¿Estamos parados sobre toneladas de diamantes?

Mina de diamantes Karowe en Botswana, número 20 en las productoras de diamantes. Foto Lucara

Mina de diamantes Karowe en Botswana, número 20 en las productoras de diamantes. Foto Lucara

Son objeto del deseo y de la codicia humana, prueba de amor y conflicto. Sí, son los diamantes.

Tienen un alto valor y son extraídos de minas en países como Botswana, Rusia, Canadá, Namibia, Angola y Sudáfrica, que dominan la producción mundial tasada el año pasado en US$15.700 millones.

Pero este preciado mineral podría ser más común de lo que se piensa: un nuevo estudio sugiere que el interior de la Tierra está lleno con cuatrillones de toneladas de diamantes. Un cuatrillón es un millón de trillones. Continuar leyendo

En 3 pueblos distintos surgió la agricultura revela la genética

Foto Wikipedia

Foto Wikipedia

No eran tres tristes tigres sino tres grandes poblaciones las que vivían hace 12.000 a 8.000 años en el Cercano Oriente y fueron las iniciadoras de la agricultura porque inventaron las tecnologías requeridas.

Se trataba de un grupo ya identificado en Anatolia, Turquía más otros dos nuevos, en Irán y el Levante según un estudio genético de científicos de Harvard que mediante análisis amplios del genoma lograron establecer la identidad genética y las dinámicas de los primeros agricultores.

Alguna de la agricultura más temprana fue practicada en el Levante, incluyendo Israel y Jordán, y en las montañas Zagros de Irán, dos fronteras del Creciente Fértil”, expresó Ron Piinhasi, profesor de Arqueología en el University College en Dublín (Irlanda) y coautor del estudio en Nature.

El análisis genético permitió distinguir los grupos.

Así, se puede afirmar que los actuales pobladores de Eurasia occidental descendieron de 4 grandes grupos: cazadores-recolectores en lo que es hoy Europa occidental, cazadores-recolectores en Europa oriental y la estepa de Rusia, el grupo agricultor de Irán y el del Levante.

Encontramos que la población relativamente homogénea de la población vista hoy a lo largo de Eurasia, incluida Europa y el Cercano Oriente, era una colección de personas distintas, como lo son hoy los Europeos de los asiáticos del este”, explicó David Reich, profesor de genética en Harvard, otro de los investigadores.

Los pueblos del Cercano Oriente se mezclaron entre sí en el tiempo y migraron a regiones circundantes para mezclarse con los de esos sitios hasta que esos grupos diversos se hicieron similares genéticamente”, dijo Iosif Lazaridis, primer autor senior del estudio.

Las técnicas genéticas nuevas permitieron reunir información de calidad sobre 44 habitantes del Oriente Cercano que vivieron hace 14.000 a 3.400 años: cazadores-recolectores de antes del inicio de la agricultura, los primeros agricultores y sus sucesores.

Al comparar los genomas entre sí, así como los de 240 estudiados previamente y 2.600 pobladores actuales, los investigadores determinaron que las primeras culturas agrícolas en el Levante, Irán y Anatolia eran distintos genéticamente. Los agricultores en el Levante e Irán eran genéticamente similares a los primeros cazadores-recolectores que vivieron en las mismas áreas.

Tal vez un grupo domesticó las cabras y otro comenzó a cultivar trigo y las prácticas fueron compartidas de alguna manera. “Estas poblaciones distintas inventaron o adoptaron facetas de la revolución agrícola y florecieron”, dijo Lazaridis.

El planeta tiene 3 billones de árboles y cada año pierde 15.000 millones

Tala en Antioquia. Foto Julio César Herrera

No parecen pocos, pero en realidad sí lo son: en el planeta hay unos 3 billones de árboles dice un estudio publicado en Nature.

Es más de lo que se creía, pero 46% menos desde que comenzó eso que llamamos civilización.

Para obtener la cifra, investigadores de 15 países utilizaron imágenes de satélite, inventarios forestales y tecnologías de supercomputador.

El estimativo ayudará a perfeccionar los modelos del ciclo del carbono y el cambio climático, así como los de distribución de especies animales y vegetales.

El hallazgo también refuerza la importancia de los árboles: ¡cuánto carbono contenido en ellos! Además por el ciclo de nutrientes que mantienen activo y por su papel en la conservación del agua.

El estudio se inspiró en el programa Planta por el Planeta de Naciones Unidas. Hace 2 años estimó en 400.000 millones el número de árboles globalmente, o 61 por cada habitante del planeta.

Los nuevos cálculos sugieren que existen 3,04 billones de árboles, 422 por persona.

Se encontró que las más altas densidades de árboles están en las selvas boreales en las regiones subárticas de Rusia, Escandinavia y Norteamérica; pero las más grandes áreas selváticas son, de lejos, las tropicales, hogar de alrededor del 43% de los árboles del mundo. En contraste solo el 24% está en los densos bosques boreales y otro 22% en zonas templadas.

Los árboles crecen mejor en áreas húmedas, pero estas las prefiere el hombre para la agricultura. De hecho, la actividad humana es la responsable del número de árboles en todo el mundo. Mientras el impacto de la actividad humana sobre los ecosistemas naturales es muy visible en pequeñas áreas, el estudio suministra una nueva medida de la escala de los efectos antropogénicos, ilustrando cómo históricamente las decisiones del uso de la tierra han moldeado los ecosistemas a escala global.

Así, las densidades de árboles sufren a medida que crece la población. La deforestación, el cambio de usos del suelo y el manejo forestal responden por la pérdida bruta de 15.000 millones de árboles cada año.

Bienvenida, vecina

La galaxia es el objeto negro arriba del centro, a la derecha. El de la izquierda es un cúmulo globular más cercano. Cortesía Makarov

Todos los días conocemos más vecinos. Y eso aplica para nuestra posición en el universo, la Vía Láctea.

Somos parte del llamado Grupo Local, una agrupación de alrededor de 50 galaxias, entre ellas las conocidas Andrómeda y las nubes de Magallanes.

Un equipo ruso-norteamericano acaba de conocer un nuevo vecino y nos lo presenta en un artículo en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society: Kks3, una galaxia pequeña descubierta con una de las cámaras del telescopio espacial Hubble.

Es pequeña y aislada. Vive a unos 7 millones de años luz, en dirección a la constelación la Hidra.

El grupo encabezado por Igor Karachentsev, del Special Astrophysical Observatory en Karachai-Cherkessia, Rusia, determinó que las estrellas en ella solo tienen 1/1.000 la masa de nuestra galaxia.

La descripción habla además de una galaxia enana esferoide, sin brazos espirales. Carece de gas y polvo suficientes para crear muchas más estrellas, por lo que sus residentes son soles que se van haciendo viejos y débiles.

Ese material pudo haber sido ‘secuestrado’ por otras galaxias como Andrómeda, por lo que la gran mayoría de objetos de esta clase son hallados cerca a compañeras más grandes, pero los objetos aislados debieron formarse de otra forma, siendo una de las posibilidades que tuvieron un estallido inicial de formación estelar que se gastó el gas existente

La ausencia de nubes de hidrógeno hace difícil detectar este tipo de objetos, por lo que solo otra enana esferoide había sido hallada en el Grupo Local, KKR 25, en 1999.

Tal parece que el vecindario no está tan vacío como se pensaba, de acuerdo con Dimitry Makarov, otro miembro del equipo. Quizás haya más galaxias de esta clase que podrían ser descubiertas cuando entren en operación sofisticados equipos como el telescopio espacial James Webb.

Faltan 5 minutos para la destrucción del mundo

No corren buenos tiempos: el reloj del fin del mundo fue adelantado 1 minuto esta semana. Ahora faltan 5 minutos para las 12, la hora en que todo acabará.

El famoso Doomsday clock había estado detenido desde 2010, cuando se retrasó 1 minuto, restando entonces 6 para la hora fatal.

¿Pero qué es esto? El reloj es un símbolo de la amenaza de inminente destrucción de la humanidad debido a armas nucleares o biológicas, el cambio climático y otros desastres provocados por el ser humano.

El adelanto de un minuto fue anunciado a comienzos de semana por Kennette Benedict, director del reconocido Bulletin of the Atomic Scientists y significa una señal de pesimismo acerca del futuro de la humanidad.

“Ahora faltan 5 minutos para medianoche”, expresó Benedict. El último movimiento databa de enero hace 2 años.

El paso adelante del minutero se debió al actual estado de los arsenales nuceares alrededor del globo, los desastres como el del reactor nuclear de Fukushima (Japón), temas de bioseguridad y la creación en laboratorio de una cepa del virus de la influenza H5N1.

El reloj del día final, Doomsday Clock fue creado en 1947 por científicos para alertar al mundo de los peligros de las armas nucleares. Ese año, se fijó en 7 minutos para las 12 de la noche, simbolizando esta el momento de la destrucción total.

Hacia 1949 se adelantó hasta estar a solo 3 minutos del momento definitivo dada la tensión entre Estados Unidos y la Unión Soviética. En 1953, tras las primeras pruebas de la bomba de hidrógeno, el reloj marcó 2 minutos para medianoche.

En 1991 había más optimismo, al terminar la Guerra Fría y al comenzar Estados Unidos y Rusia a destruir sus arsenales. Ese año el reloj se retrasó: hasta 17 minutos para las 12.

Desde entonces se ha ido adelantando al fracasar programas de desarme nuclear, la amenazas de terrorismo nuclear y el aumento del cambio climático.

En 2010 el reloj se retrasó de 5 a 6 minutos para las 12 debido a que aumentó la esperanza de nuevos tratados nucleares y de un éxito en las negociaciones sobre el cambio climático.

Todo eso se ha desvanecido. Ahora faltan 5 para las 12. ¿Qué pasará?

La industria del cabello genera beneficios billonarios cada año

Las empresas relacionadas con la industria del cabello están en auge, cada año aumentan en número y en beneficios. Un negocio que a priori podría parecer extraño se ha convertido en una especie de “boom” que le convierte en uno de los sectores más pujantes actualmente. La principal explicación radica en que la caída del cabello supone una de las principales preocupaciones en la sociedad occidental.

La India es uno de los lugares donde esta industria se ha hecho más fuerte. Los hindúes se rapan la cabeza al menos tres veces en su vida ya que su creencia religiosa afirma que los pecados de la otra vida se albergan en el cabello. En los templos se pueden ver más de 500 barberos rapando cabezas de miles de personas durante 24 horas al día, en algunos de los templos más importantes llegan a generarse 25 millones de dólares gracias a la venta del cabello.

El aumento de empresas dedicadas a este sector hace que sea cada vez más difícil conseguir coletas largas que son, precisamente, las necesarias para fabricar pelucas de calidad. Rusia fue durante un tiempo otro de los mayores exportadores de pelo pero actualmente, y debido a la mejora de la economía y las condiciones de vida en el país, la venta de pelo en el país ha descendido notablemente.

Uno de los mayores problemas con los que han de enfrentarse las empresas dedicadas a este sector son los monopolios y las mafias que se han creado en torno a ello. Todo esto ha supuesto una subida de precios y al mismo tiempo, ha potenciado las investigaciones en la creación de pelo (muy similar al natural) pero a un coste notablemente inferior.

Mamuts volverían a nacer: clonarán uno

Les tocó a otros humanos cuando los mamuts vagaban por diferentes regiones del planeta. Su extinción se debió dar entre hace 10.000 a 3.700 años apenas y ahora podrían renacer.

En los últimos años debido al calentamiento global los hielos perennes de Siberia han cedido dejando al descubierto varios de estos gigantescos animales bien preservados.

Dos grupos de científicos del museo del mamut de la República de Sajá (Rusia) y la Universidad Kinki de Japón planean extraer ADN de la médula de un mamut descubierto hace poco y utilizarlo para clonarlo según informes de prensa citados por The Scientist..

El mamut elegido fue desenterrado en agosto pasado en Liberia. Los científicos informaron que el hueso de la cadera está en muy buenas condiciones y debería contener ADN, que podría ser colocado en el huevo de una elefante para que el mamut crezca en el vientre de esta, pariente cercano del mamut.

Para tener éxito deben encontrar un pedazo de ADN que no haya sido dañado por los cientos de años que pasó bajo el hielo.

Lo curioso del asunto no es un tema científico: tras el anuncio de la posible clonación, la empresa de apuestas irlandesa Paddy Power comenzó a tomar apuestas sobre si estos gigantes del hielo pueden ser clonados dentro de 5 años. Las apuestas iniciales son 8 a 1 contra un mamut clonado hacia 2014 y de 5 a 2 para una fecha de 2017 a 2020.

Los mamuts eran mamíferos proboscídeos de la familia Elephantidae y vivieron desde hace unos 4,8 millones de años hasta 3.700 años más o menos.

Fósiles se han hallado en Norteamérica, Eurasia y África.

Algunos llegaron a tener 5,3 metros de altura y 9,1 metros de largo, con peso entre 6 y 12 toneladas,, según la especie, de las que se han establecido 11.

La mayoría se extinguió a finales de la última glaciación, sin conocerse una explicación científica válida hasta la fecha.

¿Estará de vuelta?

Esa riqueza bajo el Ártico

Por eso el acceso es restringido. Una evaluación de los recursos naturales al norte del Círculo Ártico, reveló que un 30 por ciento del gas no descubierto en el mundo y 13 por ciento del petróleo aún no descubierto podrían encontrarse ahí, de acuerdo con investigadores que presentaron su informe en Science.
La estimación sobre el petróleo es más bien pequeña comparada con las reservas conocidas en los principales países exportadores, por lo que los investigadores no esperan un cambio importante en el comercio mundial del petróleo, pero se espera que la ubicación (y el volumen) de las reservas de gas natural pronosticadas dentro del Círculo Ártico beneficien considerablemente a Rusia.
Donald Gautier y colegas presentaron los hallazgos del Servicio Geológico de los Estados Unidos a partir de la primera evaluación detallada, revisada de manera colegiada y con base geológica de los recursos naturales de esa región. Sus resultados sugieren que la mayoría del petróleo no descubierto será hallado bajo el agua, en plataformas continentales, y que los descubrimientos de estos recursos naturales podrían tener una importancia económica para las naciones árticas, tales como Estados Unidos, Canadá, Dinamarca/Groenlandia, Noruega y Rusia.
Sin embargo, los mayores depósitos pronosticados de gas no descubierto en la región están ubicados en áreas de reclamo territorial por parte de Rusia y Noruega. Los investigadores dicen que el lugar más probable para hallar petróleo en el Ártico es a corta distancia de la costa norte de Alaska, en el Mar Chukchi.