No tiene pene pero es papá

El M. ibericus. Foto J. Abolafia

El M. ibericus. Foto J. Abolafia

Es papá, pero carece de pene. Y no lo logra mediante fertilización asistida.

Un nemátodo descubierto en la península ibérica se aparea sin penetrar la hembra. En vez de eso bombea una cápsula llena de esperma que sale de su cuerpo y pasa a una estructura tipo embudo en la vulva de ella. Así, entra al tracto reproductivo para fertilizarla.

Hace tiempo examinamos la península y nunca encontramos una especie similar”, dijo Joaquín Abolafia, biólogo de la Universidad de Jaén, descubridor de la nueva especie, reportó Live Science.

Esta especie es diferente a las demás en sus extraños genitales. Tiene además dos capas de piel, una de las cuales viene de una muda juvenil. En vez de eliminar esa piel la mantiene atada. La segunda piel lo protege de secarse en los veranos, según el artículo presentado en Zootaxa.

El nemátodo posee además cavidades bucales asimétricas, a diferencia de los otros.

La criatura fue hallada en una pila de compost cerca a Jaén, viviendo junto a otro nemátodo también desconocido, Protorhabditis hortulana, que es uno de los más pequeños nemátodos de suelo encontrados, de solo 222 micrómetros.

La nueva especie sin pene es la Myolaimus ibericus. Es un género con pocos miembros, solo unas 15 especies, varias registradas solo una vez.

Este nemátodo es pequeño, de solo 0,8 milímetros.

Para Abolafia, los extraños genitales de M. ibericus pueden haber evolucionado debido a la competencia por el apareamiento. La secreción pegajosa del esperma es similar a los tapones de apareamiento de ciertas especies, con los que se tapa el tracto reproductivo de la hembra para evitar fertilización por otro individuo. Incapaz de penetrar esos tapones, los espículos pueden haberse hecho innecesarios y desaparecieron.

El parásito con la vida más dura

Machos tratando de acceder a una hembra dentro de la abeja andrena. W. Rutkies

Machos tratando de acceder a una hembra dentro de la abeja andrena. W. Rutkies

Hay destinos poco deseables, aunque por algo debe ser. Las hembras del insecto parásito Stylops ovinae viven dentro de las abejas andrenas. Y mientras los machos pueden revolotear por ahí con sus alas durante unas horas antes de morir, ellas están atadas a su hogar: sí, viven dentro de esa abeja toda su vida, con solo una parte de su cefalotórax expuesto.

Pero eso no es todo: una vez su descendencia sale de los huevos, se la comen viva. Todo ello sin contar que no posee alas, patas, antenas, ojos, boca ni genitales.

Tiene descendencia pese a no poseer genitales, porque antes de ser engullida por sus hijos, pasa por una inseminación traumática, un apareamiento en el que el macho perfora su cuerpo con su pene de menos de medio milímetro de longitud.

Esas abejas son comunes en Alemania y a veces aparecen semanas antes de lo previsto en la primavera: han sido infectadas por ese parásito.

Para estudiar ese sistema de abeja-parásito, Hans Pohl de Friedrich Schiller University Jena, tomó imágenes en laboratorio con un microscopio de escaneo de electrones y registró 4 actos de apareamiento de los parásitos, estudio publicado en Scientific Reports.

El macho se une a la abeja y hunde su pene en el cuerpo de la hembra, por su cuello. Allí permanece entre 8 y 34 minutos antes de partir. Transferir el esperma solo toma unos segundos, pero se queda más tal vez para evitar la competencia de otros machos,

Al evitar el tracto reproductivo de la hembra, la traumática inseminación es una manera en la que los machos aseguran que su esperma es el que usarán las hembras para producir su descendencia. A la vez la hembra pudo haber desarrollado un modo de no ser afectada demasiado en el acto al poseer un pequeño bolsillo en el cuello donde el macho deposita el esperma, lo que da algo de protección frente al trauma de múltiples machos clavando su cuello. Según el investigador.

Frotarse los genitales ayuda

Individuo de Theretra nessus

No suena muy bien, pero hacer sonar los genitales puede hacer la diferencia entre la vida y la muerte. Sí, al menos para algunas especies de mariposas nocturnas (chapolas para algunos).

Cuando el sonar de un murciélago amenaza, frotarse los genitales produce un ultrasonido que envía un mensaje que confunde al mamífero volador. Una defensa de último momento, como dice Jesse Barber de Boise State University en Idaho (Estados Unidos).

En teoría, el sonido correcto podría afectar el sonar del murciélago, recordándole una mariposa con sabor muy desagradable o bien confundir para tener tiempo para escapar.

Los machos de al menos tres especies de mariposa halcón de Malasia ‘chillan’ en respuesta a sonidos grabados del ataque final de un murciélago, según reportaron Barber y Akito Kawahara, de la Universidad de Florida en Gainesville. El estudio fue publicado en Biology letters.

Las hembras son más difíciles de atrapar, pero las pocas que examinaron también producen el chillido. Aunque son de la misma especie que los machos, usan sus genitales de un modo distinto para producir ultrasonido. El poder de producir esos sonidos pudo haber surgido durante el cortejo y luego probó ser útil en los ataques.

Murciélagos y mariposas llevan 65 millones de años de una guerra aérea que debió provocar adaptaciones como oídos mejores para detectarlos y contra-ultrasonido.

Hasta ahora solo se conocían dos grupos de insectos que responden a los murciélagos: unas mariposas tigre y los escarabajos tigre. Ninguno está relacionado con las mariposas halcón, por lo que Barber sugiere que sonidos anti-murciélagos podrían estar más regados en el mundo de los insectos.

Los machos usan, para producir el sonido, un par de tenazas que emplean para agarrar la hembra en el apareamiento. Para que suene, las deslizan en el abdomen, rozando unas placas especializadas contra los costados. Las hembras frotan al tiempo ambos lados de sus estructuras abdominales.

Homosexualidad no sería genética

A la luz de la evolución, la homosexualidad es más que intrigante, pues es un rasgo que no se espera que se desarrolle y persista según la selección natural darwinista. Desde el punto de vista reproductivo no tiene sustento por la teoría. Pese a esto es común en la mayoría de culturas, tanto en hombres como en mujeres.

Un estudio publicado hoy en The Quarterly Review of Biology, sugiere que la epigenética -cómo es regulada la expresión genética por interruptores temporales llamados epi-marcas- es un factor crítico en la homosexualidad que ha sido ignorado hasta hoy.

Las epi-marcas específicas del sexo, que normalmente no pasan entre generaciones siendo entonces borradas, pueden conducir a la homosexualidad cuando escapan al borrado y son transmitidas de padre a hija o de madre a hijo.

Estudios previos han mostrado que la homosexualidad se presenta en familias, llevando a muchos investigadores a presumir una huella genética sobre la preferencia sexual, pero hasta ahora no se ha encontrado un gran gen responsable pese a tantos estudios que han buscado la conexión genética.

En el estudio descrito, investigadores del Working Group on Intragenomic Conflict en el National Institute for Mathematical and Biological Synthesis (NIMBioS) integraron la teoría de la evolución con los avances recientes en la regulación molecular de la expresión de genes y el desarrollo sexual dependiente de andrógenos para producir un modelo matemático que delineara el rol de la epigenética en la homosexualidad.

Las epi-marcas constituyen una capa extra de la información unida a nuestros genes que regulan su expresión. Mientras los genes contienen las instrucciones, las epi-marcas dirigen cómo esas instrucciones se presentan, cuándo, dónde y cuánto de un gen se expresa durante el desarrollo. Esas son producidas cada nueva generación, pero evidencia reciente demuestra que algunas veces pasan entre generaciones y entonces contribuyen a la similitud entre parientes, semejando el efecto de genes compartidos.

Las epi-marcas específicas del sexo producidas en el desarrollo fetal inicial protegen cada sexo de la variación natural sustancial de la testosterona que se da luego en el desarrollo fetal. Esas epi-marcas específicas impiden que los fetos de niñas se masculinicen cuando experimenten una testosterona muy alta y viceversa para los fetos masculinos.

Las diferentes epi-marcas protegen distintos rasgos de ser masculinizados o feminizados, algunas afectan los genitales, otras la identidad sexual y otras la preferencia por pareja sexual. Pero cuando estas epi-marcas son transmitidas entre generaciones de padres a hijas o de madres a hijos, pueden provocar efectos reversados, como la feminización de ciertos rasgos en los hijos, como la preferencia sexual, y del mismo modo una masculinización parcial de las hijas.

El estudio parecería remediar el acertijo evolutivo de la homosexualidad, hallando que las epi-marcas sexualmente antagonistas, que protegen los padres de la variación natural en la hormona del sexo durante el desarrollo fetal, algunas veces pasan por generaciones y provocan la homosexualidad en los hijos de sexo contrario.

Lo que pasa en la boca afecta los genitales

El buen aliento no solo es el único beneficio de tratar la periodontitis, sino que puede mejorar su vida sexual.

Estudios anteriores habían vinculado la disfunción eréctil con la periodontitis (inflamación de las encías, pero ahora un estudio turco muestra que el tratamiento parece disminuir los síntomas de esa disfunción luego de 3 meses.

“Hasta donde sabemos, este es el primer estudio que evalúa un vínculo entre la severidad de la disfunción y el tratamiento de la enfermedad periodontal”, escribieron los autores de la Universidad Inonu en Malatya, Turquía.

El estudio incluyó 120 pacientes con disfunción moderada a severa y periodontitis crónica. La mitad recibió un tratamiento para el problema bucal, la otra mitad no. Todos llenaron formularios sobre su funcionamiento eréctil. Aquellos que recibieron tratamiento reportaron que a los tres meses su capacidad eréctil había mejorado.

El estudio del grupo turco no es el primero en relacionar las dos condiciones. Estudios anteriores en India, Israel y Taiwán las habían relacionado, pero mientras unos autores dicen que ambos males son provocados por la misma causa, otros sostienen que la periodontitis conduce a la disfunción.

Los nuevos hallazgos parecen ir en favor de esta hipótesis.

El tema es difícil de estudiar y no existe una explicación sólida de porqué la periodontitis podría provocar la disfunción eréctil. “Creo que existe una asociación”, dijo Andrew Kramer a LiveScience. Es profesor de Urología en la Universidad de Maryland.

No es fácil explicar cómo los dientes y las encías podrían afectar los nervios o el flujo sanguíneo en los genitales masculinos, pero parecen existir denominadores comunes detrás del aparente vínculo.

“Creo que el elemento causal es probablemente la enfermedad vascular, un pobre estado general de salud, falta de atención médica (enfermedad de las encías), que subyacen en la diabetes o la hipertensión. Están relacionadas y correlacionadas”, dijo Kramer.

Pero en verdad hacen falta más estudios para establecer cómo se relacionan los dos problemas. Lo que sí parece cierto es que lo que pase arriba (la boca) incide allá abajo (los genitales).

Estudio demuestra que el tamaño sí importa

Claro que el tamaño importa. Si no, pregúnteles a las hembras… escarabajo.

Un estudio de las Universidades de Uppsala en Suecia y la Universidad de Cincinnati demostró por primera vez, según los autores, la fuerza evolutiva detrás de la evolución de los genitales del macho.

El mecanismo apareció publicado en Current Biology. La investigación involucró una especie de escarabajo, la Callosobruchus maculatus.

Entre estos insectos, el apareamiento involucra varios machos copulando con una hembra.

“Cuando una hembra copula con varios machos, estos compiten por la fertilización de sus huevos”, dijo Michal Polak, profesor de ciencias biológicas en la U. de Cincinnati, uno de los coautores.

Como la hembra se aparea con varios machos “la función del órgano copulatorio del macho puede determinar cuál de ellos fertilizará más huevos. Nuestros resultados revelan que la morfología de los genitales del macho afecta el éxito fertilizante en estos escarabajos”.

La competencia por producir descendientes es la fuerza conductora de la evolución. La competencia entre machos que ocurre tras la inseminación puede ser una fuerza evolutiva importante que ha derivado en toda una diversidad de formas y tamaños de los órganos sexuales masculinos, expuso Polak. Esa competencia de machos ha generado una gran diversidad biológica que puede contribuir directamente a la formación de nuevas especies.

“Los órganos reproductivos de los animales con fertilización interna cambian más rápido durante la evolución que todos los otros rasgos morfológicos”, agregó.

“Virtualmente en todos los grupos de animales, de gusanos y moluscos a reptiles y mamíferos, los órganos sexuales del macho difieren mucho entre especies cercanamente relacionadas, mientras los genitales femeninos permanecen relativamente sin cambios”.

En el experimento, los investigadores suecos Cosima Hotzy, Goram Arnqvist y Johanna L. Ronn produjeron machos con largas espinas genitales y otros con espinas cortas. Los de espinas más largas tenían sustancialmente más descendientes.

Podría deberse también a algún otro rasgo, por lo que para descartar esa posibilidad a algunos se les modificó sus espinas quirúrgicamente con láser. Al ver el apareamiento de los insectos modificados, se halló que los que tenían la espina más larga eran más exitosos e incluso el líquido seminal entraba más rápido al cuerpo de la hembra cuando esta se apareaba con uno de espina larga que con una corta.

Una evidencia de que la morfología genital masculina influye en el éxito en la competencia postcopulatoria por la fertilización.

Genitales femeninos serían la expresión artística más antigua

La primera obra artística humana conocida datan de hace cerca de 37.000 años y representan… la vulva femenina.

Eso es lo que se deduce de un artículo publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences sobre hallazgos en la caverna Abri Castanet en el valle Vezere al sur de Francia.

Se trataría de la más antigua representación de arte mural, superando por poco la caverna Chauvet, en donde en 1994 se encontraron espectaculares pinturas de leones, rinocerontes y otros animales.

El Homo sapiens colonizó Europa hace cerca de 40.000 años, pero hasta comienzos de los 90 no existía evidencia firme de que individuos de nuestra especie se hubiesen embarcado en una actividad artística sofisticada.

No pocos arqueólogos asumen que los humanos modernos desarrollaron sus habilidades artísticas gradualmente hasta culminar en las espectaculares galerías de hace cerca de 15.000 años en cavernas como las de Altamira (España) y Lascaux (Francia).

Desde el hallazgo de Chauvet no se había encontrado nada parecido, pero desde su descubrimiento un equipo liderado por Randall White de la Universidad de New York City había estado trabajando en Abri Castanet. Comenzada a excavar a comienzos del siglo pasado, fue considerada uno de los primeros sitios en albergar humanos en Europa. En 2007 se comenzó a excavar un pedazo de techo caído y se encontró en su lado bajo lo que se considera la representación de los genitales femeninos.

Al datar restos de varios animales hallados en el sitio, se encontró que data de al menos hace 37.000 años, situándose quizás un poco antes que Chauvet según los autores del nuevo artículo.

En la foto tomada del artículo, detalles del arte mural de Abri Castanet.

Hallazgos curiosos de la ciencia

Incendios y pubertad. Investigadores reportaron una posible explicación para la reducción de la edad de pubertad en Estados Unidos: ciertos antirretardantes de llamas usados ampliamente e introducidos en los años 70. En animales (y en los genitales de los niños varones) se ha mostrado que algunos retardantes del grupo PBDE (éteres difenilos polibrominados) tienen efectos feminizantes. Ahora, un nuevo estudio del colegio de medicina de la Universidad de Cincinnati comparó cuándo llega el primer periodo de las niñas con los niveles de los PBDE en la sangre: a mayor concentración, más alta probabilidad de que la primera menstruación llegue temprano, antes de los 12 años. El hallazgo aparece en Environmental Research. Curiosa la relación.

Las toxinas llegan a casa. El pescado y el agua traída de los lagos puede contener cantidades altas de venenos bacteriales conocidos como microcistinas, halló un estudio publicado en Environmental Science & Technology. La cianobacteria, a menudo llamada alga azul, libera esas toxinas en aguas ricas en nutrientes. Un grupo midió los niveles de la toxina en Uganda y Estados Unidos y encontró que en 9 de 10 los niveles en el agua para consumo y en los peces –en especial depredadores y peces de pesca deportiva, excedían los niveles recomendados.

Autogobierno pancreático. El páncreas humano no necesita del cerebro para decir qué hacer. Las células pancreáticas elaboran su propio químico cerebral. En la mayoría de animales, los nervios simpáticos –como los que controlan la respiración, el latir del corazón y otros procesos inconscientes- liberan un químico cerebral llamado acetilclolino para decirla a las células del páncreas cuándo producir insulina. Pero los humanos tienen relativamente pocos de esos nervios conectados a las células beta productoras de insulina informaron investigadores de la Universidad de Miami en Nature Medicine. Cuando los niveles de azúcar bajan, las células alfa en el páncreas producen acetilclolinos, que induce a las beta a liberar la insulina, según el grupo. El resultado sugiere nuevas formas de regular los niveles de azúcar en la sangre en personas con diabetes. Curioso.

Huesos luminosos. Tomando las ventajas que ofrece una proteína para adherirse a los huesos, científicos crearon una fluorescente que se une u revela las estructuras del esqueleto en gran detalle, según experimentos con ratones. El logro, presentado en ChemBioChem, se vale de la proteína osteocalcina, que busca y se fija a la hidroxipatita, el principal componente de los huesos. El desarrollo podría ayudar a los científicos a detectar calcificaciones en las arterias y en el tejido del seno y rastrear la progresión de enfermedades óseas. Curioso.

Piercing en la lengua, hueco en los dientes

Tan común que es hoy entre adolescentes y adultos jóvenes: el piercing en distintas partes del cuerpo. Desde los genitales hasta la oreja, la ceja, el pezón y… la lengua.
Que puede ser fuente de infecciones, que aumenta el riesgo de hepatitis y de VIH, que…
A esa lista se suma ahora otro estudio que revela que quienes tienen piercing en la lengua puede derivar en un hábito que terminó con una brecha entre los incisivos superiores. Un daño cuyo arreglo puede costar cientos de miles de pesos.
El caso es claro: una mujer de 26 años que acudió a la clínica de ortodoncia de la Facultad de medicina dental de la Universidad de Buffalo porque se había formado un espacio considerable entre sus incisivos superiores. Tenía un piercing en la lengua en forma de pesa.
Antes de habérselo colocado, no mostraba esa separación dental. Llevaba siete años con él.
“Nunca se retira porque la lengua está tan vascularizada que si se sacara, la perforación podría cicatrizar, por lo que tiene sentido que empujarlo constantemente contra los dientes todos los días sin parar va a moverlos o a separarlos”, señaló en un comunicado de prensa de la universidad Sawsan Tabbaa, autora del estudio y profesora asistente de ortodoncia.
La paciente tuvo que someterse a un tratamiento de ortodoncia para cerrar la brecha entre los incisivos, según el estudio de caso publicado en el Journal of Clinical Orthodontics.
El piercing en la lengua, dijo la especialista, también puede causar fracturas en los dientes, trauma en las encías, infecciones, hemorragia y hasta abscesos cerebrales.

Hacia la excitación femenina

Hay asuntos que parecen tan obvios o que creemos tan claros, que no pensamos en lo que hay detrás. ¿Cómo se produce la estimulación sexual en las mujeres?
Mediante el nuevo prototipo de una droga, científicos descubrieron un poco más acerca de los mecanismos detrás de la excitación femenina, hallazgos publicados en el British Journal of Pharmacology.
Científicos con base en el laboratorio de Pfizer en Sandwich, Kent, encontraron que la estimulación eléctrica del nervio pélvico incremente el flujo de sangre a los genitales, efecto que aumenta si se suministra la droga denominada UK-414.495. Creen que esta droga actúa bloqueando el rompimiento de un mensajero químico interno que desempeña un rol clave en incrementar el flujo sanguíneo durante la excitación sexual.
Cuando las mujeres se excitan, el flujo de sangre aumenta en la vagina, labios y clítoris. Esto hace que los orgasmos aumenten y la vagina se relaje, y que a su vez se incremente la lubricación vaginal y la sensibilidad de los genitales.
El desorden de la excitación sexual femenina afecta a cerca del 40 por ciento de las mujeres, sin importar edad. Estas mujeres ven que sus órganos genitales no responden a la estimulación sexual y les es difícil excitarse, lo que les provoca incomodidad.
“Antes de este trabajo, sabíamos increíblemente poco de los procesos que controlan todos esos cambios”, dijo Chris Wayman, del equipo investigador. “Ahora estamos comenzando a establecer los caminos involucrados en la excitación sexual para ayudarles a las mujeres a superar aquel desorden”, agregó.