El gusano que vence al pájaro

mosquita

Esta es la polilla en la que se convierte el gusano. Cortesía Andy Reago & Chrissy McClarren

La naturaleza te da sorpresas, algunas de ellas de pequeños gigantes, como el gusano de la polilla Amorpha juglandis.

Parece presa fácil para un pájaro pero guarda un as bajo la manga: emite un sonido que suena como la voz de alarma de un ave, lo que asusta a su cazador.

Al comienzo, los científicos sospechaban que los pájaros solo se sorprendían por el ruido, pero un nuevo estudio presentado en el Simposio de Comunicación Acústica de Animales en Omaha sugiere un mecanismo más sofisticado: el silbido de los gusanos parece en verdad el de un ave, lo que hace que los depredadores se alejen.

Es el primer caso de un sonido engañoso entre un insecto y un ave, una nueva forma de defensa de un insecto”, de acuerdo con Jessica Lindsay, autora principal del estudio, del laboratorio de Kristin Laidre en la Universidad de Washington.

Cuando son picoteados por un pájaro, los gusanos silban comprimiendo sus cuerpos como un acordeón, forzando el aire a través de unos agujeros especializados en sus lados. Los silbidos suenan muy alto considerando que son insectos de 4 centímetros. Se han medido de 5 decibelios a 5 centímetros de distancia, similar a la disposición de basura.

En un experimento de laboratorio hace unos años, los pájaros respondían al silbido saltando y alejándose, evitando la cacería. Para los autores, se debía a su sorpresa.

Pero Lindsay, esos sonidos eran acústicamente similares a los llamados característicos de alarma que hacen algunas aves. Muchas especies de pájaros producen y reconocen ese sonido, que se da cuando hay un depredador volando, y vuelan a esconderse o se quedan quietos.

La investigadora puso grabaciones de los llamados del gusano, de un pajarito, el carbonero cabecinegro (Poecile atricapillus), y cantos del camachero mexicano (Haemorhous mexicanus) como control.

Los pájaros ignoraron el canto, pero respondieron a los silbidos del gusano en la misma forma: volando a ocultarse, petrificándose o haciendo sus propios llamados. La conducta era igual independiente de la especie.

Las llamadas de alarma engañosas no son comunes, pero es una estrategia que evolucionó en algunas especies”, dijo Tom Flower, ecólogo del comportamiento en Simon Fraser University, citado en The Scientist. Un caso es el de la acantiza parda (Acanthiza pusilla), un pequeño pájaro que imita llamados de otras aves para alejar depredadores que atacan el nido.

La diferencia, dijo, es que los gusanos imitan el sonido de alarma del mismo depredador.

Las abejas navegan con la ‘barriga’

Experimento con el imán. Foto G. Gries

Experimento con el imán. Foto G. Gries

Las abejas parecen seguir también el campo magnético para navegar, lo cual no sería de extrañar. En otros animales como roedores, aves, peces, reptiles, bacterias e insectos se ha encontrado esa sensibilidad también. Continuar leyendo

Un volcán moldea la vida

¿Puede un gran fenómeno geológico moldear una especie? No es fácil de digerir, pero tal parece que sí.
La historia es sorprendente: el ADN recuperado de huesos antiguos de caribú revelaron un posible link entre varias manadas pequeñas de este animal y unas erupciones volcánicas masivas que tuvieron lugar hace cientos de años.
Las erupciones dejaron prácticamente blancas mucha parte del territorio Yukon en Alaska cubriéndolo con una gruesa capa de ceniza hace 1.000 años, de acuerdo con una publicación en Molecular Ecology.
Tyler Kuhn, un nativo Whitehorse y graduado de la Simon Fraser University, logró recuperar pequeños trozos de ADN de huesos de caribú encontrados en parches congelados de 6.000 años de antigüedad en un área justo al norte de la frontera con la Columbia Británica.
Con sus colegas de Alberta, Alaska, Pennsylvania y Oxford, comparó ese ADN con el de caribúes actuales. Para sorpresa, el ADN de los huesos anteriores a la erupción de hace 1.000 años no es igual al de los actuales estudiados.
Se encontró también que el caribú moderno no está relacionado con los rebaños al norte, este ni oeste. Representan otras llegadas, quizás del sur lejano aunque el caribú que hoy vive al sur es ecológicamente diferente.
¿Interesante?