Las palomas aprenden a leer

Foto Wikipedia

Foto Wikipedia

Solo les falta hablar porque… leer ya saben las palomas.

Bueno, no exactamente, pero un estudio reveló que aprenden a distinguir palabras reales de otras que no lo son gracias al procesamiento visual de las combinaciones de letras.

La investigación demuestra que el desempeño de estas aves está a la par con el de los babuinos en este tipo de pruebas complejas. Así, es la primera vez que se identifican capacidades ‘ortográficas’ en una especie no primate.

Las palomas fueron entrenadas para picotear palabras en inglés de cuatro letras cuando aparecían en una pantalla o picotear un símbolo cuando las cuatro letras no dijeran nada, como ursp. Poco a poco se agregaban palabras a las cuatro palomas construyendo vocabularios de 26 a 58 palabras y cerca de 8000 no-palabras.

Para controlar que no memorizaran, introducían palabras que nunca les habían presentado.

Las palomas identificaron correctamente las nuevas palabras a una tasa mucho más allá del azar.

El estudio, de las Universidades de Otago en Nueva Zelanda y la alemana Ruhr, apareció en Proceedings ot the National Academy of Sciences.

7 tipos de cáncer ligados al consumo de alcohol

Foto Pixabay

Foto Pixabay

Beber alcohol no solo puede emborrachar sino tener una consecuencia más desastrosa: desarrollar 1 de 7 tipos de cáncer.

Podrían ser más, pero un meta análisis publicado en Addiction, en el que se revisó la mayor cantidad posible de investigaciones sobre el tema arrojó mayor seguridad frente a esos 7.

Pese al hallazgo no quedó claro si la relación es directa.

Hay evidencia sólida de que el alcohol causa cáncer en 7 sitios del cuerpo y probablemente en otros”, según Jennie Connor, cabeza de la investigación, de la Universidad de Otago en Nueva Zelanda.

La evidencia respalda una asociación causal del consumo de alcohol con el cáncer de orofaringe, laringe, esófago, hígado, colon y recto y de seno en las mujeres.

También hay evidencias crecientes de un vínculo con otros cánceres, como de próstata, páncreas y melanoma, pero la evidencia no es tan sólida hasta ahora para hablar de causa-efecto para esos cánceres.

Para esos 7 cánceres vinculados directamente, estudios previos han hallado que ha una relación de dosis-respuesta, o sea que a más consumo de alcohol más probabilidad de desarrollar esos cánceres.

También, dicen estudios anteriores, el riesgo se reduce cuando se deja de ingerir licor.

El vínculo entre el alcohol y los cánceres de boca y garganta son más fuertes que el de los otros cánceres.

Por ejemplo, según se explicó, beber más de 50 gramos de alcohol al día se asocia con un riesgo 4 a 7 veces mayor de desarrollar cáncer de boca, garganta, esófago en comparación con no beber.

Los gramos de alcohol en una onza de licor puedan variar, hay de 2,4 a 2,8 gramos en una onza de vino pero 1 a 1,2 gramos de alcohol en una de cerveza.

Ingerir la misma cantidad se asocia, por otro lado, con cerca de 1,5 veces más riesgo de cáncer colorrectal, de hígado o seno comparado con no beber.

Hasta ahora no se conoce el mecanismo exacto por el cual el alcohol provoca cáncer. Podría ser incluso diferente dependiendo del sitio del cuerpo donde ocurra. Se cree por ejemplo que un compuesto que se forma cuando se descompone el alcohol tiene que ver con los cánceres de boca, garganta, esófago e hígado. Es el acetaldehído, que en contacto con los tejidos puede alterar el ADN en las células, lo que deriva en cáncer.

En el cáncer de seno, el alcohol puede aumentar los niveles de estrógeno en el cuerpo, una hormona ligada a esta enfermedad.

Una e las limitaciones del estudio es que algunas investigaciones evaluadas se basan en autorreportes de las personas sobre cuánto alcohol ingerían.

Chuparse los dedos no es tan malo

Foto P. Reyna/Flickr

Foto P. Reyna/Flickr

Chupar dedo no tiene nada de malo. Tampoco comer uña. Bueno, al menos no sería malo para los bebés y niños.

Un estudio publicado en Pediatrics sugiere que aquellos que que hacen lo uno o lo otro son menos alérgicos a los ácaros, los perros y gatos, los caballos, la grama y algunos hongos en el aire.

Pero si tienen los dos hábitos… también es menos probable que sean alérgicos.

El estudio fue realizado en Nueva Zelanda en la Escuela de Medicina Dunedin.

Nuestros hallazgos son consistentes con la teoría de higiene de que exponerse pronto al mugre o los gérmenes reduce el riesgo de desarrollar alergias”, explicó Malcoln Sears, en McMaster Unviersity.

Si bien no recomendamos estos hábitos, parece que hay un lado positivo”.

Los científicos investigaban la idea de si hábitos infantiles comunes aumentaban la exposición a microbios, afectando el sistema inmunitario y reduciendo el desarrollo de reacciones alérgicas o sensibilización atópica.

La chupada de dedo y la mordida de uñas fue medida en una cohorte longitudinal de más de 1.000 niños de 5, 7, 9 y 11 años. Y la sensibilización fue medida mediante procedimiento en la piel a los 13 y 32 años de edad.

Se encontró que 31 % de los niños tenían esos hábitos. En los de 13 años, 45 % mostró la sensibilización atópica y entre aquellos con solo un hábito, solo 40 % tenía alergias. Entre los que poseían los 2 hábitos, la cifra era aún menor: 31 %.

La tendencia se mantuvo en la edad adulta, independiente de si se fumaba en casa o se convivía con gatos y perros o si había ácaros en la vivienda.

El estudio no encontró una asociación entre esos hábitos y el desarrollo de asma o al alergia de temporada.

Resumen científico de la semana

La férula en impresión 3D. Cortesía U. Michigan

1. Bebés a salvo con tecnología 3D

Un bebé que ahora tiene 3 años nación con traqueobroncomalacia, que hace que las vías aéreas colapsen periódicamente impidiendo respirar bien. La expectativa de vida es poca, aparte del sufrimiento. Científicos revelaron en Science Translational Medicine que usaron un dispositivo de impresión 3D que permite mantener bien los canales. El niño tiene un futuro promisorio, se evitaron cirugías complicadas, estar conectado a un ventilador y la traqueotomía. El procedimiento fue repetido luego con otros 2 pacientes, cada uno con una impresión de férula 3D personalizada. Un gran avance.

2. Clima amenazante

Una de cada seis especies del planeta enfrentan la extinción debido al cambio climático si las emisiones de carbono continúan al ritmo actual sugiere un estudio en Science, con un mayor riesgo en Suramédica, Australia y Nueva Zelanda donde el encogimiento de los hábitats y las barreras para la migración constituyen un problema adicional. Se halló que 16% de las especies tienen un gran riesgo.

3. Para verte mejor

Un estudio en Corea del Sur ha sido el primero en probar la seguridad de una terapia con células madre embrionarias para detener la progresión de enfermedades degenerativas del ojo. Los pacientes padecían degeneración macular progresiva por la edad y no presentaron efectos laterales, lo que demuestra que es una aproximación segura. El estudio apareció en Stem Cell Reports. Los cuatro pacientes registraron una mejoría visual.

4. Genes que enferman

Con el estudio de los exomas, partes codificantes de los genes, de más de 8.500 personas, científicos están analizando mutaciones naturales que inactivan un gen, con lo cual se determina el riesgo de las personas de padecer cierta enfermedad y se ayuda a desarrollar medicinas eficaces, personalizadas. Un resultado parcial reveló 8 nuevas relaciones entre genes y enfermedad, como un gen relacionado con la diabetes tipo 1, otro con una función pulmonar reducida. El avance fue publicado en Nature Genetics

5. Manual para quebrar nueces

Se sabía que los capuchinos barbados usan piedras para reventar las nueces. Un nuevo estudio en Current Biology va más allá y muestra la habilidad que poseen. No es golpear y listo. No, saben con qué fuerza hacerlo según la forma de la nuez y su consistencia, golpeando con menos fuerza si la caparazón es más débil. Un nivel de destreza no probado antes en micos.

6. Conductas apagadas

Científicos desarrollaron un método no invasivo para activar y desactivar neuronas asociadas con determinada conducta, como el comer vorazmente, lo cual lograron enfocándose en la superficie de dos células receptoras distintas responsables de activar señales químicas específicas que controlan los comportamientos complejos en el cerebro. El estudio apareció en Neuron. Una herramienta para comprender mejor el funcionamiento cerebral.

7. Los pilares en 3D

Una imagen en 3D de los famosos Pilares de la Creación en la nebulosa del Águila, Messier, 16, permitió detectar varios detalles, como un chorro proveniente de una joven estrella. La intensa radiación y el viento estelar de las estrellas más brillantes los han esculpido y harán que se desintegren en unos 3 millones de años según el estudio aparecido en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

8. Un enano sorprendente

Fotografías tomadas por la nave Nuevos Horizontes a 113 millones de kilómetros reveló rasgos de Plutón no conocidos hasta ahora, como aspectos oscuros y brillantes en su superficie que sugieren la existencia de casquetes polares. La nave llegará a ese planeta menor en julio. En las fotos divulgadas por la Nasa también se aprecia la luna mayor de ese sistema, Caronte.

9. Capturando carbono

Un estudio publicado en Nature Communications reveló que el 1% de las especies de plantas de la Amazonia capturan el 50% del carbono. Son unas 200 de 16.000, en su mayoría árboles grandes con diámetro de al menos 70 centímetros. Un estudio que muestra el impacto que podría generarse de perderse esas especies aunque otras podrían asumir el rol.

10. Las 3 nuevas supertierras

A solo 54 años luz en torno a la estrella HD 7924 giran varios planetas reveló un artículo publicado en el Astrophysical Journal. Son 3 planetas, que orbitan muy cerca a la estrella (órbitas de 5, 15 y 24 días) y son considerados supertierras, con masas 7 a 8 veces la terrestre. El descubrimiento es otro aporte de la misión Kepler. Un hallazgo que confirma la existencia de planetas en casi cualquier estrella.

No hay peces a 8.200 metros ¿por qué?

Vida a 7.000 metros de profundidad, cortesía U. Aberdeen

¿Hay peces en el fondo del mar? No. Sí, ninguno. Al menos a más de 8.000 metros de profundidad. Eso es al menos lo que reveló un nuevo estudio de científicos de la Universidad de Aberdeen, que exploraron la vida a grandes profundidades.

A 8.200 metros no encontraron señales de peces. Los peces, lógico, tienen su límite. Así, por ejemplo, no hay tiburones a más de 4.000 metros de profundidad.

No viven tan hondo por las propias limitaciones fisiológicas. La clave está en dos efectos del óxido trimetilamina N (TMAO en inglés) un químico en la célula de los peces que evita que las proteínas colapsen a gran profundidad. Mientras necesitarían más y más TMAO para sobrevivir a gran profundidad, las altas concentraciones del compuesto también derivan en más agua a través de la ósmosis, el proceso por el cual las células regulan su contenido de agua. En las aguas más profundas, altos niveles de TMAO reversan la presión de ósmosis, haciendo que las células cerebrales dejen de funcionar averiándose además las células rojas.

Solo anémonas y bacterias desafían esas profundidades, quizás por un mejor funcionamiento de sus proteínas.

Los investigadores estudiaron la vida hasta los 7.000 metros al norte de Nueva Zelanda, en la fosa de Kermadec, uno de los puntos más profundos de los océanos, en donde capturaron algunos individuos de peces babosos Notoliparis kermadecensis.

Extrapolando los resultados del análisis de los niveles de TMAO en este pez determinaron que a 8.200 metros la ósmosis se reversaría u no podrían vivir.

Por eso los peces no nadan a esa profundidad.

¿Reduce la marihuana el cociente intelectual?

Que sí, que no. Parecemos deshojando una margarita. Que la marihuana hace, daño, que no. Que lo así, que lo hace asá. Y esto lo que pone de presente es la dificultad de difundir la ciencia al tenerse que presentar estudios sin contar la otra cara de la moneda.

Bien, un estudio publicado en agosto sugería que la marihuana reducía en varios puntos y para siempre el coeficiente intelectual de los adolescentes. Un nuevo estudio publicado en Proceedings ot the National Academy of Sciences sugiere que factores relacionados con la clase económica y la vida en el hogar, no el uso de la marihuana, son los que pueden incidir en la caída del CI.

Los investigadores del nuevo estudio no tuvieron acceso a los datos del otro basado en una cohorte de adolescentes neozelandeses. En ves de eso, Ole Rogeberg, economista del Frisch Center en Noruega usó una simulación de computador para demostrar que, en teoría, los mismos efectos sobre el CI podrían ser explicados por los factores socioeconómicos que provocan conductas reductoras del coeficiente. Los nuevos resultados le echan leña al fuego de la discusión sobre los daños permanentes de la marihuana.

“Los tipos de ambientes en los que uno se mueva afectan el CI”, dijo Rogeberg. La buena educación y trabajos retadores pueden mejorar la inteligencia, pero “si la gente no tiene acceso a ellos o se sale de tales ambientes, tenderán a ver una declinación en el CI, y serán además del tipo de personas que tienen a fumar marihuana en la adolescencia”.

El estudio original no descartó la posibilidad de que otros factores pudieran tener un rol en el vínculo entre CI y uso de marihuana, dijo Susan Tapert, citada por LiveScience, neuróloga de la Universidad de California en San Diego, quien no participó en la investigación.

El estudio inicial, de Madeline Meier, Terrie Moffit y Avshalom Caspi de Duke University, se basó en una gran cantidad de datos de una cohorte de 1.037 personas de Dunedin, Nueva Zelanda, seguidos durante más de 3 décadas. El estudio siguió los sujetos desde los 7 años en adelante, sometiéndolos a pruebas de CI, muestras de sangre y entrevistando sus padres y profesores.

La investigación halló que la marihuana disminuía el coeficiente intelectual hasta en 8 puntos en aquellos que consumían mucha marihuana. Esta no tenía efecto si el vicio se cogía en la edad adulta, lo que sugiere que el daño afectaba cerebros en desarrollo.

Pero la clase socioeconómica y la estructura familiar también puede cambiar en el tiempo el CI.

Rogeberg creó un modelo matemático para ver si el efecto aparente de la marihuana podía ser explicado por factores socioeconómicos. Y encontró que sí.

¿Entonces qué?

Detectan ballena no vista en 150 años

La más rara y escasa ballena de los océanos fue detectada… dos años después de morir. En más de 150 años no se había visto un ejemplar.

En efecto, dos ejemplares de las ballenas pico de espada (Mesoplodon traversii), una madre y su hijo, atracaron y murieron en diciembre de 2010 en la playa Opape al norte de Nueva Zelanda. La madre medía 5,3 metros, su hijo 3,5.

Un reporte describiendo las ballenas y el análisis de su ADN apareció esta semana en el journal Current Biology.

“Hasta hoy, todo lo que tenemos acerca de estas ballenas son 3 cráneos incompletos recogidos en Nueva Zelanda y Chile en los últimos 140 años. Es increíble que no tengamos casi nada de este gran mamífero”, dijo Rochelle Constantine, biólogo marino de la Universidad de Auckland. “Es la primera vez que se tienen especimenes completos”.

Al comienzo se pensó que estas ballenas compartían mucho con las ballenas de pico gris. Su identidad surgió siguiendo la rutina del análisis de ADN, que se hizo tras un programa de 20 años para recoger datos de especies de pico de las aguas de Nueva Zelanda.

Esta isla es un sitio donde abundan las ballenas, tiene las mayores tasas y la mayor diversidad de ballenas varadas en sus playas.

Tras recogerse tejidos de las ballenas muertas en 2010. “… nos sorprendimos al comprobar que eran ballenas pico de espada”, dijo Constantine.

Los científicos no saben porqué ha sido tan difícil encontrar un ejemplar de estas ballenas. “Puede ser que sean especies de mar abierto que viven y mueren en las aguas profundas del océano y que rara vez se bañan cerca a la costa.”

En la foto, una de las ballenas muertas.

Se reduce altura de las nubes

Nos estamos nublando. El cielo está cayendo encima de nosotros. Sí. Durante los últimos 10 años, la altura de las nubes se ha estado reduciendo según un nuevo estudio.

Y aunque 10 años es poco para mediciones válidas, si las observaciones del futuro confirman que están bajando, los efectos sobre el cambio climático global serán evidentes. Las nubes que están bajas en la atmósfera permitirían que la Tierra se refrescara con mayor eficiencia, quizás aliviando alguno de los nocivos efectos del calentamiento provocados por los gases de invernadero.

“No sabemos exactamente qué hace que las nubes tengan una altura menor”, dijo en una declaración Roger Davies, autor del estudio en la University of Auckland en Nueva Zelanda. “Pero debe ser por un cambio en los patrones de circulación que forman nubes a gran altura”.

Las nubes son una de las cartas difíciles para entender el clima de la Tierra. Efímeras como son, son difíciles de seguir en el tiempo y factores como la altura y su ubicación hacen una gran diferencia en si disminuirán los efectos del calentamiento global o si los exacerbarán. Nadie sabe hoy cómo responderán al cambio climático.

Pero durante 10 años, el espectro-radiómetro a bordo del satélite Terra de la Nasa ha estado observando las nubes. Davies y colegas analizaron los primeros 10 años de medición de la altura de las nubes, de marzo de 2000 a febrero de 2010 y encontraron que la altura promedio decreció alrededor de 1 por ciento sobre la década, o sea de 30 a 40 metros. La mayor parte de la reducción se observó con una menor formación de nubes a mayores alturas.

Los resultados fueron presentados en el journal Geophysical Research Letters. El satélite Terra continúa recogiendo datos y lo hará toda esta década para ver si se confirma la tendencia.

¿Cuánto se han desplazado los polos de la Tierra?

Una expedición inició ayer la medición en la Antártica

 

Nada es eterno en el mundo: dos científicos iniciaron ayer un viaje a la Antártica para continuar con una tradición que lleva 100 años; registrar el campo magnético de la Tierra, un registro que comenzó el explorador británico Robert Scott al comienzo de su mortal expedición al Polo Sur.

¿Para qué mantener la tradición? Este registro es necesario dado que los polos magnéticos se desplazan debido a la compleja circulación de los fluidos de la corteza exterior del planeta. Durante el siglo pasado, ambos polos magnéticos se han estado moviendo al noroeste: el Polo Norte de Canadá hacia Siberia a un ritmo de 60 kilómetros por año, y el Polo Sur hacia Australia a unos 10 a 15 kilómetros anuales.

“Es un ritmo sorprendente”, dijo en Nature Stewart Bernie, del GNS Science en Avalon, uno de los dos científicos que inició el viaje ayer.

Se cree que este movimiento sea un rasgo normal de la oscilación magnética de la Tierra y podría cambiar en cualquier momento.

Las mediciones precisas sobre el terreno de ese campo magnético se usan para ayudar a calibrar las medidas de satélites y los modelos globales de información, tal como el World Magnetic Model, que es utilizado por la Otan y los departamentos nacionales de defensa. Este modelo se actualiza cada 5 años. La actual versión va hasta 2014.

Unos 100 observatorios alrededor del globo toman las mediciones de manera regular, y las naciones las complementan con trabajo de campo: Nueva Zelanda, por ejemplo, ha tomado sus medidas en el campamento de Scott en la Antártica cada 5 años desde 1957, el sitio más inhóspito donde se hacen las mediciones.

Tony Hurst y Bennie tomarán los datos en dos sitios, el primero en Lake Vanda en los valles secos de la Antártica, donde casi nunca cae nieve. “Es un escenario increíble, donde no hay suelo solo rocas y piedras y focas momificadas”, dijo Hurst, quien ya estuvo allí.

Luego visitarán Cape Evans, donde el campamento de Scott aún existe.

Un teodolito magnético les permitirá medir el ángulo del campo magnético, tanto paralelo como perpendicular al piso, este último llamado dip (inclinación), es 90 grados hacia el polo mismo donde las líneas del campo magnético van derecho hacia el piso.

El campo magnético del planeta ha estado declinando desde los años 1800, quizás por coincidencia o quizás como precursor de un cambio de los polos de acá a unos miles de años.

La medición toma alrededor de una hora, pero lo harán todo el día debido a la leve oscilación por la rotación de la Tierra y el efecto del Sol.

Aunque los satélites pueden realizar la medición, solo unos pocos son capaces.

Las mediciones sobre el piso, recuerda Hurt, son sin embargo muy importantes por la necesidad de calibrar los satélites.

En la foto, el campamento de Scott en la Antártica. Cortesía NGS

Los inteligentes hacen crecer la economía

Con frecuencia se hace uno esa pregunta, cuando mira el avance de países desarrollados. ¿Es más inteligente o más lista la gente que vive allí? No es sencillo, pero hay un estudio reciente publicado en Psychological Science. Investigadores analizaron datos de 90 países y encontraron que la inteligencia de las personas, en especial del 5 por ciento más inteligente, contribuía mucho a la fortaleza de sus economías.

Hace años los economistas hablan de lo que llaman el valor del capital humano, que significa todas las cualidades de las personas que constituyen la fuerza laboral. Heiner Rindermann, de Chemnitz University of Technology quería mirar de cerca ese capital, en especial ese factor que los psicólogos llaman capacidad cognitiva. “En otras palabras, la capacidad de una persona de solucionar un problema de la manera más eficiente, no con violencia sino pensando”, dijo el investigador. El estudio lo escribió con James Thompson, del University College London.

Recogieron información de 90 países, incluyendo de Estados Unidos a Nueva Zelanda y de Colombia a Kazajistán . Además recogieron datos de la excelencia en ciencia y tecnología, el número de patentes por persona y cuántas personas habían ganado el Nóbel, por ejemplo.

¿Qué encontraron? Que la inteligencia sí hace una diferencia en el Producto Interno Bruto. Por cada punto de incremento en el promedio de cociente intelectual nacional, el producto interno era 229 dólares más alto. Eso hace una gran diferencia si el 5 por ciento más listo de la población se hacía más listo: por cada punto adicional del CI en ese grupo, el PIB per cápita era 468 dólares más alto.

“Dentro de una sociedad, el nivel de las personas más inteligentes es importante para la productividad económica”, dijo Rindermann. Cree que se debe a que “son relevantes para el progreso tecnológico, la innovación, para dirigir la nación, liderar organizaciones como emprendedores y así por el estilo”.

Para el investigador, para la libre economía hoy es más importante el capital humano y la capacidad cognitiva, no un gobierno que se mantenga al margen como se proclamaba desde Adam Smith.

12