Sobrepeso puede llevar al… cáncer

La costumbre de hacer ejercicio es benéfica para la salud. Foto Wikipedia

La costumbre de hacer ejercicio es benéfica para la salud. Foto Wikipedia

No hay nada que hacer. Por desconocimiento, pereza u otra condición fisiológica, aparece una condición, la obesidad. Bien sabido esto, pero un nuevo estudio reafirma que está vinculada con 8 tipos de cáncer.

Una razón más para hacer ejercicio y mantenerse sanos.

Esa condición está relacionada con los cánceres de estómago, hígado, páncreas, ovario, meningioma (cerebral), tiroides, vesícula biliar y mieloma sanguíneo múltiple.

Al limitar la ganancia de peso en el curso de las décadas podría ayudar a reducir ese riesgo según los datos surgidos de una revisión de más de 1.000 investigaciones sobre el exceso de peso y el cáncer, revisión publicada en The New England Journal of Medicine.

Esta carga de cáncer debido al sobre peso y la obesidad es más extensa de lo que se asumía”, en palabras de Graham Colditz, experto en prevención del cáncer en Washington University.

Varios de los nuevos cánceres vinculados al exceso de peso no han estado en el radar de quienes tienen ese componente de peso”.

En el planeta cerca de 640 millones de adultos y 110 millones de niños son obesos y sobre ellos debería recaer la acción para disminuir el riesgo.

Valga indicar que en 2002 el grupo de expertos había encontrado suficiente evidencia que liga la obesidad con el mayor riesgo de cánceres de colon, esófago, riñón, pecho y útero.

A mayor Índice de Masa Corporal, mayor riesgo, que se puede reducir con estilos de vida saludables, como una alimentación adecuada, ejercitarse, no fumar y mantener el peso recomendado.

Y como es difícil para muchas personas bajar de peso, al menos no ganar más, según los investigadores.

El riesgo es similar para hombres y mujeres y en las distintas regiones del planeta analizadas.

El sobrepeso y la obesidad suponen más riesgo porque el exceso de grasa deriva en superproducción de estrógeno, testosterona e insulina y promueve la inflamación, todo lo cual puede llevar al desarrollo del cáncer.

10 noticias científicas de la semana

Un pez que sale a tierra en isla Mauricio. Foto Georgina Cooke.

Un pez que sale a tierra en isla Mauricio. Foto Georgina Cooke.

1. Peces de tierra firme

No es asunto raro como siempre ha parecido. Los peces evolucionaron varias veces la capacidad de vivir en tierra y no solo en tiempos antiguos según un estudio en el journal Evolution que muestra cómo es un comportamiento común en muchas especies contemporáneas de peces. Se encontró que 33 familias de peces tienen al menos una especie con alguna actividad terrestre, situación que en muchos casos evolucionó de manera independiente. Unos pasan poco tiempo fuera del agua, pero otros horas y hasta días.

2. Camaleón tragón

Es un animal formidable, por donde se le mire, y más allá de su capacidad de cambiar de color. Un nuevo estudio añade otra característica increíble al camaleón: es un gran depredador gracias a una lengua que se mueve con una aceleración de 1500 m/s2 extendiéndose 2 veces el tamaño del lagarto y cogiendo presas hasta un 30 % su peso corporal. Esto gracias a una lengua tan pegajosa con una viscosidad de 400 ve es la saliva humana. Hallazgos presentados en Nature Physics.

3. Un baño plutoniano

La actividad geológica en el planeta enano Plutón, de acuerdo con los datos provistos por la nave New Horizons de la Nasa, sugiere que podría haber un océano aún en estado líquido debajo de la superficie del frío planeta, según un estudio publicado en Geophysical Journal Letters. El estudio se basa en modelos corridos por los autores. Para ellos, de existir el océano, podría estar presente en otros cuerpos del Cinturón de Kuiper.

4. Luz nociva

Un estudio de la American Medical Association mostró los efectos nocivos de la iluminación LED, en particular aquella que alumbra en las calles y que tiene alto contenido de luz azul, perjudicial para la salud con efectos en el sueño entre otros problemas. También puede tener consecuencias en el desarrollo de cáncer, diabetes y enfermedad cardiovascular, como incidir en la obesidad. El efecto es notorio con luz que alcanza los 4.000 K.

5. Ciudades que matan

Los carboneros comunes (Parus major) que viven en áreas urbanas tienen mayor riesgo de morir jóvenes que los que viven afuera de las ciudades encontraron científicos de Lund University en Suecia. Esas aves urbanas tienen telómeros más cortos debido al estrés que les genera el ambiente urbano. El acortamiento está relacionado con la esperanza de vida. El estudio apareció en Biology letters.

6. El más joven

Astrónomos revelaron el hallazgo del planeta más joven conocido, con solo 5 a 10 millones de años de edad, cuando la Tierra tiene 4.500 millones de años. Se encuentra hacia la constelación Escorpión, en una zona de formación de estrellas. Es un poco más grande que Neptuno pero anda muy cerca de su estrella, a la que orbita en 5 días. Se trata del planeta K2-33b, presentado en un artículo en Nature.

7. Corales estresados

Por tercer año consecutivo los corales del planeta están expuestos a temperaturas marinas más elevadas de lo normal, derivando en un blanqueamiento casi general, muy sentido en algunas regiones del Caribe. Aunque el blanqueamiento no es una sentencia de muerte para estos animales en ecosistemas únicos, la persistencia del calentamiento podría serlo para muchos de ellos, dijeron expertos reunidos en un encuentro auspiciado por la National Oceanographic and Atmospheric Administration de Estados Unidos. Para algunos será peor, pues La Niña que podría venir inducirá calor en áreas de las islas nación del Pacífico.

8. Huella de viejas estrellas

Ya murieron pero dejaron su huella: astrónomos detectaron químicos dejados tras las explosiones de supernova de unas de las primeras estrellas que poblaron la Vía Láctea, nuestra galaxia. Encontraron trazos de azufre y fósforo producido por las estrellas de segunda generación esas formadas a partir de la muerte de las primeras estrellas en el universo y que en esencia contenían helio e hidrógeno. El hallazgo provino de una estrella a solo 600 años luz de nosotros, que puede ser visible en un buen par de binoculares. El artículo aparece en Astrophysical Journal Letters.

9. Tumor educativo

En un llamativo estudio observacional, científicos relacionaron un mayor nivel educativo (3 años de universidad) con el desarrollo de tumores cerebrales, gliomas. En los hombres el riesgo era 19 % mayor y en las mujeres 26 %. También se presentan más casos de meningioma, un turno generalmente no maligno en la meninge. El estudio fue publicado en el Journal of Epidemiology & Community Health y no establece una relación causa-efecto pues ese no era el objetivo, pero los hallazgos parecen muy consistentes.

10. Oxígeno pero muy lejos

Con el AtacamaLarge Millimeter/submillimeter Array (Alma) en los Andes chilenos, astrónomos detectaron una señal evidente de la presencia de oxígeno a 13.100 millones de años luz, el más lejano detectado, en la infancia del universo. Se halló en una galaxia, SXDF-NB1006-2 hallada en 2012. Está ionizado por estrellas jóvenes. Un hallazgo para avanzar en el estudio de la formación inicial de estrellas y la llamada era de reionización del universo primigenio. El descubrimiento apareció en Science.

Estudiar mucho… ¿da cáncer?

Foto Wikipedia commons

Foto Wikipedia commons

Estudiar mucho mejora las perspectivas laborales, también cansa en un momento dado y puede… provocarle cáncer.

Un estudio publicado en el Journal of Epidemiology & Community Health sugiere que quienes han estudiado en una universidad al menos 3 años tienen mayor riesgo de desarrollar tumor cerebral.

Se trata de un estudio longitudinal que incluyó más de 4,3 millones de suecos nacidos entre 1911 y 1961 y que vivían en Suecia hacia 1991.

En particular, eran más comunes los gliomas entre las personas que habían estudiado esos años o más frente a quienes no habían ido a la universidad.

Fueron monitoreados entre 1993 y 2010 para ver si habían desarrollado un tumor primario, mientras que la información acerca del logro educativo, los ingresos, el estado civil y la ocupación se obtuvo de datos nacionales del censo y el mercado laboral entre otros.

Durante el período monitoreado, 1,1 millón murieron y más de 48.000 emigraron, pero 5.735 hombres y 7.101 mujeres desarrollaron un tumor cerebral.

Los hombres con aquel nivel educativo mínimo tenían 19% más riesgo de desarrollar un glioma, un tipo de tumor canceroso que surge en las células gliales que rodean las neuronas, que aquellos que no habían pasado de la educación secundaria.

Entre las mujeres el riesgo era 23 % mayor para glioma y 16 % más alto para meningioma, un tipo de tumor cerebral no canceroso por lo general que aparece en las capas que protegen el cerebro y la médula.

Al analizar las diferentes variables, se encontró que la ocupación afectaban tanto a hombres como a mujeres: comparados con aquellos en roles manuales, los roles de dirección se asociaban con un 20 % de más riesgo de glioma en hombres en hombres, del 26 % en las mujeres.

Los hombres solteros tenían un menor riesgo de glioma, pero mayor de meningioma.

El estudio, valga aclarar, fue observacional por lo que no se pueden tener conclusiones firmes acerca de causa-efecto, así los hallazgos sean consistentes.