Resumen científico de la semana

Imagen U. Zurich

Imagen U. Zurich

1. ¿Por qué tienes esa barriga tan grande?

Un estudio de más de 120 tetrápodos, desde tiempos prehistóricos a la actualidad, encontró que los herbívoros tienen una cavidad torácica el doble de la de los carnívoros, indicando que quienes comen plantas tienen un estómago más grande y todo parece deberse a las dificultades para la digestión de estas. En el estudio se analizaron aves, reptiles, mamíferos, dinosaurios y otros animales. Apareció en el Journal of Anatomy.

2. Daños del tabaco

En 17 tipos de cáncer científicos descubrieron las mutaciones en el genoma causadas al fumar, un avance para entender los mecanismos por los cuales el tabaco induce esos cambios que pueden derivar en cáncer en tejidos expuestos de manera directa o indirecta. La hipótesis es que los químicos del tabaco dañan el ADN en los tejidos expuestos de manera directa, pero no se entiende cómo resultan afectados los de exposición indirecta. El estudio apareció en Science. Se detectaron 150 mutaciones extras en cada pulmón por año de fumar una cajetilla al día.

3. Calientes, calientes

El Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente reportó que hacia 2030 el mundo emitirá 12 gigatoneladas más de gases de invernadero de lo que se debería para que la temperatura del planeta no aumente más de 1,5 °C con respecto a la era preindustrial. La temperatura con esas emisiones podría llegar hasta los 3,9 °C a fines de siglo, lo que sería catastrófico para la vida.

4. Un cerebro veloz

Mediante el estudio de cerebro de felinos, investigadores encontraron que en el guepardo es más pequeño y a sí el área del lóbulo frontal, relacionada con la sociabilidad aunque este es uno de los felinos sociales. Al tener cerebro más pequeño requiere menos energía y a eso se podría deber la gran velocidad de este carnívoro según el artículo en Frontiers in Neuroanatomy. Ese cerebro más pequeño puede ser consecuencia de un cráneo de forma inusual, una adaptación que evolucionó para las altas velocidades.

5. Hijos de… la genética

En un sorprendente hallazgo de genetistas de Uppsala University en Suecia, se identificaron 12 regiones del ADN muy relacionadas con la edad a la que tenemos nuestro primer niño y al número total de hijos, algo que siempre se ha creído ser elección personal, factores ambientales o circunstancias sociales. En el estudio tuvieron que ver 250 científicos de muchas instituciones y lugares del mundo. ADN, ADN: dime cuántos niños voy a tener. Fue publicado en Nature Genetics.

6. Zika testicular

En ratones se encontró una disminución de la fertilidad y una reducción del tamaño de los testículos a las tres semanas de una infección por zika, aparte de niveles bajos de dos hormonas relacionadas con la concepción, con lo cual el macho tiene más dificultades para preñar la hembra según el estudio aparecido en Nature. Si sucede igual en humanos, no se ha estudiado todavía.

7. Se me pegó la canción

¿Por qué hay canciones que sin quererlo tarareamos seguido horas después de haberlas escuchado? Un estudio sugiere que son canciones rápidas, con una melodía genérica fácil de recordar y con algunos intervalos, como repeticiones que las hacen distintas al promedio. El artículo apareció en Psychology ofAesthetics, Creativity and the Arts.

8. Otra espinaca para Popeye

Investigadores del MIT publicaron en Nature Materials el desarrollo de una planta de espinaca que se la quisiera Popeye: puede oler explosivos gracias a un sistema electrónico con nanotubos de carbono insertados, que en presencia del explosivo emiten luz ultravioleta leída por una cámara unida a un computador, enviando un correo a la persona interesada. Un desarrollo de la naciente y prometedora nanobiónica.

9. No es la bebida, es el estrés

Un artículo en Neuron muestra cómo los ratones sometidos a estrés ingieren más alcohol, al tener una respuesta debilitada a la dopamina inducida por alcohol y por eso bebían más que los ratones no estresados. El estrés altera el equilibrio y la respuesta de distintos tipos de neuronas, una idea de lo que puede suceder en las personas sometidas a situaciones estresantes.

10. Medellín celeste

No fue un hecho científico como tal, pero sirvió para conocer cómo se nombran los asteroides descubiertos por los astrónomos. El profesor Ignacio Ferrín, de la Universidad de Antioquia otorgó el nombre de Medellín al asteroide 366272 descubierto por él a comienzos de siglo en Venezuela, un cuerpo de 6,4 kilómetros de diámetro que gira a más de 420 millones de kilómetros del Sol.

Sí se pueden reducir emisiones (el caso Kyoto)

Foto Pixabay

Foto Pixabay

Parece difícil de creer, pero un análisis presentado en Climate Policy reveló que los países obligados a reducir emisiones bajo el Protocolo de Kyoto sí lo hicieron acorde con ese mandato.

El Protocolo rigió hasta el año pasado y su remplazo, el recorte voluntario que regirá a partir de 2020, fue aprobado en diciembre pasado en París.

Se trata de un estudio científico que mostró el cumplimiento de los 36 países. Y para ellos no fue costoso: representó solo 0,1 % de su Producto Interno Bruto para los países de la Unión Europea y menos para Japón, de un cuarto a un décimo de lo que los expertos consideraban tras acordarse el Protocolo en 1997.

Estados Unidos nunca ratificó el Protocolo y Canadá se retiró. Los demás cumplieron una vez entró en rigor en 2005.

El estudio usó los datos finales de los países sobre emisiones de gases de invernadero y los intercambios por unidades de carbono, datos que solo se conocieron a fines de 2015.

Se estableció que en total los países firmantes sobrepasaron su meta en 2,4 gigatoneladas de CO2 año (gigatoneladas de dióxido de carbono equivalentes por año).

Más allá de ver que se logró lo que nadie pensaba y a pesar de que los grandes contaminantes del planeta siguieron haciéndolo, como Estados Unidos, China, India y Brasil entre otros, el estudio sugiere que sí pueden los países cumplir compromisos adquiridos para reducir emisiones un hecho que alienta lo pactado en la cumbre de París del año pasado.

Los investigadores hallaron que la mayoría de aquellos países redujeron las emisiones al nivel requerido por el Protocolo y solo 9 (Austria, Dinamarca, Islandia, Japón, Lichtenstein, Luxemburgo, Noruega, España y Suiza emitieron más. Esos 9 solo sobrepasaron emisiones alrededor de 1 % de lo pactado pero cumplieron utilizando los mecanismos de flexibilidad.

El mar se tragó 5 islas Salomón

Atolón en las Salomón. Foto Wikipedia commons

Atolón en las Salomón. Foto Wikipedia commons

No es un libro de ciencia ficción, tampoco un video artificioso en internet. No. Es la realidad: 5 islotes de las Salomón han sido devoradas por el aumento en el nivel del mar convirtiéndose en una especie de premonición sobre el futuro para las áreas costeras de todo el planeta.

El aumento del nivel del mar en las Solomon ha sido de 7 milímetros por año durante las dos décadas pasadas: 14 centímetros. Una situación en la que han confluido el calentamiento global y los vientos alisios.

En promedio, el nivel del mar viene subiendo 3 milímetros al año, pero hay regiones donde es mayor. Y serán 7 a fines de siglo en aquellas zonas donde aún es menor el promedio.

Quiere decir que en las Salomón se experimentó ya lo que otras áreas vivirán en unas décadas.

Estas islas se encuentran en Oceanía, en la Melanesia. Son un país insular con más de 990 islas y 610.000 pobladores.

Al mayor nivel del mar contribuye el derretimiento de los glaciares y de los continentes helados, con mayor aporte del Ártico y Groenlandia.

Para expertos, la amenaza no se detendrá. Empeorará si aumenta el calentamiento global, pero aun si se reducen las emisiones de gases de invernadero la temperatura.

En el estudio publicado en Environment Research Letters los investigadores analizaron imágenes entre 1947 y 2014, de 33 islas, así como las historias locales y encontraron que 5 islotes con vegetación desaparecieron, mientras otros 6 evidencian una severa recesión de la línea costera, recesión que ha destruido varias villas desde al menos 1935.

¿Alguna duda?

10 noticias científicas de la semana

Dibujo del momento de la fusión de los dos agujeros que produjeron las ondas. Cortesía Ligo

1. Llegaron los datos

No es que no hubieran pasado por acá, es que no había habido forma de detectarlas. Pero el experimento Ligo permitió ‘ver’ por primera vez las ondas gravitaciones previstas por Albert Einstein hace 100 años, unas ondas que surgen tras colosales explosiones como la fusión de agujeros negros. Esto abre la ventana a la observación de fenómenos cuya información solo llega por medio de esas ondas, unas arrugas en el espacio tiempo.

2. Una vieja enfermedad

Deprimido por un neandertal. Sí. Se sabe por análisis previos que entre 1,5 y 4% del genoma humano proviene de los neandertales. Al estudiar cuáles serían las incidencias se encontró que los genes que aportaron esos ancestros contribuyen a desarrollar depresión, problemas de la piel y de la sangre. El estudio apareció en Science.

3. Sin visa para Europa

La Nasa anunció que una misión hacia la luna Europa de Júpiter, donde debe existir un gran océano subterráneo, no será verdad antes de finales de los años 20. ¿La razón? Escasea el dinero. Y mientras para este año hay 175 millones de dólares en el presupuesto asignado, para 2017 apenas 49,6. Con ese dinero, no se va a ningún Pereira, aunque podrá continuar el desarrollo de la misión.

4. Los caballos los prefieren alegres

Los caballos saben leer las emociones de las personas si están furiosas o no, de acuerdo con un artículo aparecido en Biology letters. El estudio se hizo con 28 caballos a los cuales se les mostraban fotos de personas iracundas o contentas. Cuando veían las primeras, miraba con el ojo izquierdo, asociado al procesamiento de amenazas. También aumentaba su frecuencia cardíaca.

5. Un largo calentamiento

El cambio climático continuará por uno o dos siglos más si se cortan las emisiones de gases de invernadero. Un nuevo estudio reveló que no es así: que en verdad se mantendrá durante milenios, unos 10, si prosiguen las emisiones crecientes en las próximas tres centurias. Hoy las proyecciones climáticas son a corto plazo. Esta mirada permite alertar sobre lo que podrá suceder en una ventana más grande. El estudio apareció en Nature Climate Change.

6. Entre lobos… no se entienden

Las distintas especies de los cánidos manejan su propio dialecto, según un estudio que analizó los aullidos, conocidas vocalizaciones de estos animales. Se estudiaron 2.000 aullidos de 21 tipos de cánidos, de los perros a los coyotes y subespecies de lobos encontrándose que cada una maneja su ‘forma de hablar’. La investigación apareció en Behavioural Processes.

7. También las estaba jalando

Cientos de galaxias cercanas que habían permanecido ocultas fueron estudiadas por primera vez, aportando luces sobre una misteriosa anomalía gravitacional: el Gran Atractor. Se hallan a unos 250 millones de años luz, pero habían permanecido ocultas por la luz de nuestra galaxia. Este hallazgo ayudaría a conocer más del Gran Atractor, esa estructura hacia la cual son jaladas cientos de miles de galaxias, incluida la nuestra. El artículo apareció en Astronomical Journal.

8. Miedo a quedar sin aire

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (Epoc) es común por el cigarrillo y por efectos de la contaminación. Un estudio reveló que en pacientes con esa condición la materia gris es menor en áreas del cerebro relacionadas con la falta de respiración, el miedo y la sensibilidad al dolor. Los niveles de degeneración de esas áreas cerebrales se impactaban por la duración de le enfermedad. Los individuos muestran más temor de falta de respiración y del ejercicio físico que puede afectar su condición. El artículo apareció en Chest.

9. La sopa universal

Al hacer colisionar átomos de plomo en el colisionador de partículas del CERN, científicos recrearon la sopa primordial del universo en miniatura, caldo llamado también el plasma quark-muón. Esa sopa se dio en las primeras billonésimas de segundo luego del Big Bang y su receta se basaba en quarks y muones. El desarrollo se presentó en Physical Review Letters. El logro permitió medir las características de ese plasma.

10. Genes dependen de los nutrientes

Los genes inciden en los alimentos que ingerimos al influir en el metabolismo, esas reacciones químicas necesarias para mantener las células, que funciona en dos sentidos: descomponer las moléculas para proveer energía al cuerpo y la producción de todos los compuestos necesitados por las células. Pero un estudio en Nature Microbiology demostró que lo contrario también es verdad: nuestros genes son afectados por el tipo de nutrientes a los que tienen acceso.

Enero-noviembre: el periodo más caliente de la historia

Temperatura del planeta. Cortesía NOAA

Sí, este año no solo se fue rápido, sino que se calentó rápido.

Noviembre fue el noviembre más caliente desde que se llevan registros (1880) con 0,97°C por encima del promedio de estos 136 años de datos.

El noviembre más caliente hasta ahora había sido el de 2013 con solo 0,15°C encima del promedio histórico reveló la NOAA (agencia del clima de Estados Unidos).

Además noviembre fue el séptimo mes consecutivo más caliente rompiendo marca.

Pero no solo el mes. El periodo enero-noviembre ha sido el más caliente también de la historia, un calor en el que El Niño ha jugado su parte.

Por lo general El Niño adiciona al menos 0,1°C a la temperatura global. Así, junto a las emisiones de gases de invernadero, todo indica que 2015 será el año más caliente de los registros. Hasta hoy es 2014.

Y de continuar El Niño, nada raro que 2016 también fuera el tercer año consecutivo más caliente.

La NOAA reportó que la temperatura de la superficie terrestre fue 1,31°C más alta que el promedio, mientra la de los océanos estuvo 0,84°C por encima.

En noviembre, además la extensión del hielo del Ártico fue un 8,3% menor al promedio de 1980 a 2010 mientras la de la Antártica estuvo 1,2% encima de ese promedio.

La temperatura promedio de tierra y océanos en el periodo enero-noviembre fue 0,87°C más que el promedio de 136 años, mientras que la sola temperatura de la superficie en esos 11 meses estuvo 1,27°C por encima y la de los océanos 0,72°C encima.

Los datos confirman la tendencia creciente del calentamiento global, debido a la actividad humana como ha reportado el Panel Intergubernamental del Cambio Climático.

La meta de la Cumbre del Clima de París es que la temperatura del planeta no aumente más de 2°C con respecto a la era preindustrial. De esa cantidad, ya nos hemos gastado la mitad.

De cómo la lechuga empeora el cambio climático

Ser carnívoro sí que contribuye, pero ser vegetariano también.

Un nuevo estudio en Environment Systems and Decisions revela que comer verde tampoco es tan saludable. Al menos no para el planeta.

De hecho, según la investigación de la Universidad Carnegie Mellon, seguir las recomendaciones de consumir más frutas, vegetales, lácteos y alimentos marinos es más dañino para el ambiente pues tienen relativamente un uso elevado de recursos y una emisión alta de gases de invernadero por caloría.

El estudio midió los cambios en el uso de energía, la huella hídrica azul y las emisiones de gases según los patrones de consumo en Estados Unidos.

“Comer lechuga es más de 3 veces peor en emisiones de gases de invernadero que comer tocino”, en palabras del profesor Paul Fischbeck. “Cantidades de hortalizas requieren más recursos por caloría de lo que uno creería. La cebolla de huevo, el apio y los pepinos quedan mal al compararlos con cerdo o pollo”.

Los investigadores encontraron que comer controlado, ingerir menos calorías tiene un efecto positivo en el ambiente, reduciendo el uso de energía, agua y emisiones de gases de la cadena de suministros en alrededor de 9%.

Pero comer los alimentos llamados saludables, una mezcla de frutas, hortalizas, lácteos y comida de mar, incrementa el impacto ambiental en las tres categorías: el uso de energía subió 38%, agua 10% y las emisiones de gases 6%.

“Existe una relación compleja entre dieta y el ambiente”, según otro de los investigadores. “Lo que es bueno para nosotros no siempre es lo mejor para el medio ambiente”.

A un día de cerrar la COP21, ¿qué se ha logrado?

Cortesía The Sustanaible Innovation Forum 2015

Cerca de 940 asuntos deben resolver los delegados nacionales para cristalizar un acuerdo en la COP21 de París, aunque no todos son tan urgentes. Pero da una idea de lo complicadas que son las negociaciones.

¿Cómo terminará mañana la cumbre del cambio climático? Todo apunta a un posible acuerdo de voluntades, no de compromisos, para estabilizar y reducir las emisiones de gases de invernadero, en un mundo que ha fijado como límite al calentamiento 2°C con respecto a la era preindustrial, tope del cual se ha gastado 1°C y sobre el cual países que estarían más afectados, como las islas-estado, tienen su punto de vista: el límite debería estar en 1,5°C para evitar problemas.

Si el acuerdo no es vinculante, sería una decepción.

Hasta ahora lo que más se ha visto en la COP21 son acuerdos bi o multilaterales para tratar temas específicos, muchos de ellos con anuncio de nuevos recursos económicos, no en el volumen necesario por los países para adaptarse y mitigar los efectos del cambio climático.

Colombia, por ejemplo, ha suscrito convenios. Uno, para reducir la deforestación, por 200 millones de dólares y otro por 100 millones para contener la deforestación de la Amazonia.

Uno más, busca ampliar en 3,5 millones de hectáreas las zonas protegidas del país, iniciativa en la que se contará con el apoyo de 5 organizaciones internacionales.

Un informe preparado por la oficina de Naciones Unidas de la Convención Marco sobre el Cambio Climático indica que se han hecho 25 anuncios de financiación por parte de los países desarrollados, 6 por la banca multilateral y 3 por los fondos climáticos.

A cobrar lo que vale el combustible (serie cambio climático 5)

Ell subsidio a combustibles aumenta el uso y la contaminación. Foto Jaime Pérez

Comenzó la COP21 o cumbre del cambio climático de Naciones Unidas, que va hasta el 11 de diciembre. Negociaciones para tratar de reducir las emisiones de gases de invernadero y estabilizar la temperatura y el clima del planeta.

Buenas intenciones en una inauguración en donde intervinieron jefes de Estado anunciando sus compromisos y esperando los de los demás.

Pronto para decir qué sucederá pero se van tejiendo todo tipo de informaciones sobre la buena voluntad de distintas entidades que ponen el dedo en la llaga.

Así, una coalición de casi 40 gobiernos, cientos de empresas e influyentes organizaciones internacionales pidieron acelerar las acciones para eliminar los subsidios a los combustibles fósiles como herramienta para cerrar la brecha que permita mantener la temperatura de la Tierra menos de 2°C encima de la era preindustrial. Hoy ya va 1°C más.

El primer ministro de Nueva Zelanda, John Key, presentó formalmente un comunicado de la reforma a los subsidios a la secretaria ejecutiva de la convención de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, Christiana Figueres, en nombre de varias entidades.

Allí se llama a la comunidad internacional para incrementar los esfuerzos que eliminen los perversos subsidios a los combustibles fósiles promoviendo transparencia política, una ambiciosa reforma y un apoyo a los más pobres.

Los gobiernos gastan más de US$500.000 millones de recursos públicos anuales para mantener los precios de la gasolina, el gas y el carbón bajos.

Se cree que eliminando los subsidios se reduciría un 10% la emisión de gases hacia 2050. Y liberaría recursos para invertir en capital social y físico como educación, salud e infraestructura y aumentando el interés en las energías renovables.

Nota: a medida que se produzcan hechos o informaciones relevantes de la COP21 la presentaremos en el blog.

Resumen científico de la semana

Foto Leif Richardson UVM

1. Desaparecen los abejorros

Si se considera que los polinizadores nos dan la comida, la noticia es seria: un amplio estudio encontró que en Europa y Norteamérica se está reduciendo la población de abejorros como consecuencia del cambio climático. El estudio, que apareció en Science, sugiere que si prosigue este declive eso incidirá en precios más altos de alimentos, menos variedades y otros inconvenientes. Los investigadores hallaron que la reducción no se debe a los pesticidas ni los cambios en los usos del suelo sino a aquel fenómeno climático.

2. La falta de educación mata

No tener educación mata. Un estudio aparecido en Plos One y limitado a Estados Unidos sugiere que la falta de educación es tan letal como ser un fumador. Solo en 2010 se pudieron haber evitado más de 145.000 muertes si los fallecidos hubieran recibido una mejor educación. Se encontró que la tasa de mortalidad se reduce a medida que se avanza en el escalafón educativo. La investigación confirma lo que se ha dicho desde hace mucho y puede ser extrapolado a distintos países.

3. Mueren las aves

Los ecosistemas marinos no están funcionando bien. Una investigación sugiere que las poblaciones de aves marinas se ha reducido 70% desde los años 50. Equivale a una disminución de 230 millones de aves en solo 60 años. El declive es ocasionado por la alteración de los ecosistemas marinos, el cambio climático y la introducción de depredadores invasores. El estudio apareció en Plos One

4. Agujero glotón

Astrónomos detectaron un agujero negro que surgió solo unos 2.000 millones de años tras el Big Bang y que creció mucho más rápido que la galaxia donde residía. Su masa es la de unos 7.000 millones de soles, demasiado grande para una galaxia típica como la suya, dijeron los investigadores en el estudio publicado en Science. El hallazgo reta nociones previas sobre el tamaño de los agujeros con relación a sus galaxias.

5. Cosas del nivel del mar

Lo que nos espera: un estudio sugiere que el nivel del mar aumentó varias veces 6 metros sobre el nivel actual en los últimos 3 millones de años, esto debido al derretimiento de las regiones polares. El estudio apareció en Science sugiere que el proceso toma su tiempo, pero no se detiene y eso es lo que podríamos estar experimentando en la actualidad. Un aumento de 6 metros será catastrófico para grandes ciudades de todo el planeta situadas en línea de costa.

6. Ojo con el exceso de agua

Tan mala la deshidratación. Y tan nociva la sobrehidratación. Una nueva guía internacional para deportistas advierte sobre los riesgos de esta última. Tomar agua o bebidas hidratantes en exceso durante la actividad física conduce a una condición llamada hiponatremia asociada al ejercicio, que se presenta cuando el cuerpo tiene mucha agua en relación con sus niveles de sal. Cuando se reducen mucho estos niveles, se presentan situaciones neurológicas serias y hasta fatales. El informe apareció en el Clinical Journal of Sport Medicine.

7. Escondites calientes

Los océanos Índico y Pacífico estarían escondiendo calor, reduciendo temporalmente el calentamiento global, algo que viene intrigando a los científicos en los últimos años. Esto sugiere un estudio de la Nasa publicado en Science. Sobre el tema han surgido distintas hipótesis, ninguna contundente, de investigadores preguntándose a dónde se ha ido el calor, pues los gases de invernadero no han disminuido. El Pacífico es la fuente principal de agua caliente bajo la superficie, aunque una parte ha ido a parar al Índico.

8. Ya no es sorda

Ahora la rata oye. Mediante una terapia genética investigadores recuperaron la capacidad auditiva en una rata con una forma genética de sordera. Se conocen más de 70 genes que provocan sordera cuando mutan. Los científicos se enfocaron en uno, TMC1, causa común de sordera, respondiendo por el 4 al 8 por ciento de los casos y el cual codifica una proteína que tiene un papel central en el oído, ayudando a convertir el sonido en señales eléctricas que viajan al cerebro. El avance fue publicado en Science Translational Medicine.

9- Habitantes del pasado

Algunos de los animales más antiguos del planeta, como gusanos con corazas y hasta una langosta gigante vivieron más de lo que se creía. El sorprendente hallazgo de una formación fósil muy bien preservada en Marruecos, permitió encontrar que unos 485 animales, de los primeros que poblaron los mares, vivieron hace 444 millones de años, en el Ordoviciense. Allí se han documentado 160 géneros. Muchos de ellos vivieron hasta 20 millones de años después en el cámbrico.

10. No estoy lleno

Ante una porción de papas fritas, pocos se resisten. Es más, se comen todo. Un estudio sugiere que los alimentos altos en grasa producen cambios en las poblaciones de bacterias en los intestinos alterando la comunicación con el cerebro. Como consecuencia este no recibe las señales de llenura, la persona sigue comiendo y se produce la obesidad. El estudio, con ratas, fue presentado por la Society for the Study of Ingestive Behavior.

El gran misterio climático

Cortesía JPL/Nasa

Es un misterio sin respuesta aceptada aún. Uno de los debates actuales sobre el calentamiento global no es si el planeta seguirá calentándose o si la vida sufrirá por ello ni qué grandes cambios en los patrones climáticos se esperan. No.

Hay un tema que intriga: ¿a dónde se está yendo el calor?

Sí, así como lo lee. Es que a pesar de que las emisiones de gases de invernadero no han dejado de aumentar de manera alarmante, la temperatura del planeta no ha venido subiendo al ritmo que traía. Se ha ralentizado. ¿Por qué?

Algunos estudios sugerían que el calor estaba siendo almacenado por los océanos, pero ayer la Nasa reveló que las aguas profundas no se han calentado significativamente desde 2005.

Al analizar datos satelitales de 2005 a 2013 se encontró que las profundidades abisales, a más de 1.945 metros, no se han calentado. Y pese a todo esto el nivel del mar sigue subiendo, reveló Josh Willis, coautor, del Jet Propulsion Laboratory de la Nasa.

Se acumulan más y más gases, pero la temperatura del aire no sube al mismo ritmo. La temperatura del océano encima de los 1.900 metros aún viene subiendo pero no tan rápido.

Hace menos de dos meses un estudio sugería que el mar sí estaba absorbiendo el calor. Los satélites dicen que no.

Un misterio no resuelto. ¿Qué será?

12