El planeta tiene 3 billones de árboles y cada año pierde 15.000 millones

Tala en Antioquia. Foto Julio César Herrera

No parecen pocos, pero en realidad sí lo son: en el planeta hay unos 3 billones de árboles dice un estudio publicado en Nature.

Es más de lo que se creía, pero 46% menos desde que comenzó eso que llamamos civilización.

Para obtener la cifra, investigadores de 15 países utilizaron imágenes de satélite, inventarios forestales y tecnologías de supercomputador.

El estimativo ayudará a perfeccionar los modelos del ciclo del carbono y el cambio climático, así como los de distribución de especies animales y vegetales.

El hallazgo también refuerza la importancia de los árboles: ¡cuánto carbono contenido en ellos! Además por el ciclo de nutrientes que mantienen activo y por su papel en la conservación del agua.

El estudio se inspiró en el programa Planta por el Planeta de Naciones Unidas. Hace 2 años estimó en 400.000 millones el número de árboles globalmente, o 61 por cada habitante del planeta.

Los nuevos cálculos sugieren que existen 3,04 billones de árboles, 422 por persona.

Se encontró que las más altas densidades de árboles están en las selvas boreales en las regiones subárticas de Rusia, Escandinavia y Norteamérica; pero las más grandes áreas selváticas son, de lejos, las tropicales, hogar de alrededor del 43% de los árboles del mundo. En contraste solo el 24% está en los densos bosques boreales y otro 22% en zonas templadas.

Los árboles crecen mejor en áreas húmedas, pero estas las prefiere el hombre para la agricultura. De hecho, la actividad humana es la responsable del número de árboles en todo el mundo. Mientras el impacto de la actividad humana sobre los ecosistemas naturales es muy visible en pequeñas áreas, el estudio suministra una nueva medida de la escala de los efectos antropogénicos, ilustrando cómo históricamente las decisiones del uso de la tierra han moldeado los ecosistemas a escala global.

Así, las densidades de árboles sufren a medida que crece la población. La deforestación, el cambio de usos del suelo y el manejo forestal responden por la pérdida bruta de 15.000 millones de árboles cada año.