La ‘maldita’ primavera se hace más larga

Foto Forest Wander/Wikipedia

Foto Forest Wander/Wikipedia

La modificación del patrón climático del planeta toca hasta… la primavera.

Sí, un estudio sugiere que se está alargando, con consecuencias aún no estudiadas en diferentes especies vivas y hasta en los humanos. Continuar leyendo

Una luna muy ‘hot’

Loki Patera desde la Tierra. Foto UC Berkeley

Loki Patera desde la Tierra. Foto UC Berkeley

La Tierra está apagada en comparación con Io. Esta luna de Júpiter es el cuerpo del Sistema Solar más activo en vulcanismo, sugiere un estudio que se basó en imágenes de la emisión termal de ese satélite.

Con la óptica adaptativa cercana al infrarrojo de dos potentes telescopios, el Keck II de 10 metros y el Gemini Norte de 8, situados ambos en el dormido volcán Maunakea en Hawai, astrónomos rastrearon 48 puntos volcánicos calientes en la superficie, por 29 meses.

Sin esa óptica, que logra remover la atmósfera difuminada entregando una imagen nítida, Io es una bola difusa. La óptica adaptativa separa rasgos solo unos cientos de kilómetros aparte en el diámetro de 3600 kilómetros de Io.

Una noche cualquiera, pudimos ver media docena de puntos calientes distintos”, dijo en un informe de prensa Katherine de Kleer, de UC Berkeley, quien condujo las observaciones.

De los cientos de volcanes activos, pudimos rastrear los 50 más potentes en los últimos años”.

Ella, junto a Imke de Pater, profesora de astronomía, observó el calor emanado de erupciones activas así como los flujos de lava enfriándose logrando determinar la temperatura y la fuerza de cada erupción. En algunos casos el rastreo fue por años.

Algunas de las erupciones parecieron progresar en la superficie, como si una activara otra a 500 kilómetros.

Mientras reta la imaginación idearse un mecanismo que pudiera operar a distancias de 500 kilómetros, el vulcanismo de Io es más extremo que el que tenemos en la Tierra y continúa sorprendiéndonos y turbándonos”, dijo de Kleer.

El hallazgo será publicado en el journal Icarus.

El intenso vulcanismo de esta luna es alimentado por el el calentamiento de marea, que proviene de la fricción generada en el interior de Io por los cambios en el jalón gravitacional de Júpiter durante la órbita del satélite.

Los modelos sugieren que la mayoría del vulcanismo debería emitirse cerca a los polos o el ecuador, pero eso no fue lo que se vio: en esas 100 noches observaron un número sorprendente de erupciones cortas pero intensas que aparecían de repente y cedían en cuestión de días, en latitudes más altas de la mayoría de las erupciones típicas.

Un objetivo muy interesante fue Loki Patera, el volcán más poderoso y persistente, que brilla por más de un factor de 10 cada 1-2 años. Una patera es un cráter irregular, usualmente volcánico.

Para algunos científicos, Loki Patera es un lago masivo de lava.

Otro volcán, Kurdalagon Patera, produjo erupciones dos veces en la primavera de 2015, coincidiendo con el brillo de una nube amplia de material neutro que orbita al gran planeta.

Resuelto el caso del pintor espacial

Caronte rojo, la obra del pintor. Foto Nasa

Caronte rojo, la obra del pintor. Foto Nasa

Nadie ha sabido de un pintor que viva en el espacio y si lo hubiera su historia sería increíble, pero astrónomos acaban de encontrar al primer pintor espacial, pero no es humano.

Cuando la nave New Horizons pasó por Plutón y su sistema de lunas en 2015, varias imágenes impactaron a los científicos: la gran luna Caronte tenía su polo pintado, rojo. Algo que los dejó perplejos.

Pero un año después, pudieron explicar el origen de esa capa de pintura rojiza y lo hicieron en un artículo en Nature.

El pintor es nada menos que… Plutón. Sí. De la atmósfera de este planeta enano escapa metano, que queda atrapado por la gravedad de Caronte y se congela sobre la gélida superficie de la luna. Luego la luz ultravioleta del lejano Sol transforma el metano en hidrocarburos pesados y eventualmente en materiales orgánicos denominados tolinas.

Sí, Plutón es un artista que usa esprays para pintar sus grafitis sobre Caronte. “Cada que exploramos hallamos sorpresas. La naturaleza es muy inventiva en el uso de las leyes de la física y de la química para crear paisajes espectaculares”, dijo Will Grandy, investigador d ella misión y cabeza del estudio.

Esta luna, de 1212 kilómetros de diámetro, orbita con Plutón el Sol una vez cada 248 años, generando condiciones extremas en los polos de la luna: 100 años de luz solar continua se alternan con 100 de oscuridad total, permitiendo el congelamiento del metano. Un invierno durante el cual la temperatura desciende hasta -257 °C.

Las moléculas de metano rebotan por el planeta hasta que regresan al espacio o quedan atrapadas en el polo, donde se congelan formando una cobertura de hielo de metano que dura hasta que regrese la luz solar en la primavera. Pero mientras el metano se sublima pronto, los hidrocarburos creados permanecen sobre la superficie.

Entonces la luz solar irradia esos residuos tornándolos rojizos, que se han acumulado en el polo durante millones de años.

Así, resuelto el misterio del pintor espacial.

Las 10 noticias científicas de la semana

El mapa galáctico. Foto ESA

El mapa galáctico. Foto ESA

1. Ubicándonos

La agencia espacial europea (ESA) publicó el primer catálogo de estrellas de nuestra galaxia, más de 1000 millones de objetos celestes ubicados con precisión gracias al trabajo del satélite Gaia. El más grande sondeo del cielo y la Vía Láctea cuya meta es medir las distancias y movimientos de más de dos millones de estrellas. El satélite fue lanzado hace 1000 días y comenzó a trabajar en julio de 2014.

2. Envidiosos somos

Un estudio del comportamiento humano reveló que 90% de las personas pueden ser clasificadas en cuatro tipos de personalidades: optimista, pesimista, confiable y… envidiosa. Pero esta última característica prima en 30% de ellas, frente a 20% de cada una de las otras, revelando que somos una raza envidiosa según el estudio publicado en Science Advances en el que se trabajó con 541 voluntarios.

3. Incas a la moda

Un investigador de la Universidad de Washington identificó la primera fábrica de índico en el planeta, encontrada en Huaca, Perú, que data de hace 6.200 años, constituyendo el primer uso conocido del índigo azul en las prendas de algodón. Un hallazgo que muestra además el adelanto tecnológico de esos antiguos pobladores. El textil fue encontrado en 2009 en un sitio bien conservado en la costa norte peruana. El hallazgo apareció en Science Advances.

4. El cuervo se las trae

Mucho reconocimiento han recibido los cuervos de Nueva Caledonia por sus habilidades para usar herramientas para proveerse alimentación con insectos y otras presas. Pero no es exclusivo de estas aves. Científicos publicaron en Nature que el cuervo Alala, de Hawai, amenazado de extinción también es hábil en el empleo de herramientas y es parte de su comportamiento habitual. Hay cerca de 40 especies de cuervos en el planeta, la mayoría poco estudiados.

5. La suerte de los osos

Una situación que no solo despista sino que afecta su futuro. Las 19 poblaciones de osos polares se están enfrentando a un derretimiento más pronto del hielo del Ártico en primavera y una más tardía consolidación en otoño, lo que incide en las temporadas de alimentación y cría, dejándoles menos tiempo. Los hechos los presenta un artículo en The Cryosphere, basado en datos satelitales de la Nasa durante 35 años que revelan que la tendencia es firme. En promedio el derretimiento se da de 3 a 9 días antes por década e igual al final, lo que da más de dos semanas de menos hielo.

6. Nace un gigante

Astrónomos encontraron señales de un planeta grande que crece alrededor de la joven estrella cercana TW Hidra, que se cree es helado, similar a Urano o Neptuno, hallazgos realizado con el Alma (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array). Esa estrella está a 184 años luz, tiene solo 10 millones de años y a su alrededor ya se había visto un disco de polvo y en él se hallaron vacíos donde se forman planetas. El hallazgo apareció en Astrophysical Journal Letters.

7. Una buena protección

Un estudio publicado en el Journal of Clinical Oncology encontró que a mayor factor de los protectores solares el riesgo de melanoma puede decrecer hasta 33%. El factor base tomado con el que se lograba aumentar la protección fue 15, de modo que uno mayor garantiza mejor protección solar y reduce más el riesgo. En distintas regiones del planeta hoy es mayor la exposición al Sol debido al cambio climático, incidiendo en el número de personas con ese cáncer.

8. No se estrese durante el período

Las mujeres que se consideraban más estresadas durante el periodo de ovulación tenían 40% menos probabilidad de embarazarse ese mes. Y aquellas que se consideraban estresadas la mayor parte del tiempo tienen 45% menos probabilidad, de acuerdo con un estudio en Annals of Epdiemiology. La investigación se hizo con 400 mujeres de hasta 40 años, activas sexualmente que informaban sobre su menstruación, sus relaciones sexuales, los métodos anticonceptivos y el alcohol, cafeína y cigarrillo.

9. Menos bosques

Un estudio revelado por el Ideam mostró que el año pasado se deforestaron 124 000 hectáreas en todo el país, con un descenso de 12% frente a 2014 pero más que en 2013 cuando comenzaron las mediciones. De nuevo, los cultivos ilícitos, la tala ilegal, la minería, la frontera agrícola y los incendios son las principales causas de pérdida de selva. Deforestación avanzada.

10. Óvulos burlados

Los óvulos pueden ser inducidos a crear embriones sin fertilización, pero estos mueren pronto al no existir la presencia de espermatozoides. En un avance, científicos inyectaron espermatozoides a esos embriones (partenogenotes) y lograron producir ratones saludables. A futuro podría tener aplicaciones en tratamientos de fertilidad y cría de especies amenazadas, pero hay que falta perfeccionar en la técnica. El logro apareció en Nature Communications.

El parásito con la vida más dura

Machos tratando de acceder a una hembra dentro de la abeja andrena. W. Rutkies

Machos tratando de acceder a una hembra dentro de la abeja andrena. W. Rutkies

Hay destinos poco deseables, aunque por algo debe ser. Las hembras del insecto parásito Stylops ovinae viven dentro de las abejas andrenas. Y mientras los machos pueden revolotear por ahí con sus alas durante unas horas antes de morir, ellas están atadas a su hogar: sí, viven dentro de esa abeja toda su vida, con solo una parte de su cefalotórax expuesto.

Pero eso no es todo: una vez su descendencia sale de los huevos, se la comen viva. Todo ello sin contar que no posee alas, patas, antenas, ojos, boca ni genitales.

Tiene descendencia pese a no poseer genitales, porque antes de ser engullida por sus hijos, pasa por una inseminación traumática, un apareamiento en el que el macho perfora su cuerpo con su pene de menos de medio milímetro de longitud.

Esas abejas son comunes en Alemania y a veces aparecen semanas antes de lo previsto en la primavera: han sido infectadas por ese parásito.

Para estudiar ese sistema de abeja-parásito, Hans Pohl de Friedrich Schiller University Jena, tomó imágenes en laboratorio con un microscopio de escaneo de electrones y registró 4 actos de apareamiento de los parásitos, estudio publicado en Scientific Reports.

El macho se une a la abeja y hunde su pene en el cuerpo de la hembra, por su cuello. Allí permanece entre 8 y 34 minutos antes de partir. Transferir el esperma solo toma unos segundos, pero se queda más tal vez para evitar la competencia de otros machos,

Al evitar el tracto reproductivo de la hembra, la traumática inseminación es una manera en la que los machos aseguran que su esperma es el que usarán las hembras para producir su descendencia. A la vez la hembra pudo haber desarrollado un modo de no ser afectada demasiado en el acto al poseer un pequeño bolsillo en el cuello donde el macho deposita el esperma, lo que da algo de protección frente al trauma de múltiples machos clavando su cuello. Según el investigador.

Hielo del Ártico alcanzó mínimo histórico

Extensión de hielo en el Ártico. Foto Nasa

Extensión de hielo en el Ártico. Foto Nasa

Otra marca que impone el calor: el hielo del Ártico alcanzó su mínimo histórico por segundo año consecutivo, revelan los datos de la Nasa.

Cada año, la capa de agua congelada que flota sobre el océano Ártico y los mares adyacentes se derrite en la primavera y el verano y crece en el otoño y el invierno en el Hemisferio Norte, alcanzando el máximo entre febrero y abril.

Al 24 de marzo, el hielo se extendía por 14,52 millones de kilómetros cuadrados, una nueva marca de mínima extensión según el registro satelital que comenzó en 1979.

Es solo un poco menos que los 14,54 millones de 2015, pero hay un dato poco alentador: los 13 registros más bajos han sucedido en los últimos 13 años.

La nueva marca se da tras los calurosos meses de diciembre, enero y febrero alrededor del planeta, lo que pudo contribuir a la menor formación de hielo, según Walt Meier, científico del Centro Goddard de la Nasa.

El patrón de vientos en enero y febrero tampoco favoreció la formación de hielo porque trajo aire caliente del sur. Pero en definitiva el factor que tendrá un papel más importante en el futuro del hielo del Ártico es el calentamiento de las aguas del océano dijo Meier.

Es probable que vayamos a tener máximos más pequeños en el futuro porque adicional a una atmósfera más caliente el océano también se ha calentado. Eso impedirá que el borde del hielo se expanda al sur como era usual”.

Y aunque “la máxima extensión puede variar cada año dependiendo de las condiciones en el invierno, estamos viendo una tendencia significativa hacia abajo y eso está relacionado con el calentamiento de la atmósfera y los océanos.

Es que desde 1979 esa tendencia ha llevado a una pérdida de casi 1 millón de kilómetros cuadrados de cobertura de hielo, casi el territorio de Colombia.

El mar Ártico juega un papel importante en la regulación de la temperatura del planeta: su superficie refleja la energía solar que de otra forma absorbería el océano, un efecto más relevante en el verano, cuando el Sol está alto, directo sobre la región. En el invierno el Sol no sale durante varios meses en el círculo polar Ártico y el impacto se siente en la temperatura de la atmósfera.

Las 10 noticias científicas de la semana

El primer pelo. Foto Óscar Sanisidro

1. El primer pelo de la historia

Un viejo mamífero hallado en España, que vivió hace 125 millones, sorprendió a la ciencia. No solo tiene tejidos blandos de hígado, pulmón y diafragma conservados sino que presenta los primeros restos de pelo y púas de animal alguno, conservados mediante un proceso de fosilización fosfática, llevando 60 millones de años más en el pasado el origen de estas estructuras de la piel. El animal es el Spinolestes xenarthrosus, de un linaje de animales extinguidos. Los hallazgos se revelaron en Nature.

2. Háganse los sueños

Mediante la activación con láser de un grupo de células en la médula cerebral, una técnica llamada optogenética, científicos lograron que ratas comenzaran a soñar y dejaran de hacerlo al desactivar esas neuronas, siendo incapaces de soñar de nuevo. El estudio apareció en Nature y sugiere que el sueño está dominado por esa región del cerebro, así intervengan otras en el hipotálamo y el tallo cerebral. El avance permitirá conocer más detalles sobre cómo soñamos.

3. Usted me tocó

Ingenieros de la Universidad de Stanford crearon una piel de plástico que detecta la intensidad de una presión sobre ella y genera una señal eléctrica que es recibida por las células en el cerebro. Es la primera vez que se logra detectar una presión y transmitirla al cerebro. El logro se debe a Zhenan Bao que lleva una década tratando de desarrollar un material que imite la capacidad flexible de la piel y que se pueda sanar, a la vez que sirva de sensor. El estudio apareció en Science.

4. ¿Sexo? ¡Cómo olvidarlo!

Investigadores reportaron en Nature el hallazgo de un par de neuronas en el cerebro de un nemátodo que le permite recordar e ir en busca de sexo aún a expensas de alimento. Las neuronas son exclusivas de los machos, un hallazgo interesante para conocer cómo el cerebro de hembras y machos les confieren distintas preferencias, aptitudes y juicios

5. La maldita primavera

En Environmental Research Letters se reportó un fenómeno preocupante: la primavera se anticipará hasta 3 semanas en el futuro. Los inviernos serán más cortos. Y aunque pareciera buena nueva, ¿cómo se afectarán plantas y animales? Las aves migratorias, por ejemplo, se basan en la duración del invierno para sus vuelos. También desaparecerán las falsas primaveras, cuando las temperaturas gélidas retornan luego de haber comenzado la germinación de las plantas. Algo extraño se cuece.

6. Ébola vía semen

La transmisión del ébola por el semen es posible hasta 6 meses después de haberse contagiado, reveló un estudio en el New England Journal of Medicine que analizó el caso de una mujer contagiada en Liberia por un sobreviviente de la enfermedad. Aunque se sabía de la transmisión vía sexual, se tenía el tiempo de peligro era mucho menor. En esta ocasión la infección se produjo a los 179 días de que el hombre hubiera sido declarado portador del virus.

7. Terapia en el útero

Aunque no es investigación concluida, científicos dijeron esta semana que preparan el tratamiento con células madre de bebés en el útero para corregir un defecto que hace que los huesos se rompan con extrema facilidad y que a veces conduce a la muerte. Se practicará en fetos en el útero y en bebés recién nacidos. Será la primera vez que se intenta antes del nacimiento dijo un comunicado del Instituto Karolinska en Suecia. El ensayo comenzará en enero. El tratamiento lo recibirán fetos con 20 a 34 semanas de gestación.

8. Lavaron la mancha de Júpiter

Un estudio de los rasgos principales de Júpiter con base en imágenes del telescopio Hubble reveló que la gran mancha roja distintiva, que ha estado activa por más de 300 años, siendo una gran tormenta, se ha encogido 240 kilómetros, pero ese encogimiento ha disminuido el ritmo según el reporte en The Astrophysical Journal. También se detectó una extraña onda que no había sido vista hace años. El gran planeta cambia.

9. Sí que pasaban bueno

Un análisis de fósiles y objetos hallados en Durrington Walls, sitio del neolítico donde se construyeron los monumentos de Stonehenge hace más de 4.000 años, publicado en Antiquity, mostró que en el asentamiento se hacían fiestas en las que se consumían carne de ternero y cerdo y productos lácteos. Estos al parecer eran exclusivos de un grupo selectos o eran consumidos en ceremonias públicas. Se hallaron pocos restos de plantas consumidas, por lo que el festín era con carne, mucha carne.

10. Una gasolinera en la Luna

Para viajar a Marte lo mejor sería hacer una parada en la Luna para recargar combustible sugirió un estudio del MIT, con lo cual se reduciría en 68% la carga al momento de salir de la Tierra. En la Luna hay agua que se podría usar para preparar el combustible, asumiendo que la tecnología esté lista cuando se inicie la exploración humana del planeta rojo. Por favor, llene el tanque.

La rana que se convierte en hielo durante 6 meses

No tienen que mover la nariz ni son víctimas de una bruja. Hay ranas en el ártico que por sí solas se convierten en ¡hielo! En cubos de hielo, para ser más exactos.

Son ranas que sobreviven a temperaturas increíblemente bajas y tras meses en ese estado resurgen victoriosas para la vida.

Se trata de las ranas del bosque Lithobates sylvaticus, conocidas por el superpoder, porque eso es, de congelarse hasta solidificarse en el invierno.

Estas ranas no emigran a zonas más tibias ni se esconden en cavernas para hibernar. Casi que se convierten en estatuas vivientes, congelando su piel, su sangre, el cerebro, algo que mataría la mayoría de los animales.

Y cuando llega la primavera, recuperan la vida y se reproducen como si nada hubiera pasado.

El caso fue analizado en la reunión anual de la Sociedad de Biología Comparativa e Integradora,

La rana, pequeña, vive en los bosques de Alaska y soporta los más crudos inviernos que uno pudiera imaginarse.

Estudios en el occidente medio canadiense o en el sur han mostrado que temperaturas de -7 grados pueden matar aranas. Y un estudio en laboratorio encontró que dos meses de congelamiento son fatales también.

El hábitat de estas ranas se extiende hacia el Círculo Ártico en Alaska y Canadá. Aún abajo del Círculo, su hábitat en Alaska puede permanecer bajo 0 la mitad del año y las temperaturas pueden llegar a -20 grados.

¿Las acaba el invierno? ¿Son más fuertes? Eso fue lo que estudió Don Larson, de la Universidad de Alaska en laboratorio y en su ambiente.

Con su grupo halló 18 ranas que se estaban preparando para el invierno y pusieron sensores en lugares ocultos. Tomaron algunas para encierros en exterior y otras las condujeron al laboratorio para ser congeladas artificialmente.

Las ranas en su medio permanecieron congeladas 193 días en promedio. En esos días los sensores mostraron una temperatura promedio de -6,3 grados y en algunos momentos descendió hasta -18,1. Pese a esas condiciones las ranas sobrevivieron.

¿Cómo lo logran? El secreto parece estar en el azúcar, dijo Larson. Para proteger sus células mientras se congelan usan la sola molécula de azúcar, la glucosa.

Al ‘empaquetar’ sus tejidos con glucosa evita que se sequen demasiado mientras el hielo se cristaliza alrededor de sus células. Y evita que algún hielo se forme dentro de las células,lo que sería letal.

Comparadas con las del laboratorio, las del exterior tenían 10 veces más glucosa en algunos de sus tejidos quizás por el cambio de temperatura del paso del otoño al invierno. Las ranas bombean glucosa tan pronto sienten que se están congelando.

Larson también halló una molécula anticongelante en los tejidos, fuera de las células, las que se unen a los cristales de hielo cuando se forman. Previene que el hielo traspase la membrana celular. Esa molécula ha sido hallada en otros animales y plantas.

Las ranas del estudio se congelaron mucho más de lo que los científicos habían visto antes y cada una despertó en la primavera. Se cree que podrían aguantar condiciones peores.

Popurrí científico

Mortal alianza de dos genes

Científicos de Columbia University Medical Center descubrieron que algunos casos de glioblastoma, la forma más agresiva de cáncer cerebral, es causada por la fusión de dos genes adyacentes.

El estudio halló además que, en ratones, drogas diseñadas contra la proteína producida por esa aberración genética podía reducir sustancialmente el crecimiento del glioblastoma. ¿Una esperanza? Ojalá.

En la foto, acumulación anormal de la proteína de la fusión (en rojo) en células madre de glioblastoma. Cortesía Anna Lasorella-Antonio Iavarone-CUMC.

Estamos próximos a decolar

A diferencia de la mayoría de aerolíneas hoy en día, a las aves les gusta cumplir itinerario.

Científicos de York University detectaron que pájaros siguen un estricto horario cuando se trata de migrar a sus sitios de apareamiento y crianza con algunos de ellos partiendo siempre la misma fecha de cada año.

El estudio, publicado en Plos One, es el primero, según los autores, en rastrear las rutas y el momento de migración de pájaros durante varios años.

Los investigadores les colocaron geolocalizadores a zorzales maculados (Hylocichla mustelina) para grabar los datos de sus movimientos.

Al analizar, encontraron que la partida en primavera del Trópico hacia los campos de crianza en Norteamérica eran muy consistentes.

Foto Kevin Frazer

Café y peligro

El café es bueno para casi todo, según estudios de toda clase que se hacen con mucha frecuencia.

Ahora, un nuevo aporte proviene de Jessica Smith y colegas en Social Cognitive and Affective Neurosicence: establecieron que el café cambia la percepción de los estímulos que sugieren una amenaza, como una cara hostil, provocando ansiedad.

Cuándo debe echar flores una planta

Como es tan común damos por sentado que así es. O nunca nos preguntamos porqué es así. ¿Cómo sabe una planta cuándo echar flores?

Cuando los días comienzan a ser más largos en la primavera, las plantas saben que deben florecer gracias a varias proteínas que interactúan con la luz azul según reportaron científicos en el journal Science.

El estudio describe los mecanismos moleculares que permite que las proteínas sensibles a la luz activen una serie de genes que controlan el florecimiento.

Entender la biología de la regulación de las flores por las plantas podría ser útil para hacer que las plantas comiencen a producir alimentos más pronto en el año.

“Podríamos ser capaces de cosechar dos o tres veces más en una temporada”, dijo Takato Imaizumi, coautor del estudio, biólogo molecular en University of Washington en Seattle.

Por lo general, las plantas necesitan comenzar a florecer alrededor del m omento cuando hay más insectos polinizadores para aumentar las chances de reproducción. Los científicos saben que las plantas tienen niveles más altos de la proteína sensible a la luz azul FKF1 hacia el fin del día y que esa proteína es importante para rastrear la duración del día. Han demostrado además que otra proteína, la CO, desempeña un papel clave en activar los genes del florecimiento.

En el nuevo estudio, Imaizumi y su grupo estudiaron la planta Arabidopsis thaliana, la que más ha sido analizada en el planeta con diversos fines. Pudieron mostrar que FKF1 ayuda a estabilizar la proteína CO lo suficiente como para encender el proceso de florecimiento. La luz azul –una longitud de onda particular de la luz visible que es común en la luz solar que resplandece al final de los días de primavera alrededor del mismo momento en que hay más FKF1- alienta aquella interacción. FKF1 también disminuye los niveles de una proteína que sirve como freno al florecimiento.

Así, mientras usted ve un jardín florecido, dentro de las plantas la actividad es intensa.

12