La famosa que se mató al caer de 13 metros

Restos de Lucy. Foto J. Kappelman

Restos de Lucy. Foto J. Kappelman

Lucy, la famosa Australopithecus afarensis, cuyos restos muy completos fueron hallados en 1974 en Etiopía y que dieron origen a la especie, un ancestro de los humanos que vivió hace cerca de 3.180.000 años, acaba de contar otra historia. La historia de su muerte.

De ella se ha especulado si pasaba su tiempo en los árboles o ya andaba sobre tierra. Y tal eso fue lo que la mató.

Un estudio publicado en Nature sugiere que Lucy murió… al caer de un árbol. Sus heridas fueron mortales, dice John Kappelman, antropólogo de la Universidad de Texas y autor principal del estudio.

Junto a Richard Ketcham escanearon mediante tomografía computarizada ese 40 % del cuerpo que quedó preservado para la historia, creando un archivo digital con más de 35.000 diapositivas.

Lucy es preciosa. Solo hay una y uno quisiera estudiarla tanto como sea posible”, dijo Ketcham. La TC no es destructora, de modo que puede verse lo que hay adentro, los detalles internos y la disposición de los huesos.

Al estudiarla, Kappelman advirtió una situación inusual: la punta del húmero derecho estaba fracturada de una forma no vista en fósiles, preservando una serie de roturas precisas, claras con fragmentos pequeños y astillas aún en su sitio.

Esta fractura se da cuando la mano golpea la tierra en la caída, impactando los elementos del hombro uno contra otro creando una señal única en el húmero”, explicó. Se basó además en la opinión de Stephen Pearce, cirujano ortopédico.

Para este médico, “la lesión es consistente con una fractura de 4 partes, provocada por una caída de una altura considerable, cuando la víctima consciente estiró el brazo en un intento por frenar la caída”.

También se aprecian fracturas aunque menos serias del hombro izquierdo, y también se ve en el tobillo derecho, la rodilla izquierda, la pelvis y la primera costilla, una marca de trauma severo, consistentes todas con una caída.

Los investigadores concluyeron que ocurrieron perimortem, o cerca de la muerte.

Pudo caer de una altura de más de 13 metros, golpeando el piso a más de 55 kilómetros por hora, deducción realizada al comparar con lesiones de chimpancés.

Lucy pudo caer sobre sus pies y luego sobre sus brazos. Murió rápido.

Otro avance para personas tetrapléjicas

Un poco de movimiento, solo un poco hace la diferencia cuando una persona está tetrapléjica.

En una cirugía única médicos restauraron parte del movimiento de mano y brazo de pacientes inmovilizados por lesiones de la médula, reportó un estudio.

Como en los cambiavías del ferrocarril, la técnica se basó en redirigir los nervios periféricos conectando los sanos a los lesionados. En resumen, la nueva red reintroduce la conversación entre el cerebro y los músculos que permiten que de nuevo los pacientes puedan desarrollar algunas tareas que les brindan más independencia, como alimentarse por sí mismos o escribir.

Los investigadores evaluaron los resultados de las cirugías de esa transferencia de nervios en 9 pacientes cuadripléjicos. Cada uno de ellos reportó mejoría en la función de la mano y el brazo.

El estudio apareció en Plastic and Reconstructive Surgery.

Para Ida Fox, cabeza del estudio, “físicamente la transferencia de nervios ofrece mejoría en la función de mano y brazo, pero psicológicamente esos pequeños pasos son grandes para la calidad de vida paciente. Uno de los pacientes me dijo que había sido capaz de coger un espagueti que cayó sobre su pecho. Antes de la cirugía no podía mover sus dedos. Eso es mucho para él”.

Un grupo de nervios forman la médula que es la torre de control del cuerpo comunicando al cerebro las actividades físicas, grandes y pequeñas. La médula cervical en el cuello se compone de 7 vértebras, de la C1 a la C7.

La meta de muchos médicos es restaurar el movimiento completo de personas cuadripléjicas, la mitad de ellas con lesiones de médula en el cuello, pero hasta que se halle una cura, el proceso de volver a ganar independencia en tareas rutinarias es importante.

Moviendo las manos con la mente

Foto Wikipedia

La mente todo lo puede… un viejo dicho que en muchos casos es verdad. Y eso lo acaban de demostrar en Austria, donde 3 hombres se convirtieron en los primeros en recibir una reconstrucción biónica que les permite usar una mano prostética controlada por su mente.

El avance fue divulgado en The Lancet.

Desarrollada por el profesor Oskar Aszmann, de la Universidad de Viena, la técnica combina una transferencia selectiva de nervios y músculos, amputación electiva y remplazo con una prótesis robótica avanzada, con sensores que responden a los impulsos eléctricos en los músculos.

Tras una rehabilitación integral, la técnica restauró en grado alto la funcionalidad en los tres hombres, ayudándoles en su vida diaria.

Sufrían de una avulsión (desgarramiento) del plexus braquial, una amputación interna, que separa de manera irreversible la mano del control neuronal. Las cirugías para el caso son duras y poco efectivas. El avance del profesor Aszmann fue crear y extraer señales neurales mediante transferencia de nervios amplificada por el trasplante muscular, señales que fueron decodificadas en una sólida función mecatrónica de la mano.

Las lesiones del plexo braquial ocurren por traumas en accidentes o en deportes de choque como el fútbol americano. Se presentan cuando los nervios (una red de nervios que se originan en la región del cuello y se desparraman para formar los nervios que controlan el movimiento y la sensación en las extremidades superiores, incluyendo hombros, brazo y mano) se lesionan.

Antes de la amputación, los 3 pacientes pasaron 9 meses de entrenamiento cognitivo, para entrenar sus músculos y usar las señales eléctricas para controlar una mano virtual.

Tres meses después la prótesis robótica les dio mejor movimiento en sus manos, más calidad de vida y menos dolor. Y pro primera vez en mucho tiempo podían coger un cuchillo, tomar un balón, usar una llave,

Para el profesor no hay impedimento para que su desarrollo sea practicado en cualquier centro médico con recursos y experiencia suficientes.

Revierten parálisis en micos

Si se rompió la comunicación entre el cerebro y la mano ¿cómo restablecerla?

El sueño de toda persona paralizada, volver a mover sus miembros, podría estar un paso más cerca.

Científicos presentaron en Nature una manera de recuperar el movimiento restableciendo las conexiones rotas tras una lesión en la columna. El procedimiento resultó exitoso en simios.

Los científicos implantaron electrodos en un centro de control del movimiento en el cerebro, conectándolos con electrodos unidos a los músculos del brazo.

El avance se vale de dos logros de los últimos años: las prótesis desarrolladas para que una persona pueda controlar con la mente el cursor de un computador o manipular un brazo robótico, implantes aún en experimentación; y las prótesis que se valen del movimiento residual del hombro para estimular los músculos del brazo permitiendo asir objetos con la mano.

En el nuevo desarrollo, Lee Miller, de Northwestern University Feinberg School of Medicine en Chicago, Illinois, y colegas, implantaron redes de electrodos en la corteza motriz primaria de dos simios. Es la región cerebral que imparte órdenes de movimiento a los músculos del cuerpo, permitiéndoles registrar la actividad de cerca de 100 neuronas en ese punto.

En otra cirugía, se implantaron hasta 5 electrodos en tres músculos del brazo usados para agarrar objetos con la mano. Al grabar simultáneamente los electrodos en cerebro y músculos cuando los monos cogían objetos, se desarrollaron algoritmos computarizados de descodificación que predecían cómo las señales del cerebro se traducían en actividad eléctrica en cada uno de los tres músculos. Luego se esperaba demostrar que los algoritmos podían interpretar órdenes del cerebro en un mico paralizado y entregar el estímulo adecuado a los músculos para provocar el movimiento deseado.

Para eso, inyectaron una droga que bloquea los nervios para paralizar temporalmente una mano y el brazo de los simios. Estos no podían hacer una tarea simple ya aprendida, coger una pelota y meterla por un tubo para obtener un jugo como recompensa. Cuando se encendió la neuroprótesis, lo pudieron hacer con éxito el 80% de las veces.

Se espera que funcione en humanos. No hay impedimentos técnicos para hacer ensayos, pero recibir la aprobación y reclutar voluntarios tardará unos años, dijo Miller.

De todas maneras, la parálisis inducida en los simios no es idéntica a la que sufre una persona paralizada de verdad, que exige activar muchos músculos más. Es la duda que tendrá que ser resuelta en los ensayos.

Dibujo cortesía Nature

Las manos deciden lo que usted elige

Si usted pide ravioles en un restaurante, carne asada, pescado apanado, cerdo en salsa, unos espaguetis o un gustoso cheesecake depende de algo que usted no ha considerado: qué mano usa.

Sí. Una serie de estudios del psicólogo Daniel Casasanto sugiere que una cosa puede moldear su elección: el lado en el menú en el que aparezcan las diversas opciones.

Casasanto y su grupo demostraron que para los zurdos, el lado izquierdo de cualquier espacio les denota cualidades positivas como inteligencia, agradabilidad, dulzura. Para los derechos, el lado derecho de cualquier espacio denota las mismas calidades.

En los experimentos, cuando a los participantes se les pedía elegir una opción de productos casi idénticos en unas hojas, los derechos eran más dados a elegir los del lado derecho y los zurdos los del izquierdo.

Así mismo, cuando se les pedía encerrar en un círculo en una hoja las características más atractivas o menos honestas, elegían de la misma manera: las más positivas para los zurdos estaban en el lado izquierdo y para los derechos en ese lado.

Del mismo modo, cuando se les pidió elegir aplicantes a un trabajo de hojas de vida dispuestas al azar, los zurdos escogían más los del lado izquierdo y los derechos los del derecho.

Esa especifidad, sin embargo, es moldeable: cuando se les pedía a los participantes usar la mano no dominante, tendían a escoger las opciones dadas en ese lado.

(Fuente base: Scientific American)

Tras un derrame, videojuegos son útiles

No es que haya perdido la cabeza. Tampoco son problemas de la edad. ¿Se imagina al abuelo entusiasmado con la consola de videojuegos?

La próxima generación de jugadores serán aquellos que requieran recuperarse de un derrame. Sí, los videojuegos no son solo apra los niños y jóvenes.

Un estudio publicado en el journal Neuroengineering and Rehabilitation, publicación de acceso público de BioMed Central, muestra que los juegos pueden acelerar la velocidad de recuperación de la parálisis luego de un derrame.

No es sencillo para esa clase de víctimas recuperar el movimiento de brazo y mano y 80-90% de quienes los sufren aún tienen problemas seis meses después del accidente.

Científicos analizaron un grupo de personas que tenían limitaciones en el uso de un brazo tras un derrame y encontraron que las simulaciones de computador y las técnicas avanzadas de la industria fílmica para producir acciones en computador, podrían restaurar la función perdida.

Parece claro: las rutinas actuales de entrenamiento se concentran en ganar el movimiento del brazo y la mano por separado, mientras que los juegos computarizados y el entrenamiento robótico usados en el ensayo intentaban mejorar la función de ambos al mismo tiempo. Para mejorar la coordinación mano-brazo, la precisión y la velocidad se emplearon los juegos Plasma Pong y Hammer Task; las simulaciones de Piano Virtual y Hummingbird Hunt ayudaron a devolver la precisión de agarre y el movimiento individual de los dedos.

Luego de un entrenamiento de dos a tres horas diarias por ocho días, todos los pacientes presentaron mayor control de mano y brazo. Tenían además mayor estabilidad del miembro afectado y mayor suavidad y eficiencia en el movimiento.

El análisis kinemático mostró que también habían mejorado el control sobre sus dedos y eran más rápidos en todas las pruebas de control.

En contraste, el brazo no afectado y los brazos de jugadores de control que tenían funcionamiento normal de la extremidad, no mostraron mejoría alguna.

“Los pacientes que jugaron estos juegos mostraron un mejoramiento promedio de sus marcadores clínicos de 20-22% en ocho días”, dijo Alma Merians, miembro del equipo investigador.

A jugar se dijo.

Qué cosas tan curiosas

Uñas y cáncer. Las uñas de los pies podrían ser muy útiles para… ¡evaluar el riesgo de cáncer de pulmón! Bueno, al menos en fumadores. Esto, gracias a los niveles de nicotina que se acumulan en las uñas de bajo crecimiento. Un análisis de pedazos de uña de 850 personas durante 12 años reveló que aquellas con los más altos niveles de nicotina en sus uñas eran 3,5 veces más probable de tener un diagnóstico de cáncer de pulmón que aquellos con niveles bajos, según un estudio en el American Journal of Epidemiology. Más que curioso.

Caja negra. Una caja negra la tienen todos los aviones. Pero… ¿y las naves espaciales? Buen punto. Por eso se acaba de diseñar una, que fue probada a bordo del módulo japonés de carga HTV2. Tras desligarse de la Estación Espacial Internacional, el módulo se desintegró y la caja negra fue expulsada. Cayó en algún punto del océano Pacífico entre Chile y Nueva Zelanda. Sobrevivió el reingreso a la atmósfera, por lo que los técnicos se mostraron muy esperanzados en este útil dispositivo.

Cuando el trasbordador Columbia se desintegró tras reingresar a la atmósfera, de los cerca de 700 sensores se pudo saber que por un resquebrajamiento ingresó plasma a una ala, derritiéndose luego y produciendo el desastre en el que murieron 7 tripulantes.

La caja negra inventada, REBR, suministrará todos los datos de las naves. No será recuperada del océano. No. Cuando caiga, transmitirá toda la información a la red de satélites de comunicación Iridium. Curioso.

Temor a las alturas. Si usted padece acrofobia, el temor a las alturas, una fobia tan sentida que la persona no es capaz ni de pararse en una simple silla, podría tener una ayuda a la mano.

Una dosis adicional de la hormona del estrés podría serle muy útil, al menos en palabras de Dominique Quervain, de la Universidad de Basilea en Suiza.

Es común que personas con alguna fobia sean tratadas exponiéndolas a lo que les causa el temor. La idea es que si se aprendió una fobia, se puede reducir su intensidad aprendiendo que no hay nada que temer.

Una nota en New Scientist indica que experimentos con animales sugieren que cortisola, una hormona humana en respuesta al estrés, ayuda a aumentar ese aprendizaje. Y para examinar si era útil, Quervain se las suministró a 40 personas con acrofobia antes de someterlos a un programa de desensibilización de situaciones vertiginosas crecientes exhibidas mediante un dispositivo virtual.

A los tres días de dada la dosis, esas personas sintieron mucho menos miedo de alturas virtuales y reales medido por cuestionario y exámenes de conductancia en la piel. La diferencia se mantenía al mes. El estudio fue publicado en proceedings of the National Academy of Sciences. Bien curioso.

Viento y montañas. Una razón más para no subestimar el viento. Sabido es que destruye todo lo que encuentra a su paso cuando adquiere altísima velocidad. Seca y reseca, también. Bueno: el viento no deja crecer las montañas. Un estudio de la Universidad de Arizona en Asia Central en la cuenca Qaidam, reveló que allí debería haber una montaña, pero lo que hay son pilas de arena. “Nadie había pensado que esto fuera posible”, dijo el profesor Kapp, vinculado a la investigación. Eso no está en los textos, en donde los ríos y los glaciares figuran como las fuerzas que moldean las montañas en términos de quebrar el material que las compone.

El cerebro manda la mano

Qué curioso: cuando realizamos una tarea sencilla, como oprimir un botón, o alcanzar una taza de café, el cerebro corre para decidir si será la mano izquierda o la derecha la que ejecute la acción. Pero es más probable que la mano izquierda gane si cierta región del cerebro recibe estimulación magnética, según una investigación de la Universidad de California en Berkeley.

El hemisferio izquierdo del cerebro controla las habilidades motrices del lado derecho del cuerpo y viceversa. Al estimular la corteza parietal, que desempeña un rol clave en el procesamiento de las relaciones espaciales y la plantación del movimiento, las neuronas que gobiernan esas habilidades quedaron interrumpidas. El ensayo se hizo con 33 voluntarios derechos, a los que se les aplicó una estimulación transcraneal en la región de la corteza parietal posterior y comenzaron a usar más la mano izquierda.

Se corre la Tierra

¿Sabía que la superficie de la Tierra se está desplazando hacia el norte unos 0,88 milímetros cada año, debido al rebote de post-glacial? El rebote es la respuesta de la superficie terrestre al retroceso de los glaciares y la resultante pérdida de peso. Para Xiaoping Wu, del Jet Propulsión Laboratory de la Nasa en Pasadera, el cambio se debe al derretimiento de la capa helada Laurentida, que cubría la mayor parte de Canadá y y parte del norte de Estados Unidos en la pasada edad de hielo. El estudio fue publicado en Nature Geoscience.