10 noticias científicas de la semana

El simpático y extraño tasier. Foto Wikipedia

El simpático y extraño tasier. Foto Wikipedia

1. Un primo carismático

Es pequeño, cabe en la palma de mano. Sus ojos grandes lo convierten en un animal carismático. Pues sí, el tasier filipino Carlito syrichta, es un primate y según análisis de su genoma es nuestro pariente lejano según estudio en Nature Communications, lo que lo sitúa en una importante rama del árbol evolutivo de los primates, en esa que condujo a los micos, grandes simios y humanos, aunque es un animal muy distinto, el primate que se alimenta exclusivamente de carne, de insectos, aves, roedores, lagartos y que tiene la particularidad de poder girar su cabeza 180 grados.

2. La gran zambullida

Si un clavadista se zambullera en una piscina a 80 kilómetros por hora, las lesiones serían muy serias. Pero un ave como el alcatraz se clava a esa velocidad para capturar su alimento. ¿Por qué no le pasa nada? Un estudio reveló que la forma de la cabeza, la longitud del cuello y la musculatura ayudan a soportar la entrada en el agua sin problema alguno. El estudio apareció en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

3. La maldita primavera

En más de 200 parques nacionales de Estados Unidos, desde Florida a Alaska, la primavera está entrando cada vez más temprano según un estudio publicado en Ecosphere. Un efecto del cambio climático que tiene implicaciones para distintas especies, haciendo que las plantas florezcan antes y lleguen más rápido los pájaros, mariposas y abejas. Otras implicaciones no han sido estudiadas.

4. Vida al límite

Un estudio en Nature sugiere que unos 120 años es el límite que pueden vivir los humanos, pues aunque ha aumentado mucho la expectativa de vida, pese a los adelantos cada vez menos personas pasan mucho más allá de los 100 años. Para los investigadores los desarrollos genéticos no prolongarán la vida pues consideran difícil incidir en muchísimas variables relacionadas.

5. Simios entendidos

Entender el mundo y entender a los demás no es fácil, pero es una cualidad humana. Bien, un estudio en Science sugiere que chimpancés, orangutanes y bonobos tienen esa capacidad, conocida como teoría de la mente. Los humanos desarrollan la capacidad de anticipar lo que piensan otros antes de los 5 años. Una capacidad fundamental para tratar con los demás y predecir lo que pueden hacer.

6. Se mojó Dione

La luna Dione en Saturno sería otro de los cuerpos del Sistema Solar con un océano escondido bajo su superficie, según un estudio de astrónomos en Bélgica publicado en Geophysical Research Letters. Titán y Encelado, alrededor de ese planeta, también lo poseen, y Europa en Júpiter, entre otros. Para los investigadores, usando datos de la sonda Cassini, el océano estaría a gran profundidad pero sería grueso.

7. Calor arbóreo

Un estudio en Proceedings of the Royal Society B sugiere que en ciudades más calientes lo árboles retienen menos carbono, un 12% menos en promedio, lo que incide en la tasa de secuestro y en la emisión de gases. En las zonas tropicales es mayor el efecto. Y no solo porque reciben más insectos, sino por la regulación del agua que se torna esencial en un ambiente más caliente. Otro efecto del cambio climático.

8. ¿Qué oculta la estrella?

La estrella con el acogedor nombre KIC 8462852 llamó la atención en 2015 cuando astrónomos revelaron que sufría periódicos eventos de disminución del brillo, lo que fue atribuido por algunos a la existencia de una estructura construida por una civilización. Ahora un estudio que saldrá en The Astrophysical Journal indicó que durante 4 años de observación por el observatorio espacial Kepler se ha visto un lento pero constante desvanecimiento. La estrella está en el Cisne.

9. De las cosas pequeñas

Las leyes de física sugieren que no podría haber un transistor menor de 5 nanómetros, alrededor de un cuarto el tamaño actual en el mercado, pero científicos han creado en teoría uno de solo un nanómetro. Para comparar, el grosor de un cabello tiene 50 000 nanómetros. Un paso en la miniaturización de la electrónica con posibles aplicaciones en LED, láseres, transistores y celdas solares entre otros. El avance apareció en Science.

10. Cinco dedos

Oiga, ¿usted por qué tiene cinco dedos? ¿el azar? Científicos presentaron en Nature un estudio que le ayuda a responder: por la regulación del gen hoxa 11. En humanos y ratones ese gen al hoxa 13 están en dominios distintos, pero en peces se traslapan y surgen las aletas. Los investigadores encontraron la secuencia del ADN responsable de la transición entre la regulación del gen en peces y ratones. Un hallazgo útil además para el estudio y futura solución de malformaciones.

Mis 10 noticias científicas de la semana (26-1)

1. Un clima como para no salir de casa

Imagine un clima con 1.100 grados centígrados de temperatura y nubes formadas por diminutas gotas de hierro derretido y otros minerales flotando en una atmósfera compuesta en su mayor parte de hidrógeno. Nada agradable. Y ese es el clima que una enana marrón, un cuerpo intermedio entre un planeta y una estrella, cuya detección fue anunciada en dos revistas al tiempo, Nature y Astrophysical Journal Letters. Un estudio que marca el inicio de una nueva era que permitirá detectar y comparar mediante observación la formación de nubes en esas enanas. Las estudiadas son las más cercanas a la Tierra, detectadas hace solo un año a 6,6 años luz de la Tierra.

2. Somos un poco Neandertales

Muchos habitantes del planeta, como aquellos que vive en Europa y Asia portan trazas, vestigios del apareamiento entre Neandertales y humanos modernos. Así lo presentaron dos estudios publicados en Nature y Science, que reveló genes heredados de nuestros extinguidos primos, cuyos últimos exponentes vivieron hace 20.000 a 30.000 años. Heredamos genes relacionados con el cabello y la piel, así como algunas referentes a enfermedades. Los estudios mostraron además que los descendientes de esas uniones, especialmente los machos, son menos fértiles con el tiempo eliminando muchos genes del Neandertal de los genomas modernos.

3. Un río en el espacio

No, no solo hay ríos de agua. Los hay de hidrógeno. Sí, y ayudan a resolver un viejo misterio: ¿por qué el ritmo de formación de estrellas en algunas galaxias? Con el telescopio GBT fue detectado un río de hidrógeno que fluye por el espacio. Un tenue filamento, difícil de observar, de gas que va hacia la cercana galaxia NGC 6946. En esa galaxia solo se había detectado 10 por ciento del hidrógeno requerido para la tasa de formación estelar. El río que fluye hacia ella ayuda a resolver el misterio: el hidrógeno llega de otras partes del espacio. El estudio apareció en The Astronomical Journal.

4. Clonar es tan fácil

¿Clonación? ¡Pues si es sencillísimo! Un grupo japonés reportó un método más rápido y eficiente para hacer células madre pluripotentes inducidas, células que pueden transformarse en cualquier célula del cuerpo. El método se basa en someter a estrés las células, incluyendo un pH bajo. El hallazgo reportado en Nature, de comprobarse, no solo indica que a partir de esas células puede crearse tejido placentario, lo que otras no habían logrado, sino que tornaría demasiado fácil la clonación. En este campo, anuncios de grupos anteriores no han podido ser repetidos de manera confiable en laboratorio. ¿Será que este sí?

5. Agujeros cambian de color

Nada de lo que cae en un agujero negro puede escapar. O casi nada; solo una radiación, conocida como la de Hawking. Pero ahora, apra conciliar resutlados de la Relatividad General de Eisntein y la mecánica cuántica, el famoso físico Stephen Hawking afirmó en un artículo científico que los agujeros no son tan negros y carecen del horizonte de sucesos, ese límite que una vez traspasado es el acabose. Luego de tragarse lo que cae en ellos, lo devuelven pero hecho trizas. Una hipótesis que causa revuelo entre astrofísicos y cosmólogos.

6. Chinitos en ploblemas

Cuando se le dio la orden de dormir para pasar la larga noche lunar de 14 días, el robot chino Yutu que se halla en la Luna desde diciembre, experimentó problemas y no ha podido ser recuperado. Hasta ese momento el explorador había recorrido la zona cercana a donde alunizó y con su brazo robótico analizado el suelo. Cuando debía doblar sus delicados equipos para protegerlos del frío, no respondió, dijeron voces extraoficiales.

7. Antioxidantes aumentan riesgo de tumores

El poder de los antioxidantes, considerados por muchos como una bendición. Sí, no pocas personas toman vitaminas como la A y E a la espera de que sus propiedades antioxidantes no permitan que se desarrolle el cáncer. Pero un estudio publicado en Science sugiere que tiene el efecto contrario: aumenta el riesgo en ciertas personas, como habían sugerido en el pasado algunos estudios clínicos. Unas dosis relativamente bajas de antioxidantes aceleran el crecimiento de tumores en ratones, tal vez desactivando un gen supresor de tumores.

8. Reina por un gen

Un solo gen hace la diferencia entre reinas y obreras en las abejas, de acuerdo con un estudio publicado en Biology letters. El gen, responsable del desarrollo de las patas y alas, desempeña un papel crucial en la evolución de la capacidad de las abejas de transportar el polen. Se trata del gen Ultrabithorax o Ubx. Permite a las obreras desarrollar un punto suave en sus patas traseras para albergar el polen. En otro par de paras promueve la formación de 11 pelos, una sección conocida como el peine de polen.

9. No cesan sus estragos

El pesticida sintético DDT es un problema para el ambiente, afectando entre otros el hábitat de las aves. Prohibido en Estados Unidos en 1972, se utiliza aún en distintos países. Ahora investigadores de Rutgers demostraron otro perjuicio serio: incrementa el riesgo y la severidad de la enfermedad de Alzheimer en algunas personas, en especial en aquellas mayores de 60. El estudio apareció en Jama Neurobiology.

10. Semejanzas cerebrales

Un nuevo estudio sugiere un sorprendente grado de similitud entre humanos y simios en la organización de regiones del cerebro que controlan el lenguaje y los procesos de pensamiento complejo, aunque también existen diferencias claves. La publicación, que apareció en Neuron, aporta conocimiento sobre los procesos evolutivos que establecieron nuestros vínculos con otros primates, pero que nos hicieron humanos.

Cosa rara: Un simio a lo Michael Phelps

Cortesía Wits University

No resulta nada común ver un gran simio nadando. De hecho se ha creído que no podían hacerlo, pero dos científicos mostraron cómo nadan, con patada de pecho, a diferencia de otros animales lo que sugiere que humanos y simios adquirieron ese tipo de nadado muy pronto en su evolución.

La mayoría de las veces que chimpancés, gorilas y orangutanes se han aventurado en aguas profundas, se han ahogado, lo que para algunos es una diferencia entre la capacidad para aprender a nadar de humanos y simios, prefiriendo estos permanecer en tierra..

La distinción no es absoluta. Renato Bender, de la Escuela de Ciencias Anatómicas de Wits University y Nicole Bender, de la Universidad de Berna, estudiaron un chimpancé y un orangután en Estados Unidos que crecieron con humanos y han aprendido a nadar y sumergirse.

“Nos sorprendimos cuando Cooper, el chimpancé, se sumergía repetidamente en una piscina en Missouri y parecía estar pasándola muy bien”, dijo Renato.

Para evitar que se ahogara, tendieron unas cuerdas en la parte más profunda. Cooper se interesó en ellas y luego de unos minutos comenzó a sumergirse en la piscina de 2 metros de profundidad para recoger objetos en el fondo. “Muy sorprendente en un animal que se ha creído enemigo del agua”. Unas semanas después, Cooper nadaba sobre la superficie del agua.

El orangután Suryia, filmada en un zoológico en Carolina del Sur, también posee esa habilidad. Puede nadar sola más de 12 metros.

Ambos usan un movimiento de pierna similar a la patada de pecho. Mientras Cooper mueve las piernas de forma simultánea, Suryia las mueve alternadamente. Los científicos creen que este estilo puede deberse a una adaptación antigua a la vida arbórea. La mayoría de los mamíferos emplean el estilo perro, una manera de moverse instintivamente. Los humanos y los grandes simios, de otro lado, debieron aprender a nadar. Los ancestros de los simios tenían menos oportunidades de moverse sobre el piso, por lo que desarrollaron estrategias para cruzar pequeños ríos, cruzando en posición vertical o empleando puentes naturales.

Los simios perdieron el instinto de nadar, mientras los humanos tampoco nadan instintivamente. Pero a diferencia de los simios, son atraídos por el agua y pueden aprender a nadar y sumergirse.

Mis 10 noticias científicas de la semana (19-25)

1. La Angelina se las quitó y armó alboroto

Se sorprendió el mundo cuando la actriz Angelina Jolie informó que se había extirpado los dos senos pues se había encontrado que poseía la mutación en el gen BRCA1 que la hacía más propensa a desarrollar cáncer de seno, de lo que murió su madre. Esa mutación también aumenta el riesgo de cáncer de útero. El anuncio puso en el centro del avispero el tema de los tests genéticos para conocer el perfil genético y saber si hay mayor riesgo de desarrollar problemas de salud serios. Y da un impulso a la llamada medicina personalizada.

2. Células madre esperanzadoras y provocadoras

Científicos revelaron en la revista Cell que habían tenido éxito en reprogramar células humanas de la piel llevándolas a su estado embrionario, en este caso no para clonar una persona sino para remediar diferentes pacedimientos: las células en ese estado pueden convertirse en células de cualquier tejido del cuerpo. El logro fue posible con la técnica de transferencia celular, que no había funcionado. Un paso hacia la clonación humana, si bien esa no es la intención. Y hacia remediar muchos problemas de salud. Muchos beneficios, mucha discusión.

3. El Kepler está que saca la mano

Un rodillo esencial para mantener la precisión que requiere en su difícil misión, ha puesto en peligro al telescopio espacial Kepler, el observatorio más exitoso de búsqueda de planetas extrasolares en la zona habitable en 150.000 estrellas en una región del cielo hacia la constelaciones del Cisne y la Lira. El instrumento posee 4 rodillos, uno de ellos de repuesto, pero en julio pasado ya se había averiado uno. Con 2 no puede operar. La Nasa estudia mecanismos para tratar de destrabar el rodillo.

4. El nacimiento de los primates primos

El descubrimiento de dos fósiles en el Rift de África Oriental es la evidencia más antigua de dos grupos de primates, el que hoy incluye los grandes simios y los humanos y el de los monos del Viejo Mundo que incluye macacos y babuinos reveló un estudio en Nature. El análisis reveló que son fósiles de hace 25 millones de años, más antiguos que otros documentados. Los dos fósiles de primates son nuevos para la ciencia.

5. No quepa duda: fuimos nosotros

Un análisis de miles de papers sometidos a revisión en revistas científicas encontró que 97.1% estaba de acuerdo en que el cambio climático se debe a la actividad humana. El estudio contempló el trabajo de casi 29.000 científicos publicado en 11.994 papers académicos. De los más de 4.000 artículos que tomaron alguna posición sobre las causas del cambio climático solo 0,7%, 83 papers, disputaron el consenso científicos de que tiene origen antropogénico, mientras que en 2,2% no está claro. El estudio fue publicado en Environmental Research Letters.

6. Agua bien empacada

Debajo de una mina en Ontario, a 2.400 metros de profundidad se encontraron depósitos de agua que ha estado allí, impoluta, durante más de 2.000 millones de años o la mitad de la edad de la Tierra. Se trata de agua es rica en gases disueltos como hidrógeno, metano e isótopos de gases nobles como helio, neón y xenón. De hecho contiene tanto hidrógeno como el agua alrededor de las venas hidrotermales en el fondo del océano. El agua es de las más antiguas del planeta según el estudio en Nature que indicó que se buscan microorganismos primigenios en ella.

7. La llamada que sube la tensión

Más de 200 nuevos estudios sobre el tema se discutieron en el encuentro de la Sociedad Americana de Hipertensión, encontrándose cosas llamativas. Una de ellas: las llamadas por celular aumentan la tensión arterial. Sí, durante una llamada, la presión sube de 121/77 a 129/82. La sistólica aumenta menos en personas que reciben más de 30 llamadas, una situación que no encuentra explicación por ahora.

8. Einstein ayuda a encontrar planeta

Con un método nuevo de detección, astrónomos encontraron un nuevo planeta a 2.000 años luz. Se trata de identificar tres pequeños efectos que ocurren simultáneamente cuando un planeta orbita una estrella. El primero de esos es un efecto relativístico de la teoría de Einstein que hace que una estrella brille más o menos según sea empujada atrás o adelante por un cuerpo que la orbita, una técnica que predijo Avi Loeb en 2003. Otro de los efectos es el alargamiento de la estrella como un balón, por lo que se ve más brillante cuando tiene esa forma y menos cuando está de canto. Son efectos muy sutiles. El planeta es el Kepler-76b.

9. Terminó la siesta del Sol

Con cuatro explosiones poderosas en 48 horas a comienzos de la semana, el Sol parece despertar del inusual letargo que traía desde más de 1 año. Y el viernes remató con otra, también de la compulsiva mancha solar AR1748. Las explosiones han sido las más potentes del año y se estima que la estrella continuará así en los próximos días y semanas, con lo cual en la Tierra habrá que extremar medidas de protección.

10. Aprenda a nadar que nos inundamos

Los glaciares aparte de Groenlandia y la Antártida perdieron cerca de 260.000 millones de toneladas métricas de hielo cada año de 2003 a 2009, provocando un aumento del nivel del mar de 0,7 milímetros por año, una cantidad exagerada en estos temas. El estudio fue publicado en Science. Los glaciares contribuyeron al aumento del mar tanto como aquellas dos enormes masas de hielo, lo cual se torna preocupante.

Revierten parálisis en micos

Si se rompió la comunicación entre el cerebro y la mano ¿cómo restablecerla?

El sueño de toda persona paralizada, volver a mover sus miembros, podría estar un paso más cerca.

Científicos presentaron en Nature una manera de recuperar el movimiento restableciendo las conexiones rotas tras una lesión en la columna. El procedimiento resultó exitoso en simios.

Los científicos implantaron electrodos en un centro de control del movimiento en el cerebro, conectándolos con electrodos unidos a los músculos del brazo.

El avance se vale de dos logros de los últimos años: las prótesis desarrolladas para que una persona pueda controlar con la mente el cursor de un computador o manipular un brazo robótico, implantes aún en experimentación; y las prótesis que se valen del movimiento residual del hombro para estimular los músculos del brazo permitiendo asir objetos con la mano.

En el nuevo desarrollo, Lee Miller, de Northwestern University Feinberg School of Medicine en Chicago, Illinois, y colegas, implantaron redes de electrodos en la corteza motriz primaria de dos simios. Es la región cerebral que imparte órdenes de movimiento a los músculos del cuerpo, permitiéndoles registrar la actividad de cerca de 100 neuronas en ese punto.

En otra cirugía, se implantaron hasta 5 electrodos en tres músculos del brazo usados para agarrar objetos con la mano. Al grabar simultáneamente los electrodos en cerebro y músculos cuando los monos cogían objetos, se desarrollaron algoritmos computarizados de descodificación que predecían cómo las señales del cerebro se traducían en actividad eléctrica en cada uno de los tres músculos. Luego se esperaba demostrar que los algoritmos podían interpretar órdenes del cerebro en un mico paralizado y entregar el estímulo adecuado a los músculos para provocar el movimiento deseado.

Para eso, inyectaron una droga que bloquea los nervios para paralizar temporalmente una mano y el brazo de los simios. Estos no podían hacer una tarea simple ya aprendida, coger una pelota y meterla por un tubo para obtener un jugo como recompensa. Cuando se encendió la neuroprótesis, lo pudieron hacer con éxito el 80% de las veces.

Se espera que funcione en humanos. No hay impedimentos técnicos para hacer ensayos, pero recibir la aprobación y reclutar voluntarios tardará unos años, dijo Miller.

De todas maneras, la parálisis inducida en los simios no es idéntica a la que sufre una persona paralizada de verdad, que exige activar muchos músculos más. Es la duda que tendrá que ser resuelta en los ensayos.

Dibujo cortesía Nature

3 noticias que hay que leer

Cómo crecen los músculos. Sería necio afirmar que los músculos crecen cuando se los ejercita, pero no el preguntarse ¿por qué?

El secreto descansa en un factor químico producido por las células musculares durante su trabajo (como cuando se levanta pesas) que les señala a las células madre musculares multiplicarse para recibir la carga. La sustancia, factor de respuesta serum (Srf) aparentemente activa las células madre –células dormitantes capaces de diferenciarse en células musculares- para proliferar y convertirse en fibra muscular. Más fibras significan mayor músculo y más fortaleza.

El estudio fue hecho por Athanasia Sotiropoulos, del instituto Inserm en Francia y se publica hoy en Cell Metabolismo.

Se acaba el segundo bisiesto. Este mes, la International Telecommunication Union considerará una propuesta para eliminar el ‘segundo bisiesto’, un segundo que de tanto en tanto se adiciona al tiempo universal coordinado (UTC) para mantenerlo sincronizado con la rotación de la Tierra y la posición de los cuerpos celestes. Desde los años 70 se ha adicionado una docena de segundos.

Al eliminar la adición, el UTC no podrá en adelante describir la orientación de la Tierra con respecto al Sol y otras estrellas. Para 2050, los relojes diferirían del tiempo celeste real cerca de 30 segundos. Para los astrónomos, es una notable diferencia.

Simios tienen iPad. En el Zoológico de Milwaukee, los orangutanes podrán establecer comunicación con sus congéneres de otros zoológicos: llevan ya un tiempo jugando con los iPad que les proporcionaron y ahora se planea instalar Internet inalámbrico en sus recintos para que logren establecer la comunicación. El experimento servirá para recaudar fondos, explicó el conservacionista Richard Zimmerman, para el cuidado de estos animales en peligro de extinción.

Los orangutanes juegan con los iPad dos veces a la semana y quedan muy impresionados cuando ven televisión, imágenes de otros orangutanes y caras que les son conocidas. “Les fascinan las cosas brillantes. Les Gusta entretenerse”, dijo citado por la BBC.

Cuervos se comunican por gestos

Señalar y coger objetos para llamar la atención es una conducta solo observada en humanos y nuestros parientes cercanos: los grandes simios.

Pero Simona Pika, del Max Planck Institute for Ornithology y Thomas Bugnyar, de la Universidad de Viena, entregaron la primera evidencia de que los cuervos (Corvus corax) también usan los gestos deícticos para verificar el interés de una potencial pareja o para fortalecer un lazo ya existente.

Hacia los nueves meses los bebés humanos comienzan a usar gestos deícticos como señalar o tomar objetos, previo a las primeras palabras. Los científicos piensan que tales gestos se fundamentan en capacidades de inteligencia relativamente complejas y representan el punto de inicio para el uso de símbolos y por tanto del lenguaje humano. Los gestos deícticos son marcas en el desarrollo del habla humana.

La observación de tales gestos entre los grandes simios, para sorpresa, es más bien escasa. Los chimpancés (Pan troglodytes) en el Parque Nacional Kibala en Uganda, por ejemplo, emplean el rascado directo para indicar distintos puntos de su cuerpo para ser aseados.

Esta comunicación deíctica había sido reservada solo para los primates. Según aquellos dos investigadores, esa conducta no está restringida a humanos y grandes simios. Por dos años investigaron la conducta no vocal de miembros marcados de una comunidad cuervos salvajes en el Cumberland Wildpark en Grünau, Austria.

Pudieron observar que los cuervos usan sus picos como las manos para mostrar y ofrecer objetos como musgos, piedras y palos. Esos gestos estaban dirigidos sobre todo a parejas del sexo opuesto y resultaron en la orientación frecuente de los recipientes hacia los objetos y los que los señalaban. Subsecuentemente, los cuervos interactuaban uno con otro, por ejemplo manipulando juntos el objeto.

Los cuervos son aves de la familia de los córvidos, como las urracas, sobrepasan en inteligencia a la mayoría de las otras especies aviares.

Sus marcas en varios test de inteligencia son tan altos como los de los grandes simios. Los cuervos en particular se caracterizan por una comunicación intra-pareja compleja, largos periodos para formar lazos de unión y un alto grado de cooperación entre compañeros.

El nuevo estudio revela que los gestos diferenciados han evolucionado en especies con un alto grado de capacidades colaborativas.

Curiosidades se ven

Cerebro que se cansa. Los músculos exhaustos son la imagen viva de un gimnasio, pero ¿qué pasa con el cerebro? Un estudio acaba de demostrar que el cansancio físico agota el cerebro también. En el estudio, los participantes elegidos mantenían una pesa con su brazo extendido tanto como podían. Inmediatamente después se les pedía imaginarse apuntando a tres objetivos mientras los científicos contabilizaban el tiempo. cuando el brazo estaba cansado, los participantes se imaginaban a sí mismos acelerando a través de la tarea, sugiriendo que la el cansancio había alcanzado el cerebro. Los resultados obtenidos pueden ayudar a los entrenadores deportivos a diseñar técnicas más efectivas, de acuerdo con lo expuestos por los investigadores franceses en el Journal of Neuroscience. Bien curioso.

 

Ojos más grandes en los Polos. Tal como se sabe de algunas aves y primates, el ojo humano y tamaño del sistema visual varía de acuerdo con los niveles de la luz ambiente en determinada situación. En un estudio publicado en Biology letters, se demostró que cerca de los Polos terrestres, donde la duración promedio del día y los niveles de luminosidad se reducen, los habitantes han desarrollado volúmenes orbitales más grandes, que se sabe corresponden a un globo ocular más grande así como a un mayor volumen de la corteza visual. Sin embargo, la agudeza visual no varía con la latitud, lo que sugiere que los cambios en el tamaño ocular compensa exactamente el nivel de la luz para mantener un desempeño visual promedio. Es la primera vez que se precisa tal variación en humanos, sabido que algunas aves y otros primates activos al amanecer y en la noche tienen un tamaño visual distinto. Ojos más grandes con córneas mayores y pupilas y más conos y bastones permiten una sensibilidad y precisión más alta. Qué curioso.

Orangutanes felices viven más. Los orangutanes en cautiverio que tienen una mirada más positiva viven más años. Los grandes simios calificados por sus cuidadores en los zoológicos como de tener buen genio, de ser capaces de interactuar bien con otros animales y exitosos al lograr las metas diarias, vivían más de 7 años más que los que recibían menor calificación, reportó el psicólogo Alexander Weiss, de la Universidad de Edimburgo en Escocia. La ventaja para los orangutanes más felices sobre los más malgeniados era equivalente a si los individuos en el grupo de los felices tuvieran 11 años menos, se informó en un artículo en Biology letters. Curioso.

Gigante con miedo. Puede que a los elefantes, contrario al cuento, no les de miedo de un ratón, pero hay un animalito más pequeño al que sí le tienen fobia: un insecto. La abeja. Esto ha servido (nadie sabe para quién trabaja) para que los agricultores de Kenya protejan sus cultivos. En el último número de The African Journal of Ecology, científicos instalaron 1.700 metros de barreras a lo largo de los linderos de 17 granjas en el norte de ese país, con una colmena cada 10 metros y compararon tal montaje con el de los 1.700 metros que protegían otra granja, que poseían sólo palos como defensa. En dos años, sólo un elefante traspasó la barrera con las abejas, mientras que 31 no respetaron las barreras con palos. Muy, pero muy curioso

Los pájaros también tienen su propia gramática

Quizás no tienen verbos ni sustantivos ni adverbios, pero tienen su gramática. No nos referimos a las personas: las aves, al menos algunos pájaros, desafían la creencia de que solo los humanos han desarrollado reglas gramaticales.

Los pájaros fringílidos (fringillidae) de Bengala (India) tienen sus propias versiones de tales reglas –sintaxis- de acuerdo con Kentaro Abe, de Kyoto University en Japón, citado por New Scientist.

“Los pájaros cantores tienen una capacidad espontánea de procesar estructuras sintácticas en sus canciones”.

Para demostrarlo, el grupo de Abe hizo sonar remixes no gramaticales del canto de esos pájaros paseriformes y midieron las respuestas.

Si bien se sabe que otros animales como los perros, los loros y los simios interpretan y construyen frases, y reconocen las palabras humanas para determinados objetos, Abe afirma que sólo aquellas aves han demostrado poseer una forma de gramática en su expresión vocal, aunque se ha proclamado que las ballenas también.

En su medio natural, estos pájaros de Bengala llaman con vigor cuando escuchan canciones no familiares, por lo general de pájaros extraños, y Abe y Dai Wanatabe exploraron tales reacciones para medir si podrían advertir cantos sin gramática.

“Lo que encontramos fue inesperado. Los pájaros reaccionaron sólo ante una de esas versiones mezcladas, como si advirtieran que violaba ciertas reglas de la gramática, mientras que los otros tres remixes no”, dijo Abe. Casi 90 por ciento de los pájaros testeados respondieron de ese modo. “Esto indica la existencia de una regla específica en el orden secuencia de las sílabas en sus canciones, compartidas dentro de la comunidad social.

En los experimentos siguientes, Abe demostró que las reglas no eran innatas sino aprendidas. Aves criadas en aislamiento fallaron al reaccionar ante aquel remix hasta que pasaron dos semanas con otros pájaros. El investigador también les enseñó reglas gramaticales no naturales habituándolos a esas versiones y después midió la reacción ante las versiones mezcladas que violaban las reglas ‘artificiales’.

Por último, Abe destruyó químicamente en algunos pájaros un área del cerebro llamada el nidopalio anterior y pudo demostrar que es vital para registrar la gramática mala. En los humanos es la región de Broca la que se activa cuando escuchamos frases sin gramática.

Para Constance Scharff, de la Free University of Berlin, entrevistada por New Scientist, el estudio de Abe es importante porque a menudo se proclama que sólo los humanos es la única especie que usa la gramática.

El estudio fue publicado en Nature Neuroscience.

Las chimpancés juegan con muñecas de palo

Hay autores que creen que los animales también juegan. Lo que no se sabía era que… ¡a las muñecas!

Esto parece desprenderse de una investigación que promete toda clase de controversias. Científicos reportaron la primera evidencia de que los chimpancés jóvenes tienden a jugar, dependiendo del sexo, tal como los humanos.

Machos y hembras juegan con palos, pero ellas lo hacen con mayor frecuencia y a menudo los tratan como madres que cuidan sus bebés, dice el estudio publicado en Current Biology.

El hallazgo, de verificarse, sugiere que la tendencia consistente a través de todas las culturas de las niñas jugar con muñecas más que los niños no es el resultado de una socialización estereotipada, sino que sería parte de unas predilecciones biológicas.

En estudios previos se simios en cautiverio se sugería una influencia biológica en la selección de los juguetes. Cuando a los jóvenes se les ofrecen juguetes humanos de determinado sexo, las hembras se inclinaban por las muñecas, mientras los machos tendían a jugar con juguetes de niños, como carros.

“Esta es la primera evidencia de una especia animal en la naturaleza en el cual el objeto de juego difiere entre hembras y machos”, dijo Richard Wrangham, de Harvard University.

Las conclusiones surgieron de 14 años de observación en la comunidad de chimpancés Kanyawara en el Parque Nacional Kibale en Uganda.

Wrangham y la coautora Sonya Kathlenberg de Bates College en Maine encontraron que los chimpancés utilizan palos de cuatro formas: para investigar agujeros que pueden contener agua o miel, como armas en encuentros agresivos, en el juego en solitario o en sociedad y en una conducta que los investigadores llaman porta-palos.

Wrangham dijo que vieron que de tiempo en tiempo, durante años, cargaban palos y sospechaban que las hembras lo hacían más. El estudio lo confirmó.

“Pensábamos que si los palos eran usados como muñecos, las hembras los llevarían más que los machos y dejarían de usarlos cuando tuvieran sus bebés”, dijo el científico. “Ahora sabemos que esos dos puntos eran correctos”.

Las hembras jóvenes llevaban a veces sus palos a sus sitios de descanso y algunas veces jugaban con ellos en una forma que evocaba el juego maternal.

No se sabe si esta forma de juego es común en los chimpancés. De hecho, nadie ha reportado previamente el uso de palos como una forma de juego, a pesar del considerable interés entre los investigadores de chimpancés en la descripción del uso de objetos.

Habrá que esperar más verificaciones.

12