Resumen científico de la semana

Trayectoria de neutrinos y región de procedencia. Cortesía Nasa

Trayectoria de neutrinos y región de procedencia. Cortesía Nasa

1. Mensajero intergaláctico

Hace cerca de 10.000 millones de años hubo una explosión en una galaxia conocida como PKS B1424-418. La luz de ese acontecimiento comenzó a llegar a la Tierra en 2012. Ahora un grupo de astrofísicos y físicos han demostrado que unos neutrinos observados por ese año probablemente provienen del mismo y dramático evento. El estudio apareció en Nature Physics. Los neutrinos son las partículas fundamentales más rápidas, ligeras y antisociales así como las menos entendidas. Difícilmente interactúan con otras partículas y por eso es difícil su detección.

2. Reparación de tejidos

Científicos del Instituto Gladstone, en un avance sorprendente, transformaron células de la piel en células del corazón y del cerebro mediante una combinación de químicos, sin agregar genes adicionales como habían hecho otros grupos, un avance que un día permitirá regenerar células dañadas o perdidas mediante medicinas en el punto donde está el daño, un proceso más cercano a la regeneración natural. El avance fue publicado en Science y Stem Cell Biology

3. Los amigos tipo morfina

Una investigación de científicos de la Universidad de Oxford publicada en Scientific Reports sugiere que las personas con más amigos tienen mayor tolerancia al dolor, un resultado explicable por los niveles de endorfina, ese químico cerebral relacionado con el dolor y el placer así como con los vínculos sociales en humanos y otros animales. Así, parecería ser que a más amigos, menos dolor.

4. Tatequieto al cáncer

De 29 pacientes 27 se curaron de una agresiva forma de leucemia que había sido resistente a otros tratamientos, un logro gracias a la modificación genética de sus células T, esas que combaten la enfermedad. Una muestra más de la eficacia de la inmunoterapia, una arma contra el cáncer que suscita gran interés así no se comprendan varios aspectos, como por qué no se curan todos los pacientes. El estudio apareció en el Journal of Clinical Investigation.

5. Células estudiosas

Científicos franceses reportaron en Proceedings of the Royal Society B que la capacidad de aprendizaje se encuentra incluso en organismos unicelulares que carecen, lógico, de cerebro y sistema nervioso, algo que no se creía posible. El estudio se hizo con un moho, protista, Physarum polycephalum, que tiene otras capacidades llamativas como evadir trampas y resolver un laberinto.

6. Genes felices

Un artículo en Nature Genetics presentó el hallazgo de 3 variantes genéticas relacionadas con la felicidad, siendo los primeras que se vinculan con ese estado aunque se considera que existen más. Esas variantes también se superponen con síntomas de la depresión, lo que sugiere que estudiando la felicidad pueden develarse secretos de la segunda. En el estudio se encontraron además 11 puntos del genoma vinculados con el neuroticismo.

7. Enano con hija

Mucho más allá de Plutón, en una región del espacio y del Sistema Solar llamada el cinturón de Kuiper, habita infinidad de cuerpos fríos, asteroides y cometas, También unos planetas enanos, como Makemake. Usando el telescopio Hubble, astrónomos observaron que tiene una luna, de unos 160 kilómetros de diámetro, cuyo origen está por precisar. Este satélite hace pensar que las lunas son comunes en cuerpos de Kuiper.

8. Me falta el oxígeno

Se quedan sin oxígeno los océanos debido al cambio climático, según evidencias en algunas áreas, según estudio publicado en Global Biogeochemical Cybles, el cual indica que hacia 2030-2040 será más evidente en zonas más extensas, situación que podría incidir en la menor disponibilidad de vida marina. El mar obtiene oxígeno de la atmósfera y del fitoplancton.

9. Polución y embarazo

Mujeres embarazadas expuestas a altos niveles de aire contaminado tenían casi el doble de riesgo de las expuestas a bajos niveles de presentar inflamación intrauterina, que en el primer trimestre ofrece el mayor riesgo, lo que incidiría en nacimientos prematuros y problemas respiratorios en los niños, según el artículo en Environmental Health Perspectives.

10. Minitermómetro

Hoy que el mundo se mueve en lo nano, científicos desarrollaron el más pequeño termómetro de ADN, 20.000 veces más pequeño que un cabello humano, que ayudaría no solo a entender la nanotecnología natural y humana sino que podría servir para medir la temperatura a esa escala. El avance fue presentado en Nano Letters.

Estudio dice que habría detectado el punto G

El esquivo punto G habría aparecido por fin. Esto, de acuerdo con lo que reclama Adam Ostrzenski, del Instituto de Ginecología en San Petersburgo (Florida).

Un estudio que presentó en la edición del 25 de abril de The Journal of Sexual Medicine dice que ese punto, clave en el placer sexual femenino, mide casi 1 centímetro de largo y casi 3 milímetros de ancho y se hallaría en la zona anterior (parte frontal del cuerpo) de la vagina.

“Es una estructura tipo uva. Nada se le parece”, dijo el especialista.

Para su hallazgo, Ostrzenski examinó el cadáver de una anciana de 83 años que había muerto de un trauma en la cabeza.

La estructura que detectó se encontraba situada dentro de un saco de tejido protector. Cuando lo removió, resección que le tomó 7 horas, el tejido se extendió como un acordeón, relató, porque la estructura está compuesta de tejido eréctil.

Aunque está convencido del hallazgo del mítico punto G, ese que les brindaría el máximo placer a las mujeres durante una relación sexual, no todos están convencidos dice una nota en LiveScience.

Amichai Kilchevsky, urólogo de Yale-New Haven Hospital en Connecticut, piensa que el estudio aporta al debate pero no trae nada nuevo. Este urólogo hizo un análisis de 60 años de estudios sobre el punto G y no encontró pruebas de su existencia. Cerca de una docena de estudios de los que revisó se hicieron en cadáveres, algunos incluyendo 20 a 30 cuerpos, pero los resultados nunca fueron concluyentes, eran mixtos.

El estudio de Ostrzenski solo incluyó un cuerpo, pero no pudo estudiar al microscopio la estructura hallada.

Un estudio más profundo, que no hizo por falta de autorización, hubiera aportado quizás más luces, incluso la posible presencia de químicos asociados con la excitación femenina.

El ejercicio puede inducir orgasmo en las mujeres

Con el ejercicio abdominal, las mujeres pueden alcanzar orgasmos, confirmó un estudio de investigadores de Indiana University.

Y aunque es un hallazgo nuevo, lo que hizo fue confirmar diferentes reportes empíricos y noticias de medios sobre una asociación entre los ejercicios para los músculos abdominales y el orgasmo, indicó Debby Herbenick, co-director del Center for Sexual Health Promotion en la Escuela de Salud de aquella universidad.

“Los ejercicios más comunes asociados con el orgasmo inducido por ejercicio son los abdominales, trepar palos o cuerdas, bicicleta o spinning y levantamiento de pesas”, dijo.

Los hallazgos fueron publicados en el journal Sexual and Relationship Therapy.

Los resultados se basaron en encuestas administradas vía online con 124 mujeres que reportaron esa clase de orgasmos y 246 mujeres que reportaron placer inducido por el ejercicio.

Las mujeres estaban entre los 18 y 63 años de edad. La mayoría estaba casada o en una relación y 69% eran heterosexuales.

Entre los resultados del estudio figuran:

-Alrededor del 40 por ciento de las mujeres que experimentaron orgasmo o placer asociado al ejercicio lo tuvieron más de 10 veces.

-La mayoría de las que experimentaron orgasmo reportaron cierto grado de autoconciencia de que se ejercitaban en sitios públicos y un 20% dijo que no pudo controlar la experiencia.

-La mayoría dijo que no estaba fantaseando o pensando en alguien durante su experiencia.

-El 51,4% asoció su orgasmo con ejercicios abdominales. Un 26,5% con levantamiento de pesas. El 20% con yoga. El 15,8 con bicicleta. Con trotar el 13,2. Y con caminar el 9,6%.

Los mecanismos detrás del orgasmo y el placer inducidos por el ejercicio no están claros, dijo Herbenick.

No se sabe tampoco qué tan común es el fenómeno, pero podría ser algo común: reclutar las 370 mujeres del experimento solo les tomó 5 semanas.

Uno de los ejercicios reportado como más asociado con el orgasmo y el placer fue la llamada silla del capitán.

Foto de la silla del capitán

Las buenas intenciones producen bienestar

Las buenas intenciones es lo que a veces se agradece más. Y sí que valen.

El cuidado delicado de una enfermera alivia el dolor de un procedimiento médico, así como las galletas de la abuela saben siempre mejor que todas si percibimos que son actos realizados con amor, sugiere una investigación de un psicólogo de la Universidad de Maryland.

Los hallazgos tienen implicaciones reales en campos como la medicina, las relaciones, la familia y los negocios.

“La manera como leemos las intenciones de la otra persona cambia nuestra experiencia física del mundo”, dice Kurt Gray, autor de The Power of Good Intentions, publicado en adelanto del artículo impreso en el journal Social Psychological and Personality Science. Gray dirige el Laboratorio de percepción de la Mente y Moralidad en esa universidad.

“Los resultados confirman que las buenas intenciones, incluso las fallidas, pueden suavizar el dolor, incrementar el placer y hacer que las cosas sepan mejor” concluye el estudio, que describe la capacidad de la benevolencia para mejorar la experiencia física como “una reivindicación del poder del bien”.

Mientras parece claro que las intenciones buenas o malas pueden cambiar la experiencia de eventos sociales, este estudio muestra que los eventos físicos están influenciados por la percepción del contenido mental de otra persona. “Parece que también usamos las intenciones de otros como una guía para la experiencia física básica”, escribió el autor.

Cómo reversar efectos de la cocaína

Gracias al poder de la optogenética, investigadores en Suiza no solo establecieron el primer vínculo causal entre los cambios inducidos por la cocaína en células cerebrales y el comportamiento físico, sino que han revertido tales modificaciones, reveló un artículo en Nature.

Es un resultado muy excitante, dijo Mark Thomas, de la Universidad de Minnesota, quien no estuvo envuelto en el estudio. “Es una prueba de que reversando la plasticidad sináptica inducida por la droga se puede modificar el comportamiento. Desde esa perspectiva, es un gran paso adelante”.

Como en humanos, los ratones que ingieren cocaína se hacen más activos físicamente y ansiosos y con dosis repetidas estas situaciones incrementan, un fenómeno denominado sensibilización locomotriz, que demuestra que las primeras dosis de la droga provocan cambios en el cerebro.

La cocaína aumenta la activación neuronal del núcleo accumbens, una región cerebral relacionada con el placer y la recompensa, según Christian Lüscher, de la Universidad de Ginebra, quien dirigió el estudio. Es decir “la eficacia con la cual la transmisión que ocurre entre las neuronas aumenta”. Pero no existía prueba de que esto estaba relacionado con cambios de comportamiento.

Con el uso de optogenética se logró, una técnica en la cual canales de iones de algas sensibles a la luz se expresan en neuronas específicas haciendo que actúen en respuesta a la luz.

En una pequeña variación de esa técnica, Lüscher y colegas utilizaron estimulación por luz para reducir la actividad de las neuronas en aquel núcleo, reversando la actividad aumentada, llamada potenciación, que provoca la cocaína.

Cuando los ratones a los que se les había suministrado inyecciones de cocaína y fueron tratados con la optogenética modificada, la sensibilización locomotriz no aparecía y en cambio parecía que hubieran recibido la primera dosis de cocaína.

“Es destacable que en verdad funciona”, dijo Lüscher. “Ese era nuestro objetivo, pero que haya funcionado de tal manera tan confiable es muy interesante”.

La capacidad de reversar cambios celulares y conductuales provocados por drogas adictivas abre un camino de potenciales terapias, aunque estas están todavía un poco más lejanas.

Peces van a la sala de masajes

No debe ser fácil la vida para los peces del coral, que pese al idílico paisaje a la luz de los humanos, deben lidiar con el estrés del lugar. ¿Qué tal un masaje?

El pez cirujano Ctenochaetus striatus se valen del lábrido limpiador (Labroides dimidiatus) para remover sus parásitos y la piel muerta, lo cual ha sido documentado de tiempo atrás.

Marta Soares, del ISPA University Institute en Lisboa (Portugal) notó además que estos aseadores naturales ofrecen un servicio adicional: pueden aplacar al agitado pez cirujano frotándole hacia delante y atrás las aletas pélvica y pectoral.

Soares y su grupo analizaron si se trataba de una interacción social o de un masaje que en verdad mantenía tranquilo al cirujano. “Sabemos que los peces experimentan dolor. Quizás también experimentan placer”, dijo la investigadora.

Para investigarlo estudiaron dos grupos de ocho peces cirujanos confinados en baldes durante un periodo corto para simular el estrés de su medio -depredación, conflictos con los limpiadores o competencia por alimentos. Los introdujeron con simuladores de peces: uno quieto y otro que se movía adelante y atrás.

Todos se acercaron al modelo de pez, pero en el tanque en el cual estaba el que se movía, los peces se colocaban debajo y obtenían un masaje del lomo. Estos peces se mostraban más relajados según se midió la hormona cortisol, que se libera en respuesta al estrés.

Todd Anderson, biólogo de la Universidad de California en San Diego, se mostró sorprendido al ser consultado por New Scientist sobre la disminución del estrés por el contacto, pues por lo general este lo eleva en vez de disminuirlo.

Pero, aceptó, este contacto lo inicia el pez-cliente por una relación benéfica que incluye la remoción de parásitos.

Para Soares, quizás el pez recurre al masaje por las mismas razones que una persona. ¡Relax!

¿Elegimos parejas que piensen igualito a nosotros?

El modo de pensar en lo social y en lo político sería más determinante a la hora de elegir pareja que la personalidad del otro, sugiere un nuevo estudio.

Aunque el estudio fue hecho en Estados Unidos por investigadores de Rice University y la Universidad de Nebraska, vale la pena mirarlo un poco.

De acuerdo con los resultados, eso de que en la variedad está el placer, no parece ser cierto en todos los casos. La mayoría de las personas se casan o viven con aquel que se alinea con las mismas ideas políticas.

En un artículo en el Journal of Politics, los investigadores analizaron los rasgos físicos y de comportamiento de más de 5.000 parejas casadas en Estados Unidos.

Encontraron que los esposos del estudio parecían seleccionar instintivamente una pareja que era similar en los puntos de vista sociales y políticos.

“Parece que la gente le da más énfasis a hallar una pareja que es más cercana en cuanto a política, religión y actividad social que una por su personalidad o su físico”, dijo John Alford, profesor asociado de ciencia política en Rice y cabeza del estudio.

En una escala de 0 a 1, donde 1 es perfectamente iguales, los rasgos físicos sólo marcaron entre 0,1 y 0,2 entre las parejas de esposos. Rasgos de la personalidad como la extroversión o la impulsividad estuvieron en el rango de 0 a 0,2, muy bajos. En comparación, la ideología política alcanzó 0,6, más alto que cualquier toro ítem analizado, excepto uno: asistencia a la iglesia, con el 0,7.

Llamativo.

Si gana, su mujer le tiene una recompensa

¿Quién no goza con el éxito de su pareja o sufre con el fracaso?

Ver el desempeño de su pareja, pone on a las hembras, de acuerdo con un estudio publicado en Proceedings of the Nacional Academy of Sciences.

Cuando la pareja que les gusta, resulta victoriosa, ella están más dispuestas a una buena recompensa: un poco de placer y… reproducción.

Esto se desprende de la investigación en ciertos peces cíclidos africanos, realizada por Julie Desjardins y colegas.

Cuando la pareja pierde, se sienten más ansiosas y pueden perder el interés en ella.

“Es como si una mujer estuviera saliendo con un boxeador, al que luego viera perder. No va a decir conscientemente: oh, este chico ya no me gusta, pero sus sentimientos podrían cambiar de todas maneras”.

El caso es que dos machos similares fueron colocados en un estanque con tres compartimentos y una hembra en uno de ellos. Se les permitía estar juntos 20 minutos, tiempo durante el cual la hembra interactuaba y elegía uno, lo que se notaba por su comportamiento. Al segundo día su preferencia no cambiaba.

Al tercer día la hembra estuvo en su encierro, pero los dos machos fueron juntados. Como son muy territoriales, con rapidez comenzaron una pelea. La hembra los veía. A los 20 minutos fueron separados.

Cuando analizaron el cerebro de la hembra, si el perdedor era su preferido, encontraron más activadas áreas asociadas con la ansiedad. Si su preferido era el ganador, las zonas más activadas del cerebro eran aquellas relacionadas con el placer y la reproducción. El estudio se repitió con distintos ejemplares.

Una buena recompensa para su héroe. O un castigo para el que la defraudó.