Atmósfera del Sol se extiende a 8 millones de kilómetros

Nunca es tarde para aprender, incluso cosas que estaban en nuestras barbas. Utilizando el observatorio de relaciones solares terrestres (Stereo) de la Nasa científicos precisaron que la atmósfera del Sol se extiende 8 millones de kilómetros más allá de la superficie solar.

Esa cantidad es equivalente a 12 radios solares y hasta ahora no se sabía que se extendiese tanto.

Una información que va más allá de la simple curiosidad: es vital para la misión Solar Probe Plus que será lanzada en 2018 y que irá más cerca del Sol que lo que ningún otro artefacto humano ha ido.

Estas observaciones de las sondas Stereo proveyeron las primeras medidas de la frontera interior de la heliosfera, esa gigantesca burbuja repleta de partículas solares que rodea el Sol y todos los planetas del Sistema Solar.

“Rastreamos esas ondas como del sonido a través de la corona externa y las usamos para mapear la atmósfera”, dijo Craig DeForest, del Southwest Research Institute en Boulder, Colorado. “No podemos escuchar los sonidos directamente en el vacío del espacio, pero con un análisis cuidadoso podemos verlas a través de la corona”.

Los resultados fueron publicados en el Astrophysical Journal.

Los investigadores estudiaron las ondas conocidas como magnetosónicas, un híbrido de ondas de sonido y magnéticas conocidas también como las ondas Alfven.A diferencia de las ondas del sonido en la Tierra que oscilan varios cientos de veces por segundo, estas oscilan una vez cada 4 horas y son de 10 veces la longitud terrestre.

Al rastrear las magnetosónicas, DeForest y su equipo vieron que permanecía una conexión con el material solar hasta 8 millones de kilómetros del Sol, hasta donde las gigantescas tormentas solares y o las eyecciones coronarias de masa pueden crear efectos de ondulaciones a través de la corona. Más allá de ese límite, sin embargo, el material solar va en un flujo continuo llamado el viento solar y su movimiento no afecta la corona solar.

La sonda Solar Probe Plus se acercará hasta 6.5 millones de kilómetros del Sol.

Marco Velli, científico del proyecto, dijo que “la misión medirá directamente la densidad, velocidad y campo magnético del material solar allí, permitiéndonos entender cómo se generan el movimiento y el calor en la corona y el viento solar”.

¿Se nos va la Voyager 1?

Si saca pecho, seguro toca la línea: la sonda Voyager 1, a 18.600 kilómetros de la Tierra, está a punto de sobrepasar la frontera del Sistema Solar y navegar por el medio interestelar según nueva información de la Nasa.

Sería el primer objeto de fabricación humana en transitar por esa desconocida y enigmática región del espacio cercano.

La nave, de acuerdo con tres estudios presentados en la revista Science, se hallaría en una zona que los astrónomos denominan autopista magnética, en la que se detecta una alta tasa de partículas cargadas por fuera de la heliosfera y la desaparición de aquellas que provienen de esta.

La heliosfera es la ‘burbuja’ hasta donde llega la influencia del Sol.

Los científicos han detectado gracias a los datos que transmite la nave, 2 de las 3 señales que esperaban ver: la desaparición de partículas cargadas y los rayos cósmicos del exterior. La tercera sería el cambio en la dirección del campo magnético, no observada aún, que revelaría la presencia de un campo magnético interestelar.

“Esta extraña y última región antes del espacio interestelar está siendo enfocada gracias al Voyager 1”, dijo Ed Stone, científico del proyecto. “Si se mira solo los datos de rayos cósmicos y partículas energéticas, se pensaría que navega ya en el espacio interestelar, pero el equipo piensa que aún no ha llegado porque estamos aún dentro del dominio del campo magnético del Sol”.

Los científicos no saben a cuánto está de llegar al medio interestelar. Podría tardar de meses a años. Fuera de la heliosfera, que se extiende más de 13.000 millones de kilómetros más allá de los planetas del Sistema Solar, el espacio es llenado con materia de otras estrellas y el campo magnético presente en la región vecina a la Vía Láctea.

La Voyager 1 y su similar la Voyager 2 fueron lanzadas en 1977, pero la segunda se encuentra un poco más retrasada y se dirige hacia otra región del espacio.

Las investigaciones presentadas se basaron en observaciones de mayo a septiembre del año pasado. La nave se encuentra a 17:10 horas luz.