A los perros no les gusta la inequidad

El perro en el experimento. Foto Rooobert Bayer

El perro en el experimento. Foto Rooobert Bayer

 

A los lobos y los perros no les gusta la inequidad, como tampoco a los humanos y otros primates.

Eso sugiere un estudio de psicólogos de Messerli Research Institute de la University of Veterinary Medicine, Viena. Esos animales rehusaron cooperar en un experimento en el cual solo uno recibió una recompensa grande, mientras los demás una pequeña.

Parece que se trata de una conducta adquirida de un ancestro común según el estudio aparecido en Current Biology. No puede argumentarse que lo aprendieron de tantos años junto a los humanos.

El reconocimiento de la inequidad es una habilidad importante para las personas, en particular cuando se coopera con otros. Varias especies de primates muestran esa sensibilidad también. De otras especies poco se sabe. Varios estudios con perros han sugerido cierta aversión a esa condición, por ejemplo cuando no recibían una recompensa, pero otros sí luego de cumplir la misma acción.

Los parientes más cercanos de los perros, los lobos, exhiben la misma aversión, lo que se confirmó en este nuevo estudio. Cuando los perros presionaban un botón luego de que se los pedía el entrenador y no recibían nada o era algo de bajo valor frente a lo que recibían los demás, rehusaban participar en el experimento. Ese comportamiento fue observado también en los lobos, lo que sugiere que se trata de una conducta heredada de un ancestro común y no algo aprendido de los humanos. La domesticación de los perros no parece ser entonces la única razón por la que reaccionan frente a la inequidad.

En la prueba sin recompensa, solo el compañero obtuvo un premio en cada ronda. El otro nada. En la prueba de calidad, ambos recibieron recompensa, pero el otro recibía una mejor”, explicó Jennifer Essler, una de las investigadoras.

Esto, agregó, “mostró que el hecho de que el hecho de no recibir una recompensa fue la única razón por la que se rehusaban. No cooperaban porque el otro obtuvo algo, pero los demás no”.

También el la prueba de calidad, los lobos y los perros rehusaron continuar cooperando para presionar el botón. “Esta reacción no había sido obtenida en experimentos hasta ahora. Pero confirma aún más que perros y lobos entienden la inequidad”, dijo Essler. Los lobos son sin embargo más sensibles que los perros, requiriendo más órdenes del entrenador para continuar trabajando.

La jerarquía es importante, pero la domesticación, explicaron los investigadores, parece reducir el sentido de inequidad.

Los animales de más alto rango eran los que primero dejaban de cooperar, pues no obtener beneficios es algo a lo que no están acostumbrados.

10 noticias científicas de la semana

Dibujo del momento de la fusión de los dos agujeros que produjeron las ondas. Cortesía Ligo

1. Llegaron los datos

No es que no hubieran pasado por acá, es que no había habido forma de detectarlas. Pero el experimento Ligo permitió ‘ver’ por primera vez las ondas gravitaciones previstas por Albert Einstein hace 100 años, unas ondas que surgen tras colosales explosiones como la fusión de agujeros negros. Esto abre la ventana a la observación de fenómenos cuya información solo llega por medio de esas ondas, unas arrugas en el espacio tiempo.

2. Una vieja enfermedad

Deprimido por un neandertal. Sí. Se sabe por análisis previos que entre 1,5 y 4% del genoma humano proviene de los neandertales. Al estudiar cuáles serían las incidencias se encontró que los genes que aportaron esos ancestros contribuyen a desarrollar depresión, problemas de la piel y de la sangre. El estudio apareció en Science.

3. Sin visa para Europa

La Nasa anunció que una misión hacia la luna Europa de Júpiter, donde debe existir un gran océano subterráneo, no será verdad antes de finales de los años 20. ¿La razón? Escasea el dinero. Y mientras para este año hay 175 millones de dólares en el presupuesto asignado, para 2017 apenas 49,6. Con ese dinero, no se va a ningún Pereira, aunque podrá continuar el desarrollo de la misión.

4. Los caballos los prefieren alegres

Los caballos saben leer las emociones de las personas si están furiosas o no, de acuerdo con un artículo aparecido en Biology letters. El estudio se hizo con 28 caballos a los cuales se les mostraban fotos de personas iracundas o contentas. Cuando veían las primeras, miraba con el ojo izquierdo, asociado al procesamiento de amenazas. También aumentaba su frecuencia cardíaca.

5. Un largo calentamiento

El cambio climático continuará por uno o dos siglos más si se cortan las emisiones de gases de invernadero. Un nuevo estudio reveló que no es así: que en verdad se mantendrá durante milenios, unos 10, si prosiguen las emisiones crecientes en las próximas tres centurias. Hoy las proyecciones climáticas son a corto plazo. Esta mirada permite alertar sobre lo que podrá suceder en una ventana más grande. El estudio apareció en Nature Climate Change.

6. Entre lobos… no se entienden

Las distintas especies de los cánidos manejan su propio dialecto, según un estudio que analizó los aullidos, conocidas vocalizaciones de estos animales. Se estudiaron 2.000 aullidos de 21 tipos de cánidos, de los perros a los coyotes y subespecies de lobos encontrándose que cada una maneja su ‘forma de hablar’. La investigación apareció en Behavioural Processes.

7. También las estaba jalando

Cientos de galaxias cercanas que habían permanecido ocultas fueron estudiadas por primera vez, aportando luces sobre una misteriosa anomalía gravitacional: el Gran Atractor. Se hallan a unos 250 millones de años luz, pero habían permanecido ocultas por la luz de nuestra galaxia. Este hallazgo ayudaría a conocer más del Gran Atractor, esa estructura hacia la cual son jaladas cientos de miles de galaxias, incluida la nuestra. El artículo apareció en Astronomical Journal.

8. Miedo a quedar sin aire

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (Epoc) es común por el cigarrillo y por efectos de la contaminación. Un estudio reveló que en pacientes con esa condición la materia gris es menor en áreas del cerebro relacionadas con la falta de respiración, el miedo y la sensibilidad al dolor. Los niveles de degeneración de esas áreas cerebrales se impactaban por la duración de le enfermedad. Los individuos muestran más temor de falta de respiración y del ejercicio físico que puede afectar su condición. El artículo apareció en Chest.

9. La sopa universal

Al hacer colisionar átomos de plomo en el colisionador de partículas del CERN, científicos recrearon la sopa primordial del universo en miniatura, caldo llamado también el plasma quark-muón. Esa sopa se dio en las primeras billonésimas de segundo luego del Big Bang y su receta se basaba en quarks y muones. El desarrollo se presentó en Physical Review Letters. El logro permitió medir las características de ese plasma.

10. Genes dependen de los nutrientes

Los genes inciden en los alimentos que ingerimos al influir en el metabolismo, esas reacciones químicas necesarias para mantener las células, que funciona en dos sentidos: descomponer las moléculas para proveer energía al cuerpo y la producción de todos los compuestos necesitados por las células. Pero un estudio en Nature Microbiology demostró que lo contrario también es verdad: nuestros genes son afectados por el tipo de nutrientes a los que tienen acceso.

3 + 4 = 9 dice el perro

Foto Donaldo Zuluaga

Dos más dos son cuatro diría el lobo, pero el perro no estaría tan seguro.

Sí, la capacidad de considerar mentalmente cantidades es un valioso recurso para las especies sociales, una habilidad importante en la búsqueda de alimento o para determinar si un grupo oponente sobre pasa al suyo en número.

Así, científicos del Messerli Research Institute en el Vetmeduni Vienna estudiaron si los perros podían discriminar entre diferentes cantidades y descubrieron que los lobos se desempeñan mejor. Tal vez aquellos perdieron con la domesticación esa capacidad.

La investigación fue publicada en Frontiers in Psychology.

No solo las personas, también hay animales que discriminan bien entre cantidades. Los leones, las hienas y los chimpancés, para citar tres ejemplos. Solo se acercan a un grupo de atacantes si su grupo sobrepasa al de los intrusos. Utilizan información numérica para hacer decisiones sobre su vida social.

Ya en 2012, Friederike Range y Zsofia Virányi del Messerli Research Institute en University of Veterinary Medicine Vienna demostraron que los lobos eran capaces de discriminar diferentes cantidades de alimentos. En el estudio actual evaluaron si los perros tenían esa competencia.

Evaluaron 13 perros presentándoles pedazos de queso. Eran colocados secuencialmente en dos tubos opacos, uno a la izquierda y el otro a la derecha. Eventualmente los perros tenían que decidir cuál tubo contenía más queso que el otro y presionando el dispositivo correcto obtenían su recompensa del tubo. Los perros no veían cuando la persona colocaba el queso, lo que elimina la influencia humana en su decisión.

A ellos se les mostraban los pedazos secuencialmente, excluyendo la posibilidad de que decidieran por factores como el volumen total. Tenían que representarse mentalmente el número de pedazos en el tubo.

El análisis de los resultados mostró que los perros son incapaces de discriminar entre comparaciones difíciles como 2 pedazos de comida versus 3 o 3 versus 4. Los lobos, al contrario, se desempeñaron mejor.

Los perros son buenos distinguiendo las cantidades de comida cuando las pueden ver por completo, lo cual no requiere representación mental.

Para los investigadores tratan de discernir si el desempeño se debe a dificultades en el procesamiento de número o a que perdieron esa capacidad por la domesticación.

Y esta podría ser una buena explicación: los perros domésticos no tienen que buscar alimento: se los proporcionan las personas.

Ciencia de la buena: Mis 10 noticias científicas de la semana (11-17)

1. Las aves conocen bien la V

En la Universidad de Londres científicos parecen haber resuelto una vieja pregunta de la humanidad: ¿por qué las bandadas de aves vuelan en V? Las aves ganan impulso del ave que va adelante manteniéndose cerca de su ala. Las aves además sincronizan el aleteo, demostró la investigación publicada en Nature. Es decir, sacan provecho del aire que se mueve hacia arriba generado por el que va adelante; si recibieran el aire que va para abajo, descenderían. El ritmo cardíaco, además disminuye. Naturaleza sabia.

2. Hay reinas tan represivas

En las colonias de muchas hormigas, abejas y avispas las reinas son las únicas hembras que se reproducen. Su privilegio es guardado mediante control químico: feromonas que emiten que vuelven infértiles las obreras. Estas sustancias han evolucionado a partir de otras que… alentaban la reproducción. Esta semana científicos agregaron nuevos insectos sociales que utilizan la ‘represión’ química: la hormiga del desierto, el abejorro Bombus terrestris y la avispa común Vespula vulgaris. Una práctica muy común. El estudio apareció en Science.

3. El Helicobacter pylori, el cáncer y Colombia

Un estudio en dos poblaciones colombianas, Túquerres en las montañas y Tumaco en el mar, la primera de población amerindia, la segunda de ascendencia africana permitió detectar la incidencia del Helicobacter pylori en el cáncer. Este bicho por lo general no ocasiona más que inflamación, pero la población de Túquerres tiene alta prevalencia de cáncer gástrico. Se encontró que la cepa de origen europeo, que portan los de Túquerres causa más cáncer que la africana de los de Tumaco. El estudio apareció en PNAS.

4. Borracheras mortales

El alcohol fue la causa de muerte de casi 80.000 personas en 16 países de Norte y Latinoamérica reveló un estudio de la Organización Panamericana de la Salud en el journal Adiction. Las enfermedades hepáticas fueron la principal causa, pero para los investigadores es apenas la punta del iceberg, pues detrás hay otra serie de condiciones ligadas al abuso del alcohol como suicidio, tuberculosis, enfermedad cardíaca, derrames, epilepsia y otras.

5. Póngale pesas a la diabetes

Se había insinuado ya hace unos años, pero ahora un estudio aparecido esta semana en Plos Medicine lo refuerza: para disminuir el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 no solo el ejercicio es recomendable sino que levantar pesas también ayuda. Si es una combinación, mejor. Este hallazgo no se había reportado para mujeres. El efecto mayor se halló en mujeres que hacían 2,5 horas de levantamiento de pesas a la semana.

6. Los planetas de M67

A unos 2.500 años luz, en el cúmulo estelar Messier 67 (M67) astrónomos que usaron el instrumento Harps del telescopio de 3,6 metros en La Silla (Chile) detectaron por primera vez 3 planetas en una de esas estructuras. Esta tiene unas 500 estrellas. Lo más llamativo es que uno de los planetas gira alrededor de una estrella que parece el alma gemela del Sol. Todos son planetas grandes que giran cerca a sus estrellas por lo que es imposible que tengan vida.

7. Los árboles viejos merecen vivir

Eran considerados por muchos como basura y debían ser remplazados por jóvenes que trabajaran mejor. Pero no. Ahora una investigación amplia publicada en Nature sugiere que los árboles viejos no dejan de almacenar CO2 sino que por el contrario se mantienen creciendo a una tasa muy alta. Para el estudio se analizaron 600.000 árboles de 403 especies. Con esto podría echársele tierra a esa vieja creencia de que los árboles viejos deben ser cortados.

8. La historia del perro

Los perros y los lobos descienden de un ancestro común entre hace 9.000 y 34.00 años, antes de que los humanos establecieran las sociedades agrícolas de acuerdo con un análisis de genomas publicado en Plos Genetics y que muestra además que los perros están más relacionados entre sí que los lobos independiente del origen geográfico. Esto sugiere que la parte de la superposición genética observada en algunos perros modernos y lobos es el resultado de una mezcla luego de la domesticación del perro, no una línea directa de descendencia. Un artículo que generará polémica.

9. Exceso de velocidad

Más rápido que el cerebro humano. Pensaría uno que ver una docena de fotos en una fracción de segundo es imposible. Pero un grupo de neurocientíficos del MIT descubrió que el cerebro puede procesar imágenes completas que los ojos ven por tan solo 13 milisegundos, primera evidencia de tal velocidad de procesamiento. Esa velocidad es más rápida que los 100 milisegundos que sugerían estudios previos. El hallazgo fue publicado en el jorunal Attention, Perception and Psychophysics.

10. Apenas 1.000 dólares

La firma Illumina anunció que se convirtió en la primera firma que logra la secuenciación de un genoma por solo US$1.000 dólares, una suma que se había sugerido hace años como barrera mítica para la generalización de esta clase de procedimientos. El nuevo sistema, HISeq X Ten, que comprende 10 secuenciadores, lo ha logrado. Puede secuenciar 5 genomas por día y 16 en 3 días. La empresa está vendiendo solo pedidos de a 10 equipos a un costo inicial de US$10 millones. ¿Una revolución en macha?