¿Estamos parados sobre toneladas de diamantes?

Mina de diamantes Karowe en Botswana, número 20 en las productoras de diamantes. Foto Lucara

Mina de diamantes Karowe en Botswana, número 20 en las productoras de diamantes. Foto Lucara

Son objeto del deseo y de la codicia humana, prueba de amor y conflicto. Sí, son los diamantes.

Tienen un alto valor y son extraídos de minas en países como Botswana, Rusia, Canadá, Namibia, Angola y Sudáfrica, que dominan la producción mundial tasada el año pasado en US$15.700 millones.

Pero este preciado mineral podría ser más común de lo que se piensa: un nuevo estudio sugiere que el interior de la Tierra está lleno con cuatrillones de toneladas de diamantes. Un cuatrillón es un millón de trillones. Continuar leyendo

Las 10 noticias científicas de la semana

Escena del crimen prehistórico. Foto Marta Mirazón

1. La primera masacre de la prehistoria

A 30 kilómetros al oeste del lago Turkana en Kenya científicos de la Universidad de Cambridge encontraron los restos parciales de 27 individuos, incluyendo al menos 8 mujeres y 6 niños que fueron masacrados hace 10.000 años en una lucha de cazadores-recolectores de ese entonces. 12 estaban casi completos y 10 mostraban claras señas de muerte violenta, con traumas craneanos, manos, costillas y rodillas quebradas, lesiones de flechas en el cuello y puntas de proyectiles de piedra en el cráneo y el tórax de dos hombres. Varios esqueletos fueron hallados boca abajo con fracturas severas de cráneo. El estudio fue publicado en Nature.

2. Internet cerebral

Una investigación publicada en eLife reclama una nueva estimación de la capacidad de memoria del cerebro humano, 10 veces más que previas estimaciones. Para los investigadores de Salk University esa capacidad es de al menos 10 petabytes (10 a la 15 potencia). Los científicos estudiaron las conexiones neuronales de axones y dendritas y otras estructuras para llegar a la conclusión de que esa capacidad es similar a la de la web mundial. Cada neurona tiene miles de sinapsis con otras miles neuronas.

3. Bombeo de agua

En un artículo en Science Reports científicos explicaron cómo los árboles bombean agua de las raíces hasta la copa, un misterio que rodeaba aun la botánica. Hallaron además que ese bombeo se da hasta unos 15 metros, mucho más del límite barométrico de 9 que se tenía estimado. El agua es mantenida en el vacío por periodos de tiempo casi indefinidos aún bajo alta tensión y sin formar burbujas o romperse.

4. 1, 2, 3, 4… 9

Dos astrónomos reconocidos, de Caltech, publicaron un artículo en The Astrophysical Journal en el cual presentan lo que consideran evidencias serias de que hay un noveno planeta en el Sistema Solar, que se acerca hasta unas 200 a 300 veces la distancia Tierra-Sol y se aleja entre 600 y 1.200 veces esa distancia. Las evidencias se basan en la forma como se encuentran dispuestos varios cuerpos en el lejano cinturón de Kuiper, lo que supone un jalón gravitacional por algún cuerpo mayor, que sería el planeta 9, con una masa al menos 5 veces la terrestre. Falta detectarlo ópticamente, dicen.

5. Calores

El año pasado fue el más caliente en la historia de los registros de 136 años, revelaron la Nasa y la NOAA (oficina del clima de Estados Unidos), superando el calor vivido en 2014, que era el año más caliente. La temperatura promedio de tierra y océanos excedió 0,90 grados el promedio del siglo 20. Al calentamiento global por los gases de invernadero se sumó El Niño, que rigió buena parte del año. Los expertos consideran que 2016 podría a su vez destronar a 2015.

6. Comenzó a temblar

La Tierra unos rasgos únicos en el Sistema Solar, aparte de sus océanos de agua, su atmósfera rica en elementos para soportar la vida. Es el único planeta con una capa externa de placas tectónicas que se desliza una debajo de la otra, creando montañas, valles y… terremotos. Esa característica surgió hace 3.000 millones de años, reveló un estudio en Science que utilizó trazos de elementos químicos. Todo se fundamenta en la alta presencia de granito, que se formó cuando el agua se filtró debajo de la corteza.

7. Apostemos

Agregarle luces centelleantes y música a los sitios de juego o casinos, aumenta el índice de decisiones arriesgadas de los jugadores, sugiere un estudio en el Journal of Neuroscience a cuya luz se puede explicar su presencia en casi todos esos sitios. El estudio, con ratas, demostró además que al bloquear un receptor de la dopamina se podría tratar la adicción al juego en humanos.

8. El amor, el amor

La atracción física tiene razones poco románticas sugiere un estudio en Genome Biology: está relacionada con nuestros genes, en especial aquellos vinculados con la estatura de la persona. Eso de acuerdo con un análisis del genotipo de más de 13.000 personas heterosexuales. Es decir: los genes que determinan su estatura influyen su elección de pareja por la estatura. Un ingrediente más para un tema tan complicado.

9. Araña mentirosa

Un artículo en Proceedings of the National Academy of Sciences reveló que existe un límite de tamaño con el cual los animales pueden adherirse a superficies verticales. Es el del lagarto o geco. Más allá, se requerirían extremidades muy grandes, difíciles de manejar. Para un humano, sería el 40% de su tamaño, lo que deja en claro que el hombre araña no tiene bases científicas.

10. Sexo para qué

Cuando un espermatozoide y un óvulo se unen, comienza una nueva vida. Es el caso en humanos, otros animales y en principio en plantas. Pero científicos israelíes y alemanes descubrieron un activador genético que hace que el musgo Physcommitrella patens tenga descendencia sin fertilización alguna, un mecanismo conservado a través de la evolución. El artículo apareció en Nature Plants.

Venecia se está hundiendo

De una cosa pueden estar seguros los gondoleros de la célebre Venecia: están lejos de perder su trabajo.

El agua por los canales de la idílica ciudad italiana de romántica luz como dice la canción está aumentando de nivel año tras año, reveló un estudio. Es decir: Venecia se está hundiendo y lo hace a una tasa de 2 milímetros año.

El estudio reveló además que la ciudad se está inclinando un poco hacia el este.

“Parece que está cediendo continuamente”, dijo Yehuda Bock, geodesista en Scripps Institution of Oceanography en la University of California, San Diego.

“Es un efecto pequeño, pero importante”, agregó. Y dado que el nivel del mar está aumentando en la laguna de Venecia también a 2 milímetros por año, la subsidencia dobla la tasa a la cual las aguas están subiendo en relación con la elevación de la ciudad.

En los próximos 20 años, si el ritmo actual continúa, se espera que la ciudad se sumerja 8 centímetros con relación al mar.

El hallazgo se hizo mediante análisis de datos de GPS y radar espacial (InSAR)

Los parches de tierra en la laguna (117 islotes) también se están hundiendo a un ritmo de 2 a 3 milímetros en la zona norte y 3 a 4 milímetros al sur.

Los hallazgos serán publicados en Geochemistry, Geophysics, Geosystems este 28 de marzo.

La subsidencia de Venecia fue reconocida como un asunto muy serio hace décadas, cuando se detectó que el bombeo de agua y la compactación de la ciudad causaban el problema. Eso se detuvo y en 2000 se dijo que la subsidencia había cesado.

Ahora se ve que el proceso pudo reiniciarse. En parte puede deberse a causas naturales: la tectónica de placas, pues la Adriática, que incluye Venecia, se mete debajo de los Montes Apeninos y provoca que la ciudad y sus alrededores reduzcan elevación.

La compactación de los sedimentos debajo es otro factor. Además, la frecuencia de las inundaciones viene en aumento y ahora 4 a 5 veces al año los residentes tienen que caminar sobre pisos de madera para estar por encima del agua en muchas zonas de la ciudad. Por eso está a punto de terminarse un billonario contrato para instalar muros de protección ante mareas cada vez más fuertes y el aumento del nivel del mar debido al cambio climático.

Visita al mundo del camarón sin ojos

La semana pasada se anunció el descubrimiento de un mundo submarino cerca a la Antártica rico en especies desconocidas, cerca a fuentes hidrotermales.

Ahora, investigadores que exploraban el piso marino al sur de las Islas Caimán descubrieron lo que son las fuentes hidrotermales más profundas conocidas según dijeron, un ambiente poblado por extraños camarones con receptores solares en su espalda.

Cerca al campo de fisuras hidrotermales se halló algo más sorprendente: un área de fuentes en las faltas del monte Dent, una montaña submarina lejos de las áreas ricas en magma donde por lo general se encuentran esas fuentes.

“Están donde usted no esperaría hallarlas”, dijo JonCopley, de la Universidad de Southampton citado por LiveScience.

Ese monte es un complejo oceánico, un pedazo de corteza levantado por las fuerzas que apartan las placas tectónicas. Esos complejos son comunes cerca a las cadenas montañosas del mitad del océano donde la corteza se está dividiendo.

Se encontraron dos fuentes hidrotermales, Beebe, a 4.960 metros de profundidad, siendo 880 metros más profunda que la que tenía el récord, y Von Damm.

Se calcula que la temperatura en la fuente hidrotermal impondrá una nueva marca: 450 grados centígrados, la más caliente.

En ese sitio se encontraron unos camarones bien especiales: en vez de ojos poseen un parche en sus espaldas de células sensibles a la luz. No se sabe para qué, quizás para moverse en la penumbra del lugar.

También se hallaron anémonas pálidas en las fisuras del suelo oceánico.

Foto cortesía University of Southampton