Hallazgo en Europa enreda el origen de los humanos

Las huellas halladas en Creta. Foto Andrzej Boczarowski

Las huellas halladas en Creta. Muestran un pie tipo humano, don los dedos al frente. Foto Andrzej Boczarowski

Un nuevo hallazgo complica nuestro pasado. En Creta encontraron unas huellas de hace 5,7 millones de años, hechas por un homínino según los análisis.

De esa época solo se conocen homínidos y homíninos (rama diferente a los grandes simios) de África. Entonces, ¿de dónde venimos?

Si no se conoce todavía toda nuestra historia evolutiva con periódicos hallazgos de fósiles que replantean hipótesis o siembran más dudas, lo hallado en Creta confunden mucho más.

Desde el descubrimiento de los fósiles de Australopithecus en África oriental y del sur durante la mitad del siglo pasado, el origen del linaje humano se ha pensado en África. Algunos descubrimientos más recientes, como el pie tipo humano y la locomoción erguida, incluyendo las icónicas huellas de Laetoli en Tanzania de hace 3,7 millones de años, reforzaron la idea de que los homíninos no solo se originaron en África sino que permanecieron aislados allí varios millones de años antes de dispersarse por Asia y Europa.

El nuevo hallazgo sugiere un panorama mucho más complejo. Fue publicado en Proceedings of the Geologists’s Association.

El pie humano tiene una forma única, distinta a cualquier otro animal terrestre. La combinación de una planta larga, cinco dedos cortos estirado al frente, sin garras, y un dedo gordo que es más grande que los demás también es exclusiva.

Pie de hembra humana moderna. Cinco dedos que miran hacia adelante y una planta característica. Foto Pixabay

Pie de hembra humana moderna. Cinco dedos que miran hacia adelante y una planta característica. Foto Pixabay

 

El pie de nuestros parientes más cercanos, los grandes simios, se parecen más a una mano humana con un dedo gordo que se desprende hacia un lado. Las huellas de Laetoli, que se cree fueron hechas por Australopithecus, son muy similares a las de los humanos modernos salvo que el talón es más estrecho y la planta carece de arco. En contraste, el Ardipithecus ramidus, de hace 4.4 millones de años, hallado en Etiopía, el homínino más antiguo conocido con fósiles más o menos completos, tiene un pie tipo gran simio. Para quienes lo describieron, es un ancestro directo de homíninos posteriores, sugiriendo que entonces no había evolucionado el pie tipo humano.

Las nuevas huellas de Trachilos, Creta occidental, tienen una forma humana, en especial en los dedos. El dedo gordo es similar al nuestro en forma, tamaño y posición, y presenta una característica de la planta que no está presente en los grandes simios. Y la planta es proporcionalmente más corta que la de Laetoli pero tiene la misma forma general.

Parecen no quedar dudas, entonces, que esas huellas las hizo un homínino que caminó por Creta, algo más primitivo que el de Laetoli (ver la diferencia de edades). Fueron hechas en una playa de arena, quizás un pequeño delta de un río, mientras las de Laetoli se hicieron en ceniza volcánica.

Lo que las hace controversiales es la edad y ubicación”, según el profesor Per Ahlberg de Uppsala University, autor del estudio.

Con unos 5,7 millones de años, son más recientes que los homíninos más antiguos, Sahelanthropus de Chad y contemporáneas con el Orrorin de Kenya, pero más antiguas que las del Ardipithecus ramidus. Esto entra en conflicto con la tesis de que e A. ramidus es un ancestro directo de homíninos posteriores. Es más, hasta este año, todos los fósiles de homíninos de más de 1,8 millones de años (la edad de Homos tempranos de Georgia) eran de África.

Pero las huellas de Trachilos, están datadas con precisión con base en foraminíferos (microfósiles marinos) de lechos someros y profundos, más el hecho de que están justo debajo de una roca sedimentaria reconocida, que se formó cuando el mar Mediterráneo se secó brevemente hace 5,6 millones de años

Por coincidencia, según los autores, a comienzos de año otro grupo reinterpretó al primate Graecopithecus, de Grecia y Bulgaria, de hace 7,2 millones de años, como un homínino. De este solo se conocen dientes y mandíbulas.

En el tiempo en el que se hicieron las huellas de Creta, el Mioceno tardío, no existía el desierto del Sahara, los ambientes sabana se extendían del norte de África hasta el Mediterráneo oriental. Creta no se había separado de Grecia. Por eso no resultaría difícil que los homíninos hubieran estado por el sudeste europeo y por África, y dejaran sus huellas en una playa mediterránea que un día sería parte de la isla de Creta.

El descubrimiento desafía la narrativa establecida de la evolución humana temprana y probablemente generará debate. Si la comunidad científica sobre los orígenes humanos aceptará estas huellas como evidencia concluyente de la presencia de homíninos en el Mioceno en Creta, está por verse”, expresó Per Ahlberg.

Un paisaje demasiado complicado en el que, sin duda, faltan piezas.

A seguir excavando.

El pensamiento surgió hace 1,8 millones de años

La profesora Shelby con fósiles antiquísimos. Foto University of Iowa

La profesora Shelby con fósiles antiquísimos. Foto University of Iowa

Cuando se habla de la evolución de los homínidos y los homíninos se trata de sobreentender que la forma humana de pensar surgió muy reciente.

Pero tal vez no haya sido así. No a la luz de un estudio publicado en Nature Human Behavior realizado por un neuroarquéologo de Indina University. Continuar leyendo

Las 10 noticias científicas de la semana (30-6)

1. Una joya de 500.000 años

Había que matar el tiempo, o simplemente pensaba en quién sabe qué. El caso es que científicos acaban de encontrar una concha de almeja tallada. Nada extraño hasta ahí salvo que fue hallada hace tiempo en Java y data de hace 500.000 años. Una obra del hombre de Java, primera expresión artística de nuestros predecesores. Se trata de una pieza tallada, con rayas diagonales cuyo significado, lógicamente, no se conoce. La pieza fue encontrada en una colección de museo. El hallazgo fue publicado en Nature. En la imagen se aprecia la talla realizada por alguien en ese remoto pasado. La foto es de W. Lustenhouwer.

2. Sueño genético

Dos regiones del ADN estarían relacionadas con la cantidad de tiempo que las personas logran dormir según un estudio publicado en Molecular Psychiatry. Esas dos regiones han sido asociadas en el pasado a distintas condiciones, como la hiperactividad y la depresión. Se cree que una de esas regiones puede regular el sueño al alterar niveles hormonales pues está cerca del gen PAX8 que está involucrado en el desarrollo de la tiroides.

3. Menos aves para volar

El estado de las aves en Colombia publicado por Proaves mostró que cerca del 6% de las especies de aves del país, el más rico en aves del planeta con 1.903 especies reconocidas, se encuentra en peligro de extinción. De las 122 en esa condición, 10 están en riesgo inminente, en especial en la Sierra Nevada de Santa Marta y en Antioquia. La pérdida del hábitat y otras condiciones asociadas a la actividad humana son las responsables.

4. Así comenzamos a tomar licor

Para muchos es una bendición, para otros no tanto. La historia comenzó hace 10 millones de años, cuando nuestros ancestros no eran homínidos aún, sí simios que andaban en las selvas africanas. Tal parece que al recoger frutas podridas del suelo, cuando había escasez, por ende fermentadas, comenzó a desarrollarse la capacidad de descomponer el etanol. Eso permitió que luego pudiéramos consumir alcohol. El estudio apareció en Proceedings of the National Academy of Sciences.

5. Planeta a la vista

En un logro que abre las posibilidades de que desde la superficie terrestre se puedan observar en detalle nuevos mundos, astrónomos presentaron la observación del planeta 55 Cancri e gracias al telescopio nórdico en Las Palmas, España. Ese es un mundo inhóspito para la vida. Una Supertierra demasiado densa y cuyo año solo dura 18 horas. El estudio fue del Centro para la Astrofísica de Harvard y el Smithsonian. Ese planeta ya había sido descubierto, pero no observado en tal grado de detalle desde tierra.

6. Una historia real de infidelidades

UN análisis del ADN confirmó con seguridad que los restos hallados hace 2 años bajo un parqueadero londinense sí son los del rey Ricardo III, quien murió en una batalla como demostraron las heridas que evidenciaban los restos. No solo se confirmó sino que ciertos marcadores paternos no concordaron con los actuales descendientes, por lo que se infiere que hubo infidelidad en el trono y la familia real. Una historia con… cachos. El estudio fue publicado en Nature Communications.

7. Nos quedamos sin hielo

La Antártida Occidental se derritió la última década a un ritmo tres veces mayor al que traía reveló un estudio de la Nasa y la Universidad de California en Irvine. Cada dos años se pierde una cantidad equivalente al glaciar del monte Everest. El promedio de pérdida anual es de unas 83 gigatoneladas reveló la investigación, que concilió 4 técnicas usadas para estimar la pérdida de masa. El hallazgo será publicado en Geophysical Research Letters.

8. Los muertos que revivieron

Los muertos que regresaron del pasado con… sus enfermedades. Científicos desarrollaron una manera de volver a la vida células madre intestinales y cerebrales de pacientes que murieron hace décadas, gracias al ADN en muestras de sangre almacenadas. La intención según el artículo publicado en Stem Cells Translational Medicine es estudiar las causas potenciales de distintas enfermedades. Algunos de esos pacientes, que donaron la sangre para la ciencia, padecieron enfermedades raras y otras muy importantes.

9. ¿Dónde habrá otro punto azul pálido?

En la búsqueda de nuevas Tierras, los astrónomos deberían mirar con especial cuidado aquellos sistemas con un sol joven, pues podría tener planetas habitables a una distancia mayor de lo estimada hasta ahora, de acuerdo con un análisis de investigadores del Instituto de Puntos Azules Pálidos de la Universidad de Cornell, un nombre en honor del célebre Carl Sagan. En el artículo que publicará Astrophysical Journal Letters se dice que esos planetas jóvenes en estrellas jóvenes amplían no solo la distancia para buscar Tierras sino las posibilidades de encontrar alguna.

10. Sin el cromosoma Y

Un estudio en Science revela que los hombres fumadores tienen 3 veces mayor probabilidad de perder sus cromosomas Y, importantes en la determinación del sexo y la producción del esperma. No se sabe si incide en la aparición de cáncer. También encontraron que al parecer cuando dejan de fumar de a poco vuelven a tener sus cromosomas. Una condición más para agregarle a los peligros del tabaco.

Mis 10 noticias científicas de la semana (8-14)

1. Alguien puso a calentar la olla

El telescopio espacial Hubble detectó vapor de agua saliendo de la luna Europa de Júpiter, en la cual se sabe hace tiempo que debe haber océanos de agua líquida bajo una capa gruesa de hielo congelado. Aunque no se sabe con certeza, la posible explicación sería que el vapor sería generado por la presencia de plumas de agua en la superficie. El hallazgo se presentó en Science.

2. No hay dos que huelan igual

Con cerca de 400 genes que codifican por los receptores de olor en la nariz humana y cerca de 900.000 variaciones en esos genes, dos personas no perciben un olor en la misma manera. La mínima variación en el nivel más pequeño del ADN, un aminoácido en un gen, puede determinar si uno encuentra un olor agradable o no, reportaron investigadores de Duke University que presentaron el revelador hallazgo en Nature Neroscience.

3. El caballo de los homínidos

En la región de Agar en Etiopía, conocida por los restos de homínidos hallados, científicos reportaron el hallazgo de una nueva especie de caballo pequeño, del tamaño de una cebra pequeña, denominado Eurygnathohippus woldegabrieli. El ejemplar tenía cascos con 3 dedos y pastaba en las llanuras con arbustos de esa zona hace 4,4 millones de años. El hallazgo fue reportado en el Journal of Vertebrate Paleontology.

4. No le sirve la ropa

El planeta Mercurio se ha encogido alrededor de 11,4 kilómetros desde que se formó el Sistema Solar hace unos 4.50’0 millones de años, informaron científicos en el encuentro anual de la Unión Geofísica Americana (AGU). Al transmitir su calor a las capas externas, el núcleo de hierro se enfrió y el planeta todo se fue ‘encogiendo’. Esto se observa al medir las estructuras montañosas y demás rasgos geofísicos del planeta.

5. Brrrrr… me congelé

El análisis de datos satelitales de 32 años permitió detectar el lugar del planeta con la temperatura más baja. Se trata de una meseta en la cadena montañosa entre los domos Arugs y Fuji en la Antártida oriental. Allí docenas de veces se han registrado temperaturas de -93,2°C. Es más frío que el sitio Vostok también en la Antártida donde se había medido en el pasado 89,2°. Los sitios habitados más fríos son Oimekon y Verkhoyanks en Siberia, informó el Centro de la Nieve y el Hielo de Estados Unidos.

6. Se fundió el Sol

En el encuentro de la Unión Geofísica Americana se reveló que el Sol registro hoy la menor actividad en un siglo, pese a que se encuentra en el pico máximo del actual ciclo solar de 11 años. “Ninguno de nosotros había visto un ciclo tan débil”, dijo Leif Svalgaard, de Stanford University. Este ciclo, el 24, se parece al 14, a comienzos de los años 1900. Está tan apagado que las explosiones solares que se han rpesentado no han causado mayores perjuicios en la Tierra, dijeron los científicos.

7. La leucemia quedó atrás

Un estudio de científicos de Peter MacCallum Cancer Centre, The Royal Melbourne Hospital and the Walter and Eliza Hall Institute for Medical Research en Austrlia reportaron un éxito sorprendente con un nuevo compuesto para tratar una clase de leucemia, la linfocítica crónica. En pacientes desahuciados que no tenían esperanza de vida de más de 18 meses se logró una remisión del 84% de le enfermedad. Esa enfermedad se desarrolla por lo general en personas de 65 o más años. El estudio se encuentra en fase I y al parecer también serviría para otros tipos de cáncer. El anuncio se hizo en el encuentro de la Sociedad Americana de Hematología.

8. Un esquivo gas noble

Astrónomos de la Universidad de Cardiff descubrieron una molécula con un gas noble gracias al observatorio espacial europeo Herschell. La molécula, hidruro de argón, fue vista en la nebulosa del Cangrejo, el remanente de una estrella que explotó hace 1.000 años. Hasta ahora, moléculas de esa clase solo se habían estudiado en laboratorio. Los gases nobles como helio, argón, radón y criptón no reaccionan con facilidad con otros elementos. Toda una rareza espacial.

9. No señores, así no es la cosa

Los chimpancés son sensibles a las influencias sociales, pero mantienen su propia estrategia para resolver un problema antes que conformarse con lo que la mayoría de los miembros de su grupo hacen. Sin embargo cambian de estrategia cuando pueden obtener una mejor recompensa, según un estudio del Max Planck Institute publicado en Plos One. Flexibilidad, ante todo.

10. Un lago perdido en Marte

Científico reportaron en Science evidencias de que existió un lago que pudo tener la capacidad para soportar la vida y que probablemente permaneció decenas de miles de años o hasta centenas. El lago existió hace unos 3.600 millones de años en donde hoy está el cráter Gale e el que se encuentra explorando el robot Curiosity. El hallazgo se hizo al analizar piedras de lodo en esa zona.