Narices chatas por culpa del frío

Foto B. Gordon

Foto B. Gordon

Si su nariz es pequeña, delgada, grande, gruesa o chata en parte se lo debe a sus papás, pero en últimas… al clima.

Eso sugiere un nuevo estudio que dice que la nariz de una persona y la de sus padres se forma por un largo proceso de adaptación al clima loca. Continuar leyendo

Virus pasa de la nariz al cerebro

Un virus, HHV-6, puede llegar al cerebro vía nariz, de acuerdo con investigadores que publicaron sus hallazgos en Proceedings of the National Academy of Sciences.

Lo que parece llamativo, lo es más al considerar lo que puede suceder. Pese a su denominación, se trata de un virus común, un herpesvirus que la mayoría de las personas conocen de cerca cuando están niños o jóvenes: es el mismo que provoca la roseola, que se caracteriza por brotes en la piel y fiebre alta.

“Todos están expuestos a él”, explicó Steven Jacobsonl del National Institute of Neurological Disorders and Stroke. Pero a pesar de su ubicuidad, poco se conoce de él.

El virus vive en la saliva y en las fosas nasales. En algunas personas puede llegar al cerebro, en donde peude contribuir, piensan algunos investigadores, a desórdenes como la esclerosis múltiple, la encefalitis y una forma de epilepsia.

Otros virus como el herpes simple, la influenza A y la rabia pueden invadir el cerebro a través de la nariz, por lo que Jacobson y colegas se preguntaron si podía suceder igual con el HHV-6.

Los científicos hallaron altos niveles del virus en el bulbo olfativo, una parte del cerebro relacionada con el olfato, en dos de tres muestras de autopsia. El grupo miró la mucosa nasal y halló el virus en 52 de 126 muestras diferentes.

En un plato de laboratorio, se encontraron células especializadas que conectan los nervios al cerebro que eran susceptibles a la infección con ese virus. Pueden ser la ruta de entrada al cerebro, dijo Jacobson.

No todos los científicos están convencidos de cómo entra al cerebro. Robyn Klein, de Washington University, es importante confirmar cómo llega al cerebro, pues de eso depende parte de la gravedad de la infección, dado que cada zona del cerebro es diferente.