Ciencia curiosa, curiosidades de la ciencia

Rumbo a Plutón. La sonda Nuevos Horizontes se dirige hacia Plutón, el degradado planeta, hoy convertido en planeta enano. La nave ha entrado en sueño profundo. Una especie de coma inducido. Es que uno de los secretos para deducir los costos de la prolongada misión es contar con un equipo pequeño y ahorrar. Los sistemas que ahora son innecesarios fueron apagados. Unos 9 de los 12 meses del año se mantienen asó. Los despiertan dos veces al año. La más prolongada en el verano del norte, cuando permanece despierta toda la anve unas 10 semanas para examinar y recalibrar los instrumentos, algunas veces para mejorar un software de a bordo. La sonda acaba de ser despertada y se mantendrá así hasta que vuelva a acostarse, por llamarlo así, a comienzos de julio, cuando comenzará a hibernar hasta el próximo año. La nave ha viajado 3.286 millones de kilómetros y avanza a 56.400 kilómetros por hora. Bien curioso.

Gatos viajeros. Paquetes de luz que semejan el hipotético gato de Schrödinger –que existe en dos estados a la vez, muerto y vivo- fueron teleportados con éxito de un lugar a otro. El movimiento de un estado cuántico fue alcanzado por un grupo de científicos de Australia y Japón y podría ser útil para enviar algún día información cuántica con rapidez y seguridad, como se reportó en Science. Curioso.

Vidrio metálico. Robert Ritchie, profesor de ciencia de los materiales en la Universidad de California en Berkeley, creó un vidrio metálico, un material que él cree es el más duro a la fecha. En su laboratorio, él y sus estudiantes intentaron quebrarlo. Podría ser empelado en puentes y aviones, dijo un comunicado de la universidad. Curioso.

El Parkinson. Científicos han sospechado que la exposición a los virus y otros factores medioambientales pueden activar los síntomas asociados con enfermedades como el Parkinson, pero cómo esa exposición destruye ciertas áreas del cerebro ha sido un misterio. Ahora científicos publicaron en Nature Neuroscience que un punto en la base del cerebro que es esencial para la ejecución de movimientos suaves y coordinados puede ser selectivamente alterado por la respuesta del sistema inmune. Curioso.

El meteoro que deslumbró a nuestros ancestros

Nos sorprendemos todos cuando vemos algo raro en el firmamento. ¿Se acuerdan de los recientes meteoros sobre dos regiones colombianas? De todo se dijo. Y con una gran ignorancia.

Hace unos pocos miles de años –no se ha precisado aún- un objeto rasgó el cielo africano y cayó cerca de lo que hoy es el borde entre Egipto y Sudán, en pleno desierto del Sahara.

Es muy probable que, dado su tamaño, hubiese sido observado por primitivos humanos. ¿Qué habrán pensado?

El cráter que dejó sólo fue hallado. En 2008, el minerólogo Vincenzo De Micheli, del Museo de Historia Natural de Milán, que buscaba rasgos naturales en el planeta utilizando Google Earth, lo detectó.

Se puso en contacto con el astrofísico Mario Di Martino, del Instituto Nacional de Astrofísica, que junto a Luigi Folco del Museo de la Antártica en Siena, organizaron la expedición.

El meteoro pudo alcanzar la superficie a una velocidad de 12.000 kilómetros por hora, medía 1,3 metros y pesaba una tonelada: era de hierro.

Calculan los científicos que pudo ser observado hasta a 1.000 kilómetros de distancia, como una bola de fuego que caía. El cráter tiene un tamaño de 16 metros de profundidad y 45 de ancho. Permaneció prácticamente igual hasta ahora.

Los primeros análisis sitúan la frontera del suceso hace 10.000 años, pero podrían ser varios miles menos.

El cráter se fue denominado Kamil, por un promontorio cercano.

Los científicos determinaron que un meteoro metálico de ese tamaño no se desintegra en la atmósfera, sino que explota al chocar con la superficie y produce un cráter. Una información que servirá para establecer el riesgo de pequeños asteroides.

El informe sobre este estudio fue presentado por Alphagalileo, que difunde notas científicas europeas.

¿Qué habrán pensado quienes lo vieron caer?

Foto cortesía L. Folco