Aumentan 20% productividad en plantas

Plantas de tabaco. Foto Wikipedia Commnos

Plantas de tabaco. Foto Wikipedia Commnos

Es un sueño ante el cambio climático y el crecimiento poblacional: aumentar las cosechas para alimentar tanta gente. Y eso lograron biólogos: aumentar hasta 20% la productividad de plantas al incrementar la cantidad de luz que usan para la fotosíntesis.

Un hallazgo promisorio, aunque no es la solución única para la crisis que podría enfrentar el planeta a 2050 y 2100.

¿Cómo lo hicieron?

Los científicos del Laboratorio Nacional Lawrence en Berkeley, perteneciente al Departamento de Energía de Estados Unidos, y de la Universidad de Illinois se enfocaron en tres genes involucrados en un proceso que las plantas usan para protegerse del daño cuando obtienen más luz de la que pueden empelar de modo seguro.

Al aumentar la expresión de tales genes, obtuvieron un aumento de 14 a 20% en la productividad de plantas modificadas de tabaco en experimentos de campo.

El logro apareció en Science.

Usaron el tabaco como modelo en el estudio porque es fácil trabajar con esa planta, indicó la coautora senior Khrisna Niyogi, pero también desarrollan esas modificaciones en arroz y otras plantas alimenticias.

Los procesos que modifican son fundamentales para que las plantas hagan la fotosíntesis, por lo que esperan que en otras alcancen el mismo aumento en la productividad.

En la fotosíntesis las plantas usan la energía que les llega de la luz solar para tomar dióxido de carbono de la atmósfera y convertirlo en biomasa, que puede ser usada para alimento, combustible y fibra. Cuando hay mucha luz, la maquinaria en los cloroplastos se puede dañar y las plantas requieren una fotoprotección. Dentro de los cloroplastos tienen un sistema, NPQ para ese propósito. Es como una válvula que libera la presión en una máquina a vapor, por pintarlo de alguna forma, como hizo Niyogi.

Ese sistema elimina el exceso de energía. En la sombra, se desactiva pero lentamente y la máquina de la fotosíntesis no puede trabajar con tanta eficiencia.

En cultivos, donde están muy juntas las plantas, la eficiencia no es la mejor porque se dan sombra. Las plantas deben adaptarse a las sombras intermitentes por otras plantas y hojas, como por las nubes.

Lo que hicieron los investigadores fue acelerar el tiempo de recuperación de la fotoprotección.

Con calor produciremos menos (serie cambio climático 1)

(Comenzamos una serie de publicaciones sobre el cambio climático y sus implicaciones en distintos sectores y en el planeta en general, con ocasión de la Conferencia de las Partes de París que comienza a fines de ese mes. Notas que irán intercaladas con noticias científicas cuando lo amerite la ocasión. Un aporte para enfatizar la importancia del tema y aportar algo al conocimiento y al debate)

Salina en La Guajira. Foto Henry Agudelo

Los colombianos de finales de siglo verán reducido su ingreso per cápita en un 77% debido al impacto del cambio climático, una cifra mucho mayor a la prevista hoy por Planeación Nacional y aportada por un estudio publicado en Nature. En promedio cada persona en el planeta tendrá una afectación del 23%.

El hallazgo indica que el cambio climático ampliará las desigualdades, dado que el calentamiento será bueno para países fríos, que se harán más ricos, y nocivo para los calientes. En el estudio se estableció que el cambio climático reducirá un 75% los ingresos en el 40% de los países más pobres, mientras que el 20% de los ricos experimentará ganancias.

El estudio se centró solo en la temperatura y no consideró otros efectos como huracanes o el aumento en el nivel del mar.

Como otros animales, los humanos también tienen una productividad óptima a determinada temperatura, por lo que aun aumento tendrá sus consecuencias. Si baja la productividad individual por una mayor temperatura, se reducirá la nacional.

La investigación es una evidencia clara de que al actividad económica en todas las regiones está relacionada con el cambio climático y entre sus hallazgos figura que los costos globales serán 2,5 veces más altos que los previstos en otros modelos.

“Históricamente la gente ha considerado que una reducción de 20% en el PIB es casi una catástrofe” recordó Solomon Hsiang, uno de los investigadores. Y lo que hallaron es peor.

Los países más calientes sufrirán más: en el escenario menos optimista se estima que 43% de los países serán más pobres en 2100 que hoy debido al cambio climático y pesar del progreso tecnológico y otros avances.

La temperatura económica ideal es de 13°C. Un aumento incide también aspectos como el aire acondicionado, infraestructura, en errores humanos que provocan accidentes y en campos de la salud como ataques cardíacos en países ricos y malaria y dengue en los menos desarrollados. Además en la violencia, documentada por los autores en un estudio de 2013 en el cual hallaron que el cambio climático incentivará los conflictos internacionales y las guerras civiles.

El análisis consideró 166 países.

El ozono disminuye productividad laboral

Si la contaminación atmosférica no preocupa a las empresas, quizás comiencen a hacerlo al saber que aún niveles bajos de ozono afectan la productividad de los trabajadores.

Científicos del Department of Health Policy and Management en Mailman School of Public Health en Columbia midieron el impacto de la contaminación en los agricultores usando las variaciones diarias de los niveles de ozono. Los resultados indican que aún niveles bajo los actuales estándares de calidad del aire en la mayor parte del mundo, tienen un impacto negativo significativo sobre la productividad.

Sus hallazgos sugieren que la protección ambiental es importante para promover el crecimiento económico e invertir en el capital humano en contraste con la idea de un impuesto como productores.

Los resultados fueron publicados en el American Economic Review.

La polución por ozono es un tema de discusión con mucho debate sobre los niveles óptimos. Mientras los políticos dicen que regular el smog del ozono produce beneficios en la salud como menos hospitalizaciones y muertes, Matthew Neidell, principal investigador de este estudio, analizó si incluso niveles bajos podrían afectar el desempeño laboral.

Hasta ahora no se había evaluado este aspecto.

Los investigadores encontraron que un cambio de 10 partes por billón en la exposición promedio al ozono derivaba en un 5,5% de cambio en la productividad de un trabajador agrícola. “Estos estimados son valiosos dado que la agencia ambiental de Estados Unidos se dirige a reducir los estándares federales del ozono”, dijo Neidell.

El presidente Barack Obama dijo en septiembre que no apoyaría un endurecimiento de la normatividad sobre el ozono porque podría ser una carga para los negocios, algo que sorprendió a ambientalistas y expertos en salud.

Vacunas, vidas salvadas y ahorro logrado

Vidas salvadas que nadie distingue. Bienestar general. Las vacunas, ese gran logro. Y un tema que viene como anillo al dedo a nuestro país, donde el sistema de salud descuidó los programas intensivos de vacunación.

Dos estudios publicados en Health Affairs revelaron que un programa intensivo de vacunación en 72 países durante la Década de las Vacunas, evitaría la muerte de 6,4 millones de niños y ahorraría 151.000 millones de dólares en tratamientos médicos y pérdida de productividad, produciendo beneficios económicos por 231.000 millones de dólares.

Las enfermedades prevenibles con vacunas matan cada año 2,4 millones de niños según la Organización Mundial de la Salud.

Un tercer estudio conducido por la Alianza Gavi señaló sin embargo que los países más pobres tendrían dificultades para vacunar su población a menos que reciban ayuda externa.

El estimativo de vidas salvadas y ahorros de los estudios, ambos del John Hopkins Bloomberg School of Public Health, se centró en una vacunación del 90 por ciento de la población objetivo.

La década de las vacunas ha sido bautizada así por la fundación Bill $ Melinda Gates, que anunció 10.000 millones de dólares durante la década para cumplir su cometido.

Los inteligentes hacen crecer la economía

Con frecuencia se hace uno esa pregunta, cuando mira el avance de países desarrollados. ¿Es más inteligente o más lista la gente que vive allí? No es sencillo, pero hay un estudio reciente publicado en Psychological Science. Investigadores analizaron datos de 90 países y encontraron que la inteligencia de las personas, en especial del 5 por ciento más inteligente, contribuía mucho a la fortaleza de sus economías.

Hace años los economistas hablan de lo que llaman el valor del capital humano, que significa todas las cualidades de las personas que constituyen la fuerza laboral. Heiner Rindermann, de Chemnitz University of Technology quería mirar de cerca ese capital, en especial ese factor que los psicólogos llaman capacidad cognitiva. “En otras palabras, la capacidad de una persona de solucionar un problema de la manera más eficiente, no con violencia sino pensando”, dijo el investigador. El estudio lo escribió con James Thompson, del University College London.

Recogieron información de 90 países, incluyendo de Estados Unidos a Nueva Zelanda y de Colombia a Kazajistán . Además recogieron datos de la excelencia en ciencia y tecnología, el número de patentes por persona y cuántas personas habían ganado el Nóbel, por ejemplo.

¿Qué encontraron? Que la inteligencia sí hace una diferencia en el Producto Interno Bruto. Por cada punto de incremento en el promedio de cociente intelectual nacional, el producto interno era 229 dólares más alto. Eso hace una gran diferencia si el 5 por ciento más listo de la población se hacía más listo: por cada punto adicional del CI en ese grupo, el PIB per cápita era 468 dólares más alto.

“Dentro de una sociedad, el nivel de las personas más inteligentes es importante para la productividad económica”, dijo Rindermann. Cree que se debe a que “son relevantes para el progreso tecnológico, la innovación, para dirigir la nación, liderar organizaciones como emprendedores y así por el estilo”.

Para el investigador, para la libre economía hoy es más importante el capital humano y la capacidad cognitiva, no un gobierno que se mantenga al margen como se proclamaba desde Adam Smith.