En 3 pueblos distintos surgió la agricultura revela la genética

Foto Wikipedia

Foto Wikipedia

No eran tres tristes tigres sino tres grandes poblaciones las que vivían hace 12.000 a 8.000 años en el Cercano Oriente y fueron las iniciadoras de la agricultura porque inventaron las tecnologías requeridas.

Se trataba de un grupo ya identificado en Anatolia, Turquía más otros dos nuevos, en Irán y el Levante según un estudio genético de científicos de Harvard que mediante análisis amplios del genoma lograron establecer la identidad genética y las dinámicas de los primeros agricultores.

Alguna de la agricultura más temprana fue practicada en el Levante, incluyendo Israel y Jordán, y en las montañas Zagros de Irán, dos fronteras del Creciente Fértil”, expresó Ron Piinhasi, profesor de Arqueología en el University College en Dublín (Irlanda) y coautor del estudio en Nature.

El análisis genético permitió distinguir los grupos.

Así, se puede afirmar que los actuales pobladores de Eurasia occidental descendieron de 4 grandes grupos: cazadores-recolectores en lo que es hoy Europa occidental, cazadores-recolectores en Europa oriental y la estepa de Rusia, el grupo agricultor de Irán y el del Levante.

Encontramos que la población relativamente homogénea de la población vista hoy a lo largo de Eurasia, incluida Europa y el Cercano Oriente, era una colección de personas distintas, como lo son hoy los Europeos de los asiáticos del este”, explicó David Reich, profesor de genética en Harvard, otro de los investigadores.

Los pueblos del Cercano Oriente se mezclaron entre sí en el tiempo y migraron a regiones circundantes para mezclarse con los de esos sitios hasta que esos grupos diversos se hicieron similares genéticamente”, dijo Iosif Lazaridis, primer autor senior del estudio.

Las técnicas genéticas nuevas permitieron reunir información de calidad sobre 44 habitantes del Oriente Cercano que vivieron hace 14.000 a 3.400 años: cazadores-recolectores de antes del inicio de la agricultura, los primeros agricultores y sus sucesores.

Al comparar los genomas entre sí, así como los de 240 estudiados previamente y 2.600 pobladores actuales, los investigadores determinaron que las primeras culturas agrícolas en el Levante, Irán y Anatolia eran distintos genéticamente. Los agricultores en el Levante e Irán eran genéticamente similares a los primeros cazadores-recolectores que vivieron en las mismas áreas.

Tal vez un grupo domesticó las cabras y otro comenzó a cultivar trigo y las prácticas fueron compartidas de alguna manera. “Estas poblaciones distintas inventaron o adoptaron facetas de la revolución agrícola y florecieron”, dijo Lazaridis.

Un parásito induce al canibalismo

Acto de canibalismo inducido. Cortesía U. of Leeds

Hay hormigas llevadas a su muerte por un hongo, avispas que determinan el destino de gusanos. Científicos reportaron ahora un caso bien extraño. Sí, de un parásito del tamaño de una célula sanguínea humana que provoca canibalismo.

Sí, el parásito Pleistophora mulleri altera el comportamiento de un camarón de agua dulce Gammarus duebeni celticus para que se coman a los más jóvenes.

El hallazgo fue presentado en Royal Society Open Science.

El canibalismo no es extraño al mundo animal. De hecho hay cerca de 3.000 especies que lo practican en diversas condiciones, pero no se había demostrado que un parásito pudiera conducir a esa práctica.

Algunas veces los camarones adultos consumen los más jóvenes, lo que contribuye a la diseminación del parásito, que es específico de esta especie a la que afecta sus músculos, dañándolos y ocasionando unas ansias insaciables de comida.

Científicos de las Universidades de Leeds en Inglaterra, Stellenbosch en Sudáfrica y Queen’s University en Belfast recogieron camarones machos y jóvenes en arroyos del norte de Irlanda. En laboratorio demostraron que los adultos infectados con el parásito comían el doble de jóvenes que los que no estaban infectados. Estos evitan los jóvenes infectados con el parásito, pero los adultos infectados comían unos y otros.

“El aumento de la demanda de comida por los parásitos puede hacer que el hospedero sea más caníbal”, dijo el coautor Mandy Bunke a Discovery News.

“También hallamos que los camarones infectados pueden cazar menos presas de otras especies, así que el canibalismo de camarones pequeños es la única manera que tienen de sobrevivir, indicó Alison Dunn, también participante.