¿Saben quién come pájaros? ¡La mantis religiosa!

Foto Pixabay

Foto Pixabay

Los pájaros pequeños tienen una amenaza natural no conocida hasta ahora: la mantis religiosa.

Una amenaza natural que presentaron zoólogos de Suiza y Estados Unidos. Estos insectos carnívoros incluyen pájaros en su dieta y no solo en determinadas regiones: en todo el globo.  Continuar leyendo

Salamandras del tamaño de un fósforo

Una de las nuevas salamandras. Foto J. Hanken

Una de las nuevas salamandras. Foto J. Hanken

Tan pequeña que no la veían. En remotas montañas de Oaxaca, México, científicos hallaron tres especies de la salamandra más pequeña del mundo, las que están en peligro de extinción.

Son especies del género Thorius, más pequeñas que un fósforo (cerilla). De hecho son consideradas los organismos de cuatro patas más pequeños del planeta. Sus cuerpos miniatura son inusuales en invertebrados, con unas estructuras prominente para alimentarse.

Eran especies abundantes, pero han declinado de modo estrepitoso en los últimos 30 años y ahora raramente se ven. El hallazgo es una muestra de la cantidad de especies que quedan por ser descubiertas y descritas y de la necesidad de salvarlas.

Las salamandras de zonas altas en México están más cerca d ella extinción que cualquier otra en la Tierra”, según David Wake, de la Universidad de California en Berkeley, uno de los coautores del paper sobre las nuevas especies, aparecido en Peer J.

Las causas principales de la amenaza son la conversión del hábitat y nuevas enfermedades infecciosas.

El género Thorius fue descubierto en el siglo 19 y por 75 años se creyó que era una sola especie, pero 9 se hallaron entre 1940 y 1960. Los adultos son tan pequeños que es difícil describirlos. En los 70 se encontró que varias especies anatómicamente similares eran distintas al analizarlas con técnicas moleculares. Así, hoy suman 29 especies.

Las nuevas especies fueron nombradas como Thorius pinicola (o sea salamandra de los pinos), Thorius longicaudus (salamandra de cola larga) y Thorius tlaxiacus (salamandra heroica).

En los últimos 30 años, el número de anfibios descritos ha aumentado 3% por año y mientras en 1985 se reconocían 4000 especies hoy son más de 7700.

Pero a medida que se describen se vive una trágica realidad: el declive global de estos animales.

Con respecto a los Thorius, de las 29 especies casi todas están en peligro o críticamente amenazadas.

10 noticias científicas de la semana (27-1)

1. ¡Infectados!

El número de brotes de enfermedades infecciosas en humanos se ha multiplicado por 4 en el periodo 1980-2013 de acuerdo con un reporte presentado en el Journal of the Royal Society Interface. Los científicos rastrearon 12.102 brotes de 215 enfermedades infecciosas en 229 países. Bacterias, virus, enfermedades zoonóticas y aquellas causadas por transmisión de vectores responden por la mayoría de los brotes.

2. Bendito chocolate

Recordar dónde quedó el auto o reconocer a alguien no es fácil cuando se envejece, una pérdida asociada al debilitamiento del giro dentado, una región del hipocampo en el cerebro. Científicos reportaron en Nature Neuroscience que ese funcionamiento puede ser mejorado parcialmente consumiendo epicatechina y otras moléculas de flavonoles presente en el chocolate. El estudio se hizo con 37 participantes de 50 a 69 años de edad.

3. Los genes del mal

Dos genes relacionados con conductas criminales violentas como homicidios e intentos de homicidio fueron descubiertos por investigadores de Finlandia según un artículo publicado en Molecular Psychiatry. Estas variantes se encontraron un cerca del 10% de los condenados por delitos graves. Al comparar con otras personas condenadas por actos no violentos no se encontraron en ellos las dos variantes.

4. El parásito esquizofrénico

Aunque desde hace tiempo se ha dicho que el parásito Toxoplasma gondii, que solo completa su ciclo en los gatos, es responsable de casos de esquizofrenia, los hallazgos han sido cuestionados. Ahora un estudio en Preventive Veterinary Medicine sugiere que 1/5 de los casos sí son producidos por el parásito, que entra a los humanos vía ingestión de carne de animales infectados y mínimamente por contacto directo con heces de los gatos que portan el parásito.

5. La genética del autismo

Cosa complicada: dos grandes estudios sobre el autismo involucrando más de 50 laboratorios en el mundo, detectaron docenas de nuevos genes implicados en el autismo. Mutaciones raras en ellos, se demostró, afectan las comunicaciones en el cerebro y comprometen mecanismos biológicos fundamentales que dirigen si, cuándo y cómo se activan los genes. Ambos estudios aparecieron en Nature.

6. Polvo para los planetas

Con la red Alma (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array) en Chile, astrónomos detectaron una corriente de gas y polvo cayendo desde un masivo disco externo hacia un sistema binario de estrellas que podría incidir en un segundo disco para la formación de planetas. Una de las raras veces en que se observa el proceso de formación. El sistema, GG Tau-A se encuentra a unos 460 años luz de la Tierra hacia la constelación Tauro.

7. Un estómago miniatura

Mediante células madre pluripotentes científicos generaron en laboratorio tejido estomacal tridimensional y funcional, lo que permitirá el estudio de diferentes enfermedades asociadas con ese órgano como la infección por Helicobacter pylori. El estudio fue publicado en Nature. El desarrollo allana el camino además para producir otros órganos como pulmones y páncreas. No se habían generado hasta ahora células gástricas a partir de las células madre pluripotentes.

8. Mundos entrometidos

En un estudio publicado en Physical Review X científicos de la Universidad Griffith indicaron que los universos paralelos que sustentan algunas teorías de verdad existen pero no actúan de modo independiente como se ha creído sino que interactúan, influenciándose sutilmente, lo que ayudaría a explicar ciertos aspectos extraños de la mecánica cuántica. En el modelo caben mundos que serían similares al nuestro, otros no.

9. Salamandras amenazadas

Muchas especies de ranas en el planeta están amenazadas por un hongo. Muchas desaparecerán. Ahora un estudio en Science llamó la atención sobre otro caso: el hongo que mata las salamandras, identificado en Europa el año pasado pero que puede extenderse a otras regiones del planeta. El hongo de origen asiático B. salamandrivorans invade con rapidez la piel del reptil, vital para la respiración.

10. La capa del viejo ozono

El agujero en la capa de ozono sobre la Antártica alcanzó su pico máximo anual el 11 de septiembre reveló la Nasa. El tamaño este año fue de 24,1 millones de kilómetros cuadrados o 376 veces el área de Antioquia. En total, el agujero es menor a lo observado durante el periodo 1998-2006 y es similar al d ellos años 2010, 2012 y 2013. El agujero se expande durante los meses de agosto y septiembre.

La reina de la excitación sexual

No pocos machos se las desearían: la reina de la excitación enloquecida, apareándose con todos los que encuentra a su paso.

Lo que bien podría ser tema de un escrito erótico, es común en la naturaleza. Bueno, al menos entre los tritones, esos animales acuáticos de la familia de las salamandras.

Las hembras podrían llamarse con sobrados méritos reinas de la excitación. Y no es para menos.

Un artículo aparecido en Plos One reveló que los machos de estos anfibios liberan unas feromonas tan potentes, que las hembras entran en una especie de desenfreno sexual, apareándose prácticamente con cualquier macho adulto de los alrededores e incluso con otras hembras de distintas especies de tritones.

“Reaccionan como si estuvieran bajo la influencia de las drogas”, dijo Franky Bossuyt, líder del grupo investigador, biólogo en Vrije Universiteit Brussel en Bélgica. “Estamos convencidos de que si colocáramos un juguete de plástico moviéndose a la velocidad indicada, ellas lo seguirían”.

Los tritones viven en tierra de adultos pero se aparean en el agua. Durante la temporada de apareamiento los machos adoptan colores intensos y les crecen extensiones de piel en sus patas, cola y cresta. Se cree que estos cambios los hacen más atractivos frente a ellas.

Cuando dos tritones se encuentran, el macho libera feromonas y ondea su cola, enviando señales químicas a la hembra. Luego se trenzan en una danza de apareamiento y en un juego corto. Para dejarle saber que está lista, la hembra toca la cola del macho con su nariz, incitándolo a colocar su espermatofora -una especie de gelatina con el esperma- en un sustrato en el agua, como una hoja, Finalmente, él conduce la hembra sobre ese paquete, que se adhiere a su cloaca, produciéndose la inseminación.

Tal parece que el movimiento de la cola actúa como ventilador para esparcir las feromonas para estimular la hembra.

En uno de los ensayos, los científicos colocaron hembras en agua con feromonas, si estas eran de la misma especie, trataban de cortejar la otra, hasta que se decepcionaban por la falta de respuesta a sus pretensiones.

Enseñan a sumar a las moscas

No han ido a clase, pero podrían hacerlo: las moscas saben contar, demostraron científicos de Estados Unidos y Canadá, quienes desarrollaron una población de moscas de las frutas que muestran su habilidad matemática.

El estudio, aunque preliminar, fue presentado en el Primer Congreso de Biología Evolutiva en Ottawa, Canadá, y apoya la noción de que los mecanismos neurales bajo las capacidades matemáticas emergieron hace millones de años.

Casi nadie duda que nuestros parientes animales más cercanos tienen cierta capacidad para contar. Diversos estudios han revelado también las capacidades numéricas de especies lejanas, como salamandras, peces y abejas. Hasta ahora nadie había intentado, al parecer, desarrollar la habilidad de un animal para contar.

Los genetistas evolutivos Tristan Long, de Wilfrid Laurier University en Waterloo, Canadá, y William Rice, de University of California, Santa Barbara, se unieron para crear una raza de insectos ‘entendidos’ en números. Durante un entrenamiento de 20 minutos, moscas fueron expuestas a dos, tres o cuatro rayos de luz –dos y cuatro rayos coincidían con una sacudida fuerte por una fuente cercana a la caja donde estaban las moscas. Luego de un breve descanso, las moscas eran regresadas al contenedor y se les mostraban rayos de luz. Pese a ser sacudidas, la mayoría no fue capaz de asociar el estímulo negativo con el número de rayos, pero 40 generaciones después sí.

Si bien son resultados iniciales, se debe saber cuáles cambios genéticos están detrás de la evolución del sentido numérico de los insectos.

“El próximo paso es ver cómo la neuroarquitectura de las moscas se ha modificado”, dijo Long. Luego se analizarán las diferencias genéticas entre las moscas del experimento y otras de control para conocer los genes responsables de alentar la habilidad numérica.

Los hallazgos podrían ser ruta para estudio de problemas matemáticos en las personas, como la discalculia.