 4 décadas, algunas características psicológicas vinculan los genes con la movilidad social hacia arriba. Según eso, varios factores psicológicos desempeñan un rol en vincular el perfil genético con varios resultados importantes en la vida, como el logro profesional, la seguridad financiera, la movilidad geográfica y la movilidad social hacia arriba.

El estudio de Daniel W. Belsky de Duke University School of Medicine, se apoyó en estudios previos que muestran un continuo genético que predice el logro educativo de una persona.

En este, se examinaron millones de variantes genéticas de más de 100.000 personas para hallar que esas variantes podían ser reunidas en un marcador poligenético que se relacionaba con el logro educativo. Aquellos con un marcador sobre 0 eran más dados a completar más años de educación.

En el nuevo estudio se encontró que los vínculos genéticos con el resultado educativo también predecían logros más allá.

Se halló que era más probable que aquellos con más altos marcadores poligenéticos dejaran su hogar en busca de oportunidades profesionales, construían carreras más exitosas, manejaban mejor el dinero y tenían parejas con niveles de educación e ingresos más altos.

También se encontró que esos marcadores más altos se asociaban con la movilidad social, los niños con marcadores poligenéticos mayores tendrían a tener más éxito socioeconómico así provinieran de familias relativamente pobres.

No se encontró una relación entre esos marcadores altos y la salud física.

Pero en general los investigadores advirtieron que el aporte genético al éxito personal es de todas maneras pequeño.

Resumen científico de la semana

Foto Leif Richardson UVM

1. Desaparecen los abejorros

Si se considera que los polinizadores nos dan la comida, la noticia es seria: un amplio estudio encontró que en Europa y Norteamérica se está reduciendo la población de abejorros como consecuencia del cambio climático. El estudio, que apareció en Science, sugiere que si prosigue este declive eso incidirá en precios más altos de alimentos, menos variedades y otros inconvenientes. Los investigadores hallaron que la reducción no se debe a los pesticidas ni los cambios en los usos del suelo sino a aquel fenómeno climático.

2. La falta de educación mata

No tener educación mata. Un estudio aparecido en Plos One y limitado a Estados Unidos sugiere que la falta de educación es tan letal como ser un fumador. Solo en 2010 se pudieron haber evitado más de 145.000 muertes si los fallecidos hubieran recibido una mejor educación. Se encontró que la tasa de mortalidad se reduce a medida que se avanza en el escalafón educativo. La investigación confirma lo que se ha dicho desde hace mucho y puede ser extrapolado a distintos países.

3. Mueren las aves

Los ecosistemas marinos no están funcionando bien. Una investigación sugiere que las poblaciones de aves marinas se ha reducido 70% desde los años 50. Equivale a una disminución de 230 millones de aves en solo 60 años. El declive es ocasionado por la alteración de los ecosistemas marinos, el cambio climático y la introducción de depredadores invasores. El estudio apareció en Plos One

4. Agujero glotón

Astrónomos detectaron un agujero negro que surgió solo unos 2.000 millones de años tras el Big Bang y que creció mucho más rápido que la galaxia donde residía. Su masa es la de unos 7.000 millones de soles, demasiado grande para una galaxia típica como la suya, dijeron los investigadores en el estudio publicado en Science. El hallazgo reta nociones previas sobre el tamaño de los agujeros con relación a sus galaxias.

5. Cosas del nivel del mar

Lo que nos espera: un estudio sugiere que el nivel del mar aumentó varias veces 6 metros sobre el nivel actual en los últimos 3 millones de años, esto debido al derretimiento de las regiones polares. El estudio apareció en Science sugiere que el proceso toma su tiempo, pero no se detiene y eso es lo que podríamos estar experimentando en la actualidad. Un aumento de 6 metros será catastrófico para grandes ciudades de todo el planeta situadas en línea de costa.

6. Ojo con el exceso de agua

Tan mala la deshidratación. Y tan nociva la sobrehidratación. Una nueva guía internacional para deportistas advierte sobre los riesgos de esta última. Tomar agua o bebidas hidratantes en exceso durante la actividad física conduce a una condición llamada hiponatremia asociada al ejercicio, que se presenta cuando el cuerpo tiene mucha agua en relación con sus niveles de sal. Cuando se reducen mucho estos niveles, se presentan situaciones neurológicas serias y hasta fatales. El informe apareció en el Clinical Journal of Sport Medicine.

7. Escondites calientes

Los océanos Índico y Pacífico estarían escondiendo calor, reduciendo temporalmente el calentamiento global, algo que viene intrigando a los científicos en los últimos años. Esto sugiere un estudio de la Nasa publicado en Science. Sobre el tema han surgido distintas hipótesis, ninguna contundente, de investigadores preguntándose a dónde se ha ido el calor, pues los gases de invernadero no han disminuido. El Pacífico es la fuente principal de agua caliente bajo la superficie, aunque una parte ha ido a parar al Índico.

8. Ya no es sorda

Ahora la rata oye. Mediante una terapia genética investigadores recuperaron la capacidad auditiva en una rata con una forma genética de sordera. Se conocen más de 70 genes que provocan sordera cuando mutan. Los científicos se enfocaron en uno, TMC1, causa común de sordera, respondiendo por el 4 al 8 por ciento de los casos y el cual codifica una proteína que tiene un papel central en el oído, ayudando a convertir el sonido en señales eléctricas que viajan al cerebro. El avance fue publicado en Science Translational Medicine.

9- Habitantes del pasado

Algunos de los animales más antiguos del planeta, como gusanos con corazas y hasta una langosta gigante vivieron más de lo que se creía. El sorprendente hallazgo de una formación fósil muy bien preservada en Marruecos, permitió encontrar que unos 485 animales, de los primeros que poblaron los mares, vivieron hace 444 millones de años, en el Ordoviciense. Allí se han documentado 160 géneros. Muchos de ellos vivieron hasta 20 millones de años después en el cámbrico.

10. No estoy lleno

Ante una porción de papas fritas, pocos se resisten. Es más, se comen todo. Un estudio sugiere que los alimentos altos en grasa producen cambios en las poblaciones de bacterias en los intestinos alterando la comunicación con el cerebro. Como consecuencia este no recibe las señales de llenura, la persona sigue comiendo y se produce la obesidad. El estudio, con ratas, fue presentado por la Society for the Study of Ingestive Behavior.

Con música se envejece mejor

Los ancianos que pasaron una buena cantidad de tiempo tocando un instrumento musical se desempeñan mejor en algunos tests de conocimiento que los individuos que no.

El hallazgo que muestra una vez más la importancia de la música en la vida de las personas surgió de un estudio de Brenda Hanna-Pladdy, neuropsicóloga clínica en Emory University, y de la psicóloga Alicia MacKay. El estudio fue publicado en Neuropsychology.

Muchas investigaciones se han centrado en determinar los beneficios cognitivos de la actividad musical en niños, pero no se ha examinado mucho qué sucede a lo largo de la vida.

“La actividad musical a través de la vida puede servir como un ejercicio cognitivo retador, haciendo que su cerebro mejore y sea acomode más a los cambios de la edad”, dijo Hanna-Pladdy. “Como estudiar un instrumento requiere años de práctica y aprendizaje, puede crear conexiones alternativas en el cerebro que podrían compensar la declinación cognitiva al envejecer”.

El estudio incluyó 70 individuos de 60 a 83 años que fueron divididos en tres grupos. Los participantes o bien no tenían ningún entrenamiento musical o lo habían estudiado un instrumento de 1 a 9 años o al menos lo habían hecho por 10 años. Todos tenían niveles similares de educación y bienestar y no presentaban signos de Alzheimer.

El desempeño cognitivo se midió examinando funciones cerebrales que declinan con el envejecimiento del cuerpo y que en su manifestación más dramática conducen a una condición neurodegenerativa como aquella enfermedad.

Los que más habían tocado un instrumento se desempeñaron mejor, seguidos por los que lo habían hecho durante cierto tiempo, revelando una tendencia según los años de práctica.

Los mayores practicantes de la música mostraron puntajes mucho más altos que los no músicos en tests relacionados con la memoria visual-especial, el nombre de los objetos y la flexibilidad cognitiva, o la capacidad del cerebro de adaptarse a nueva información.

Descubrimientos curiosos

La tranquilidad es vital. Un análisis de 14.000 hogares en el Reino Unido encontró que las personas que dormían mejor eran aquellas con altos niveles de educación y que estaban casadas. También el tipo de trabajo que desarrollan afecta el sueño, con aquellos en actividades rutinarias reportando un peor dormir que aquellos en ocupaciones profesionales. Sara Arber, profesora de la Universidad de Surrey que analizó los hallazgos, dijo que “dados los vínculos entre sueño, las circunstancias sociales y económicas y la mala salud hallados en este estudio, las campañas de promoción social deberían abrir la posibilidad de que los problemas del sueño en los desfavorecidos de la sociedad puede ser un factor que incide en la deficiente salud”. Bien curioso.

Calcetines. Tim Blackmore y colegas analizaron en The Foot el efecto de las medias sobre las fuerzas de reacción vertical y anteroposterior al piso al caminar y al correr. Es decir, si protegían contra la presión experimentada al caminar. Estudios previos indicaban que las medias pueden proteger contra heridas por la absorción y/o redistribución de las fuerzas de impacto, pero no se hacía estudiado mucho el efecto de las medidas deportivas. Al caminar, las medias especiales eran mejores que caminar descalzos, pero a los 5.000 metros sus efectos disminuían. Todo nos lo venden perfecto. Curioso.

La porción del cerebro responsable de la lectura visual no requiere del todo visión, según un estudio publicado en Current Biology. Estudios con imágenes cerebrales de personas ciegas mientras leían palabras en Braille, mostraron actividad precisamente de la misma parte del cerebro que se activa cuando alguien que ve lee. El hallazgo desafía aquellos textos que dicen que el cerebro está dividido en regiones especializadas para procesar información que proviene de un sentido u otro, dijeron los investigadores. “Un área cerebral puede cumplir una función única, en este caso leer a pesar de que forma llegan los impulsos sensoriales” dijo uno de los investigadores. Muy curioso.

Cualquier papá afirma que criar un hijo es una labor intelectual y emocionalmente llenadora. A pesar de su sacrificio profesional, de las dificultades financieras y de la reducción en la satisfacción marital, muchos padres siempre insisten en que sus niños son una fuente esencial de felicidad y plenitud en sus vidas. Un nuevo estudio en Psychological Science sugiere que los padres crean ese cuadro rosa del goce parental como una manera de justificar toda la inversión que sus hijos necesitan. Curioso.

Madrugar a estudiar: ¿para qué?

¿Será que no hay que madrugar tanto? Los estudiantes que en un estudio comenzaron clases todos los días una hora más tarde que los demás, obtuvieron mejores desempeños.
Orna Tzischinsky, doctor del Emek Yezreel College en Israel tomó un grupo de 47 estudiantes del grado octavo, de dos salones distintos, los que fueron divididos en grupos de experimento y control durante un corto periodo de dos semanas. Una semana, el grupo experimental comenzaba sus clases a las 8:30, mientras el de control lo hacía a las 7:30, como siempre.
Los muchachos mantuvieron el mismo patrón de acostada y levantada, lo cual que chequeado con actígrafos
Al quinto día, ambos grupos eran evaluados. Y según los resultados, durante la primera semana el grupo del experimento se despertó en promedio 51 minutos más tarde que el de control, mientras en la segunda los dos se despertaron al mismo tiempo. El tiempo en la cama y el nivel del sueño permanecieron estables durante las dos semanas.
Los exámenes de conocimiento mostraron mejor desempeño del grupo experimental en la primera semana. Se pudo concluir que dormir más afecta positivamente el funcionamiento cognoscitivo.
Lo ideal es que los jóvenes duerman nueve horas cada noche.