Resumen científico de la semana

Artritis. Foto Flickr

Artritis. Foto Flickr

1. Problemas mentales en el cuerpo

Los problemas de la mente los siente el cuerpo, viejo dicho reconocido por la ciencia también. Pero ¿cómo? Un estudio europeo de psicólogos en el journal Plos One sugiere que en la gente joven tras la depresión aparecen problemas como artritis y digestivos, mientras que los desórdenes de ansiedad son seguidos por enfermedades de la piel. El estudio incluyó 6500 adolescentes.

2. Cómo estudiar

Hacer pruebas prácticas de conocimiento ayuda a proteger la memoria de los efectos negativos del estrés, sugiere un estudio en Science. Cuando se recurre al método tradicional de memorizar los beneficios no son tan evidentes, lo que indica que no se trata necesariamente de cuánto o por cuánto tiempo alguien estudia, sino cómo se estudia. Una manera de tomar exámenes con más calma y… mejores resultados.

3. Una gota de sudor

Científicos desarrollaron un dispositivo flexible de microfluidos que se adhiere con facilidad a la piel para medir el sudor de la persona y ver cómo es el comportamiento del cuerpo frente al ejercicio. Analiza biomarcadores que le permiten al usuario saber si requiere más agua o electrolitos, o si algo no anda bien médicamente. Está diseñado para un solo uso, es de bajo costo, y se pone en el antebrazo o espalda. El avance fue presentado en Science Translational Medicine.

4. Aspartame cuestionado

El aspartame, endulzante de amplio uso, no ayudaría a perder peso. Un estudio en Applied Physiology, Nutrition y Metabolism sugiere que un subproducto de este, fenilalanina, interfiere con la acción de una enzima que se sabe previene el síndrome metabólico, ese conjunto de síntomas asociados con la diabetes tipo 2 y la enfermedad cardiovascular. En ratones demostraron además que ratones a los que se les daba aspartame en el agua ganaban peso.

5. Lago sin bañistas

Bajo Utopia Planitia, una región de llanuras en Marte, habría más agua que la que contiene el lago Superior, el mayor de los grandes lagos en Estados Unidos según estudio en Geophysical Research Letters con base en datos aportados por la sonda Mars Reconnaissance Orbiter. Un depósito de unos 170 metros por 80, con 50 a 85% de hielo de agua mezclado con polvo y partículas de rocas. Un depósito a mitad de camino del ecuador al polo, donde hoy es imposible que exista agua en la superficie.

6. Por las abejas

Con 10 medidas los gobiernos ayudarían a proteger a quienes nos dan buena parte de los alimentos: las abejas y demás polinizadores, sabida el declive en el que se encuentran sus poblaciones. Entre las medidas sugeridas en un artículo en Science figuran más control en el uso de pesticidas, promover el manejo integrado de pestes, favorecer la diversidad de cultivos en las granjas, monitorear la presencia de estos insectos.

7. Enanas viejas

Astrónomos detectaron un gran número de galaxias enanas formadas cuando el universo tenía solo 2.000 a 6.000 millones de años de edad, lo que sugiere que se formó un número alto y jugaron un papel preponderante en la formación de estrellas. Son galaxias 10 a 100 veces más débiles que las previamente observadas de ese periodo. El hallazgo apareció en The Astrophysical Journal.

8. A ellas les va mejor

El doble cromosoma X protege a las mujeres contra el cáncer, por lo que la incidencia de los distintos tipos de esta enfermedad en ellas es mucho menor que en los hombres, según un artículo en Nature Genetics. La copia extra de ciertos genes brinda un escudo que no poseen los hombres, que solo tienen un cromosoma X.

9. Perros con memoria

Los perros tienen memoria episódica también, sugiere un estudio en Current Biology y recuerdan lo que hacen las personas, incluso acciones complejas tiempo después de observadas y sin razón alguna para recordarlo y sin recompensa de por medio según los científicos del grupo de ecología comparativa en Budapest.

10. Amenaza industrial

Un estudio en Proceedings of the National Academy of Sciences reveló que el declive fuerte de los vertebrados comenzó hace 123 años, de la mano del proceso de industrialización. Algunas poblaciones se han reducido hasta 95%, notándose además una menor variedad genética que les dificulta luchar contra los cambios ambientales.

El aire contaminado sí mata el corazón

Foto Jaime Pérez

Confirmado: esas pequeñas partículas en el aire, que llamamos polvo, pero que puede contener muchos elementos, material particulado en términos más académicos, pueden producir la muerte por problemas cardiovasculares.

Eso dice un estudio publicado en Environmental Health Perspectives, relacionado con partículas de 2,5 micrómetros.

Los científicos concluyeron que incluso aumentos minúsculos en la cantidad de esas partículas (10 microgramos por metro cúbico de aire por ejemplo) deriva en un aumento de riesgo de muerte del 3% y 10% de aumento en el riesgo de muerte por problemas cardíacos.

Para los no fumadores el riesgo es 27% en casos de muerte por enfermedades respiratorias.

“Nuestros datos se suman al creciente número de evidencias de que el material particulado es realmente dañino para la salud, aumentando la mortalidad total en su mayoría muertes por enfermedad cardiovascular así como por enfermedades respiratorias en no fumadores”, dijo el líder de la investigación, el epidemiólogo George Thurston de NYU en Langone.

En el estudio se utilizaron datos de fuentes oficiales e independientes.

Las partículas finas contribuyen al desarrollo de enfermedades potencialmente peligrosas de corazón y pulmón al pasar las defensas del cuerpo y ser absorbidas por el flujo sanguíneo. No son expulsadas mediante la tos o los estornudos como otras partículas y contienen químicos nocivos como arsénico, selenio y mercurio. También pueden transportar contaminantes gaseosos a los pulmones, como los óxidos de nitrógeno y azufre.

El estudio involucró 566.000 hombres y mujeres. Y algo significativo fue que no se halló diferencias entre sexos, edad o nivel educativo.

Mis 10 noticias científicas de la semana (16-22)

1. Y así comenzó todo

Científicos detectaron rastros de las ondas gravitacionales surgidas cuando fracciones de segundo después del Big Bang se produjo la gran expansión cósmica que infló el universo trillones de veces. Esas ondas, predichas por la teoría general de la Relatividad de Einstein no habían sido observadas hasta ahora. Su existencia confirman el modelo de la inflación cósmica y por ende del Big Bang o gran explosión. El artículo apareció publicado en Nature y muestra por primera vez que la gravedad debe seguir las mismas reglas de la mecánica cuántica que las otras fuerzas como el electromagnetismo. En el dibujo ondas gravitacionales.

2. Hubo una vez un dinosaurio pollo

Anzu wyliei es la nueva especie de dinosaurio anunciada durante la semana. Vivió en Norteamérica hace unos 66 millones de años y sus descubridores lo llamaron el pollo del infierno: se cree que poseía plumas en cola y brazos. El animal medía unos 3 metros de alto y más de 3 de largo y quizás compartió hábitat con el Tyrannosaurus rex y el triceratops. Se cree que pudo pesar media tonelada o un poco más. La publicación se hizo en Plos One.

3. Los mecánicos del corazón

Científicos desarrollaron un tejido que imita muy bien el músculo del corazón que late, no solo en laboratorio sino cuando se implantó en un modelo animal, un avance que permitiría reparar el vital órgano tras un daño por ataque cardíaco. Los resultados fueron presentados en la reunión anual de la Sociedad Americana de Química. Reparar un corazón dañado permitiría que millones de personas pudieran vivir más.

4. Se demoró, pero resucitó

Científicos lograron en laboratorio revivir un musgo de la isla Signy en la Antártida que estuvo bajo el hielo unos 1.500 años, demostrándose que no solo organismos unicelulares pueden volver a vivir luego de permanecer bajo el hielo. El artículo apareció en Current Biology. Para retornarlo a la vida utilizaron una incubadora a temperatura de crecimiento. Al poco tiempo aparecieron retoños.

5. Polvo eres

El telescopio espacial Herschel completó el inventario de polvo en 323 galaxias situadas a entre 30 y 50 millones de años luz de la Tierra. El catálogo contiene galaxias con distinta actividad de formación estelar composición química. Se clasificaron las galaxias según la riqueza de polvo. Las que tienen más son por lo general espirales o irregulares, mientras las que menos poseen son elípticas. Los colores rojo y azul representan regiones de polvo más o menos calientes. El estudio apareció en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

6. Me huele a…

Aunque se había sostenido de largo tiempo sin sustentación científica real que podíamos percibir hasta 10.000 olores, un estudio publicado esta semana en Science dice que distinguimos más de 1 billón de olores. Pese a que son muchísimos más que los tonos que escuchamos y que los colores que vemos, el sentido del olfato no es el más importante para los humanos, algo que debió perderse quizás cuando nuestros ancestros comenzaron a caminar erguidos.

7. Mitad animal mitad planta

Un análisis del genoma de las anémonas reveló que exhiben una complejidad de elementos regulatorios similares a los de las moscas de las frutas y otros animales, lo que sugiere que ese principio data de hace al menos 600 millones de años, hacia un común ancestro de los humanos, las moscas y las anémonas. Se encontró además que son más similares a plantas que a insectos y vertebrados en cuando a la regulación de la expresión de sus genes. Los sorprendentes hallazgos fueron presentados en Genome Research.

8. Grasa que no has de comer…

Un nuevo estudio reveló que comer comida frita más de 4 veces a la semana tiene un efecto dos veces mayor en el Índice de Masa Corporal en las personas con mayor riesgo genético de obesidad. El estudio apareció en el British Medical Journal. De hace tiempo se sabe que el consumo de alimentos fritos y las variantes genéticas estaban relacionadas, pero la interacción de estos factores en relación con el IMC no se había estudiado.

9. Se encogió

Mercurio se ha contraído mucho más de lo previsto revelaron datos suministrados por la sonda Messenger que lo estudio. El planeta más cercano al Sol se ha contraído radialmente 7 kilómetros y su radio actual es de 2.440 kilómetros. Se creía según datos antiguos que esa contracción era de 2 a 3 kilómetros. Mercurio, a diferencia de la Tierra que posee distintas placas tectónicas, tiene una sola y rígida capa rocosa. El estudio apareció en Nature Geoscience.

10. Mamá, usted no comió bien

Los descendientes de ratonas preñadas alimentadas con una dieta baja en vitamina A desarrollaron nodos linfáticos menores y tuvieron problemas en el sistema inmunitario de adultos que descendientes de contrapartes bien alimentadas, reveló un estudio publicado en Nature. Se establece así un vínculo entre la dieta materna y el buen funcionamiento de aquel sistema.

Detectan extraño asteroide con 6 colas

Foto cortesía Hubble

No podían creer lo que estaban observando y no era para menos: astrónomos que observaban el cinturón de asteroides del Sistema Solar, situado entre las órbitas de Marte y Júpiter, detectaron un asteroide con seis colas tipo cometa.

Los científicos usaron el telescopio espacial Hubble.

A diferencia de otros asteroides que aparecen como simples puntos de luz, este asteroide, llamado P/2013 P5, asemeja una regadora rotante de pasto, un aspersor. Para ellos es inexplicable esta forma.

“Estábamos absolutamente confundidos cuando lo vimos”, dijo David Jewitt, de la Universidad de California en Los Ángeles. “Más sorprendente aún es que la estructura de su cola cambia en tan solo 13 días. Es difícil de creer que estamos mirando un asteroide”.

El hallazgo fue reportado en The Astrophysical Journal Letters.

El P/2013 P5 ha estado expulsando polvo periódicamente por al menos 5 meses. Se cree que la tasa de rotación se incrementó al punto de que su superficie comenzó a volar aparte. No se piensa que las colas sean el resultado de un impacto con otro asteroide dado que no se ha visto una gran cantidad de material expulsado al espacio de un solo golpe.

El asteroide había sido descubierto en agosto 27 con el programa Pan-STARRS en Hawai. En ese momento apareció como un objeto nuboso. Las colas fueron vistas con el Hubble el 10 de septiembre.

Cuando se volvió a mirarlo el 23 de ese mes, su apariencia había cambiado por completo.

“Quedamos anonadados”, dijo Jewitt.

Una modelación de Jessica Agarwal del Max Planck Institute for Solar System Research en Lindau, Alemania, reveló que las colas pudieron haberse formado por una serie de eventos impulsivos de expulsión de polvo, expulsiones que debieron ocurrir en abril 15, julio 18, julio 24, agosto 8, agosto 26 y septiembre 4. La presión de la radiación solar alineó el polvo en chorros.

Y esa misma radiación pudo incidir en el aumento de la rotación del asteroide por lo que el asteroide, debido a su débil campo gravitatorio, no se pudo mantener completo.

La otra historia de Don Quijote

Sorpresas te da el espacio. Y allí, muy cerca de la Tierra encontraron a Don Quijote, que tenía la personalidad trocada.

Sí, resulta que Don Quijote es un objeto cercano a la Tierra, un asteroide, o al menos eso era lo que se creía desde hace 30 años. Denominado 3552 Don Quijote, es el tercer mayor objeto cercano y un equipo encabezado por Joshua Emery, de la Universidad de Tennessee, Knoxville, hizo un descubrimiento del que algunos sospechaban.

Don Quijote tenía una doble personalidad. Es que se le consideraba asteroide pero en verdad es un… cometa.

Se estima que un 5 por ciento de los objetos cercanos son cometas muertos que han perdido todo el agua y el dióxido de carbono en la forma de hielo que le da su coma (una de las partes del cometa, esa nube que rodea al núcleo) y la cola.

El equipo halló que Don Quijote no es ni lo uno ni lo otro. Es un cometa aún activo, posiblemente con hielo de agua y no solo rocas.

“Siempre ha sido considerado como algo extraño”, dijo Emery. “Su órbita lo trae cerca a la Tierra, pero también más allá de Júpiter. Tal órbita es similar a la de un cometa, no a la de un asteroide, que tiende a ser más circular, por lo que pensaban que había perdido sus depósitos de agua”.

Mediante el telescopio espacial Spitzer de la Nasa, examinaron de Nuevo fotografías de Don Quijote en 2009 cuando estaba en el punto más cercano al Sol y encontraron que tenía un coma y una cola débil.

Emery también reexamine imágenes de 2004 cuando estaba en su punto más lejano al Sol y determine que su superficie está compuesta de polvo de silicato, similar al polvo del cometa. También determine que Don Quijote no tenía coma ni cola a esa distancia, lo cual es común en estos objetos porque requieren la radiación solar para formar el coma y las partículas solares cargadas para formar la cola. Y también precisaron el tamaño y la escasa reflectividad de su superficie.

Don Quijote es otro ahora.

Una persona añade 37 millones de bacterias al ambiente

Respiramos bacterias. Somos bacterias. La sola presencia de una persona en un cuarto agrega 37 millones de bacterias en el ambiente cada hora, dice estudio de ingenieros de Yale University.

“Vivimos en esta sopa microbiana y un gran ingrediente son nuestros propios microorganismos”, dijo Jordan Peccia, profesor de ingeniería ambiental y autor principal del estudio publicado en Indoor Air.

“El polvo del piso es la mayor fuente de bacterias que respiramos”.

Estudios previos han analizado la variedad de gérmenes presentes en los espacios diarios, pero este parece ser el primero en cuantificar cuánto la sola presencia humana afecta los aerosoles dentro de un cuarto.

Peccia y su grupo midieron y analizaron las partículas biológicas en un salón de clases de la universidad durante 8 días, 4 durante los cuales estuvo siempre ocupado y 4 en los que estuvo vacío. Todo el tiempo ventanas y puerta permanecieron cerradas.

Encontraron que la ocupación humana estaba asociada con un aumento mucho más alto de la concentración de agentes aéreos de bacterias y hongos de varios tamaños. La ocupación resultó en grandes picos de partículas de hongos de gran tamaño y bacterias de tamaño medio. El tamaño de bacterias y hongos es importante porque afecta el grado por el cual pueden ser filtrados y recirculados.

Los investigadores hallaron que cerca del 18% de todas las emisiones bacteriales en el cuarto, incluyendo bacterias frescas o previamente depositadas, provenían de los humanos y no de plantas ni otras fuentes. De las 15 variedades más abundantes de bacterias identificadas, 4 están asociadas directamente con personas, incluida la más abundante, Propionibacterineae, común en la piel humana.

Peccia dijo que los cuartos con alfombras parecen retener altas cantidades de microorganismos, pero esto no indica que deben ser removidas. Muy pocos de los microorganismos detectados, menos del 0,1% son infecciosos.

Pero entender el contenido y la dinámica de los aerosoles biológicos puertas adentro es útil para divisar nuevas formas de mejorar la calidad del aire.

“Las enfermedades infecciosas que contraemos, las cogemos en esos espacios”, dijo. Y es común que permanezcamos la mayor parte del tiempo en ambientes interiores.

Detectan bombardeo de cometas en otro mundo

Una estrella más fría que el cuerpo humano, océanos de agua en el polvo alrededor de una estrella, un planeta en plena formación y, lo que faltaba: un bombardeo de cometas en las inmediaciones de una estrella y dentro de su sistema planetario.

La semana fue pródiga en noticias astronómicas, casi todas relacionadas con esos cercanos pero lejanos mundos que cautivan a los científicos y a los aficionados.

El telescopio espacial Spitzer, que observa en la longitud de onda del infrarrojo, detectó señales de cuerpos helados actuando en ese sistema solar en la constelación del Cuervo, en lo que pareciera ser un Late Heavy Bombardment, un bombardeo como el que sufrió la Tierra hace varios miles de millones de años y que permitió que esos cometas depositaran agua y algunos de los elementos necesarios para la vida.

Spitzer detectó una banda de polvo alrededor de esa estrella, que semeja el accionar de un cometa. Un polco localizado tan cerca de Eta corvi que podrían existir allí mundos tipo Tierra, sugiriendo que ocurrió una colisión entre un planeta y uno o más cometas.

Ese sistema tiene alrededor de 1.000 millones de años, la edad precisa para ese bombardeo. La Tierra tiene unos 4.500 millones de años y fue bombardeada hasta hace unos 3.800 millones de años, luego de lo cual comenzó a formarse la vida.

Al analizar la luz proveniente del polvo alrededor de la estrella, se encontraron huellas de hielo de agua, orgánicos y rocas, lo que indica la presencia de cometas.

“Tenemos evidencia directa de un bombardeo en Eta Corvi, ocurriendo casi al mismo tiempo que ocurrió en nuestro Sistema Solar”, dijo Carey Lisse, principal autor del estudio aparecido en Astrophysical Journal.

La huella de la luz emitida por el polvo alrededor de Eta Corvi también semeja al meteorito Amahata Sitta, que cayó a la Tierra en fragmentos en Sudán 8África) en 2008. Las similitudes entre el meteorito y el objeto destruido en Eta Corvi implican un lugar común de nacimiento en sus respectivos sistemas solares.

Un segundo y más masivo anillo de polvo frío situado casi al borde del sistema de esa estrella parece el ambiente adecuado para una reserva de cometas. El anillo brillante, descubierto en 2005, se sitúa de Eta Corvi a unas 150 veces la distancia Tierra-Sol, una región similar al cinturón de Kuiper, donde se forman cometas y existen otros cuerpos rocosos en nuestro Sistema Solar.

O sea: podríamos estar asistiendo en la lejanía a la formación de un sistema solar muy parecido al nuestro en el que quizás llegara a formarse la vida en unos miles de millones de años.

Una agradable sorpresa que regaló la semana, pero no fue la única.

En efecto, Kevin Luhman, profesor de Penn State, reveló en un encuentro en la Nasa el hallazgo de un cuerpo casi tan frío como un día de verano en Arizona.

Se trataría de una estrella enana marrón, una estrella que no alcanzó a acumular el suficiente material para desencadenar reacciones nucleares como una estrella, pero que es varias veces más grande que Júpiter. Esa enana marrón tiene una compañera, una enana blanca, girando ambas a una distancia de 2.5000 veces la distancia Tierra-Sol. La enana blanca es el residuo de la explosión de una estrella como nuestro Sol.

Las mediciones indican que aquella frustrada estrella tendría una temperatura cercana a la del cuerpo humano.

Se encuentran a 63 años luz de nosotros, muy cerca en verdad.

Dibujo cortesía Nasa/Sptizer

Estrella supergigante de medidas descomunales

Astrónomos acaban de encontrar que una vieja conocida es en verdad una estrella supergigante amarilla, la más cercana a la Tierra, de acuerdo con información del European Southern Observatory en La Silla (Chile).

Esta monstruosa estrella, conocida por los astrónomos como IRAS 17163-3907, tiene un diámetro unas mil veces mayor que nuestro Sol. A una distancia de 13.000 años luz presenta un brillo 500.000 veces mayor que el de nuestra estrella. Es una de las 30 estrellas más brillantes en el espectro infrarrojo.

Su masa total es unas 20 veces la del Sol.

“Se sabía que brillaba mucho en infrarrojo, pero nadie la había identificado como una supergigante amarilla”, dijo Eirc Lagadec, quien encabezó un grupo que tomó nuevas imágenes de este colosal objeto.

La estrella presenta una doble capa de polvo, que en conjunto semejan un huevo frito, por lo que se le llama la Nebulosa del Huevo Frito.

Pero no solo en eso es llamativo. Si esta estrella estuviera situada en nuestro Sistema Solar, la nebulosa habría engullido todos los planetas e incluso aquellos menores y cometas que residen mucho más allá de la órbita de Neptuno: la corona más externa tiene un radio de 10.000 veces la distancia Tierra-Sol (que es de 150 millones de kilómetros aproximadamente).

Las amarillas supergigantes se hallan en una fase muy activa de su existencia, con una serie de sucesivas explosiones que eyecta el material que ha formado las dos coronas a su alrededor. La fase dura solo unos millones de años

Esta estrella ha eyectado cuatro veces la masa del sol en sólo unos cientos de años.

Dada la inmensa actividad que genera, morirá pronto (en términos estelares) en una enorme explosión de supernova, luego de pasar por la fase de estrella Wolf-Rayet (que pierde masa a enorme velocidad dados sus poderosos vientos).

Un coloso del cielo, hacia la constelación Escorpión.

Foto cortesía ESO

Un mar dentro de un agujero negro

Hay tanta agua que podrían bañarse en ella todos los habitantes del universo. Bueno, si se pudiera…

Dos grupos de astrónomos descubrieron la más grande y lejana reserva de agua detectada en el universo, equivalente a 140 billones de veces toda el agua en los océanos de la Tierra. Tan enorme cantidad, sin embargo, no puede ser empelada: rodea un hambriento agujero negro, un quásar, a más de 12.000 millones de años luz.

“El ambiente alrededor de él es único y está produciendo una enorme cantidad de agua”, dijo Matt Bradford, científicos del Jet Propulsion Laboratory de la Nasa.

“Una demostración más de que el agua se encuentra por todo el universo, incluso en sus edades más tempranas”.

El quásar es activado por un colosal agujero negro que consume el polvo y el gas de un disco a su alrededor. A medida que come, el quásar expele grandes cantidades de energía. Los dos grupos de astrónomos estudiaron un quásar particular llamado APM 08279+5255, que alberga un agujero negro 20 millones de veces más masivo que nuestro Sol y que produce tanta energía como mil billones de soles.

Aunque los astrónomos esperaban que el vapor de agua también estuviera en el universo temprano, pero no se había visto tan lejos. Hay vapor de agua en nuestra galaxia, la Vía Láctea, aunque su cantidad es 4.000 veces menor que la del quásar dado que se encuentra congelada.

El vapor de agua es un gas importante que revela la naturaleza del quásar. En este caso particular, el vapor de agua está distribuido alrededor del agujero negro en una región gaseosa que se extiende por cientos de años luz. Aunque el gas se halla a –53 grados C y es 300 billones de veces menos denso que la atmósfera terrestre, es aún 5 veces más caliente y 10 a 100 veces más denso de lo que es típico en galaxias como la nuestra.

Medidas del vapor de agua y otras moléculas indican que hay suficiente gas en esa región como para alimentar el agujero negro hasta que crezca seis veces su actual tamaño.

Dibujo cortesía

Un mapa con las 43.000 galaxias más cercanas

 

El más espectacular mapa del universo local fue revelado por astrónomos, un mapa en 3-D que cobija el universo hasta una distancia de 380 millones de años luz.

La obra demoró más de 10 años en ser completada y fue realizada gracias al 2Mass Redshift Survey, que logró, a diferencia de mapas pasados, extenderse más hacia el plano de la galaxia, una región generalmente oscurecida por el polvo estelar.

La luz de una galaxia es desplazada hacia el color rojo del espectro y a longitudes de onda mayores por la expansión del universo. Mientras más lejos esté la galaxia, mayor su color rojizo, por lo que la medición de este color establece la distancia de las galaxias y le confiere al mapa la vital tercera dimensión.

El rastreo escaneó el cielo entero en tres bandas de longitud de onda cercanas al infrarrojo con el fin de penetrar el polvo en el camino, lo que no es fácil con luz visible. Sin adicionar los rojizos, sólo se tomaría una imagen en 2-D.

El 2Mass Redshift Survey (2MRS) eligió galaxias de imágenes hechas por el Two-Micron All-Survey (2MASS) y tomó en detalle áreas previamente ocultasen nuestra Vía Láctea para entender mejor su impacto en nuestro movimiento.

El movimiento de la Vía Láctea con respecto al resto del universo ha sido un rompecabezas aún desde que los astrónomos fueron capaces de medirlo y encontraron que no podía ser explicado por la atracción gravitacional de ninguna materia visible.

Dentro de las regiones que antes estaban ocultas y ahora son visibles, figura la de la Hidra-Centauro.

El mapa ubica más de 43.000 galaxias en esos 380 millones de años luz comprendidos en el estudio.

El mapa fue presentado por Karen Masters, de University of Portsmouth en el Reino Unido, en una conferencia de prensa en el encuentro de la American Astronomical Society.

Se aprecia en la imagen una foto del mapa. Cortesía T. H. Jarrett-Ipac-SSC.

12