Mis 10 noticias científicas de la semana (19-25)

1. La Angelina se las quitó y armó alboroto

Se sorprendió el mundo cuando la actriz Angelina Jolie informó que se había extirpado los dos senos pues se había encontrado que poseía la mutación en el gen BRCA1 que la hacía más propensa a desarrollar cáncer de seno, de lo que murió su madre. Esa mutación también aumenta el riesgo de cáncer de útero. El anuncio puso en el centro del avispero el tema de los tests genéticos para conocer el perfil genético y saber si hay mayor riesgo de desarrollar problemas de salud serios. Y da un impulso a la llamada medicina personalizada.

2. Células madre esperanzadoras y provocadoras

Científicos revelaron en la revista Cell que habían tenido éxito en reprogramar células humanas de la piel llevándolas a su estado embrionario, en este caso no para clonar una persona sino para remediar diferentes pacedimientos: las células en ese estado pueden convertirse en células de cualquier tejido del cuerpo. El logro fue posible con la técnica de transferencia celular, que no había funcionado. Un paso hacia la clonación humana, si bien esa no es la intención. Y hacia remediar muchos problemas de salud. Muchos beneficios, mucha discusión.

3. El Kepler está que saca la mano

Un rodillo esencial para mantener la precisión que requiere en su difícil misión, ha puesto en peligro al telescopio espacial Kepler, el observatorio más exitoso de búsqueda de planetas extrasolares en la zona habitable en 150.000 estrellas en una región del cielo hacia la constelaciones del Cisne y la Lira. El instrumento posee 4 rodillos, uno de ellos de repuesto, pero en julio pasado ya se había averiado uno. Con 2 no puede operar. La Nasa estudia mecanismos para tratar de destrabar el rodillo.

4. El nacimiento de los primates primos

El descubrimiento de dos fósiles en el Rift de África Oriental es la evidencia más antigua de dos grupos de primates, el que hoy incluye los grandes simios y los humanos y el de los monos del Viejo Mundo que incluye macacos y babuinos reveló un estudio en Nature. El análisis reveló que son fósiles de hace 25 millones de años, más antiguos que otros documentados. Los dos fósiles de primates son nuevos para la ciencia.

5. No quepa duda: fuimos nosotros

Un análisis de miles de papers sometidos a revisión en revistas científicas encontró que 97.1% estaba de acuerdo en que el cambio climático se debe a la actividad humana. El estudio contempló el trabajo de casi 29.000 científicos publicado en 11.994 papers académicos. De los más de 4.000 artículos que tomaron alguna posición sobre las causas del cambio climático solo 0,7%, 83 papers, disputaron el consenso científicos de que tiene origen antropogénico, mientras que en 2,2% no está claro. El estudio fue publicado en Environmental Research Letters.

6. Agua bien empacada

Debajo de una mina en Ontario, a 2.400 metros de profundidad se encontraron depósitos de agua que ha estado allí, impoluta, durante más de 2.000 millones de años o la mitad de la edad de la Tierra. Se trata de agua es rica en gases disueltos como hidrógeno, metano e isótopos de gases nobles como helio, neón y xenón. De hecho contiene tanto hidrógeno como el agua alrededor de las venas hidrotermales en el fondo del océano. El agua es de las más antiguas del planeta según el estudio en Nature que indicó que se buscan microorganismos primigenios en ella.

7. La llamada que sube la tensión

Más de 200 nuevos estudios sobre el tema se discutieron en el encuentro de la Sociedad Americana de Hipertensión, encontrándose cosas llamativas. Una de ellas: las llamadas por celular aumentan la tensión arterial. Sí, durante una llamada, la presión sube de 121/77 a 129/82. La sistólica aumenta menos en personas que reciben más de 30 llamadas, una situación que no encuentra explicación por ahora.

8. Einstein ayuda a encontrar planeta

Con un método nuevo de detección, astrónomos encontraron un nuevo planeta a 2.000 años luz. Se trata de identificar tres pequeños efectos que ocurren simultáneamente cuando un planeta orbita una estrella. El primero de esos es un efecto relativístico de la teoría de Einstein que hace que una estrella brille más o menos según sea empujada atrás o adelante por un cuerpo que la orbita, una técnica que predijo Avi Loeb en 2003. Otro de los efectos es el alargamiento de la estrella como un balón, por lo que se ve más brillante cuando tiene esa forma y menos cuando está de canto. Son efectos muy sutiles. El planeta es el Kepler-76b.

9. Terminó la siesta del Sol

Con cuatro explosiones poderosas en 48 horas a comienzos de la semana, el Sol parece despertar del inusual letargo que traía desde más de 1 año. Y el viernes remató con otra, también de la compulsiva mancha solar AR1748. Las explosiones han sido las más potentes del año y se estima que la estrella continuará así en los próximos días y semanas, con lo cual en la Tierra habrá que extremar medidas de protección.

10. Aprenda a nadar que nos inundamos

Los glaciares aparte de Groenlandia y la Antártida perdieron cerca de 260.000 millones de toneladas métricas de hielo cada año de 2003 a 2009, provocando un aumento del nivel del mar de 0,7 milímetros por año, una cantidad exagerada en estos temas. El estudio fue publicado en Science. Los glaciares contribuyeron al aumento del mar tanto como aquellas dos enormes masas de hielo, lo cual se torna preocupante.

Detectan qué hay más allá del Sistema Solar

Lo que había entre estrella y estrella se intuía, pero no se había precisado. La Nasa anunció que el explorador Ibex (Interstellar Boundary Explorer), lanzado en 2008, entregó la visión más completa hasta ahora de lo que hay más allá del Sistema Solar, en el espacio interestelar, lo que ofrece pistas sobre cómo se formó y acerca de las fuerzas que lo moldean.

La sonda, que orbita la Tierra, observó cuatro tipos de átomos: hidrógeno, oxígeno, neón y helio. Son subproductos de estrellas viejas que se dispersaron por toda la galaxia para llenar el vasto espacio interestelar.

Ibex determinó la distribución de esos elementos fuera del Sistema Solar, partículas flotantes cargadas o neutrales que soplan a través de la galaxia, constituyendo lo que se llama viento interestelar.

“Ibex es una misión exploratoria pequeña construida con una inversión modesta”, dijo Barbara Giles, directora de la División de Heliofísica de la Nasa en Washington. pese a ello, los logros son importantes.

En unos reportes aparecidos en el Astrophysicis Journal, los científicos informaron del hallazgo de 74 átomos de oxígeno por cada 20 de neón en el viento interestelar. En nuestro propio Sistema Solar hay 111 átomos de oxígeno por 20 de neón.

“Nuestro Sistema Solar es diferente que el espacio justo afuera, lo que sugiere dos posibilidades: evolucionó en una parte de la galaxia más rica en oxígeno de la que ahora vivimos, o una gran cantidad de oxígeno vital para la vida está atrapado en los granos de polvo o hielo interestelar, incapaz de moverse libre por el espacio”, conceptuó David McComas, principal investigador del proyecto Ibex.

Foto cortesía Nasa