Chuparse los dedos no es tan malo

Foto P. Reyna/Flickr

Foto P. Reyna/Flickr

Chupar dedo no tiene nada de malo. Tampoco comer uña. Bueno, al menos no sería malo para los bebés y niños.

Un estudio publicado en Pediatrics sugiere que aquellos que que hacen lo uno o lo otro son menos alérgicos a los ácaros, los perros y gatos, los caballos, la grama y algunos hongos en el aire.

Pero si tienen los dos hábitos… también es menos probable que sean alérgicos.

El estudio fue realizado en Nueva Zelanda en la Escuela de Medicina Dunedin.

Nuestros hallazgos son consistentes con la teoría de higiene de que exponerse pronto al mugre o los gérmenes reduce el riesgo de desarrollar alergias”, explicó Malcoln Sears, en McMaster Unviersity.

Si bien no recomendamos estos hábitos, parece que hay un lado positivo”.

Los científicos investigaban la idea de si hábitos infantiles comunes aumentaban la exposición a microbios, afectando el sistema inmunitario y reduciendo el desarrollo de reacciones alérgicas o sensibilización atópica.

La chupada de dedo y la mordida de uñas fue medida en una cohorte longitudinal de más de 1.000 niños de 5, 7, 9 y 11 años. Y la sensibilización fue medida mediante procedimiento en la piel a los 13 y 32 años de edad.

Se encontró que 31 % de los niños tenían esos hábitos. En los de 13 años, 45 % mostró la sensibilización atópica y entre aquellos con solo un hábito, solo 40 % tenía alergias. Entre los que poseían los 2 hábitos, la cifra era aún menor: 31 %.

La tendencia se mantuvo en la edad adulta, independiente de si se fumaba en casa o se convivía con gatos y perros o si había ácaros en la vivienda.

El estudio no encontró una asociación entre esos hábitos y el desarrollo de asma o al alergia de temporada.

Resumen científico de la semana

Foto  MSUniversity

Foto MSUniversity

1. Detente en mi nombre

Científicos probaron en la naturaleza un caso de aposematismo: las mariposas nocturnas tigre, fuente alimenticia de los murciélagos, envían señales acústicas a estos para advertirles que no son nada sabrosas. Ese mecanismo es usado por distintas especies pero de manera visual, como tener un color más vivo. Pero como los murciélagos no ven bien, estos insectos desarrollaron una manera de defenderse mediante el sonido. El hallazgo fue publicado en Plos One.

2. Tierra oxigenada

Aunque se ha sostenido que al principio la Tierra no tenía oxígeno, un hallazgo en micrometeoritos de hace 2.700 millones de años sugiere que la oxigenación llegó antes de lo creído, en las mismas cantidades que hoy. El artículo apareció en Nature. Estaba presente en la atmósfera superior, separada por una neblina de metano de la capa baja de la atmósfera que no contenía el gas.

3. Conductores trabados

Un estudio de una fundación para la seguridad del tráfico encontró que en el estado de Washignton, Estados Unidos, donde se legalizó la marihuana, los accidentes de autos con conductores ‘elevados’ se duplicó, lo que plantea algunas dudas sobre la autorización para conducir bajo los efectos de la hierba en momentos en que crece la presión para permitir su uso en varias regiones.

4. Genética educativa

Un estudio publicado en Nature encontró que existen 74 puntos del genoma relacionados con el rendimiento escolar y si bien su incidencia en conjunto no es demasiado alta, sí es clara. Estudios precios decían que cerca del 20% del resultado escolar se debía a al genética. Ahora se encuentran sitios específicos, pero se cree que falta mucho por conocer sobre el tema.

5. Hacha antediluviana

En Australia, en la remota región de Kimberley, arqueólogos encontraron la que parece ser el hacha más antigua que data de la Edad de Piedra, hace 45.000 a 49.000 años, muy cerca al momento en que los humanos llegaron a esas tierras. El fragmento había sido desenterrado a comienzos de los 90, pero el análisis permitió saber ahora que estaba en un estrato de mucha más antigüedad. El hacha fue una innovación para esos primeros pobladores australianos. El hallazgo apareció en Australian Archaeology.

6. Más y más y más

De un solo golpe, astrónomos anunciaron la confirmación de 1.284 planetas extrasolares, con lo que asciende a 3.409 el número de esos mundos detectados hasta ahora, con cientos de candidatos en espera de confirmación. El hallazgo se logró gracias al telescopio espacial Kepler de la Nasa, dedicado a buscar planetas en otras estrellas.

7. Medicina insensible

Cuando las personas consumen acetaminofén para reducir su dolor, sienten menos compasión por el dolor físico y emocional de los demás sugiere un estudio publicado en Social Cognitive and Affective Neuroscience. Una especie de analgésico social. Ese compuesto es empleado en más de 600 medicinas de uso común. Otro estudio ya había mostrado que ese compuesto bloquea las emociones positivas.

8. Promesa malárica

Un candidato a vacuna contra la malaria brindó protección a adultos voluntarios sometidos al Plasmodium falcíparum, protección durante más de un año en el ensayo en fase 1 reveló un estudio en Nature Medicine, lo que convierte al compuesto denominado PfSPZ en una opción seria que continuará evaluándose en otras fases. La malaria mata cerca de 500.000 personas cada año en regiones tropicales inoculada por mosquitos Anopheles.

9. No envuelva los bebés

El riesgo de muerte súbita en los bebés parece tener un incremento cuando son acostados envueltos en cobertores, sea que duerman de lado o sobre su estómago dice el estudio aparecido en Pediatrics. La investigación analizó casos de muerte súbita en distintas regiones encontrándose un aumento en los bebés envueltos, siendo mayor en aquellos que eran acostados de lado.

10. Cuidado si tiene hambre

Un estudio aparecido en Neuropsychopharmacology encontró que cuando las personas tienen mayores niveles de grelina, hormona asociada al hambre, son más impulsivas y no toman las mejores decisiones. La investigación se hizo con ratas y abre las puertas a nuevos tratamientos de problemas psiquiátricos asociados a la impulsividad.

Efectos de los videojuegos en los niños

Que juegue, pero no tanto. Un nuevo estudio en la Universidad de Oxford sugiere que jugar videojuegos menos de 1 hora al día hace niños y adolescentes más asentados, lo que no sucede con aquellos que no juegan o que lo hacen más de 3 horas al día.

No se encontraron efectos negativos ni positivos entre quienes jugaban moderadamente de 1 a 3 horas.

La investigación aparece en Pediatrics y revela además que la influencia de los videojuegos en los niños, apra bien o para mal, es muy pequeña en comparación si vive en una familia funcional, sus relaciones escolares y si tiene privaciones materiales.

El estudio se hizo con 5.000 niños y jóvenes en el Reino Unido. Tres de cuatro juegan videojuegos a diario y quienes pasaban más de la mitad de su tiempo libre jugando con ellos eran menos centrados. Podría deberse, especularon los investigadores, a que no están involucrados en actividades enriquecedoras y quizás se exponían a material para adultos.

Comparados con quienes no jugaban o aquellos que lo hacían con mucha frecuencia, quienes lo hacían por menos de 1 hora (menos de un tercio del tiempo libre) tenían más niveles de sociabilidad y estaban más satisfechos con su vida. Parecía también que tenían menos problemas con los amigos o emocionales y menos hiperactividad que los otros grupos.

Andrew Przybylski, cabeza del estudio, comentó que “los resultados respaldan recientes experimentos de laboratorio sobre los problemas de los juegos electrónicos. Sin embargo, los altos niveles de jugar videojuegos parecen relacionarse débilmente con los problemas de comportamiento de los niños en el mundo real. De otro lado, los pequeños pero positivos efectos que observamos para los bajos niveles de videojuegos no respaldan la idea de que los videojuegos por sí solos pueden ayudar al desarrollo de los niños en un mundo cada vez más digital”.

Resinas dentales influirían en conducta del niño

Si su hijo se le tuerce… Mentiras, si cambia de comportamiento, podría deberse a sus caries.

Una resina usada para las obturaciones dentales de color blanco podría ser responsable de pequeños déficits neurosicológicos en niños.

La asociación se basa en otro análisis de datos recogidos de 434 niños como parte de una prueba hace una década. El estudio original buscaba probar impactos en el coeficiente intelectual y comportamiento psicológico debido al mercurio que podría ser liberado por las amalgamas de metal en las obturaciones. Entonces, la mitad de los menores recibió las amalgamas, mientras el resto calzas con material mezclado.

Las caries en los dientes frontales siempre son rellenadas con el material compuesto. Los dientes infantiles reciben una resina basada en uretano, mientras los dientes permanentes son rellenados con una resina llamada bis-GMA que es derivada del bisphenol A o BPA, un producto que puede imitar la actividad hormonal del estrógeno y su exposición en el útero ha sido ligada con cambios en el comportamiento en ratones y niños.

Los niños de 6 a 10 años fueron seguidos durante 5 años. Ellos y sus padres participaron periódicamente en evaluaciones de su temperamento, comportamientos (incluida la agresión), actitudes hacia la escuela y las relaciones interpersonales.

El estudio original fue publicado en 2006 y no halló problemas asociados con las calzas odontológicas, aunque los investigadores sugirieron que las calzas compuestas eran problemáticas.

Tras reanalizar los datos, los investigadores encontraron esta vez que los niños que recibieron las bis-GMA exhibían cambios menores en sus evaluaciones de comportamiento.

Los cambios medidos eran pequeños, de 2 a 6 puntos en una escala de 100 y más fuertemente asociadas con altas exposiciones y obturaciones en la parte de atrás, que es las que más se usan al comer, reportaron en Pediatrics.

Se sospecha que algo puede estar disolviendo o descomponiendo las calzas, dijo la líder del estudio, epidemióloga Nancy Maserejian, del New England Research Institutes in Watertown, Massachusetts.

Para examinar su idea, el equipo comenzó un ensayo que monitoreará la orina de niños recientemente tratados con obturaciones de bis-GMA durante al menos 6 meses, en busca de BPA u otros productos de la posible descomposición.